La Justicia obliga a Fremap a devolver 68.000 euros de dinero público que gastó en marisco

La Justicia no ve creíble que la compra de angulas, carabineros y caviar en Pescaderías Coruñesas se destinase a los pacientes del hospital de la mutua

Foto:

Compraban marisco. El mejor marisco. Angulas, caviar, carabineros... Y lo hacían en el sitio más selecto de Madrid, Pescaderías Coruñesas. La mutua Fremap, sin ánimo de lucro, tutelada por Empleo y que maneja cientos de millones de euros de dinero público de las cotizaciones sociales, no escatimaba en gastos. La Seguridad Social descubrió que entre 2007 y 2008 gastó 68.000 euros de dinero público en marisco y le pidió que devolviera ese dinero. El Supremo ha dado la razón a Empleo. Considera increíble que ese marisco fuese a los pacientes del hospital de Majadahonda, como defendió la mutua en el procedimiento.

La mutua Fremap deberá devolver al Ministerio de Empleo 68.000 euros de dinero público que gastó en marisco y que no ha justificado. El pasado febrero, el Tribunal Supremo inadmitió el recurso de la mutua contra la sentencia que consideraba increíble que los 54.153 euros gastados en 2007 en Pescaderías Coruñesas, probablemente las mejores de Madrid, fuesen para los pacientes del hospital de Majadahonda. Entre las facturas, había gastos en caviar y angulas. La Audiencia Nacional ha emitido una sentencia similar para el año 2008 por 14.000 euros. Fremap, una mutua sin ánimo de lucro y que maneja cientos de millones de las cotizaciones sociales, se ha visto obligada a devolver millones a Empleo por gastos indebidos y los tribunales están confirmando la mayoría de las sanciones.

Una sentencia ve "difícilmente creíble que se destinaran a los pacientes internados" en el hospital

En 2007, Fremap gastó 54.153 euros en Pescaderías Coruñesas. El Ministerio de Empleo, que audita las cuentas de las mutuas, consideró que esta tenía que devolver esa cantidad, por ser "suministro de pescados y mariscos de lujo (caviar, angulas...)". Ese dinero de vuelta pertenece a lo que se conocen como los ajustes a las mutuas. Después de gastar el dinero público de las cotizaciones, la intervención de la Seguridad Social audita las cuentas y decide cuánto tienen que devolver. Fremap recurrió a la Audiencia Nacional, alegando que "todas y cada una de las facturas que obran en el expediente administrativo corresponden a productos suministrados al Hospital de Fremap en Majadahonda, sin que exista base legal para el ajuste acordado, ello con independencia de las consideraciones sobre la categoría de los productos vertidas por el equipo auditor".

El pasado mes de junio, la Audiencia ratificó la decisión del Ministerio de Empleo. La sentencia afirma que "no se llega a justificar cuál fue el concreto destino de los productos, por más que se facilitaran al hospital que se indica, pues se obvia el hecho de que se trataba de productos de lujo, siendo difícilmente creíble que se destinaran a los pacientes internados en el mismo". El Supremo acaba de ratificar la decisión.

No es el único ajuste por gasto excesivo en marisco. Al auditar las cuentas de 2008, la Seguridad Social descubrió otra partida similar aunque de menor cuantía. Se trata de 14.137,59 euros gastados en "pescados y mariscos de carácter de lujo (caviar, angulas, carabineros...)". La Seguridad Social consideró "que no queda demostrado por la mutua su suministro a los pacientes del Hospital de Majadahonda ni su consumo en las comidas celebradas por los directivos de Fremap en el referido hospital". La mutua replicó que "todas y cada una de las facturas que obran en el expediente administrativo corresponden a productos suministrados al Hospital de Fremap en Majadahonda". La Audiencia rechazó este argumento y señaló que "no se llega a justificar cual fue el concreto destino de los productos, por más que se facilitaran al hospital que se indica, pues se obvia el hecho de que se trataba de productos de lujo, siendo difícilmente creíble que se destinaran a los pacientes internados en el mismo".

Aunque ante los tribunales la mutua no ha alegado eso, los directivos señalan en privado a un extrabajador al que acusan de comprar marisco con cargo a la mutua y desviarlo a un restaurante de un familiar. Otras fuentes señalan que eran famosas las mariscadas en el comedor de los directivos de la mutua. Da igual. Al final, no saldrá del dinero público sino del patrimonio privado de la mutua.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios