La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

“¡No es esto, no es esto!”

El gran Ortega y Gasset resumía en esta frase el descontento-desconcierto de los españoles respecto al radicalismo de la Segunda República. Hacía una reflexión el magistral
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    El gran Ortega y Gasset resumía en esta frase el descontento-desconcierto de los españoles respecto al radicalismo de la Segunda República. Hacía una reflexión el magistral intelectual español sobre el devenir de los actos “revolucionarios” y el abuso de la palabra “revolución” sin contenido, más allá de la toma de represalias (políticas) cualesquiera que fueran. No se equivocaba Ortega y Gasset en su predicción histórica de lo que vino poco después de la fallida II República: la Guerra Civil.

    Sin ánimo (alguno) de comparar situaciones históricas, que nada tienen que ver, es evidente que en España vivimos un 'fin de ciclo'. Fin de ciclo social, institucional y de valores. Un fin de ciclo, al fin, que puede desembocar en “algo bueno o en algo terrible”. Y como muestra, un botón. La tendencia justiciera, tan arraigada en nuestra cultura, se está mostrando en toda su intensidad con el encarcelamiento del que fuera presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa.

    La combinación de una crisis económica sin precedentes para las generaciones actuales, la falta de valores morales y de discernimiento, la ausencia de decisiones contundentes a lo largo de las últimas décadas sobre abusos de poder manifiestos y delitos encubiertos, cuando no permitidos y asumidos por la sociedad en su conjunto, ha derivado en un proceso de 'justicia civil-mediática' sin precedentes. A ello han contribuido las instituciones, todas, y, en especial, la Justicia, cuya politización creciente a lo largo de las últimas décadas ha devenido en algunos casos sólo, pero no menores, en jueces estrella, jueces justicieros y jueces injustos, aplaudidos, eso sí, por una ciudadanía harta -y con razón- de abusos constantes nunca penados.

    El segundo auto del juez Silva, de encarcelamiento sin fianza de Miguel Blesa, es la máxima expresión de todo lo anterior. El auto que envía a prisión incondicional a un hombre del que no se conoce, hasta el momento, más delito que realizar una mala operación financiera, ratificada por el consejo de administración de la Caja de Ahorros que presidía (Caja Madrid), por la autoridad competente (la Comunidad de Madrid), tarde y mal pero aprobada, y la autoridad regulatoria (el Banco de España) es de una gravedad infinita.

    Y es de una gravedad infinita que atenta en primer lugar contra el sentido común. Miguel Blesa fue encarcelado en primera instancia bajo fianza de 2,5 millones de euros por un supuesto “peligro de fuga y destrucción de pruebas” fundamentales para la investigación de la compra en 2008 del City National Bank de Florida. Más de 17 horas después de su ingreso en prisión, Blesa quedaba libre tras satisfacer la fianza. ¿Acaso no podía en ese momento destruir pruebas o reunirse con otros imputados en la investigación? El primer auto calificaba el ingreso en prisión de Blesa -tras copiar un párrafo de Wikipedia- como una “operación aberrante”, a juicio del juez Silva.

    ‘Ajusticiar’ antes de juzgar a las personas creando la sensación de que “el rico va al trullo”, independientemente de si es culpable o no, para satisfacer las ansias de justicia del pueblo es la más inmensa de las injusticiasUn magistrado recusado por el encausado, con la Fiscalía en contra, y a punto de la inhabilitación por un proceso paralelo al de Caja Madrid. El auto de ingreso en prisión incondicional dictado el pasado miércoles se sustenta en que “el juez no se cree la versión del acusado” y en unos correos electrónicos en los que Blesa y uno de los directores generales de la entidad en 2008 hablaban de un “derivado colateral de 100 millones de euros como cobertura de posibles pérdidas tras la compra, o como colchón para operaciones futuras”. Esta práctica es la habitual en la compra de entidades financieras. Salvo que esos 100 millones de euros no fueran lo que dice el juez en su auto que son, sino una comisión ilegal, la entrada en prisión de Blesa no tiene explicación razonable.

    Y este extremo es fácilmente comprobable; en la contabilidad de la entidad financiera -ahora mismo bajo el control de Goirigolzarri, el FROB y el Banco de España- debería de existir el documento que pruebe la existencia de ese derivado. En el auto de prisión incondicional no se explica si existe o no ese papel, o si se ha solicitado a la entidad. De hecho, sabemos por el diario El Mundo que fuentes de Bankia confirman que el derivado existe, asciende a los 100 millones de euros, pero el juez no ha pedido ningún documento a la entidad. ¿Es esto de recibo? El auto sí dice que encarcela a Blesa para que “no destruya pruebas o se reúna con posibles imputados”, algo que, de ser así, habría podido hacer en las semanas que pasaron entre el primer encarcelamiento y el segundo ingreso en prisión.

    En segundo lugar, nos encontramos ante un auto que describe “impresiones” del juez sobre lo que él considera, o no, “posibles delitos”, y no aparecen pruebas de esos “delitos”, más allá que las impresiones del instructor de la causa. Y claro, un magistrado no envía a la cárcel a una persona por “impresiones”, sino porque tiene pruebas de delitos efectivos. A la cárcel sin fianza van, habitualmente, los terroristas, narcotraficantes, asesinos, violadores, defraudadores en tramas de blanqueo de dinero… pero todos ellos con el común denominador de tener el delito cometido descrito y probado. No es el caso de Blesa, hasta donde sabemos. Y este extremo debilita enormemente a la Justicia, porque esta se basa en hechos, no en impresiones. Se juzgan delitos, no suposiciones de delitos. Es más, de ser culpable Blesa de algún delito, esta instrucción absolutamente endeble podría anular el proceso. De hecho, si Blesa es un delincuente, podría no ser juzgado por ello después de esta instrucción. Y aplauden al juez. Pasmoso.

    En tercer lugar, se envía un mensaje erróneo a la sociedad. En un momento de desesperación social y de ganas de justicia ante los abusos que se han producido -fundamentalmente por parte de la banca, pero no sólo ella-, el ajusticiar antes de juzgar a las personas creando la sensación de que “el rico va al trullo”, independientemente de si es culpable o no, para satisfacer las ansias de justicia del pueblo es la más inmensa de las injusticias.

    Si el criterio general aplicable es que todos los empresarios o responsables de entidades financieras que hayan cometido errores a lo largo de la crisis tienen que ir a la cárcel de manera incondicional, no habrá suficientes prisiones en España

    En el caso de Blesa, hasta el momento, sabemos que se le investiga por la compra de un banco en Florida, el City National Bank, en 2008, cuando el presidente del Gobierno de España por aquel entonces, Zapatero, y su vicepresidente económico, Pedro Solbes, ganaban en las urnas gracias a la promesa del pleno empleo y negando la crisis. La misma posición que mantenía el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

    Una mala decisión empresarial, si no hay robo, cobro de comisiones ilícitas de por medio, cohecho, etcétera, puede suponer la inhabilitación del conjunto de los responsables de la compañía, incluso penas económicas, pero no parece razonable la “prisión incondicional”. Si, a partir de ahora, el criterio jurídico general aplicable es que todos aquellos empresarios o responsables de entidades financieras que hayan cometido errores empresariales a lo largo de la crisis económica actual tienen que ir a la cárcel de manera incondicional, no habrá suficientes prisiones en España. Sin embargo, la justicia que demandamos la ciudadanía, como diría Ortega, “¡no es esto, no es esto!”.

    #23
    &034;Según ese criterio jurídico, todos aquellos empresarios o responsables de entidades financieras que hayan cometido errores a lo largo de la crisis económica actual tienen que ir a la cárcel de manera incondicional&034;. Además de no concretar el tamaño del error y sus consecuencias, que es lo que realmente importa, se equivoca usted, porque ni dando el mayor pelotazo de sus vidas conseguiría verlos entre rejas. No es que haya falta de espacio de las cárceles, el problema es que no hay voluntad para encerrarlos, y si lo hacen, les dan alas para que vuelen por encima de ellas.
    Ampliar comentario
    #22
    Da gusto leer algo escrito desde el sentido común y que además informa con brevedad y claridad; totalmente de acuerdo con Pilar, sólo nos falta que los jueces más tontos de la carrera se nos hagan justicialistas [porque lo de éste botarate de juez es puritito desbarre peronista] y terminen de embarrar el campo para que nos perdamos definitivamente en la demagogia y el populismo más pachanguero [que es desgraciadamente hacia donde vamos a paso ligero y con el mayor entusiasmo, &034;incluso&034; por parte de determinada prensa &034;económica&034; supuestamente &034;seria&034;.
    Si ponemos en fila india éste numerito de Blesa, lo del DNI de la infanta, lo de las okupaciones de fincas en Andalucía, Los ERES [también en Andalucía], lo de Bárcenas, lo del Bolinaga poteando, lo de Noruega haciendo la ola a la ETA, lo de la FIFA adnitiendo a Gibraltar, etc., la conclusión [abundando en la cita histórica de Doña Pilar], es que como sigamos así acabaremos nuevamente invadidos por los moros [uy perdón, quería decir por nuestros entrañables vecinos de cultura magrebí].
    Ampliar comentario
    #21
    Suscribo al 100% las opiniones que se vierten en el artículo, que tiene además la valentía de mantener una posición que sin duda será antipopular.
    Creo que es la tercera vez que comento sobre este tema, y siempre lo he hecho con la tristeza de que un juez al que no sé como calificar, mejor que hablar de la justicia aunque en este caso la represente, cometa semejantes tropelías en el enjuiciamiento de un caso de un malísimo gestor y causante, eso si, de daños muy importantes, sin razones jurídicas sino basándose en puros juicios de valor de algo de lo que no sabe prácticamente nada.
    Lo hecho en este caso por el juez me retrotrae a otras épocas en que para satisfacer al populacho y aprovechando unas tristes circunstancias generales, se linchaba a la gente sin acusarles de ningún delito y sin juicio previo.
    Ampliar comentario
    #20
    Magnífico artículo Pilar, que ya debías escrito, o demuestra una rápida capacidad de análisis. Lo suscribo plenamente, el tal Elpidio ha ido de listo y aprovechando el clima social contrario a los bancos y los banqueros, ha encerrado al primero que pasaba por allí, sin pruebas, ni indicios, pensando sin duda, que el CGPJ con los tres expedientes que tiene abiertos contra él, por faltas muy graves, se acobardaría ante el apoyo popular de su infamia y no le expulsaría de la carrera judicial, y quizás lo ha conseguido en parte.

    Dudo que se atrevan a echarle en vista a la avalancha de criticas que ello iba a ocasionar, pero debería hacerlo, y en el fututo cuando haya expedientes graves contra un juez, debería ser suspendido cautelarmente.
    http://nosonbromas.blogspot.com.es/2013/05/el-delito-de-aberraciones-casi-todos.html
    http://nosonbromas.blogspot.com.es/2013/05/el-delito-de-aberraciones-casi-todos.html
    Ampliar comentario
    #19
    La primera piedra debería estar reservada a los limpios de pecado. Los periodistas no nos cuenta toda la verdad, y menos la suya propia. Decía Graciano Palomo hace un año: &034;Podíamos referirnos también a BANCA CÍVICA o CAJABURGOS [¡la que se va a líar cuando se confirme que José María Arribas dio créditos preferentes a su hija adoptiva, Pilar Cubero García de la Granja [hipoteca] y a su marido Alfredo Timermans [parques eólicos], esa que perora sin parar contra MAFO en Intereconomía y no se le cae la cara de vergüenza]& .*
    Mientras la cárcel no sea una posibilidad para los corruptos/trincadores que han arruinado al país y al pueblo esta democracia será un mero brindis formal.&034;
    Leer más, en http://www.elplural.com/2012/05/27/los-24-000-millones-de-razones-para-mandar-a-la-carcel-a-blesa-rato-y-olivas/
    Ampliar comentario
    #18
    Magnífico artículo Pilar, que ya debías escrito, o demuestra una rápida capacidad de análisis. Lo suscribo plenamente, el tal Elpidio ha ido de listo y aprovechando el clima social contrario a los bancos y los banqueros, ha encerrado al primero que pasaba por allí, sin pruebas, ni indicios, pensando sin duda, que el CGPJ con los tres expedientes que tiene abiertos contra él, por faltas muy graves, se acobardaría ante el apoyo popular de su infamia y no le expulsaría de la carrera judicial, y quizás lo ha conseguido en parte.

    Dudo que se atrevan a echarle en vista a la avalancha de criticas que ello iba a ocasionar, pero debería hacerlo, y en el fututo cuando haya expedientes graves contra un juez, debería ser suspendido cautelarmente.
    http://nosonbromas.blogspot.com.es/2013/05/el-delito-de-aberraciones-casi-todos.html
    Ampliar comentario
    #17
    Esto viene a demostrar que estamos a recaudo de personajes poco compatbles con la jerarquía que ostentan. Parece que esta vez la justicia se ha tomado en serio a si misma y como el gato escaldado por el Juez Garzón, huye del agua fría del buen Elpidio.
    El refranero español tan optimista: &034;no hay mal que por bien no venga&034; se cumple esta vez para bién y además con prontitud.
    Los jueces, hartos de ser la comidilla de todas las tertulias, esta vez han retirado la espoleta a esa carga de profundidad que es el juez Elpidio...al que no extrañaría ver cualquier día de estos encabezando una manifestación en pro de los derechos hollados por los poderosos, espejo y prez de la justicia toda. Apunta meneras. Ya se ha quejado de persecución e intromisiones [que no ha denunciado en el órgano correspondiente].
    Ampliar comentario
    #16
    12 no seas tan sectario, te olvidaste de mencionar a estos otros personajes &039;orteguianos y republicanos&039;... Asnar, Matas, Zaplana, Trillo, Ramallo, Bárcenas, Camps, Barberá, la Borbona y su cónyuge, Fabra, Alierta, Villalonga, Botín, Sáenz, Ybarra, Fco.González, los &039;subalternos&039; de la Gúrtel, S.Castedo, Alperi, Del Burgo, Naseiro, Palop, etc.
    Ampliar comentario
    #15
    según Graziano Palomo, para cerrarle un poco la boquita algo fachapepera de la señora Pilar García de la Granja, los hechos son más que claros y meridianos... Esto en Bankia. Podíamos referirnos también a BANCA CÍVICA o CAJABURGOS [¡la que se va a líar cuando se confirme que José María Arribas dio créditos preferentes a su hija adoptiva, Pilar Cubero García de la Granja [hipoteca] y a su marido Alfredo Timermans [parques eólicos], esa que perora sin parar contra MAFO en Intereconomía y no se le cae la cara de vergüenza]& .*
    Mientras la cárcel no sea una posibilidad para los corruptos/trincadores que han arruinado al país y al pueblo esta democracia será un mero brindis formal.
    Ampliar comentario
    #14
    Parece que tiene toda la informacion de lo cual dudo, parece que no le ha gustado la decision del juez y de eso si estoy seguro. Deje a la justicia que haga sus funciones no se meta en lo que no conoce, no sea sectaria
    Ampliar comentario
    #13
    Si se toma una en serio lo que tanto se escribe por parte de la profesión periodística, parece que ha sido de absoluta necesidad el encarcelamiento del señor Blesa, para que multitudinariamente se den cuenta tales profesionales de tantos males como nos afectan. Pues ¿saben qué les digo?, que si lo del señor Blesa es injusto y eso es algo que se verá, digo yo, y como la jsuticia se basa en dar a cada uno lo suyo, ya me gustaría que ante tantas y tantas injusticias sangrantes que cada día se producen, algunos periodistas afamaos, leídos y reclamados en mil tertulias, saliesen a denunciarlas con el mismo ímpetu.
    Ampliar comentario
    #12
    lo de &039;fin de ciclo &039; parece un poco dramatico y encantado con su referencia a Ortega
    me voy a permitir hacer un comentario inspirado en Ortega.

    estamos empezando a escribir un NUEVO CAPITULO . ni mas ni menos.

    la historia es muy pero que muy larga y como en todas las novelas tan largas, siempre
    hay capitulos de menor interes y calidad.

    el capitulo tiene connotaciones muy interesantes incluyendo el intento de rebelarse y dominar de pequeños grupos.

    se esta cerrando en este capitulo lo de la rebelion de las masas ??? .

    ayer nos mencionaron a un tipo, creo de nombre paco,
    que afirmaba rotundamente
    &039; estamos peor que con la republica &039;

    con personajes como la CULOA, el PACA, WILLY TOLEDO, GABILONDO, cebrian,
    griñan y mas, por no mencionar a los mas importantes, vamos a rebuscar
    en los pensamientos de ortega.

    la rebelion ... rebelionde las masas ... ya fue.

    las generaciones no son,

    la anecdota de hoy se la cuento a las damas aficionadas en otra area.

    Ampliar comentario
    #11
    Si es esto.Entidades, organismos estatales, el que por acción u omisión, causa daño a otro, deberá reparar, resarcir, los daños y perjuicios causados, civil, penalmente.

    Ampliar comentario
    #10
    Pues menudo artículo más antisistema, estamos ante una antisistema de tomo y lomo, considerando que un juez mete en al cárcel a un señor para satisfacer las ansias de sangre de la sociedad, en fin una burrada como otro cualquiera, y encima justifica el hecho diciendo que en cambio el tal Fernández Ordoñez no esté en prisión, cuando debería de ser el siguiente en entrar en la cárcel.

    Ampliar comentario
    #9
    7 Bueno, ellos han condenado &034;sumarísimamente&034; a España a la ruina, así que no estoy del todo de acuerdo. Por lo menos el juicio moral deben tenerlo perdido de antemano, no puede ser que se conserven tantos prestigios postizos después de tan &034;sumarísimo&034; latrocinio. Esta gente debe de ver definitivamente truncado su futuro profesional y su relevancia social, si no les gusta que emigren a los paraísos fiscales donde tienen la pasta. Por desgracia se ha comprobado que el &034;piensa mal y acertarás&034;, con esta gentuza tiene la misma infalibilidad que los axiomas matemáticos.
    Ampliar comentario