Miércoles, 17 de julio de 2013

Javier Caraballo

MATACÁN

A propósito de Extremadura

30/05/2013 TAGS  >

Extremadura

35
Enviar
69
59
 
0
Menéame
Imprimir

Cuando llegó a la Alcaldía, lo primero que le sorprendió fue la hilera diaria de vecinos que se agolpaba a la puerta del despacho con las peticiones más variadas. Unos pedían ayudas para el alquiler, que ya habían dejado de pagar y les llevaba directamente al desahucio, otros buscaban alguna recomendación para un empleo municipal y otros, abiertamente, reclamaban dinero para cuestiones más rocambolescas, como la primera comunión de alguno de sus hijos. 

La experiencia la cuenta uno de los regidores del Partido Popular que, en las últimas elecciones municipales, se hizo con la Alcaldía de una de las ciudades o pueblos de Extremadura dentro de la oleada de votos que, después de tres décadas de hegemonía socialista en la región, llevó a los populares a gobernar la hasta entonces inexpugnable Junta de Extremadura. Y si lo cuenta no es por remarcar sólo el goteo incesante de peticiones que a diario reciben los ayuntamientos de toda España, y que en el caso de ese municipio extremeño sólo es un exponente fiel de un sistema clientelar, sino por la frustración que le produjo su iniciativa posterior: a pesar de la raquítica realidad de las arcas municipales, logró reunir una partida extraordinaria de un millón de euros para ayudar a la creación de empresas o al autoempleo. “Y lo desolador –añadía el alcalde- es que han pasado los meses y nadie ha solicitado ayudas de esa partida…”

Muchas veces, cuando se analizan los desequilibrios estructurales en España, los datos macroeconómicos o las distintas variables sobre el desarrollo económico que se puedan aportar explican con menor contundencia el porqué de las cosas que estos detalles minúsculos de la realidad cotidiana. Es obvio que con la generalización, a la que muchos son siempre tan propicios, sobre todo cuando se analizan las diferencias regionales, se comete una enorme injusticia sobre las muchas personas que, en regiones como Extremadura, sí se juegan el patrimonio para poner en marcha una empresa, una idea, pero no deja de ser ilustrativo del mal mayor de la sociedad, que va desde el mencionado clientelismo hasta la cultura de la subvención.

Tanto Extremadura como Andalucía se han mantenido a lo largo de los treinta años de democracia en la cola de todos los indicadores económicos y es evidente que, a estas alturas, las razones de fondo de ese atraso ya no se encuentran sólo en la historia, en la evidente discriminación de estas regiones en beneficio del triángulo de desarrollo que se estableció entre Madrid, Bilbao y Barcelona. ¿Es consecuencia de la historia, por ejemplo, que el peso del sector público en Extremadura sea del 23,2% mientras que en el País Vasco o en Cataluña no supere el 9%? Parece evidente que no, que la influencia de la política autonómica desarrollada es mayor que la inercia histórica negativa que, habrá que repetirlo otra vez, es real y constatable. 

¿Cómo y en qué se han empleado los miles de millones de euros de ayudas europeas que han llegado en todos estos años?La misma pregunta se podría hacer también con respecto a Andalucía, con un peso del sector público del 16,8%, o de Castilla-La Mancha, que supera el 18%. Tampoco debe de ser casual que, al mismo tiempo, esas regiones con mayor peso del sector público sean las que tienen más paro, el 36,87% en Andalucía y el 35,56% en Extremadura, según la última Encuesta de Población Activa, diez puntos por encima de la media nacional.

Ahora que ya han comenzado, aunque sea tímidamente, las negociaciones sobre el nuevo modelo de financiación de las autonomías, otra vez van a aflorar los agravios regionales. Y otra vez, como ya ocurrió hace unos días en la reunión de los barones del PP con la intervención del presidente de Extremadura, José Antonio Monago, se establecerá un debate gastado de comunidades ricas y pobres, como si las primeras fueran las causantes de la pobreza de las segundas o, en sentido contrario, como si las ‘comunidades pobres’ estuvieran vampirizando a las ‘regiones ricas’. Un debate de trazos gruesos, plagado de medias verdades, que a nada conduce y, sobre todo, que lo único que provoca es que cada cual proyecte en los demás la responsabilidad de sus propios actos.

Esa será la tentación, cuando lo que se precisa aquí es justo lo contrario, un debate descarnado sobre la realidad autonómica; un balance serio y riguroso sobre la gestión en las autonomías, en cada una de ellas, sin entrar en el rifirrafe de los agravios en los que tantos se amparan. La realidad de las autonomías de hoy es, sobre todo, consecuencia de sus gestores en los últimos treinta años, y alguna vez tendrá que hacerse en España ese balance que coloque a cada cual en su sitio. La respuesta a una sola pregunta podría hacer temblar los cimientos de muchas autonomías. ¿Cómo y en qué se han empleado los miles de millones de euros de ayudas europeas que han llegado en todos estos años? Respondamos a esas preguntas y, a partir de ahí, lo demás: un sistema de financiación autonómico más estable, que eleve la exigencia de responsabilidad y autogestión en las autonomías, y, sobre todo, un modelo de financiación que acabe de una vez con la anomalía del cupo vasco y navarro que lo distorsiona todo, antes incluso de comenzar a barajar.

Cuando el economista norteamericano Arthur Laffer, nuevo gurú de los males de la crisis española, se pone a repasar la realidad de España, lo más llamativo no son sus recetas sobre las bajadas de impuestos, sino la impresión que se lleva el hombre cuando nos analiza como país. Es eso que dice Laffer: “España es probablemente el país con más potencial que he conocido en mi vida y el que más lo ha desaprovechado”. La reflexión es perfecta porque ese vértigo es, precisamente, el que nos falta en España. La torpeza de poder ser y no conseguirlo nunca. El clientelismo, el nacionalismo o la mera inoperancia. A propósito de Extremadura, podemos repasarnos todos. 

35
69
59
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

35

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

35No seas pardillo 31/05/2013 | 20:32

Que simpleza,el Per existe igual que existe el Plan de la Mineria,la Reconversion Textil,las Ayudas a la Industria de la Automocion o la reforma de RTVE,cualquiera de estas ultimas ha absorvido muchos mas fondos que los miseros 420 euros del per,y todo por no hablar de los famosos Planes de Desarrollo que fueron donde fueron y que posibilitaron no solo el crecimiento de ciertas regiones que no se sienten españolas sino el despoblamiento de otras que si lo son o por ultimo de las ingentes cantidades de dinero publico gastadas en Forum de las Culturas,Olimpiadas, Exposiciones internacionales nada rentables para el erario publico,e incluso aeropuertos sin pasajeros y lineas de AVE que solo utilizan 5 pasajeros al dia.Dejen de tocar las narices que en Extremaura los hay buenos,malos y regulares como en todos sitios,y por cierto con los millones de la Gurtel y los millones desaparecidos fraudulentamente en los Eres andaluces se cubre buena parte del presupuesto anual de Extremadura.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 1

34ANCRIMAR 31/05/2013 | 18:19

#27 Yo tambien soy Extremeño , estudie en un colegio de Caceres tambien hice algun curso en la escuela de Magisterio aunque deje el Magisterio no tenia vocacion.
Mi tio una persona inteligente me dijo "antes heramos pobres pero honrrados , con el PER seguimeo siemdo pobres pero deshonrrados."Toda España hablará mal de nosotros.
Pero para paradojas una solo.
Tenemos el extremadura alta un pueblo Valverde del Fresno en mi epoca cuando implantaron el PER con un buen nivel de vida para lo que se llevaba por la zona , y dos pueblecitos en Salamanca fronterizo con Caceres , Payo y Peñaparda con un nivel de vida inferior y que sus habitantes emigraron en masa a Francia.
Con el PER los de Valverde lo cobraban y los mas desfavorecidos de Payo y Peñaparda no los cobraban , eso fue una tremenda injusticia .
Pero con esas subvenciones los del PSOE han gobernado durante treinta años , aunque han quedado a Extremadura con un paro del 35%
Pero eso es culpa de otros.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

33ANCRIMAR 31/05/2013 | 18:08

Cuando la Union Sovietica se rompio ,los Rusos llegaron al convencimiento que no les importaba esa ruptura ellos con su trabajo y petroleo estaban artos de subvencionar al resto de las republicas.
Si Europa se rompe y si se rompe el Euro se creara una Europa trabajadora la del Norte y nos hecharan a España Portugal Grecia e Italia , estan artos de nosotros.
España es lo mismo , tenemos comunidades que son viables economicamente y otras que no lo son , por lo tanto que cada arbol aguante a su mochuelo , es decir una hacienda distinta por comunidades autonomas y unos salarios distintos para comunidad autonoma y que cada comunidad autonoma pague a sus funcionarios en funcion de lo que recauda.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

32Arcano1964 31/05/2013 | 17:31

#29

Serán privados viviendo de lo público, pero bien que les interesa a los consejeros de Enseñanza tenerlos para bajar el coste medio por alumno de forma notable.

Así que ¿quién vive de quién?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

31Delazarza 31/05/2013 | 00:08

Y 2
Y lo grande es que se sienten orgullosos o nos dan lecciones, como alguno hace en su comentario o invitando a crear 17 estados en vez de taifas, hablando con el lenguaje de los separatistas que para sentirse “integrado” han adoptado.
O, aún peor, como un paisano nuestro, que vive en el que es, o era alcalde el actual presidente de ERC, al que hacían propaganda, ponían los carteles y le hacían los trabajos que sin ellos, tendría que haber pagado…
”Nos hemos hecho separatistas, para ver si así nos tratan mejor”

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Matacán es el blog de Javier Caraballo en El Confidencial, desde donde abordará la actualidad política y social andaluza. A lo largo de las tres últimas décadas, Caraballo ha pasado por distintos medios de comunicación de prensa, radio y televisión, y en especial en El Mundo en Andalucía, donde ocupó el cargo de redactor jefe. En la actualidad, colabora con las tertulias de Onda Cero Herrera en la Onda y La Brújula.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios