La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Para qué necesitamos a Dios si tenemos a Teddy

Paradojas de la vida. Hace algunas décadas la Escuela de Fráncfort lanzó un furibundo ataque contra la mercantilización de la cultura. Adorno, Marcuse o Horkheimer  reprochaban

Paradojas de la vida. Hace algunas décadas la Escuela de Fráncfort lanzó un furibundo ataque contra la mercantilización de la cultura. Adorno, Marcuse o Horkheimer  reprochaban la creación de cultura a partir de sistemas de producción capitalistas basados en la división del trabajo.

Adorno sostenía que los medios de comunicación de masas (ahí está el repugnante ‘caso Murdoch’) son instrumentos de alienación cultural que “tienden a crear reacciones automatizadas y amortiguan la respuesta individual”, mientras que Horkheimer alertaba sobre las consecuencias ideológicas de una cultura “estandarizada y producida en función de criterios económicos al margen de normas estéticas”.

Tanta facundia iluminó durante años a buena parte de la izquierda española, pero hubo un momento en el que alguien debió pensar que bastaba de monsergas. Y aquí está la paradoja. Fue entonces cuando Teddy Bautista decidió construir a partir de la SGAE un potente motor de la actividad cultural, aunque conservando, al mismo tiempo, esa imagen alternativa y anticapitalista heredera de la Escuela de Fráncfort. Aquel espíritu que iluminó los movimientos contraculturales de los años 60, con Marcuse como icono del cambio social.

Bautista hizo esta mutación, desde luego, con un argumento sólido y formalmente impecable: la necesidad de dignificar la propiedad intelectual. Un esfuerzo sin duda necesario en un país acostumbrado a despreciar tanto la propiedad privada como la pública mediante la socialización de pérdidas.

Tanto cambiaron los impulsores de la nueva criatura que la ‘E’ de España se le cayó a la SGAE a mediados de los 90, cuando los editores se incorporaron a la organización. La SGAE es hoy la Sociedad General de Autores y Editores. Había nacido el sindicato vertical de la cultura. Empresarios y profesionales de la creación unidos con un solo objetivo: recaudar

El empeño tuvo su recompensa. La SGAE pasó de ser una reliquia de los tiempos de Arniches y Ruperto Chapí a un formidable emporio puesto a disposición de los creadores. Pero en el camino, Teddy y los suyos mudaron de piel, aunque formalmente y de cara a la galería seguirían siendo herederos de esa visión romántica y un tanto ácrata de la cultura.

Tanto cambiaron los impulsores de la nueva criatura que la ‘E’ de España se le cayó a la SGAE a mediados de los 90, cuando los editores se incorporaron a la organización. La SGAE es hoy la Sociedad General de Autores y Editores. Había nacido el sindicato vertical de la cultura. Empresarios y profesionales de la creación unidos con un solo objetivo: recaudar. Aunque fuera a costa de convertir la cultura en una caja registradora. Eso sí, sin perder la imagen bohemia y un pelín antisistema.

La verdad revelada

Es conmovedor, en este sentido, leer el Auto del juez Ruz cuando narra cómo algunos de los detenidos tienen residencia en las mejores calles del Barrio de Salamanca, aunque las vacaciones las hagan en casoplones de los Caños de Meca, donde sin duda hay buen rollito.

Tanta abundancia de recursos económicos hizo creer a muchos que el antiguo líder de Los Canarios era una especie de verdad revelada. Hasta el punto de que se le podría aplicar aquello que dijo el New York Times del anterior presidente de la Reserva Federal: “Para qué necesitamos a Dios si tenemos a Greenspan”.

Teddy Bautista es, sin duda, el Dios de la recaudación; pero, como diría Adorno, ha acabado por convertir a la SGAE en lo peor de ese capitalismo del que recela. De ese capitalismo  que algunos artistas deprecian en público, aunque tributen fuera de España. La SGAE es hoy un reino del amiguismo en el que se ha confundido una noble tarea -el reconocimiento de la propiedad intelectual- con la creación de un lobby cultural basado en el clientelismo político, lo que ha acabado por expulsar a muchos creadores de un coto privado vedado a la crítica y a la tolerancia intelectual. Apenas el 2% de los socios votaron en las últimas elecciones.

Lo peor, con todo, es que esa identificación de la SGAE con el mal ha acabado por arrastrar la propia imagen de la cultura, que hoy muchos ven como una industria parasitaria del Estado

Tanto sectarismo, y aquí está el problema, explica que hoy en España se vea a la SGAE como una organización tramposa que distribuye de forma arbitraria sus recursos entre los autores. O mejor dicho, entre determinados autores.

Lo peor, con todo, es que esa identificación de la SGAE con el mal ha acabado por arrastrar la propia imagen de la cultura, que hoy muchos ven como una industria parasitaria del Estado, que diría el juez Ruz. La aversión de muchos ciudadanos hacia el mundo de la creación explica, sin lugar a dudas, que en España todavía se vea como un acto lícito la piratería de la propiedad intelectual. Precisamente por esa falta de credibilidad de las entidades de gestión de derechos.

A la cabeza de ellas, la SGAE, convertida por Bautista y los suyos en una suerte de sindicato tramposo que ha confundido cultura con la recaudación. Haciendo buena aquella frase que le gustaba decir a Jorge Semprún: ‘Oyen hablar de cultura y se echan la mano a la cartera’.

Es lo que pasa cuando aprendices de brujo se meten a capitalistas, aunque luego se reniegue del libre mercado y de la competencia. Ese es, probablemente, el pecado sin posible redención de Bautista. Haber degradado la palabra cultura hasta límites insoportables por haber querido instrumentalizarla con fines sectarios. Al final, y aquí está el fondo del problema, ni hay industria cultural ni la cultura ocupa un papel relevante en la sociedad. La cultura se ve hoy como un territorio de subvenciones sin ninguna influencia en la cosa pública, lo que sin duda empobrece a un país huérfano de ideas. Ése es el error Bautista.

#37
para cerrar con la chorrada del mienbro de la junta de directores que no sabe nada de responsabilidad fidiuzaria pero que salio en todos los programas que pudo.
&039; los trabajadores de la SGAE son gente honrada &039;.
nadie ha dicho nada de las secretarias, empleados de mantenimiento,limpieza y mas.
claro que seguramente son gente honrada en ese grupo.
este mamon de la junta de directores no se ha enterado que los chorizos son los elegantes.
Ampliar comentario
#36
37 No sólo eso.
Puedo decir que, en mi caso, he publicado dos CD&039;s con sendas aplicaciones informáticas dedicadas a temas históricos, y dos libros. Todos ellos con su registro, tasas y copias en el Depósito Legal y la Biblioteca Nacional.

No sólo no he recibido un céntimo de la sociedad choricera esa, sino que tuve que pagar un recargo extra por publicarlos y adquirir CD&039;s .

No puedo decir que hayan sido un éxito editorial, pero seguro que más de un &039;directivo&039; - que sí lo cobra - no superó mis cifras de distribución en el extranjero.

¡Así se defienden los derechos de autor, la cultura, y el mangoneo!

Y conste que no pido ni pedí nada; es más: pido que se copien y se regalen. Yo ya pagué y cobré casi todos los costes y la utilidad e interés de las obras siguen vigentes [modestia aparte].

Las sisas y mordidas cedidas por el poder público a particulares - sean los gorrillas aparcacoches o los gorilas de la SGAE - son tropelías y estafas.
Ampliar comentario
#35
Hay que ver la manera sectaria de apreciar la cultura. En este país solo llaman cultura a aquellas actividades artísticas capaces de generar dividendos provenientes de derechos de autor. ¿Que pasa con pintores, escultores, arquitectos...?, que cobran únicamente por obra realizada y nunca más cobran un duro por el disfrute que realicen de sus obras terceras personas. La Constitución dice que todos somos iguales en deberes y en derechos. Si a músicos, cupletistas y titiriteros se le pagan derechos de autor de por vida, aparte de lo ya cobrado por sus conciertos y encargos en su día. Pintores, escultores y arquitectos exigimos también cobrar derechos de autor de por vida, por el uso y disfrute de nuestras obras. De no ser así se vulneraría nuestra Constitución.

Ampliar comentario
#34
el articulo empieza bien con ideas y un toque de discusion que va bien como transfondo cultural de toda esa cosa que esta de moda.
enseguida pasamos al exito economico de la SGAE.
despues vamos a los derechos de autor que ahora son los derechos de los creadores.
queda implicito que todos somos medio ladrones porque usamos los ordenadores que son y que nos convierten en violadores en serie de los derechos de los 100.000 socios.
pero ahora resulta que hay unos cobradores que cobran a la sooltada;
estamos hablando ahora de cientos de millones de euros y de cientos de miles de creativos porque en los 100.000 de sanluis no estan todos, faltan mas y el dia que los herederos de agustin lara pidan lo de madrid, entonces llegamos al millon.
acabamos conque la famosa SGAE es una sociedad de chorizos.
Ampliar comentario
#33
Este el el cerdo: Se casaron en octubre de 1982 en la iglesia de San Antonio de la Florida, ella con sus 17 años disimulando su embarazo bajo un traje y abrigo largos de raso blanco, el de esmoquin con pajarita rosa, como reza la crónica social publicada entonces por ABC. Hablamos del actual presidente de la SGAE, Teddy Bautista y de Paloma Siles, la mujer que actualmente vive en las calles de Madrid mendigando con su guitarra y rodeada de perros porque no puede sobrevivir con los 350 euros que le pasa su ex.
Paloma compartió muchos éxitos con Teddy, compuso canciones, estuvo de gira con el musical Jesucristo Superstar y, según contó este miércoles en televisión, a su regreso se dio cuenta de que su marido le había sido infiel y le tenía preparada una encerrona para separarse de ella sin dejarle nada.

Ampliar comentario
#32
No, señor. El error no es de TB, él sólo ha aplicado la ideología de la izquierda española que se resume en practicar todo aquello que le gusta negar a los demás. Disfrazando con demagogia su hambre de dinero, pasta, guita, parné. Es lo único que le preocupa a esta izquierda de pacotilla. Todo por la pasta.
Ampliar comentario
#31
28 Un pequeño matiz a la afirmación siguiente&034;que reivindica lo que él, en el gobierno, no ha sabido gestionar, una crisis intelectual, etica y politica sin precedentes en la izquierda española&034; No eds que no supiera getionar, es que él, Rubalcaba, fue el gestor de esa crisis intelectual, etica y politica sin precedentes en la izquierda española y lo fue desde su función de portavoz con Felipe [GAL], su gestión en los terribles acontecimientos de Atocha, el caso Faisan etc. etc. CARENCIA TOTAL DE ETICA-
Ampliar comentario
#30
Me parece un linchamiento infumable. O es culpable porque ha sido condenado o lo hemos crucificado en vida.
Ampliar comentario
#29
6

yo hago lo mismo que tu, me compro los libros en una web británica que es la hostia, tengo los libros en tres dias en mi casa a mejor precio y en perfectas condiciones...

no consumo absolutamente nada de música o cine español... cuando deje de existir la pirateria de la SGAE entonces volveré a consumir libros, peliculas y música nacional, pero con este robo y este chantaje, sabiendo que son UNOS CEJEROS que han mantenido al gobierno MAS NEFASTO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA, asi no...

ahora veremos que hace el gobierno de Rajoy con esta mafia, es que quiero verlo, si el PP no legisla para terminar con el abuso de estos PADRINOS, entonces de nada nos valdrá el cambio de gobierno... Espero que Rajoy tome nota, espero que el PP se de cuenta del descredito de esta mafia y del odio que le tenemos los españoles a estos cerdos...
Ampliar comentario
#28
TEDDY

Como cobran el impuesto?
Presto

Que es lo que quiere esta casta?
Pasta

Quien salvaguarda al artista?
Bautista

Mas siguióles bien la pista,
dejando todo a la luz
y quedaron a la vista
los enredos del artista
por la labor del Juez Ruz

Guerrero del antifaz
Ampliar comentario
#27
aquí se habla mucho de legalidad o ilegalidad y se olvida uno de que la ley la hace Juan Palomo &034;yo me lo guiso, yo me lo como&034;. la SGAE, señores, es un fiel retrato de LA MAFIA, piénselo y verán como es así, &034;o nos pagas o te quedas sin el negocio o trabajo&034; y luego a comprar teatros, castillos[ellos les llaman &034;sedes&034;]y de lo que queda, pagar a unos cuantos y el resto a la saca.LA MAFIA, SEÑORES, LA MAFIA, Ah, y todo MUY LEGAL
Ampliar comentario
#26
El articulista pasa por alto uno de los datos mas importantes del actual auge de la SGAE, este es la connivencia politica con el estrambote zapaterista.

La SGAE alcanza su esplendor por los favores del poder que mediante una legislacion favorecedora les ha permitido expoliar el dinero del contribuyente, a cambio de un apoyo propagandistico lamentable.

Ahora tenemos un ejemplo mas de la impostura de la izquierda, soy de izquierdas pero vivo como un capitalista; formo parte de un gobierno que arruino a mi pais, pero estoy con las reivindicaciones de los indignados; o como en China, un pais ultracapitalista celebrando el aniversario de su partido comunista.

Al final asistimos a la debacle de una forma de actuar y engañar en politica, camuflando los intereses economicos personales en un lenguaje populista y de superioridad moral sobre el que no opina como tu o simplemente dice la verdad.

Y el sumo sacerdote de esta impostura es Rubalcaba, que reivindica lo que él, en el gobierno, no ha sabido gestionar, una crisis intelectual, etica y politica sin precedentes en la izquierda española.
Ampliar comentario
#25
¡Que lejos queda la genial y popular juglaresca!... Estos caraduras van de rojos, pero eso sí, RICOS, RICOS... y ni por asomo se le ocurre, por ejemplo al Victor Manuel, o a su ínclita compañera Ana Belén, REPARTIR SUS MUCHÍSIMOS DINEROS ENTRE EL PROLETARIADO NECESITADO, como ellos, adalides rojos y comunistas, predican para &034;los ricos&034; [YA, y ellos, ¿Qué son...?].
Que conste en acta que me gustan mucho algunas canciones de Victor Manuel, y he admirado a Ana Belén... profesionalmente, claro. Pero por eso mismo los pongo como paradigma de &034;Gauche-Caviar&034;, lo más falso e hipócrita que se puede dar. Todos ellos, &034;dignos&034; personajes, hechura de tipos como el hoy aclamado y, por supuesto, publicitado, Pérez, alias faisán, alias Gal , alias 11 M, alias, micro-Goebbels, alias mini-Maquioavelo...
Puaggg!!! ¡¡CÓMO APESTA TODO ESTO!!!
Ampliar comentario
#24
¿Cuál es la razón para que la SGAE o la CCMM sean propietarias de teatros? Hacer competencia a los dueños de teatros a los que les cobran impuestos y tasas...

Además obviamente de meterse los directivos las comisiones correspondientes por la compra de los inmuebles por parte de la SGAE...

Y seguir robando posteriormente en la producción de los shows que exhiben.

Ampliar comentario
#23
Título irreverente a la par que pretencioso.
Ampliar comentario