La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Susto y muerte: esta semana comienza la legislatura

Sostenía Adorno que escribir poesía después de Auschwitz era un acto de barbarie. Y seguir hablando exclusivamente de abaratar el despido en un país con más
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Sostenía Adorno que escribir poesía después de Auschwitz era un acto de barbarie. Y seguir hablando exclusivamente de abaratar el despido en un país con más de cinco millones de parados -que ha perdido, además, el 11,5% de su fuerza laboral en apenas tres años- no deja de tener aires de crueldad. O de saña, como se prefiera.

    Pero, desgraciadamente, el debate sobre el desastroso funcionamiento del mercado laboral español se ha empobrecido tanto que de una forma un tanto mecánica se suele abordar la falta de empleo sólo desde la óptica del coste del despido. Probablemente, por razones ideológicas o por un cierto equívoco sobre la realidad de un mercado de trabajo roto y enfermo. Y que entre sus ‘hazañas’ cuenta con un dato espeluznante: sólo el 2,2% de los contratos temporales (la tercera parte de los asalariados) tiene una duración superior a seis meses, lo que pone de relieve la jungla laboral en la que vive España.

    Se olvida a menudo, sin embargo, que los costes de indemnización por despido representan apenas el 1,5% de los costes laborales totales. O dicho en otros términos. La estadística oficial aclara que si el coste bruto de un trabajador para la empresa se sitúa en 30.819 euros al mes (incluyendo cotizaciones sociales, gastos de formación o prestaciones sociales), la indemnización por despido apenas llega a los 412 euros al año. Por poner un ejemplo, las empresas gastan 15 veces más en pagar cotizaciones sociales que en despedir.

    Se olvida a menudo que los costes de indemnización por despido representan apenas el 1,5% de los costes laborales totales. Las empresas gastan 15 veces más en pagar cotizaciones sociales que en despedir

    La realidad es tan cruda que sobran comentarios adicionales. Pero lo cierto es que el ‘mantra’ del despido está ahí. Y bien hará el nuevo Gobierno en demostrar con hechos que la clave de bóveda de la reforma está en realidad en las condiciones de contratación. Pero también en preguntarse por qué no contratan los empresarios, aunque sin apriorismos ideológicos. Y sólo alrededor de esta consideración, debe articularse la nueva legislación. Ya sea, revisando la protección judicial de los ceses laborales -respetando en todo caso los derechos fundamentales- o reduciendo los costes extrasalariales que lastran la contratación. O a través de la creación de un nuevo contrato sin duración determinada, algo que sin duda incentivaría el compromiso de los trabajadores con sus empresas. Y que serviría como estímulo para que los empleadores inviertan en formación de sus trabajadores, lo cual es incompatible con un mercado laboral basado en el principio de ‘usar y tirar’ a través de la contratación temporal.

    Dos informes, dos

    Tiene razón Mariano Rajoy, por lo tanto, cuando confiesa que “el Gobierno no lo puede todo”. Y sin duda que esta frase la recordará en los próximos días, cuando tenga sobre su mesa de trabajo dos informes demoledores sobre la herencia que le ha dejado Zapatero. Uno ya se conoce en líneas generales, y lo firma el Fondo Monetario Internacional. Y el otro lo publicará el Banco de España en próximos fechas, cuando certifique que 2012 volverá a ser un año perdido en ese viaje a ninguna parte que ha emprendido la economía española desde el estallido de la burbuja inmobiliaria.

    Y lo que dice el Banco de España -que ha adelantado la publicación del informe respecto de las fechas habituales- es que la recesión está aquí y ha venido para quedarse durante algunos trimestres, salvo que el Gobierno acierte con sus medidas. No basta con tocar el piano, hay que tocar las teclas correctas. Como tampoco basta con subir impuestos y recortar gastos. Reformar no es lo mismo que meter la tijera.

    Como han puesto de manifiesto multitud de estudios, la dependencia de las decisiones del Estado provoca a menudo lo que los especialistas denominan tax churning, un fenómeno que se produce cuando los poderes públicos cobran impuestos con una mano -introduciendo distorsiones en la asignación de los recursos- y con la otra reparten bienes entre las mismas personas a las que previamente ha gravado. En otras palabras, una especie de batidora fiscal altamente ineficiente a la hora de asignar los recursos públicos.

    Tiene razón Rajoy cuando confiesa que “el Gobierno no lo puede todo”. Y sin duda que esta frase la recordará en los próximos días, cuando tenga sobre su mesa de trabajo dos informes demoledores sobre la herencia que le ha dejado Zapatero

    El informe del Banco de España no hace más que certificar lo que sostiene el FMI. Y aunque es verdad que el cargo no hace la virtud, sino sólo la presupone, todo indica que Fernández Ordoñez acertará. Entre otras cosas por la enorme inercia que tiene la economía. En particular, en todo lo relacionado con el mal comportamiento del mercado de trabajo, que básicamente sigue siendo el mismo desde hace 30 años.

    Como han dejado escrito los economistas Alesina y Giavazzi, es verdad que la resistencia al cambio viene de antiguo, y está demostrado que todas las legislaciones laborales tienden a proteger a los que están dentro del mercado de trabajo y a los afiliados de los sindicatos. También, habría que decir, a las nomenclaturas de las organizaciones empresariales. Por el contrario, tienden a poner obstáculos a los trabajadores en paro y a los jóvenes que buscan incorporarse al mercado de trabajo.

    El pasado, de nuevo el pasado, enseña lo que no hay que hacer. Tras la última recesión, España sólo volvió a crear empleo en el segundo trimestre de 1994, cuando el PIB aumentaba ya a un ritmo elevado: nada menos que el 2,6% en términos anuales, una utopía en las actuales circunstancias. Se crearon 98.000 empleos, aunque después de haberse perdido casi un millón de ocupados, lo que dice muy poco en favor de la economía para crear puestos de trabajo y de una arquitectura institucional en las relaciones laborales simplemente absurda, lo que sin duda exigiría crear una Ponencia en el Congreso de los Diputados para poner al día el obsoleto Estatuto de los Trabajadores.

    España no aprendió la lección, y en eso estamos. De nuevo con el despido a modo de bálsamo de fierabrás. En todo caso, lo que está claro es que la reforma laboral será la prueba del nueve para saber si quien manda en el equipo económico de Rajoy: De Guindos o Montoro. No es un asunto baladí. Marcará toda la legislatura. Es la hora de Fátima Báñez.

    #45
    Compartir
    Las Agencias son totalmente PARTIDISTAS la bruja lola si no acierta lo mismo que ellos casi casi WDELTA
    Ampliar comentario
    #44
    Compartir
    Pero, ¿Todavía creen a estos?
    La bruja Lola acierta más y con menos mala leche.
    Ampliar comentario
    #43
    Compartir
    Mientras no haya crecimiento económico superior al 2%, ya podemos hasta permitir dar de latigazos a tus empleados, que nadie va a contratar. Más bien lo que va a pasar si liberan el despido es justo lo contrario de lo que dicen pretender: habrá más paro, más déficit, menos crecimiento y mas inestabilidad social.
    Ampliar comentario
    #42
    Compartir
    7
    El fraude fiscal de la empresa se reparte en: 85% gran empresa-15%pyme y autónomo. Las empresas grandes tienen grandes posibilidades de deducirse los impuestos que quiera, monopolizan el mercado y llevan a la quiebra a las pequeñas. Las grandes empresas tienen mucho poder, y lo utilizan para conectarse con los poderes públicos, manipulando la legislación en su beneficio y perjudican en la práctica a la economía productiva real porque se convierten en oligopolio. Tiran hacia abajo los salarios, reduciendo el poder adquisitivo de quienes tenemos que consumir sus productos. Son, en definitiva, demasiadas y demasiado grandes para controlarlas, mas bien somos nosotros los controlados por ellos.
    Aquí la agricultura, la ganadería y la pesca están en ruina porque son pequeños y medianos productores que dependen de un mercado controlado por muy pocas compañias enormes que manejan los precios a su antojo para tener unos márgenes del 1000 o 2000%. Pero los melones, pollos o doradas que consumimos, los consumimos por necesidad, no porque existan las grandes distribuidoras. Sin esos márgenes de las multis, consumiríamos más y nuestros empresarios y autónomos ganarían mas [y tributan mas].
    Ampliar comentario
    #41
    Compartir
    45 El problema es que los sindicatos no pueden aprobarlo porque se les ponen de uñas los afiliados, y los empresarios no defienden las Pymes sino las grandes empresas y tienen otros objetivos.

    Al final veremos como legisla este gobierno.. si lo hacen mal estamos todos jodidos.. porque las pymes son las que crean el 80% del empleo hoy en dia..
    Ampliar comentario
    #40
    Compartir
    42 ESPINO.
    Así es... ni más ni menos...
    Ampliar comentario
    #39
    Compartir
    El que un paro importante beneficia a los empresarios es fácil de entender. ¿Y a los sindicatos? ¿les beneficia o les perjudica?.
    Ampliar comentario
    #38
    Compartir
    24 No conozco a ningun empresario que le guste despedir trabajadores, un trabajador es una inversion y un activo de la empresa, que se forme y sea productivo , cuesta muschos años,

    El abaratamiento del despido, permitira que muchas empresas sigan vivas, ya que nadie puede soportar un sobrante del 20% de plantilla, se comen la empresa entera y al final sobran el 100% cuando se cierra.
    Ampliar comentario
    #37
    Compartir
    17 Por fin un comentario con sentido comun, esa es la realidad, la empresa que despide esta mal de tesoreria, y no puede destinar nada a las indemnizaciones, por lo que al final acaba hundiendose y cerrando y el 100% a la calle.

    Una opcion podria ser que el trabajador despedido estuviera obligado a cobrar la indemnizacion por ejemplo en 1 año, de esa forma cobraria cada mes el desempleo y su indemnizacion y el empresario podria salvar la empresa y al resto de trabajadores

    Ampliar comentario
    #36
    Compartir
    17 Por fin un comentario con sentido comun, esa es la realidad, la empresa que despide esta mal de tesoreria, y no puede destinar nada a las indemnizaciones, por lo que al final acaba hundiendose y cerrando y el 100% a la calle.

    Una opcion podria ser que el trabajador despedido estuviera obligado a cobrar la indemnizacion por ejemplo en 1 año, de esa forma cobraria cada mes el desempleo y su indemnizacion y el empresario podria salvar la empresa y al resto de trabajadores

    Ampliar comentario
    #35
    Compartir
    34 Eso y las 14 pagas que el trabajador es tan tonto que no sabe ahorrar para navidades ni para las vacaciones de verano. Explícale eso a un americano que se queda viendo bichos...
    Ampliar comentario
    #34
    Compartir
    En este país por mucha reforma laboral que se haga no se va a crear empleo debido a la falta de demanda.
    No hay tejido productivo,no se fabrica nada porque no hay fábricas, todo se fabrica fuera ya que es mas barato.
    No hay agricultura ni ganadería es mas barato comprar fuera que producirlo nosotros.
    Lo poco abierto sobrevive,no se como.
    De los grandes mejor no hablar, son los grandes destructores de empleo y de las pymes. Solo faltaba la apertura 24 horas.
    En cuanto a los autonomos se dan de baja y trabajan como pueden intentando pagar lo menos posible, primero no producen para pagar y segundo antes que pagar mas impuestos intentan comer ellos y su familia.
    Soluciones:
    -Adelgazar el estado para que no necesite tantos impuestos y así deje respirar a los ciudadanos.
    -Eliminar subvenciones a sindicatos, partidos, organizaciones empresariales. Que vivan de sus cuotas y si no que desaparezcan y nos hacen un favor. El bajar 20% la subvención es reirse de nosotros.
    -Ayudar a los que de verdad creaban empleo [pymes], mientras contratar cueste tanto dinero[Sueldo, seguridad social,etc...] aqui no contrata nadie, igual digo de los autonomos.
    -Banco decente no usurero.
    Ampliar comentario
    #33
    Compartir
    36 Muchos transeúntes observan desde la barrera como se alimentan estos inmundos seres, y es tanta su desesperación que no les importaría llevarse algún bocado de ese tipo a la boca. Pero los coprófagos no se lo permiten, ¡todo es para ellos!, todo queda en familia.

    ¡¡¡Buen provecho!!!

    Lo siento amigos, quería escribir de que esta crisis es diferente , pero se me ha ido el santo al cielo y se me ha hecho tarde. Así que lo dejaremos para otro día.
    Un saludo
    Ampliar comentario
    #32
    Compartir
    35 Para mí y para muchos más, está claro, que esta crisis no es como las anteriores. No tiene las mismas causas, por ello la terapia a aplicar debe ser distinta, y más en nuestro país, que lleva renqueante bastantes años [desde mucho antes de la crisis]], debido a que su Sistema está basado en un modelo anticuado y ampliamente superado, por otros más adecuados para los tiempos que vivimos. Con esto quiero dar a entender, que sí queremos empezar a salir de la crisis, es prioritario cambiar de modelo, por otro más acorde con la realidad.


    Sí queridos amigos, creo que debemos cambiar por otro patrón. El que aquí tenemos está podrido, huele muy mal, y por ello nadie se atreve a acercarse sin taparse la nariz. ¿Qué les voy a decir a ustedes? ¡Sí lo saben seguramente mejor que yo! Los únicos que llegan y se impregnan hasta las cachas de nuestro modelo [con pocas excepciones], son los señores de La Casta [políticos, financieros, sindicatos, etc.], y no porque les pille desprevenidos, sino porque son hijos de la misma materia putrefacta. Han surgido en la podredumbre y continúan nutriéndose y refocilándose en ella. Nada tiene de extraño, son un todo de origen común. Son coprófagos de nacimiento. SIGUE&
    Ampliar comentario
    #31
    Compartir
    Te aburres y te cansas de ver que todo sigue igual, mejor dicho, que la cosa va a peor. Lo que suelen hacer los articulistas de El Confidencial, es escribir sobre problemas aislados, estancos. Qué sí hoy el problema laboral, mañana el problema sanitario, pasado el problema autonómico, etc., etc., y así se van desgranando los temas, sin que alguien se atreva a presentar [aunque sea por capítulos], una idea de conjunto del gran problemón que tenemos en España actualmente.

    Yo pienso que no es posible solucionar todos los problemas de este país, uno por uno, pues mientras se trata de arreglar este o aquel, entonces, uno u otros de los demás que están a la espera se van descuajeringando. Cuando se corrigen estos últimos, los primeros ya se han estropeado o están en ello. Y así siempre, como una noria que gira y gira a trompicones, sin poder alcanzar nunca un ritmo armónico. Hay que ir a la madre del cordero , y que según los entendidos, no es otra que esta crisis es diferente y por ello su tratamiento también debe serlo . SIGUE&
    Ampliar comentario