La 'operación caritas' destapa los 'figurantes' de Pedro Sánchez en sus mítines

En los móviles de los dirigentes socialistas circulan fotos de los actos del exlíder por todo el país en los que se señala con un circulito a los asistentes que se repiten y que 'engordan' las fotos

Foto: Sánchez, durante un acto con militantes el pasado 9 de abril en Los Santos de la Humosa. A la derecha, con barba y sombrero rojo, uno de los fijos a sus mítines. (EFE)
Sánchez, durante un acto con militantes el pasado 9 de abril en Los Santos de la Humosa. A la derecha, con barba y sombrero rojo, uno de los fijos a sus mítines. (EFE)

Pedro Sánchez lo peta. En sus mítines, desde luego. Allá donde vaya, abarrota los auditorios. Los asistentes le aclaman, le tratan como si fuera el mesías bajado del cielo, se respira un ambiente de fenómeno fan. Una ilusión y un entusiasmo que ni siquiera calentaban sus campañas para las dos elecciones generales, en las que perforó el suelo electoral del PSOE.

Rodeado en verde, el sanchista 'célebre'. (EC)
Rodeado en verde, el sanchista 'célebre'. (EC)

¿Pero todos los que van a sus mítines cuentan? ¿Uno por uno? Los sanchistas dicen que sí, que el exlíder mueve masas y que esa alta concurrencia es un indicio más de que ganará. Pero no lo ven así las dos candidaturas rivales, la de Susana Díaz y la de Patxi López.

Creen que Sánchez busca el golpe de efecto con imágenes espectaculares de sus encuentros con la militancia, pero que están hinchadas. La técnica, acusan, es la de "acarrear afiliados" por toda España, llevarlos de un lado para otro para acompañar a los que acuden de la zona y 'engordar' las fotos. Vamos, para hacer bulto y que los medios se fijen en el llenazo. Que se da. Con rotundidad.

En el PSOE, los hay que ya se han puesto manos a la obra para intentar 'desenmascarar' a Sánchez, y circulan por los móviles de los dirigentes instantáneas de los actos en las que se señala con un circulito al militante que se repite. Porque por mucho que viaje de mitin en mitin, dispone de un único voto, y sanseacabó.

Un hombre de barba blanca e inconfundible sombrero rojo aparece en muchas imágenes. Es uno de los 'cazados' por los equipos rivales

Un clásico es un hombre mayor, con gafas, camiseta con el eslogan de campaña del ex secretario general, 'Sí es sí', y un inconfundible sombrero rojo. Son varias las fotos en las que sale, bien en un grupito con Sánchez (véase la que abre esta información, en la localidad madrileña de Los Santos de la Humosa, el pasado domingo) o bien siguiendo atentamente su discurso. O una joven morena, militante de Madrid, que suele aparecer cerca del candidato, incluso detrás de él en sus mítines (pinche aquí). 'Operación caritas'.

Los distintos estilos

Los contrarios a Sánchez destacan, por tanto, que sus actos no son tan vistosos como su equipo vende, e inciden en que no tienen sentido más allá de buscar el impacto mediático. En el gabinete de Patxi López, por ejemplo, sostienen que el exlendakari está haciendo una campaña muy intensa, en la que está recorriendo multitud de agrupaciones socialistas, protagonizando encuentros —unos privados, unos públicos— más pequeños, pero en los que los afiliados se hallan más en familia y pueden preguntar sus dudas al candidato. Él hace "terapia" con ellos y ellos salen más "convencidos", indican en el 'staff' patxista. El político vasco complementa sus traslados a los territorios con multitud de entrevistas en medios.

El hombre de barba y camiseta roja, marcado. (EC)
El hombre de barba y camiseta roja, marcado. (EC)

A Díaz también le van los mítines grandes. Ella hizo demostración de fuerza el pasado 26 de marzo en Madrid, cuando se estrenó como candidata y reunió a unas 9.000 personas en total, según la organización. Pero en el resto de actos que está haciendo ya en los territorios, indican los suyos, asisten afiliados y cuadros de la zona.

Sánchez, no obstante, no esconde que a sus mítines asisten simpatizantes de otras federaciones. Suele arrancar sus intervenciones saludando a los que llegan de fuera y han hecho el esfuerzo de viajar durante horas para verle. Pero los suyos consideran maliciosos los comentarios de sus rivales, pues ellos mismos se hallan sorprendidos de la buena acogida de sus discursos, como una ola creciente, y hacen hincapié en que está despertando y devolviendo la "ilusión" a las bases socialistas, como lo demuestran, añaden, la riada de propuestas que les ha llegado a través de la web o el éxito inicial de la plataforma de 'crowdfunding' hasta su cierre.

El mismo hombre, señalado. (EC)
El mismo hombre, señalado. (EC)

Para los sanchistas, la prueba más clara de que la candidatura del exlíder ha prendido es que los encuentros que no protagoniza él sino sus segundos —José Luis Ábalos, Adriana Lastra, Odón Elorza, Luz Martínez Seijo, Zaida Cantera...— se abarrotan igual, hasta en zonas más pequeñas, y recuerdan que a lugares como Baleares o Canarias no van autobuses, por razones obvias, y el aforo se llena. Haya o no 'repes'.

Susanistas y patxistas también suelen recalcar que a los mítines de Sánchez no van solo los militantes —que son los que votarán el 21 de mayo en primarias—, sino simpatizantes e incluso adscritos a Podemos. Para los fieles al exlíder, este no debería ser en cualquier caso un problema, pues eso indica —y los dirigentes manifiestan haberlo oído de muchos ciudadanos— que Sánchez llega no solo a los afiliados, sino a los votantes.

Juanma RomeroJuanma Romero

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios