Soraya, Wert y Cifuentes leen el Quijote rodeados de policías

  Como todos los años, y ya van 17, se celebra en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la lectura continuada del Ingenioso Hidalgo Don

 

Como todos los años, y ya van 17, se celebra en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la lectura continuada del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha escrita por Miguel de Cervantes. No deja de ser una paradoja que el mayor literato de la cultura hispana fuera manco y además Infante de Marina. 

Aunque España es uno de los países civilizados en el que menos se lee, considero que esta puesta en escena, ayudada por la presencia de numerosos vips españoles, contribuye a que la gente se acerque a la que se considera una obra universal.  Envueltos en un impresionante dispositivo de seguridad, en el que sólo faltaban miembros de la Legión y de la Acorazada Brunete, acudieron al inicio de la lectura (con 15 minutitos de retraso para recordar que this is Spain) la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella.  

La verdad es que si nos fijamos, todos son del PP.  Parece que los escraches sí diferencian a quién se lo hacen y a quién no. Hubo que esperar hasta una hora tras el arranque en la lectura para encontrar a un socialista de carnet, Jaime Lissavetzky.

Estaba previsto que el primero en leer fuera el Premio Cervantes 2012, José Manuel Caballero Bonald, pero su intensa actividad con la Royal Family; primero con el Rey y la Reina, y después con el Príncipe y la Princesa; le dejaron, como dicen los castizos, ‘devorao’. 

Así que fue Soraya la que pronunció la frase: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho que vivía...”. La vicepresidenta, que es pequeñita y sonriente, parecía una alumna aplicada dando la lección ante un público ávido de que se equivocara para tener ya la anécdota de la jornada. A su lado había gente que interpretaba en lengua de signos lo que allí se iba leyendo. También en una pantalla gigante se veían imágenes de películas de todas las épocas en las que se ha interpretado la obra. Para mí los mejores Quijotes han sido Fernando Fernán-Gómez, Fernando Rey y Juan Luis Galiardo, y de Sancho, sin duda, Alfredo Landa.  

Supongo que de la lectura de esta obra le vino la inspiración a Victoria Beckham cuando decía que España huele a ajo. Ya lo advertía el caballero Don Quijote cuando  tras convertir a su escudero en Gobernador de la ínsula de Baratería le sugería: “Y no comáis ajo amigo Sancho, pues por tu olor sabrán de tu origen humilde”.

El ministro de Educación tiene una voz bonita, supongo que por sus años de colaborador radiofónico, mientras que el presidente de la CAM, Ignacio González, se ayudaba de unas elegantes gafas para leer. Todo lo estético en él es muy cuidado. Botella se encargó de aquello de que por mucho leer y poco dormir se le secó el cerebro, mientras que Juan Miguel Hernández, presidente del Círculo, nos dio las primeras claves de Aldonza Lorenzo, la supuesta bella Dulcinea.

La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, leyó con ese tonillo macarra que tiene acentuado, quizá por su continuador en el relato, que fue José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura y hombre refinadísimo.  

Una voz en off iba agradeciendo a los lectores su participación, mientras que una señorita dirigía casi a empujones a la gente a que abandonara el atril. Mientras, un libro de agradecimiento servía para que los participantes pusieran su rúbrica en tan magno evento. 

Fue curioso cuando al escenario acudió José María Blecua, director de la Real Academia de la Lengua, hombre enjuto casi como el protagonista de la novela, y al lado, le pusieron una moza que pesaba 200 arrobas para interpretar cada palabra que él leía para sordos y mudos.

Entre el público y como miembro del séquito pepero estaba Javier Fernández-Lasquetty, el hombre de moda en el PP, que pasaba inadvertido entre tanto potencial acosable.  

Esta iniciativa arrancó el lunes y durará hasta el miércoles al mediodía aproximadamente. Entre los lectores del martes, podemos destacar al teniente general Carlos Gómez Arruche, que ahora está ganando más dinero que en toda su vida como asesor de una empresa aeronáutica. Tal cual. A las 00:00 horas del martes participará Andrea Brentan, director general de Endesa, que como buen italiano le gusta trasnochar. En la clausura del miércoles podrán ver a Cándido Méndez, secretario general de UGT, quién seguramente gritará, pues es su costumbre cada vez que tiene un micrófono delante. 

A lo largo de estos tres días y para que sea entretenido, la lectura se combina con actuaciones teatrales, conexiones con embajadas, consulados y delegaciones españolas por todo el mundo.

La Feria de las Vanidades
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios