Correa quiere 2.102,78 euros... para gastar en el economato de la cárcel

El cabecilla de la trama Gürtel necesita 'cash' para manejarse en la prisión de Valdemoro

Foto: Francisco Correa. (EFE)
Francisco Correa. (EFE)

El cabecilla de la trama Gürtel necesita 'cash' para manejarse en prisión. Francisco Correa ha reclamado disponer de 2.102,78 euros para poder afrontar sus gastos en el economato de la cárcel. Según ha podido saber El Confidencial, quiere que ese dinero que se le liberó en febrero se ingrese ahora en la cuenta de la que dispone cada recluso, el conocido como 'peculio' de los presos.

A punto de cumplirse cuatro meses desde que volviera a la celda por la condena a 13 años impuesta en la rama valenciana del caso, la defensa de Don Vito ha formulado esta petición, básica para la supervivencia en el entorno carcelario. Facilita para ello, en un escrito que ha enviado a la Sala de lo Penal, su número de NIS, el DNI de los internos, y la cuenta de la que dispone en Madrid III Valdemoro.

Los presos cuentan con este 'peculio' para sus compras en la cárcel. Tienen prohibido manejar dinero de curso legal y se les concede una tarjeta similar a cualquiera de crédito. A pesar de esto, no pueden gastar con ella lo que deseen, ya que esta especie de 'visa' tiene un límite semanal de unas decenas de euros para adquirir, por ejemplo, refrescos, latas, gel y champú o café. El 'súper' de la cárcel, conocido como economato, suele disponer de estos productos de primera necesidad.

También pueden pedir otras cosas que no están disponibles en prisión pero que sí cuentan con permiso de compra, entre ellas cremas cosméticas o aparatos electrónicos. Cuando salen en libertad, la cuenta se liquida y se les entrega, ya en dinero real, lo que no hayan gastado.

Las dificultades que arrastraba el preso más conocido de la trama Gürtel se incrementaron desde esta primera condena. Está siendo juzgado en Madrid por la primera época de actividades de la trama que lideraba y reclamó quedar dispensado de asistir a las sesiones por las dificultades que supone su traslado. Sufre una claustrofobia que obliga a que se le lleve en ambulancia en las ocasiones en las que resulta imprescindible su presencia. Esos días debe madrugar para llegar a tiempo y no puede hacer uso de la ducha comunitaria.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios