El autobús de VOX ni contamina ni hace ruido

Los autobuses políticos están de moda. Primero los activistas transfóbicos de HazteOir, luego la trama de Podemos y ahora los madrugadores de VOX

Foto:

Los autobuses políticos están de moda. Primero los activistas transfóbicos de HazteOir, luego la trama de Podemos y ahora los madrugadores de VOX. La formación liderada por Santiago Abascal se sube también a esta corriente para hacer bandera de uno de sus ejes políticos.

En el caso de VOX, su autobús quiere visibilizar a los millones de españoles sacrificados (trabajadores, parados, estudiantes…) que sufren en silencio los abusos fiscales del Estado para pagar el despilfarro autonómico y otras muchas corruptelas políticas.

Pese a la transversalidad de su acción, el impacto de la campaña (#ElBusdelaEspañaqueMadruga) tiene una gran diferencia con las de HazteOir y Podemos. Su autobús no contamina ni hace kilómetros de asfalto. Todo queda reducido al espacio virtual de las redes sociales, un espacio mucho más barato, pero menos resultón.

La diferencia de presupuesto lo explica todo. El autobús de VOX ha costado tan solo siete euros, según la propia formación. El coste medio del alquiler de un autobús convencional ronda los 500 euros diarios. Pese a la ocurrencia, todo habría sido muy distinto si hubieran conducido por las calles de Madrid con Marine Le Pen al volante.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios