Domingo, 16 de junio de 2013

Ascenso y caída del juez Garzón, víctima de la izquierda (no del PP)

15/02/2012 TAGS  >

Baltasar Garzón

22
Enviar
43
48
 
0
Menéame
Imprimir

El próximo día 23 de febrero -que vaya fecha han elegido sus señorías-, el Pleno del Consejo General del Poder Judicial se reunirá para decretar la inhabilitación por once años del magistrado titular del Juzgado de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, como consecuencia de la sentencia firme dictada el pasado jueves por el Tribunal Supremo, en la que le condenaba a la citada pena por un delito de prevaricación como consecuencia de las escuchas realizadas ilegalmente a los abogados defensores de los imputados en la ‘trama Gürtel’. Alguien dijo ese mismo jueves en Twitter que la citada sentencia habría llevado a que se brindara con champagne en los despachos de los abogados demandantes y también en los de la sede del PP en la madrileña calle de Génova 13.

Lo primero es posible, y tiene cierta lógica que quien pone la denuncia celebre que el Tribunal falle a su favor. Pero lo segundo, no solo no es cierto, sino que además quienes tal cosa afirmaban erraban el tiro, porque donde de verdad se estaba brindando, con cava o con champagne, me es igual, no era en los despachos de Génova 13 -vacíos estos días, por otra parte-, sino en los de destacados dirigentes de la izquierda nacional que desde hace mucho tiempo le tenían ganas al Juez Campeador y que han sido, en definitiva, los que han propiciado que se dieran las circunstancias que han llevado a que Garzón se haya visto por dos veces, y casi tres, ante el mismo tribunal. El jueves y el viernes, y otras muchas veces antes de esas, desde ciertos sectores de las plataformas de apoyo a Baltasar Garzón se ha acusado falsa y torticeramente a la derecha democrática y a los jueces de haber puesto en práctica una caza de brujas contra Garzón, pero nada más lejos de la realidad.

Solo hace falta recordar algunos episodios del pasado para darse cuenta de que la verdadera caza de brujas no venía de la derecha sino de la propia izquierda, muy dada a ese tipo de comportamientos aniquiladores propios de los rescoldos estalinistas que todavía perduran en parte de su imaginario. Verán, recordarán ustedes que Garzón, íntimo de José Bono, se presentó a una elecciones generales en el año 1993 formando parte de la lista de Felipe González como fichaje estrella. Recordarán también que lejos de nombrarle ministro de Justicia, que era lo que él quería, González -que no se fiaba ni un pelo del personaje-, solo se dignó a ponerle al frente del Plan Nacional contra la Droga, para arrebato del juez, que acabó dando el portazo y desempolvando del cajón un sumario que tenía abierto por los crímenes de los GAL, y situando al propio Felipe González como epicentro de la X de esa trama.

El pasado jueves por la tarde, donde de verdad se brindaba por su condena no era en los despachos del PP, sino en los despachos de todos aquellos que se la tenían jurada desde tiempos de los GAL

Aquello, que acabó con un exministro y un exsecretario de Estado en la cárcel, además de varios policías implicados y, en fin, ya se lo saben ustedes, consiguió que Garzón concitara los odios más viscerales de buena parte de la izquierda española, y gente como Margarita Robles o como María Teresa Fernández de la Vega, nunca, nunca repito, le perdonaron a Garzón aquella afrenta. La derecha más a la derecha le aplaudió, y el PP simplemente se conformó. Luego llegaría el Gobierno de Aznar y Garzón, siempre solícito, colaboró muy activamente con Mayor Oreja y compañía hasta el extremo de que fue incluso condecorado por aquellos contra los que había disertado en sus mítines, alimentando aún más la inquina que se le guardaba desde ciertos sectores de la izquierda.

Perdió el PP y llegó Zapatero que, como quería romper con la etapa de González, nada mejor que volver a contar con la colaboración del juez que metió en la cárcel a Vera y Barrionuevo, eso a pesar de las observaciones en contra de De la Vega ,que entonces se limitó a mirar para otro lado mientras el hasta aquel momento implacable luchador contra el terrorismo y su entorno se envolvía en la bandera de la conveniencia política por el ‘proceso de paz’. Pero llegó el final del ‘zapaterismo’ y con él empezaron a caer algunos mitos, entre ellos el del propio Garzón, que ha sufrido en sus carnes aquel dicho de que la venganza es un plato que se sirve frío. Y bien frío.

El pasado jueves por la tarde, donde de verdad se brindaba por su condena no era en los despachos del PP, sino en los despachos de todos aquellos que se la tenían jurada desde tiempos de los GAL. No es ninguna casualidad que fuera un juez progresista como Varela el que instruyera el sumario del ‘franquismo’, ni que fuera un CGPJ mandado por una mayoría progresista el que finalmente decidiera investigarle por sus cursos en Nueva York, ni que fuera un exfiscal de carrera muy bien relacionado con determinados círculos de poder -del anterior poder-, el que le denunciara por las escuchas en la cárcel. No es casualidad que asociación de magistrados a la que él perteneces, Jueces por la Democracia –de mayoría progresista y de obediencia significada a De la Vega-, se haya sentido satisfecha con la sentencia condenatoria.

Nada de todo eso es casualidad, pero ninguna de esas teclas la puede tocar el PP. ¿Garzón es una víctima? De sí mismo, seguro, de su vanidad y de su soberbia, de su creerse por encima de la ley y de sentirse impune. Pero de eso han sabido aprovecharse quienes más le odiaban, y ese sentimiento, créanme, no lo albergaba la derecha más democrática.

22
43
48
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

22

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

22don lucio 15/02/2012 | 22:40

si prescriben los asesinatos lo normal es que prescibra todo lo de la matanza.

me refiero naturalmente a la matanza del cerdo cuando en la casa se hacian los
chorizos.

ahora con los tiempos tan adelantados los cerdos mueren en las fabricas.

y las fabricas son las que producen chorizos para todos los gustos.
el chorizo rojo.
la morcilla negra que es otro problema distinto.
la butifarra que es la mas conservadora.
y el jamonjamon de los bardem que es de los mejores.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

21Charrito 15/02/2012 | 22:17

Este comentario ha sido eliminado por el moderador.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

20Charrito 15/02/2012 | 22:09

Yo me troncho con la progresía inútil, sectaria y descerebrada, que no es capaz de ver más allá de sus bajos instintos.

No hay que confundir ser de izquierda con ser progre. Son dos cosas distintas. Uno de izquierdas es una persona normal con ideas políticas de izquierda, es honorable.

Un progre es una plaga de sectarismo, incapacidad mental, falta de visión, manipulación, engaños, mentiras, alteración de la realidad para acomodarla a sus espúreos intereses.

Creo que todo se compendia muy bien en una sola frase:

"No es casualidad que asociación de magistrados a la que él pertenece, Jueces por la Democracia –de mayoría progresista y de obediencia significada a De la Vega-, se haya sentido satisfecha con la sentencia condenatoria."

Eso lo resume y lo define todo: si la asociación mayoritaria de izquierdas está de acuerdo con la sentencia, se acabaron las dudas y el Chorizus caducatus queda a la altura del betún, que es donde siempre ha estado, aunque a veces lo haya disimulado.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

19Fray Gerundio 15/02/2012 | 20:45

Apreciado don Federico:
A poco que uno se interese por el caso Gürtel podrá encontar información que conduce a afirmar que entre la trama Gürtel y el PP existe una frontera muy imprecisa, hasta tal punto que es imposible hoy por hoy saber qué es PP y qué es Gürtel si mencionamos nombres como los de Ricardo Costa, Camps, Pablo Crespo, Luis Bárcenas, etc. Pinche este enlace y revise qué nombres aparecen. A poco que se interese cualquiera podrá averguar cosas como, por ejemplo, que
el PP se querelló con el juez Garzón por prevaricación.
¿Podría usted, don Federico, citar un ejemplo, sólo uno, en el que el PSOE se querellase, denunciase ante algún tribunal al juez Garzón?
Su hagiografía de esa derecha democrática, cuya mera mención implica necesariamente la existencia de una derecha no democrática, le conduce por vericuetos nada honrosos para un periodista como usted. Los hechos demuestran que el PP y muchos del PP deseaban destruir al juez simplemente porque entorpecía sus actividades.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

18Luchs 15/02/2012 | 18:25

La absolución por prescripción del delito de "choriceo" al Garzón le ha venido de rositas, al impresentable este. No obstante, el puede alegar que no está de acuerdo con esa prescripción y que desea ser juzgado. ¿ A que no lo hace ?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Nací hace medio siglo (dicho así suena horrible) en Hamburgo, pero soy español de pura cepa. Viví en Euskadi hasta que me echaron y me trasladé a Madrid donde estudié periodismo, nunca sabré porqué, pero me gusta. He hecho de todo: servir cafés, cortar teletipos, trabajar sin ver un duro de los de entonces, pero esta profesión solo la entiendo desde lo vocacional. Ahora, además de escribir para El Confidencial, me podéis escuchar en La Linterna de la Cadena Cope y en Cada Mañana Sale el Sol de ABC Punto Radio, y verme en Las Mañanas de Cuatro, en 13TV (De Hoy a Mañana, Te Damos la Tarde, La Tertulia de Curry), en Usted que Opina de Castilla-La Mancha TV… He escrito cuatro libros: Pasión por la Libertad, el pensamiento político de Adolfo Suárez; El Negocio del Poder (junto a Daniel Forcada); Cartas del Diablo a Zapatero; y Rebélate. Me falta una novela, pero la escribiré.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por CLH

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios