El Confidente

Un trivial sobre la corrupción española hace furor en los móviles

¿Qué significa en realidad la palabra ‘gürtel’? ¿Con qué otro nombre se conoce al caso Palau? ¿Recuerda cómo se llama el socio del alma de Iñaki
Fecha
Tags

    ¿Qué significa en realidad la palabra ‘gürtel’? ¿Con qué otro nombre se conoce al caso Palau? ¿Recuerda cómo se llama el socio del alma de Iñaki Urdangarin?... Estas son algunas de las cuestiones de la nueva aplicación llamada Pregunticas: un trivial en el que la corrupción en nuestro país se ha convertido en la asignatura estrella.

    En total, el juego incluye más de 60.000 preguntas distribuidas en 24 categorías. En su primera semana ya se ha convertido en una de las aplicaciones más descargadas del App Store. Lo ‘bueno’ del tema de la corrupción en España es que la actualidad permite añadir preguntas día a día. “Es una categoría que da mucho juego, ya que en los tiempos que corren, lamentablemente, siempre hay nuevas preguntas”, casi se disculpa uno de los creadores del juego, Sergi Solé

    La nueva aplicación tiene, eso sí, un peligro: visto el gusto que tienen algunos de nuestros diputados nacionales, autonómicos y municipales por los juegos durante las sesiones de sus respectivos organismos (recuérdese los que han sido pillados jugando a Apalabrados o navegando plácidamente por internet en medio de una votación), estos pueden aficionarse en exceso, sobre todo, porque ‘dominan la temática’ y conocen muchas de las respuestas.

    Además, en el caso de sus señorías de la Carrera de San Jerónimo, el contribuyente generosamente le financia el iPad y, si lo pierden o lo estropean, se le repone o se le arregla con cargo a los presupuestos de la Cámara, es decir, el erario público. Eso sí, desde la semana pasada, por lo menos y después de la denuncia encabezada por este diario, los gin-tonics ya no son subvencionados. El que no se consuela…

    #1
    Compartir

    Es un jueguecillo muy instructivo para vocerillos desempleados, pero faltan, por ahora, las de los negocios sucios de Su Majestad.
    Ampliar comentario