Pablo Iglesias se enfada con los periodistas y les manda sus 'troles' a hacer justicia

El líder de Podemos se lía a tortas tuiteras con los periodistas que le incomodan. Sus seguidores en las redes sociales hacen el resto

Foto: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en la última sesión de control al Gobierno, el pasado 30 de noviembre en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en la última sesión de control al Gobierno, el pasado 30 de noviembre en el Congreso. (EFE)

Cuidado con expresar una opinión con la que Pablo Iglesias no esté contento. Si al líder de Podemos no se le baila el agua, aténgase a las consecuencias… y al ataque de sus 'troles'. Porque no han sido ni una, ni dos, ni tres ocasiones en las que el líder morado se ha liado a tortas, metafóricamente hablando, con los periodistas que no escriben al dictado que él quisiera. De hecho, en la última semana, lleva ya dos encontronazos sonados en las redes sociales con sendos 'plumillas' del cuarto poder.

El primero ocurrió el pasado miércoles, solo segundos después de que hubiera protagonizado el cara a cara semanal con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Se ve que lo primero que hace Iglesias después de uno de sus momentos de gloria es buscar, 'ipso facto', el eco en Twitter de sus eslóganes o rifirrafes. Y he ahí que lo primero con lo que se encontró Iglesias fue con un tuit del periodista de 'El Español' Daniel Basteiro, que decía textualmente: “@Pablo_Iglesias_ responde a @marianorajoy con una mano en el bolsillo y aprovecha su turno para atacar a @Albert_Rivera, como de costumbre”.

Poco ofensivos pueden parecer esos 140 caracteres. O no. Iglesias entró al trapo al instante, arremetiendo directamente contra la praxis profesional de Basteiro. “Como de costumbre @basteiro se queda con lo importante; las manos”, le replicó. Una respuesta que, puesta en su boca y en su muro público, solo da pie a que miles y miles de seguidores irracionales se dediquen a insultar y despreciar al periodista directamente señalado. Así se las gasta con estas salidas algo pueriles, lo encajes o no con democrática disciplina y encaje.

Pocos días después, el histórico de 'El País' Juan Cruz se permitía recrear esta fea actitud humilladora de Pablo Iglesias en una columna del diario. Fue mentarlo y escuchar de inmediato el rugido de la bestia. A las siete de la mañana, Iglesias ya estaba dirigiendo sus huestes en Twitter. “Prisa denunció y expulsó a periodistas por publicar que Cebrián tenia negocios en Panamá. ¿Los que intimidamos somos nosotros @cosmejuan?”. Mismo esquema de ataque y mismas consecuencias.

A muchos, estos dimes y diretes en redes sociales les parecerá de lo más divertido. Menos lo es, sin embargo, que Iglesias acuda a una universidad como la Complutense y, en una charla ante cientos de estudiantes, te utilice como ejemplo para ridiculizarte. ¿Lo recuerdan? "Tengo que evitar que Álvaro Carvajal, que tiene aspecto de epistemólogo pero es un periodista de 'El Mundo', me saque el titular 'Vamos a hacer que España se masturbe".

Ante las risas y carcajadas de un auditorio entregado a él, el líder de Podemos le citó en numerosas ocasiones para poner directamente en duda su profesionalidad y lanzar graves acusaciones. "Álvaro Carvajal, o alguien que no fue Álvaro Carvajal, o fuentes internas de Álvaro Carvajal, vino a contar una vez… La historia no tiene por qué ser verdad, pero como tantas cosas que se publican, que no tienen por qué ser verdad, pero se publican. Nos cuenta la historia de un periodista que te dice: 'Fíjate, yo, si quiero prosperar en el mundo del periodismo, y en particular en mi periódico, tengo que conseguir que haya muchas noticias que vayan a la portada. Pero claro, si yo trabajo en el diario 'El Mundo', es imposible que yo consiga colocar en la portada 'Podemos lo hace todo muy bien'. Tengo que colocar noticias que digan 'Podemos lo hace todo fatal".

Iglesias no tiene un pelo de tonto y sabe bien que con estas salidas logra humillar y mantener a raya a una buena parte de la prensa incómoda

También las periodistas han sido objeto de sus chanzas públicas y de sus pullitas de colegial de instituto mordaz. Le pasó a Ana Romero, también de 'El Español', el día que se le ocurrió preguntar durante las negociaciones fallidas con Pedro Sánchez y el PSOE que llevaron a la repetición electoral de junio. Romero le preguntó por el posible Gobierno de una “coalición de perdedores”. Y la respuesta, entre machista y clasista, ha pasado también a los anales de los despropósitos del líder morado: “Precioso abrigo de piel el que trae usted”, se arrancó antes de entrar a la cuestión.

Iglesias, que de tonto no tiene un pelo de la melena, sabe bien que con estas salidas logra humillar y mantener a raya a una buena parte de los medios incómodos. Uno pone la semilla y las hordas anónimas de Twitter hacen el resto. El diputado se está ganando a conciencia el galardón de castigo para la prensa que entrega cada año la Asociación de Periodistas Parlamentarios. Este año él está nominado.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios