La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Análisis Jurídico del Proyecto de Ley del aborto

Así se titula el trabajo que se presenta en la Asociación de la Prensa de Madrid y que es obra de Rafael Navarro-Valls, Catedrático de Derecho
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    Así se titula el trabajo que se presenta en la Asociación de la Prensa de Madrid y que es obra de Rafael Navarro-Valls, Catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado de la Universidad Complutense, Académico de Número y Secretario General de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y Miembro del Foro de la Sociedad Civil, bajo cuyos auspicios se presenta este estudio. ¿Un alegato más a favor o en contra del aborto? No: una llamada de atención muy seria al legislador, porque con independencia de la posición que cada cual tenga respecto del fondo del asunto, es indudable que o las normas tienen una mínima calidad técnica, o la inseguridad jurídica que introducen es deja al ciudadano completamente indefenso.

    Un proyecto contrario a los Tratados suscritos por España

    Una primera deficiencia problemática se da en orden al fin de “adecuar nuestro marco normativo al consenso de la comunidad internacional en esta materia”, pues ni el “derecho al aborto” ni el “derecho a decidir” están contemplados en ningún Tratado Internacional suscrito por España, sino más bien todo lo contrario: como se demuestra, éstos vienen a proclamar el derecho de todos a la vida, la protección de la infancia desde la concepción y la ayuda a las personas con discapacidad, ¡no su eliminación!

    Parece, en efecto, que haya un elemental consenso de la comunidad internacional —esa cosa variopinta y colorida— de que un feto o ya un bebé descuartizado no sea precisamente una cosa buena.

    La salud como estado de bienestar social y sociocultural

    Pese a que la Exposición de Motivos del Proyecto de Ley proclama que “la libertad sólo encuentra refugio en el suelo firme de la claridad y la precisión de la ley”, luego falla en s propósito o como dice Navarro-Valls: “los amantes de las leyes y los amantes de las salchichas no deberían ser testigos del proceso de su fabricación”.

    El Proyecto, ni corto ni perezoso, identifica “salud” con “estado de bienestar social” y “salud sexual y reproductiva” con “estado de bienestar sociocultural”. Por su parte el artículo 15.a) del Proyecto, permite terminar el embarazo en cualquier momento antes de las veintidós semanas “siempre que exista grave riesgo para la salud de la embarazada”. Debe entenderse que esto abarque no sólo su salud física y psíquica sino también su general estado de bienestar social y sociocultural, que es como se define la salud en esta norma, que es una ley especial y por tanto de aplicación preferente a las otras normas en los puntos que ella regule.

    Asimismo de acuerdo con el artículo 3 de la Ley 41/2002 “el paciente”, es “la persona que requiere asistencia sanitaria y está sometida a cuidados profesionales para el mantenimiento o recuperación de su salud”. Sin embargo en el caso de la interrupción voluntaria del embarazo sin causa médica alguna, es evidente que no tiene su salud afectada, ni la prestación que recibe se orienta a restablecerla, por lo cual, es evidente que ni ella es una paciente ni recibe lo que los artículos 3.1 y 6.1 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, o el artículo 7.1, inciso final, de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud definen como “prestación sanitaria”.

    Las interpretaciones del Tribunal Constitucional vinculan a todos

    La Sentencia del Tribunal Constitucional 1/81, de 26 de enero sentó que la interpretación de los preceptos constitucionales que hiciese el Tribunal se imponía a todos los poderes públicos presidiendo su actuación. Bien, pues el “sistema de plazos”, como demuestra Navarro-Valls, choca frontalmente con la doctrina del Constitucional que exige que ante el sacrificio de derechos fundamentales, se ponderen todos los bienes e intereses en juego… ya se plantee el sacrificio del derecho a la vida, a la libertad de expresión o a la intimidad personal y familiar: la técnica es siempre la misma: bien jurídico superior – bien jurídico inferior: si es imposible que coexistan, ¿cuál sacrificamos, razonablemente?

    Como escribe Navarro-Valls “…aunque la dignidad está reconocida a todas las personas con carácter general, adquiere una especial singularidad en esta materia la especificidad de la condición femenina, así como el ejercicio por ésta de derechos fundamentales como el de la integridad física y moral, libertad de ideas y creencias, o el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen, en el ámbito de la maternidad. Estos derechos han de ser respetados por el Estado, que ha garantizar su efectividad dentro de los límites impuestos por la existencia de otros derechos y bienes asimismo reconocidos por la CE.” Sin embargo el Proyecto en la interrupción voluntaria del embarazo por mera petición de la mujer, no tiene en cuenta la posición del nasciturus. Romper con esta técnica fundamental del Constitucional sólo puede tener consecuencias desastrosas y en todos los campos, por supuesto.

    No vale argumentar que es que el nasciturus no es aún persona y por tanto no tiene derechos. Como ha escrito recientemente Gabaldón López, Vicepresidente emérito del Tribunal Constitucional y que uno pensaría que sabe de lo que habla: “El Tribunal [Constitucional] eleva los fundamentos de aquellas obligaciones del Estado al referirlos a un valor superior del ordenamiento constitucional [el derecho de todos a la vida], necesariamente previo a la adquisición formal de la personalidad jurídica de la cual efectivamente carece el nasciturus, pero sin que ello sea obstáculo para que el Estado esté obligado a proteger su vida en desarrollo por imperativo de dicho valor superior. La remisión interpretativa al precepto civil atributivo de la personalidad exigiría así al menos que se le `tenga por nacido para todos los efectos que le sean favorables´ (el más importante, el de conservar su vida), aplicando así la doctrina del propio Tribunal según la cual `la naturaleza fundamental de un derecho no permite prescindir de las ficciones o presunciones de derecho privado ni de ninguna de las categorías jurídicas que a través de los siglos nuestra civilización ha ido construyendo´ y aquí por tanto la que favorece al no nacido”.

    El Estado tiene frente al nasciturus dos obligaciones ineludibles, como ya declaró el Tribunal Constitucional y nos recuerda Navarro-Valls: la de “…no obstaculizar el proceso natural de gestación y la de establecer un sistema legal para la defensa de la vida…” Las consecuencias jurídicas y materiales de admitir que el Estado pueda legalmente ignorar sus obligaciones de defensa de la vida humana, incluso procediendo en sentido contrario al mandato que imponen (estamos ante una prestación de la sanidad pública), abre la peligrosísima espita de que el Estado pueda disponer de la vida de las personas. A buen entendedor, pocas palabras.

    Siguiendo a Silva Sánchez, reconocido penalista cuya mesura reconoce unánimemente la doctrina, cabe añadir que el “estado de necesidad” —que así se llama en Derecho penal— que disculpa, justifica el sacrificio de un derecho fundamental por proteger otro, se rige por el principio de subsidiariedad, que afirma que no es admisible alegar el estado de necesidad cuando pudo evitarse. ¿Pudo evitarse el embarazo antes? ¿Y la necesidad de abortar después? Parece que el Estado algo más puede hacer por la mujer embarazada y más en un país cuya población envejece a marchas forzadas.

    En fin: son sólo unas pinceladas de un trabajo que se presenta en Madrid ante la “crème de la crème” de las mentes pensantes y que pone blanco sobre negro tales obviedades, que simplemente son innegables para cualquiera en su sano juicio. Y se insiste: con independencia de su posición sobre el fondo del asunto.

    #21
    Compartir
    8 Version francesa del &034;affaire&034;:

    Union LAtina en frances

    Pongo un ejemplo, pero es la mas extendida. No hablan de los Italianos ??, se centran en el fracaso de cambio fijo oro-plata y en la guerra del 14.

    Cuidado que era solo una normalizacion en la emision de la moneda [muy propio de la epoca] con hasta 26 paises que la siguieron...

    No es muy acorde a los tiempos del papel moneda... Un saludo.
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    9 Si anyadimos Lituania me sale GILISP... con perdon.

    Gracias Suave por el enlace, andaba buscando algo asi ya hace tiempo....

    Pd: Decir que partiamos muy muy mal, que la crisis del 93, esta es nuestra y solo nuestra [bueno fue post 89..]... y todo por culpa de la j.. &034;convergencia&034;. Nos falto diez anyos mas de guerra fria, cachis que llegamos tarde a la fiesta.
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    4 Me consta la intencionalidad del acrónimo,...

    ...Y ciertamente nos han ganado la batalla del lenguaje.

    ¿Alguna sugerencia para referirse a los mayores paganos de la fiesta europea?

    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    Por si alguien se resiste a la tentación de fumarse un tocho de 53 páginas en inglés... y aún así quiere tener una perspectiva clara de la Unión Latina... puede informarse sin salir de casa.

    Rabiosa actualidad con cinco trimestres de antelación.

    Para el argumento de este artículo, y puestos a citar a Kike, creo que ésta era mejor ocasión.

    Yo soy más de tratar de jugar bien que de dar manotazos cuando la cosa se tuerce pero a esta altura de la partida esa sería la decisión menos mala.

    Saludos.
    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    5 Lo hacemos en el contexto, porque fuimos los elegidos para el sacrificio [que ya eramos propensos ojo..].

    De la perfida Albion se espera todo, pero realmente todo esto es business, puro business. Hay que saber encajar, otra es que lo asumamos con toda esa historia de siesta, fiesta, etc.... Pero estoy de acuerdo con usted que todo pais debe tener un buen aparato propagandistico como parte de su estrategia de imagen.
    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    Sr. Bescós:

    Gracias por despertarme preguntas

    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    1 y 3

    Estimados Outlander y maieutic, por favor, aplicaros lo que digo en mi comentario anterior.

    No nos insultemos a nosotros mismos.
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    Sobre el objeto del artículo, nada que objetar. Muy bien.

    Ahora bien, ¿ha buscado el autor en un diccionario English-Español que significa la palabra PIGS? ¿Sabe que la S de PIGS va por Spain?

    Que un hijo de p... inglés escriba en el Financial Times el acrónimo PIGS para referirse a nosotros, es para acordarse de su p... madre, pero que lo haga un español es de nota.

    Perdón por el lenguaje, pero por favor, vigilemos que es lo que escribimos cuando nos referimos a nosotros mismos.

    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    1 Estimado Outlander,

    En su último párrafo ha dado en la clave:

    En toda pila la oxidación [corrosión] se produce en al ánodo.

    Cuando se diseña una pila ya se sabe lo que va a pasar, se pueden proteger más o menos según interese.

    Me temo que por diseño se esperaba que los PIIGS hiciesen de ánodo de sacrificio y punto.
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    Ampliar comentario
    #11
    Compartir
    Veo que a usted esto tambien le suena a chamusquina... un enorme sin sentido. Que venga alguien y nos cuente porque yo me perdi.

    Y la pregunta, no cree usted que los PIGS no nos hubiesemos ido si no tuviesemos tantas deudas? Porque si, sin Euro nos resulta complicadisimo financiarnos, las devaluaciones = fuga de capitales, descapitalizacion... todo eso lo sabemos, pero hasta donde llegaremos con 5 millones de parados y un Euro a 1,40?

    Esperamos que los chinos revaloricen en CNY, y entonces le damos un bajon al Euro [paridad con USD??] y subidon Europeo -> inflacion come-deudas...??

    Euro = Francia+Italia+Spain.... si tiene sentido. Claro que a ver quien lo monta... ;]

    Al final concluyo que alguien calculo que el parado hispano es mas barato que el aleman....
    Ampliar comentario
    #10
    Compartir
    Claro, se refiere a lo que se suele llamar &034;malformaciones incompatibles con la vida&034;... no en el seno de la madre donde está ahora vivo sino fuera del seno materno.
    Ampliar comentario
    #9
    Compartir
    Muy buen artículo. Es curioso que si alguien maltrata un feto en el útero, atenta contra la vida del nasciturus y sería perseguid@, pero si aborta y lo mata, pueda ser legal.

    Desde que los ves en la ecografía, sientes que nadie tendría derecho a destruir aquello, un ser vivo a proteger incluso de una madre perturbada que no lo quisiera.

    A partir de un punto ese feto tendría un derecho prevalente a la vida por encima del capricho de la madre, salvo causas médicas o malformaciones incompatibles con una vida futura autónoma.
    Ampliar comentario
    #8
    Compartir
    Una filosofia conspiratoria que dice que el feto hasta que no es nato no existe juridicamente. Aquí
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    Ante la evidencia, no hay más que decir. Estas fotos sondel Seprona y se tomaron de los cubos de basura de la Clínica Isadora en Madrid porque había incumplido la exigencia legal de enterrar lo que se considera a efectos legales un cadáver [cuerpo humano y sus partes].

    ADVIERTO QUE PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD.

    Sin embargo esta práctica es la que Cortes va a dar por buena y legal. Nadie les fuerza. lo hacen porque quieren. legislan libremente en lo que estiman oportunio. No creo que representen el sentir social. pero esto es lo que dan por bueno.

    ¿A qué hemos llegado? ¿Qué auténtica perversión es esta? ¿Cómo puede esto ser bueno? Esta es la realidad sustantiva que el Derecho pretende regular partiendo de un juicio de valor positivo acerca de las prácticas que tienen estos resultados, no su represión.

    Isadora_CuboBasura_FotoSeprona 1.jpg624.12 KB

    Isadora_CuboBasura_FotoSeprona 2.jpg544.07 KB

    Isadora_CuboBasura_FotoSeprona 3.jpg164.12 KB

    Isadora_CuboBasura_FotoSeprona 4.jpg669.19 KB

    Isadora_CuboBasura_FotoSeprona 5.jpg552.8 KB

    Este ciudadano no tiene más que decir. Esto es una salvajada que sólo perpetra un psicópata y lo estamos dando por bueno, llenándol de retórica.
    Ampliar comentario