Dos Palabras

José María Aznar: ¿memorias o desmemoria?

Siempre recordaré una anécdota de hace bastantes años, última legislatura de Felipe González, a la salida de un mitin del PP en Tenerife -¿o era en
Fecha

Siempre recordaré una anécdota de hace bastantes años, última legislatura de Felipe González, a la salida de un mitin del PP en Tenerife -¿o era en Las Palmas?-. El entonces candidato y su esposa, Ana Botella, acompañados por un grupo de periodistas entre los que me encontraba dimos un paseo y a alguien se le ocurrió que podíamos ir a tomar algo. Creo que entonces fue Lucía Méndez quien propuso ir a un karaoke, y, para sorpresa de todos Aznar, dijo: “¿Y eso qué es?”. Ana Botella nos miró con cara de no le hagáis ni caso, pero lo cierto es que lo decía en serio: no sabía lo que era. Lo del karaoke es lo de menos, pero la anécdota evidencia que Aznar era, y es, aquello que Fernando Jáuregui y Pilar Cernuda resumieron en el título de un libro: un sequerón.

Con todo, para quien no le haya tratado con proximidad, Aznar puede tener una imagen fría y distante, pero en aquella época, más allá de su carácter castellano, el expresidente era un hombre cercano pero, eso sí, de trato correcto. En la pared de mi despacho casero cuelga una foto en la que estamos él, Victorino Ruiz de Azúa y yo tomando un café en la sede de los Cursos de Verano de la UIMP en El Escorial, durante alguno de los seminarios que organizaba el PP, con casi veinte años menos cada uno. 

Aznar tenía entonces un bigote negro muy poblado, menos melena de la que acostumbraba estos últimos tiempos, y un carácter algo más afable que se le fue endureciendo con el paso de los años, lógico teniendo en cuenta que en los primeros años de su gestión al frente del PP fue un hombre por el que casi nadie apostaba como caballo ganador, que incluso era tratado con desprecio por sus adversarios políticos, y sobre el que siempre pendió la espada de Damocles de más de un intento por removerle la silla dentro del PP. Pero primero le ganó un debate al hasta ese momento imbatible González, y, después unas elecciones. Donde no había carisma, acabó habiendo liderazgo.

La memoria se convierte en desmemoria cuando conscientemente se olvidan aspectos muy importantes que dan sentido a hechos ocurridos en el pasado, sobre todo si esos hechos entran en contradicción con actitudes o planteamientos posteriores

La historia que ahora José María Aznar cuenta en las memorias que se van a publicar en unos días empieza mucho antes, en su niñez, de la que dicho sea de paso sabemos poco, pero nos importa menos. El Aznar interesante, el que puede contar cosas de verdad, es el que un día recibió la visita de un grupo de notables de la entonces Alianza Popular comandado por Federico Trillo para proponerle suceder a Manuel Fraga. Aznar era entonces presidente de la Junta de Castilla y León, y ahí empezó una larga travesía política con muchos claroscuros de los que dudo que el protagonista aclare algunas de las circunstancias. 

Es verdad que de lo poco que conocemos de sus memorias, porque ha salido publicado estos días, es el momento y las situaciones que rodearon su decisión de elegir a Mariano Rajoy como sucesor en lugar de a Rodrigo Rato, pero para mí hay otros momentos más apasionantes en la vida política del hombre por el que nadie daba un duro y acabó poniendo los pies encima de la mesa del Despacho Oval mientras se fumaba un puro junto a George Bush, una de las imágenes, junto a la foto de las Azores, que le perseguirán para bien y para mal durante todo el resto de su vida.

Digo que dudo que Aznar nos aclare muchos de los interrogantes que puede haber sobre su vida pública porque en este tipo de libros -le ha pasado recientemente a José Bono- quienes los escriben tienden a justificarse y a no reconocer errores. La memoria se convierte en desmemoria cuando conscientemente se olvidan aspectos muy importantes que dan sentido a hechos ocurridos en el pasado, sobre todo si esos hechos entran en contradicción con actitudes o planteamientos posteriores. Por ejemplo, ¿qué va a contar Aznar del Pacto del Majestic? ¿Será capaz de reconocer que entonces mantuvo una actitud complaciente con el nacionalismo catalán y que incluso accedió a hacer a las Comunidades Autónomas uno de los mayores traspasos de competencias realizados desde que entró en vigor la Carta Magna? ¿Cómo justificará que tanto él como su entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, hablaran de Batasuna como el "movimiento de liberación nacional vasco", acercaran presos a las cárceles de Euskadi e, incluso, liberaran a más de medio centenar de ellos? ¿Nos explicará su convicción sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, o seguirá engañándose y engañando? ¿Cómo explicará que los mismos que quisieron acabar con su mandato en el PP, empezando por Pedro J. Ramírez, años después se volvieran inseparables amigos e incluso conspiraran junto a él contra Mariano Rajoy tras las elecciones de 2008? ¿Qué dirá de aquel congreso de Valencia en el que ni siquiera estrechó la mano de la persona a la que él mismo había elegido como sucesor?

Habrá que esperar a la publicación del libro para saber si de verdad Aznar da respuesta a estas y a otras muchas cuestiones que seguro que los lectores tienen en la cabeza, pero no hay que olvidar que buena parte de las cosas que él cuente están ya documentadas y existen las hemerotecas para dar fe de si su interpretación es o no la correcta. Lo cierto es que en ellas debería reflejarse el enorme cambio experimentado por una persona que llegó al poder desde la sencillez y la austeridad cartesiana, y acabó casando a su hija en el Monasterio de El Escorial como si de una boda real se tratara. El Aznar que conocí en la oposición, seguro de sí mismo, reservado, coherente en su vida pública y privada con su modo de ser y de pensar, no es el mismo Aznar arrogante y orgulloso que abandonó el Palacio de La Moncloa, aunque no serán sus memorias, sino la Historia, la que al final ponga en su sitio al hombre que consiguió en muy pocos años llevar a su país a lo más alto y casi hundirlo después en lo más profundo.

Dos Palabras
Comparte en:
Sigue esta sección:
#28
Compartir
26 Los datos económicos que aparecen suelen estar manipulados, pero, así y todo,sólo hay que leer los de la época ZP y Aznar, para saber que la gente que critica a este último nunca los ha leido.Nunca en la historia de España llegó la riqueza a la clase baja como con Aznar, dentro de poco la gente se acordará de él [con sus errores con los nacionalistas sobre todo, Irak no fue un error fue una obligación por la ayuda que nos prestó EEUU contra Marruecos, la gente olvida que en el mundo rige la ley de la selva].
Ampliar comentario
#27
Compartir
26 Si tomamos a ZP como quién ni supo, ni pudo, hacer nada, absolutamente nada

¿Cómo que no hizo nada?Arruinó este país gastándose lo que no teníamos,y se empeñó en un &034;Estatut&034; que consagró la diferencia entre españoles ¿te parece poco?Y eso gracias al empeño de tontos como tú.&034;Por el pleno empleo&034; TURURÚ.
Ampliar comentario
#26
Compartir
26 Si tomamos a ZP como quién ni supo, ni pudo, hacer nada, absolutamente nada

¿Cómo que no hizo nada?Arruinó este país gastándose lo que no teníamos,y se empeñó en un &034;Estatut&034; que consagró la diferencia entre españoles ¿te parece poco?Y eso gracias al empeño de tontos como tú.&034;Por el pleno empleo&034; TURURÚ.
Ampliar comentario
#25
Compartir
Perroflauta
Ampliar comentario
#24
Compartir
21 Si tomamos a ZP como quién ni supo, ni pudo, hacer nada, absolutamente nada, Aznar es, con mucho, lo peor que ha pasado por este país en décadas. Sólo es comparable a Arias Navarro. Su IV Plan de Desarrollo basado en &034;todo para mis amigos&034; y la vuelta al turismo [ladrillo, droga y prostitución, como con Franco] no es más que la mala copia de las salvajadas del tardo franquismo y las sectas que se repartían los ministerios. ¡Qué tiempos aquellos de curas descerebrados, falangistas divididos y tecnócratas corrompidos! Nos daban esperanza en que era posible un país mejor si ellos desaparecían. Pero han vuelto y la depresión se ha vuelto a instalar en este país: es imposible librarse de estos miserables.
Ampliar comentario
#23
Compartir
¡Menuda colección de tópicos y lugares comunes sobre Aznar!El autor del artículo nunca será otra cosa que el lameculos de Marianico. Él se cree muy guay con ese look zarrapastroso que se gasta,pero no hace más que el ridículo más espantoso.¡Hortera!¡Qué tío más tonto y más mediocre.
Ampliar comentario
#22
Compartir
17 Pero qué es ese rollo de la ley del suelo?

Aznar aprobó una ley que intentaba cercenar la discrecionalidad municipal en la clasificación del suelo urbanizable, con el fin de abaratarlo. Lo que pasa es que el TC antendiendo a un recurso catalán y vasco concluyó que era competencia autonómica regularlo por ley.

Y en cuanto al apoyo logístico a la guerra de Irak, con ZP si participamos bélicamente en Afganistán, y ya no hubo atentados islamistas. Y si los hubiese habido sólo un mezquino traslada la responsabilidad al gobierno propio en vez de al terrorismo.
Ampliar comentario
#21
Compartir
17 Teniendo en cuenta que la Ley del Suelo no llegó a tener efecto por obra y hracia del prostitucional, y que el 11M tuvo que ver con Irak lo mismo que con Kamchatka, pues apañado va usted, angelico...
Ampliar comentario
#20
Compartir
12 Jo, pues no sé si compadecer al palmero porque ha acabado como el mono muerto, o al mono muerto porque ha acabado como el palmero...
Ampliar comentario
#19
Compartir
es curioso que todos los periodistas magnifiquen los errores del mejor presidente de la democracia e infravaloran sus aciertos,,,

Tienen un resentimiento y una subjetividad propia del periodista que pensaba que el PP le iba a colocar en un buen puesto y luego se llevaron la decepción de que el presidente no se cssaba con nadie..

Algún dia se demostrará que el 11 m , se montó desde el odio al presidente por una cuadrilla de mediocres en los que seguramente estaban miembros de todos los partidos incluidos los del PP, no le perdonaron sus éxitos y se lo hicieron pagar..
resulta increible que nadie se interesara en descubrir la verdad y nunca los servicios secretos volvieron a preocuparse porque ocurriera otro &034;supuesto ataque islamista&034;...y eso que seguimos en todas las guerras , incluso en más conflictos que cuando gobernaba el pp...
Ampliar comentario
#18
Compartir
14 Eso es imposible. Quevedo toca la guitarra en El Gato al Agua, que es el único recinto en el que se emiten las verdades hispánicas.
Ampliar comentario
#17
Compartir
Dos grandes errores, dos, entre otros y que nunca reconocerá, a saber:
AZNAR = ley del suelo = burbuja inmobiliaria
AZNAR = Apoyo y promoción a la invasión de Irak = 11M = 192 muertos
Ampliar comentario
#16
Compartir



Quevedo:

Te dejo aquí un manifiesto de solidaridad con Marta Sibina y Albano Dante creadores de la revista CAFEÀMBLLET, de Gerona, que en este momento padecen la persecución de CIU y de las fuerzas &034;del movimiento nacional&034; empeñadas en acallarlos para que no sigan denunciando la corrupción de CIU en la Sanidad Pública catalana. Está dirigido a los profesionales de la información y, si tienes algo de lo que presumes, como periodista puedes firmarlo.


MANIFIESTO DE SOLIDARIDAD PROFESIONAL CONTRA EL ACOSO A LOS CRITICOS CON LA GENERALITAT



Para que no sea en barbecho puedes informarte en su web aquí.


WEB DE CAFEAMBLLET PERSEGUIDA POR INFORMAR SOBRE LA CORRUPCION DE LA SANIDAD CATALANA

Ampliar comentario
#15
Compartir
Lo que no creo que explique es algo del año 1996:

- José María Aznar aseguró públicamente: &034;hablo catalán en la intimidad&034;

No tiene pinta de que su señora, la alcaldesa actual de Madrid, hable catalán, ergo

¿con quién tenías intimidad, pillín?

[Espero que no fuera con Jordi Pujol]
Ampliar comentario
#14
Compartir
12 Sí, pero no es que él ahora tenga tu razón. Es que dice tus tonterías.

S2
Ampliar comentario