Sábado, 13 de julio de 2013

Lo que separa a Felipe González de Aznar: sentido de Estado

30/05/2013 TAGS  >

José María Aznar

68
Enviar
75
41
 
0
Menéame
Imprimir

El mismo lunes en que José María Aznar se explayaba ante los españoles tras las cámaras de Antena 3 TV, en el Palacio de la Moncloa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibía la visita de un expresidente del Gobierno que, obviamente, no era Aznar. Tampoco Zapatero, aunque me consta que los dos siguen manteniendo reuniones periódicas o conversaciones regulares. Se trataba de Felipe González, y el encuentro entre ambos líderes políticos debió de ser algo más que interesante.

De hecho, fueron más los puntos coincidentes que los desacuerdos, en un análisis muy parecido de la situación actual de España. Los dos expresaron su preocupación por la crisis económica, pero ambos son conscientes de que las medidas que ha adoptado el Gobierno, y que González respaldó con algunas discrepancias sobre los recortes, acabarán dando sus frutos. Lo que más preocupa a ambos, y ese era el motivo del encuentro, es la crisis institucional y el descrédito creciente de la sociedad hacia su clase dirigente, con lo que ello conlleva de riesgo para la supervivencia del sistema democrático.

González se comprometió con Rajoy a hacer todos los esfuerzos necesarios para que el PSOE busque los suficientes espacios de acuerdo con el PP a la hora de adoptar decisiones que ayuden a superar esta crisis institucional, que afecta desde la Corona hasta el último ayuntamiento de España, aunque también reconoció ante el presidente del Gobierno que la situación interna de debilidad dentro de su partido no ayuda precisamente a ese propósito, por lo que reclamó de Rajoy también un esfuerzo por su parte para volver a recuperar el diálogo con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Lo escribí el fin de semana y lo reitero: Aznar ha perdido el sentido de Estado que, sin embargo, sí tienen su predecesor y su sucesor en el cargo, ambos socialistas. Una penaSiempre he creído que ese es el único camino para enderezar lo que se ha torcido. No se trata de alcanzar un grado de acuerdo como el que dio lugar a los Pactos de La Moncloa, sino de pactos que permitan llevar a cabo las reformas necesarias para regenerar el sistema, y en eso este Gobierno está haciendo mucho más de lo que haya hecho antes ningún otro Gobierno. Ya sé que me van a decir mis lectores que me obsesiono con Aznar. No es eso, ni mucho menos. Pero por una cuestión de justicia política me resulta un insulto que ahora venga el presidente de honor del PP a echarle en cara a Rajoy que no esté haciendo las cosas que tampoco él hizo.

Escribo este post en respuesta, si cabe, a un breve correo que me envió esta semana un amigo en el que afirmaba: “Estimado Federico: Soy un fan tuyo dese hace muchísimo tiempo. Creo que eres un buen crítico-político, pero difiero de tus opiniones sobre Aznar. No te quepa duda de que hoy por hoy, y con sus muchos defectos, es lo mejor que tenemos para conducir a esta España que nos han dejado el PSOE y el PP de Rajoy. Trátalo bien, que después de haber arreglado este entuerto y haber eliminado a este descerebrado de Rajoy, ya podremos meternos con él y criticar si lo ha hecho bien o no. Te aseguro que mi voto iría a Ciudadanos si fuera un partido nacional. Un abrazo”.

No sé cuántos de ustedes leyeron en su día un libro escrito por Aznar que se llamaba España, la segunda Transición, pero se lo recomiendo a aquellos fans apasionados del personaje, más que nada porque de su lectura cabe extraer una conclusión dramática: Aznar no hizo en sus ocho años de Gobierno absolutamente nada de lo que en ese libro se comprometió a llevar a cabo para regenerar la democracia española. Ni reformó el Senado para modificar el estado autonómico, ni acabó con la influencia del poder ejecutivo en la Justicia o en la televisión pública -“nuestra democracia no puede seguir padeciendo el tumor, degradante para todo el sistema, de la actual radiotelevisión del Estado”, afirmaba en ese libro-, ni reformó el Congreso para dar más presencia a las minorías después de 13 años de Gobierno socialista dedicado a “obstaculizar hasta el extremo la labor de control de la oposición y despreciar la opinión de las minorías”…

En fin, un largo etcétera de incumplimientos con su programa de regeneración democrática. Ahora le duele que se le critique por desleal… Pero lo cierto es que si lo pensamos seriamente no cabe otra opinión: si Aznar fuera presidente del Gobierno en las actuales circunstancias, estaría haciendo exactamente lo mismo que está haciendo Rajoy. Es más, si me apuran, probablemente no tendría los arrestos suficientes para llevar a cabo algunas de las reformas que sí está haciendo el político gallego. Su crítica es profundamente injusta y nace seguramente más del resentimiento que de una pretendida lealtad a los españoles que ni estos se creen -algunos sí, claro-, ni puede considerarse auténtica. Lo escribí el fin de semana y lo reitero: Aznar ha perdido el sentido de Estado que, sin embargo, sí tienen su predecesor y su sucesor en el cargo, ambos socialistas. Una pena.

68
75
41
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

68

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

68Martin HIerro 11/06/2013 | 08:39

Me gusta ver en la derecha un crítico político como tu con ese cierto aire de libre albedrío del que, por ADN, carece aquella.Tu como yo hoy te habrás desayunado con lo de los "parkings" para los políticos.O ayer con la defensa de la impunidad judicial de personajes como Blesa, Rato,etc. Pero donde no entras es en que los "hacedores" del estado de iniquidad en que vivimos viene del uso y abuso del bipartidismo que, al parecer, es imposible superar:con sus decretos-leyes que obvian la tarea legislativa y convierte en una estafa la separación de los Tres Poderes.Y más. Como te veo en las tertulias te lo digo en la cara: gastas la pólvora en chimangos y te pierdes, desde una honestidad que te reconozco,reflexiones sobre lo más importante.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

67trinitario 31/05/2013 | 22:17

Es así cómo, verbigracia, después de oídos con resignación, dos o tres fragmentos en prosa gerundiana de cierto panfleto públicamente aplaudido por los que apenas lo han abierto, me considero autorizado para no seguir adelante, ateniéndome, por ahora, a los sumarios o índices de aquella copiosa historia de lo que orgánicamente nunca existió.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

66Filopatro 31/05/2013 | 19:29

A los que ya tenemos unas "décadas" y vivimos la Transición, en algunos casos en la "primera línea" del Servicio a la Nación y desde bajos y peligrosos niveles del funcionariado estatal, nos produce un cierto hartazgo que jóvenes como Ud., opinen "ex-cátedra" de lo que no vivieron y solo conocen por "referencias" interesadas.
La Guerra in-Civil, no termino en 1939, sino que "coleó" hasta que se virtualizó el levantamiento del acoso a España, que se inició en 1953. Hasta entonces, las ingerencias extranjeras en España fueron del estilo a las actuales en Siria, aunque ya sin tiros en las calles.
Ahora, los "rojos", se visten de "verdes", los "Comunistas" de "Humanistas" y los "Bandoleros" de "Liberales".

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

65Hernan Cortes 31/05/2013 | 17:42

El Sr.Mariano pretende seguir con el mismo planteamiento,que consiste en lo siguiente:
1]Proteger las "vacas sagradas del Sistema",que es que toda la estructura de ésta partitocracia permanezca inalterable,con él en la cúspide y para ello apoyarse en los medios de información pesebristas contra aquéllos que denuncian ésta situación.
2]Considerar al ciudadano un estúpido que no tiene derecho a nada, que debe estar calladito y cuyas únicas dos funciones son:la de votar cada 4 años al Partido Politico que más le mienta y pagar los impuestos que permitan que la estructura partitocrática viva de cine.
3]Mantener una política de "Yo-para-tí y Tú-para-mí" con Bruselas y con el PSOE, con el fin de llegar a puerto en base a arruinar a la clase media, y con su dinero, seguir viviendo del cuento. Unos y otros.
En esta política de tahures de ventajilla se sobrentiende la mentira, la interpretación sesgada, las estadísticas fraudulentas, el teatro con libreto pre-escrito con el entorno político, la corrupción generalizada y el pesebre como ideal político de los "listos".
Se cree un dios de la política, cuando no es más que un arribista. Tiene de hombre de Estado, lo que yo tengo de chino.


Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

64Confi-sil 31/05/2013 | 16:04

Lo que no parece sonrojarle al señor Quevedo es escribir: "Lo que más preocupa a ambos dirigentes [Mariano y Felipe], es la crisis institucional y el descrédito creciente de la sociedad hacia su clase dirigente, con lo que ello conlleva de riesgo para la supervivencia del sistema democrático". No es extraño que Mariano sea capaz de vender su alma al diablo con tal de que no les cierren el chiringuito o en otras palabras, evitar cualquier riesgo que ponga en peligro su sistema "democrático" tan bien montado. Esos son los hombres "de Estado" que tenemos.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Nací hace medio siglo (dicho así suena horrible) en Hamburgo, pero soy español de pura cepa. Viví en Euskadi hasta que me echaron y me trasladé a Madrid donde estudié periodismo, nunca sabré porqué, pero me gusta. He hecho de todo: servir cafés, cortar teletipos, trabajar sin ver un duro de los de entonces, pero esta profesión solo la entiendo desde lo vocacional. Ahora, además de escribir para El Confidencial, me podéis escuchar en La Linterna de la Cadena Cope y en Cada Mañana Sale el Sol de ABC Punto Radio, y verme en Las Mañanas de Cuatro, en 13TV (De Hoy a Mañana, Te Damos la Tarde, La Tertulia de Curry), en Usted que Opina de Castilla-La Mancha TV… He escrito cuatro libros: Pasión por la Libertad, el pensamiento político de Adolfo Suárez; El Negocio del Poder (junto a Daniel Forcada); Cartas del Diablo a Zapatero; y Rebélate. Me falta una novela, pero la escribiré.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios