La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Saben aquél... del economista, el matemático y el contable

Algunos economistas suelen contar un chiste que merece la pena recordar estos días. Un matemático, un contable y un economista acuden a una entrevista de trabajo. El

Algunos economistas suelen contar un chiste que merece la pena recordar estos días. Un matemático, un contable y un economista acuden a una entrevista de trabajo. El primero en entrar es el matemático, y su entrevistador le pone a prueba con una pregunta absurda. ¿Cuánto son dos y dos?, le espeta. El matemático, sin titubear y un tanto contrariado, le responde de un tirón: ‘Por supuesto que cuatro’.

A continuación entra a la sala el contable, y el entrevistador le hace la misma pregunta. ¿Cuánto son dos y dos? ‘De media, son cuatro’, le contesta el contable. Ya se sabe la obsesión de los contables por cuadrar balances. El último en entrar a la sala es el economista, quien nada más escuchar el problema de labios de su interlocutor cierra las puertas y entorna las ventanas para asegurarse que nadie le pueda oír. ‘¿Cuánto quiere usted que salga?’, le susurra al oído.

A veces escuchando al presidente del Gobierno da la sensación de que Zapatero se ha convertido en una especie de aprendiz de brujo de la economía. Utiliza las estadísticas de forma torticera y últimamente saca pecho con un argumento: España está mejor de lo que dicen los mercados. En particular en lo relacionado con el stock de deuda pública. Y es verdad que España cerró el año pasado con un endeudamiento público equivalente al 53,2% del PIB, 25 puntos menos que en la eurozona.

Sostiene Zapatero, igualmente, que gracias a ese bajo nivel de endeudamiento,  el pago de intereses representa únicamente el 2% del PIB, muy por debajo del 3% que, como media, destinan los países de  en este documento. Prácticamente igual que la eurozona.

 

Se dirá, entonces, que no hay problema, ya que estamos como ellos. Pero con una diferencia. Mientras que en la eurozona la carga de intereses crecerá ligeramente gracias a los bajos tipos de interés que han abaratado la deuda (aunque haya crecido el desequilibrio fiscal) en España aumentará nada menos que un 72%. O dicho en términos más elocuentes. Si este país se gastó el año 2009 -presupuesto inicial- 17.400 millones de euros en el servicio de la deuda, en 2013 es muy probable que esa cifra se haya ya duplicado, hasta el entorno de los 35.000 millones de euros. Una cifra, como se ve, al menos inquietante.

Una verdad a medias

El Gobierno puede argumentar que, efectivamente, la cantidad es relevante, pero  no hay que olvidar que en los años 90 el pago de intereses llegó a rozar el 5% del PIB. En concreto, un 4,8% entre 1992 y 1996. Estamos, de nuevo, ante una gran verdad. Aunque sólo a medias. España logró reducir aquella carga financiera insoportable gracias a la contención del gasto público, pero sobre todo por el efecto escalón que supuso pasar de unos tipos de interés cercanos al  10% en los últimos años de la peseta, a unos tipos que tras el nacimiento del euro llegaron a situarse en el entorno del 2%. Como se ve, mucho ahorro que no volverá a reproducirse por razones obvias. El único recorrido que tiene el precio del dinero en los próximos años es al alza.

Lo que sucedió ayer en los mercados de deuda es significativo. El atormentado Tesoro Público tuvo que pagar un 3,58% por colocar bonos a cinco años. ¿Mucho o poco? Desde luego bastante más que el 2,75% de hace menos de un par de meses, el 10 de marzo. ¿Y saben cuánto costará esta sangría a los contribuyentes? Pues teniendo en cuenta que el Tesoro emitirá este año unos 225.000 millones de euros, si se consolida un diferencial de 100 puntos básicos con Alemania, esto significa ni más ni menos que esos malditos bastardos que responden al nombre de mercados  nos van a costar más de 2.000 millones de euros. Ya puede el Fiscal General del Estado echarlos un galgo, como sugirió ayer. Lo peor, sin embargo, es que la fiesta no ha hecho más que empezar.

Las probabilidades de que el Reino de España quiebren son nulas (otra cosa es que se vea obligado a refinanciar una parte de su deuda), pero lo que está claro es que España ha bajado a la segunda división y durante mucho tiempo tendrá que convivir con diferenciales situados entre 100 y 200 puntos básicos respecto de Alemania.  Exactamente lo mismo que le sucedió a Italia durante la última década.

También se podrá decir que 35.000 millones de euros en pago de intereses al año no son mucho para un país cuyo producto interior bruto equivale a 1,05 billones de euros. Pero la comparación sería más correcta si se hace respecto del gasto total y no del PIB.

Un país hipotecado

Volvamos a utilizar las cifras de la UE. Según la Comisión Europea, en 2011 el gasto público total de España equivaldrá al 44,7% del PIB (con unos ingresos previstos del 35,9%). ¿Qué quiere decir esto? Pues que cerca del 8% de los recursos públicos se destinarán sólo al pago de intereses. Pero es que si se elimina la Seguridad Social (que se autofinancia) se estaría hablando de que este país se gastará en los próximos años alrededor de doce de cada cien euros sólo en el servicio de la deuda.

La deuda pública volverá, por lo tanto, a ser la partida más importante del presupuesto, incluso por encima del desempleo. De hecho, si se suman estas dos partidas eso significa que cuando el ministro de Hacienda de turno comience a elaborar las cuentas del  reino, ya sale con un déficit de 60.000 millones de euros, cantidad que debe asumir sin mover una coma para respetar los compromisos adquiridos. El pago de la deuda es sagrado (salvo que se vaya a una reestructuración  como están descontando los mercados), y lo mismo sucede con el desempleo, salvo que se quiera caer en estallidos sociales como en Grecia.

O dicho con otras palabras. Este país se gastará en pagar la deuda dos veces y media más de lo que destinará este año a infraestructuras. Como se ve, un modelo de gestión de los recursos públicos.

La evolución del endeudamiento, por lo tanto, sí es un problema. Y si no que se lo digan a Italia, cuyo servicio de la deuda llegó a representar entre 1992 y 1996 un extraordinario 11,6% del PIB. Ni que decir tiene que ese modelo de crecimiento basado en pedir dinero al exterior era insostenible, y eso  explica que cuando comenzó a retirarse la metadona con la que crecía la economía italiana, el país ha permanecido estancado durante al menos una década. Exactamente lo mismo que le puede suceder a España, que como se ha demostrado -y habida cuenta del enorme apalancamiento de los agentes económicos privados (familias y empresas)- se ha venido abajo cuando le han retirado la gasolina. O sea, el crédito.

Hay que decir en honor a la verdad que Pedro Solbes, que ha sido una calamidad como ministro, tuvo la visión estratégica de dedicar buena parte de los superávits presupuestarios anteriores a la crisis en reducir el stock de deuda, y eso ha dado capacidad de maniobra al Gobierno para articular políticas anticíclicas. Decir que Elena Salgado es la ministra de Economía no es más que un juicio de intenciones.

Pero  dicho esto, lo que no parece razonable es que el Gobierno presuma de una insensatez, como es pensar que los mercados no leen los papeles. Los leen y pasan factura. Y ahí está lo que sucedió ayer. Entre otras cosas debido a algo extraordinariamente importante. Un aumento de las rentabilidades supone en paralelo un descenso de los precios de los activos (bonos u obligaciones), y eso va directamente contra el balance de los bancos y cajas españolas, que en buena medida son quienes han comprado ingentes cantidades de deuda pública. Y sólo le faltaba esto al sistema financiero. Empezar a dar pérdidas por la caída del valor de sus activos.

 

#39
A mi me parece una buena idea lo del &034;corralito&034; para los nacionalistas catalanes. Que los metan y los dejen allí.

Ah..y el artículo de la regla de tres muy lógico.
Ampliar comentario
#38
Muchas gracias, profesor, por sus siempre deliciosos artículos.
El de hoy no suscitará mucha polémica.
Hay un complejo militar-industrial o sea, que las autoridades militares están aliadas o liadas con las empresas que viven de la defensa.
Análogamente, hay un complejo [sí, mala traducción de complex]regulatorio-financiero entre los responsables de la regulación de los mercados financieros y las empresas que los integran.
A ver si en el próximo desayuno su amigo nos dice algo de Mario Draghi y, en general, de ese fenómeno que se llama &034;la captura del regulador&034;.
Ampliar comentario
#37
15 . vamos a ver si los catalanes lo ponen de presidente de su republica.
empezarian pero que muy bien.
en la cosa nacional tenemos que cambiar la constitucion para ver si votamos directamente por el presidente del gobierno, como creo que lo hacen en el PERU.
alli tenian a la fujimori y aqui tenemos una nieta que ya esta medio madura y no pasa nada, pero esto va despacio.
al escribir me viene a la mente lo de los tecnocratas que creo lo hicieron bastante bien.
la verdad es que nos tuvieron a dieta por largo tiempo. el sentido comun es algo que no abunda.
y con lo de la dieta me viene a la mente lo de los PIIGS, pero no los nacionales, sino los naturales que han estado al palo todo el tiempo.
Ampliar comentario
#36
19 Efectívamente, es una verguenza, pero no nos debemos olvidar que lo hecho, hecho está. Y que bancos [sinverguenzas casi todos y usureros muchos] son la cerradura de esta puerta, y necesitan engrasarse. Eso es así, nos guste o no. Y creo que en lugar de enfadarse, habría que pensar en cómo arreglarlo [eso ya lo estamos viendo] y en cómo evitar que esto vuelva a producirse. e hilando con todo esto, me gustaría hacer una indicación. Cuando se habla de Eurobonos [y de los &034;hispabonos&034;] se está hablando de cómo Alemania [o España] va a respaldar la deuda contraída, sí. Pero la señora Merkel no va a permitir que gastemos más de lo que ingresamos, y los presupuesto serán aprobados por Bruselas. Esto significa un adiós a la soberanía fiscal nacional, pero estaremos en una Europa de verdad [y nada de &034;yo gasto ahora lo que me da la gana, y emito más bonos...no, ya no hay bonos, sólo eurobonos y nos los emite cualquiera]. Una Europa fiscal y montariamente unida, y cada gobierno a ocuparse de cómo distribuye su presupuesto. ¿Y si hacemos el &034;hispabono&034;? Traduzcan esa &034;Europa&034; a &034;España&034;, y a ver qué opinan las autonomías...Personalmente, ojalá &034;hispabono&034;=&034;Eurbono&034;. Buen fin de semana
Ampliar comentario
#35
¡¡¡Joven!!!

¡¡¡Dígale a su amigo, por favor, que mire quienes son los principales accionistas de McGraw Hill!!!

Bueno para que no se canse ya se lo digo yo:

Goldman Sachs y T.Rowe Price [fondo de inversión con sede en Baltimore], entre otros &034;big banks&034; y &034;big funds&034;.

¡¡¡A que sí que mandan!!!

Nada, un placer.


Ampliar comentario
#34
14 Estoy totalmente de acuerdo con ud.
Cualquiera que monte un negocio sabe que le puede ir bien o mal,en funcion de multiplicidad de factores que por no aburrir se podrian resumir en 2: entorno economico en el que esta inmerso dicho negocio,y capacidad del adiministrador para gestionar el negocio en dicho entorno.
Pero claro,eso no es aplicable a todos los negocios...solo a los &034;no poderosos&034;.Los &034;si poderosos&034; [como la banca,que ud cita],tienen resuelto el problema de la mala gestion con las &034;ayuditas&034; que recibiran de la clase gobernante.Ayudita que provendra en definitiva del bolsillo de todos aquellos que no forman parte del &034;negocio poderoso&034;.
Osea,que la frase &034;la banca siempre gana&034;,deberia ser el undecimo mandamiento.
Lo que pase con mi economia...en cierta manera me da igual.Pienso que ya me espabilare.Pero lo que me repatea el higado es que mi hijo haya de pagar de una forma u otra,las &034;fiestecitas&034; que se han dado estos delincuentes.A eso me referia en mi anterior post:esta gentuza pide prestado dinero hoy que ,con sin escapatoria posible,deberan pagar nuestros hijos y nietos.
un saludo
Ampliar comentario
#33
14 Estoy muy de acuerdo con tu comentario. Como la banca se lo ha montado para hacer de la usura un negocio en apariencia &039;como los demás&039;.

Otra cosa que yo sigo sin entender es por qué el BCE les presta dinero a los bancos al 1,25%, y en cambio a mi no. Ni siquiera a mi ayuntamiento, comunidad o país. No, todos los demás lo tenemos que pedir a esos bancos, con intereses superiores al 4%. Vaya invento, yo también quiero.

Y otra, ¿que significa esa expresión tan de moda de &039;recapitalización de la banca&039;? Si lo entiendo bien, es que han prestado muchísimo más de lo que tienen, y la única forma de &039;arreglarlo&039; es inyectándoles dinero. Que bueno, yo tambien quiero. Que venga el BCE a &039;recapitalizar&039; mi empresa. Ah, no, que solo se aplica a bancos. Los demás podemos quebrar tranquilamente.
Ampliar comentario
#32
no aprenden y los aficionados no entendemos.
1-la ROCA que parecia pero no era Gibraltar.
2-ENRON. lo mejor.
3-MADOFF,con clientes en la peninsula.
4-Los GRANDES BANCOS.
5-los menores en asociaciones de LOANS.
6-AIG.
7-mas y mas.
la cosa es que tanto alli como aqui los ladrones que andan sueltos siempre llaman dos veces como el cartero.
con lo de la evidencia externa parece que no se puede.
Ampliar comentario
#31
confirmadico
lo que dijo mi amigo
lo mejor de los catalanicos
son los de san quirico.
bienvenidos.
cuando hice una revision historica sobre el ebro y ademas le meti lo de la memoria historica me llamaron mentiroso en forma educada, asi que cambiaremos la presentacion.
ademas el politico catalan mas honesto me salio aragones, pero metido en la burbuja.
ademas el politico mas representativo por elegido me salio pelao.
si los amigos de sanquirico tienen notas de todo esto tienen para un buen rato.
Ampliar comentario
#30
D. Leopoldo,

Le admiro llevo 15 años estudiando economía, pero con sus libros, charlas y articulos consigue hacer de lo complicado algo sencillo.

Por favor metasé en política necesitamos gente como Vd, con grandes dosis de sentido común.
Ampliar comentario
#29
hispabobos...
Ampliar comentario
#28
A mi me da la impresión de que lo de los hispabonos del tal Mas-Colell no es sino una forma más de arruinarnos a través de las diferentes autonosuyas que los políticos han tenido a bien colocarnos desde la Transición para su uso y disfrute como neocaciques de nueva planta.
Ampliar comentario
#27
Buenas a todos,me parece que hay un &034;pequeño&034; problema de enfoque sobre todo este asunto...
Me parece absurdo que sigamos dandole vueltas a de que manera podemos conseguir dineros para gastar hoy,pagandolos mañana [con sus intereses correspondientes,claro].
Eurobonos,Hispabonos,Terrabonos,o lo que quieran:todo eso es combustible para seguir sumergiendonos en el abismo al que nos esta llevando el gran poder [la gran banca] y sus servidores [los politicos].
Hasta que no asumamos que no debemos gastar lo que no tenemos,seguiremos creando instrumentos que solo sirven para beneficiar al gran capital y empobrecer a la ciudadania.
La unica manera de resolver un problema es enfrentandose a el antes de que se haga mayor,y lo que estamos haciendo nosotros es justamente lo contrario...esquivandolo y pasandolo a las generaciones venideras.
Mas nos vale a todos cambiar nuestra mentalidad,y reconocer que somos en realidad como unos pobretones a los que les toco la loteria,y que no han sabido gestionar la fortuna.
Cuando acaba la partida,independiente de como quedaron los bolos despues de tirar,baja la maquina que pondra a cada uno en su sitio.Y la maquina ya esta bajando...


Ampliar comentario
#26

Me gusta leerlo Sr. Abadía, tiene usted el don de la palabra suelta y soñante que la busca en cualquier matiz o con una copa en la mano. Y ahora brindemos por esa cosa tan rara de seguir viviendo. Yo más modesta con mi fiel White Label y usted con su Cardhu. Mientras guardamos el tiempo en una espera en una regla de tres o en una regla compuesta. Chim-chim. ¡Salute!


Ampliar comentario
#25
Más Europa es más Estado y el Estado no es la solución, es el problema.

Debemos aprovechar el limón autonómico y hacer una limonado promoviendo la segregación voluntaria, en vez de tener que soportar la integración forzosa.

Los Estados-Nación democráticos,donde cualquiera puede ocupar temporalmente el poder y saquear a sus vecinos utilizando la regla mayoritaria, donde nos vemos obligados a aceptar un dinero fiduciario y a admitir un sistema financiero basado en la apropiación indebida y la estafa, gestionado por un banco central que, a su vez, orquesta una banca con reserva fraccionaria [de hasta el 2%, que tiene narices], se están demostrando inviables.

Libre comercio y ciudades independientes donde impere lo privado y desaparezca, por completo, lo público. Alternativa radical, pero la única viable para luchar contra este socialismo de todos los partidos que nos lleva a la ruina.
Ampliar comentario