La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La Pasionaria argentina y su cachorro marxista

Se llama Axel Kicillof. Nació en 1971 y se presenta en público como “el presente y el futuro” de la Argentina. No es un cualquiera ni

Se llama Axel Kicillof. Nació en 1971 y se presenta en público como “el presente y el futuro” de la Argentina. No es un cualquiera ni un fanfarrón. Ni mucho menos un ignorante o un indocumentado. Fue profesor de la Universidad de Buenos Aires -donde presentó una tesis doctoral sobre Keynes que mereció el premio extraordinario de Facultad- y actualmente es número dos del Ministerio de Economía. Pero es, sobre todo, el ojito derecho de la presidenta argentina, y en torno suyo se ha construido una leyenda en el país.

Kicillof  manda gracias a su solvencia intelectual. Aunque también a su capacidad para estar siempre en la sombra, incluso cuando daba órdenes en Aerolíneas Argentinas. El ministro Soria todavía recuerda una reunión con su colega de Economía, Hernán Lorenzino, en la que éste miraba de soslayo a su lugarteniente para pedir su aprobación o medir su respuesta gestual a la conversación. Kicillof se había colocado en su segundo plano en la reunión, pero su mirada no dejaba lugar a dudas sobre quién mandaba.

Nunca se pone corbata y conserva intacto su aspecto de estudiante rebelde forjado en caóticas asambleas de la UBA. Y lo que es todavía más importante. Es el autor intelectual -estamos ante uno de los economistas más sólidos de su generación- de un proceso político de indudable calado que devuelve a la Argentina al centro del debate internacional. Pero no por sus aportaciones a la ciencia económica, sino por recuperar la figura de la ‘expropiación forzosa’ para hacer política. Sin duda, una estrategia suicida en mundo globalizado, pero útil a efectos de consumo interno de la política.

Kicillof no es ni un desarrapado ni un radical de medio pelo que esgrime argumentos trasnochados. Es, sin duda, el líder más carismático de La Cámpora, una agrupación juvenil alentada y financiada por Néstor Kirschner y ahora presidida por su hijo Máximo, que le ha situado en el centro del poder. Y el ‘caso Repsol’ es, en este sentido, sólo el movimiento táctico de una pieza en el tablero argentino

Es polemista y ha descalificado en público a quienes han escrito que es hijo de un psicoanalista y nieto de un rabino originario de Odessa. Incluso ha negado que sea marxista. Él, simplemente, reivindica de la figura de Keynes desde un ángulo radical.  ‘Son los fantasmas de la derecha’, ha dicho. Al tiempo que ha dejado bien claro que ‘ese desparpajo de las clases dominantes se está acabando’.

Argumentos trasnochados

Kicillof no es, desde luego, un desarrapado o un radical de medio pelo que esgrime argumentos trasnochados. Es, sin duda, el líder más carismático de La Cámpora, una agrupación juvenil alentada y financiada por Néstor Kirschner y ahora presidida por su hijo Máximo, que le ha situado en el centro del poder. Y el ‘caso Repsol’ es, en este sentido, sólo el movimiento táctico de una pieza en el tablero argentino.

Si se consuma el asalto a la petrolera hispano-argentina, vendrán detrás otras multinacionales en aras de recuperar ese concepto manido hasta la extenuación como es la ‘soberanía nacional’. Y que en Argentina tuvo sus primeros episodios en los años 30 del siglo pasado, cuando comenzaron a operar los cambios que culminarían con la llegada al poder del general Perón una década más tarde.

De las nuevas corrientes políticas surgidas en ese periodo, el nacionalismo se convirtió en el discurso predominante a través de una publicación seminal: La Argentina y el imperio británico: Los eslabones de una cadena, de los hermanos Irazusta.

De aquel nacionalismo de primera hora surgió una corriente populista favorable a la nacionalización de la incipiente industria petrolífera.  Y fue Yrigoyen, un nacionalista moderado, quien puso en 1922 en manos de un general con dotes de mando la dirección general de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Aunque no en régimen de monopolio, como hizo en España el general Primo de Rivera.

La experiencia anterior había sido nefasta. Pese a que ya en 1907 se habían descubierto ricos yacimientos en la Patagonia, el país seguía importando crudo de EEUU y México a través de la Standard Oil, poco interesada en aumentar la producción de hidrocarburos autóctonos. Como no podía ser de otra manera, la opinión pública bonaerense desplegó toda su hostilidad contra el capital extranjero, en particular contra la petrolera de los Rockefeller, fiel aliada de una oligarquía corrupta y decadente. Aunque su delito, sobre todo, era ser estadounidense, porque mientras tanto, y por la puerta de atrás, quien hacía negocios era la británica Royal Dutch Shell.

Imperialismo económico

El antinorteamericanismo no procedía sólo de las clases medias o del Partido Radical, sino también de los ricos hacendados que tenían que pagar elevadas cantidades por materias primas que estaban en su propio país. O de los exportadores de las pampas y de los partidos conservadores, hartos de tanto imperialismo económico.

Cámbiense las palabras Standard Oil por Repsol y EEUU por España, y se entenderá mucho mejor lo que le espera a las inversiones españolas en Argentina si prospera el asalto a Repsol. De ahí la importancia de lo que está en juego. El nacionalismo económico ha vuelto a prender en la región, y aunque lo más fácil sea echar la culpa a CFK y aledaños ideológicos, lo cierto es que la diplomacia española debe estar lista para que no le birlen a Repsol las joyas de su corona.

Cámbiense las palabras Standard Oil por Repsol y EEUU por España, y se entenderá mejor lo que le espera a las inversiones españolas en Argentina si prospera el asalto a Repsol. El nacionalismo económico ha vuelto a prender en la región, y aunque lo más fácil sea echar la culpa a CFK y aledaños ideológicos, lo cierto es que la diplomacia española debe estar lista para que no le birlen a Repsol las joyas de su corona. Pero sin sobreactuar, como los malos actores

El estar listos no significa, sin embargo, sobreactuar ante la opinión pública como ha hecho el ministro Soria, que como un mal actor ha querido aprovechar sus cinco minutos de gloria para lanzar una soflama tan desproporcionada como patética. Los intereses de España son los de España, y no los de una empresa privada, por muy grande que sea, aunque se llame Repsol. Esa respuesta excesiva  -sobre todo cuando 400 grandes empresas operan el país- sólo ayuda a dar argumentos a quienes hablan de neocolonialismo español en el cono sur.

Es evidente, sin embargo, que España tiene que actuar, pero ofreciendo soluciones y no problemas. Y en este sentido, parece razonable pensar que la única salida posible, como ha dicho la senadora Eugenia Estenssoro, hija de un antiguo presidente de YPF, es provocar un nuevo equilibrio de fuerzas en el consejo de la petrolera. Aumentando el peso del Estado argentino a costa de la participación de la familia Eskenazi, quien increíblemente adquirió su participación en la petrolera con un préstamo de la propia Repsol.

Este reequilibrio accionarial necesariamente obligaría a Repsol a pactar tanto su política de dividendos como de inversiones, y de esta manera se apagaría un incendio que ninguna de las dos partes debe alentar. La presencia de personajes como Kicillof en la partida da a entender que no se trata de un grupo de aventureros, sino de políticos bien formados con una estrategia definida.

Una salida no pactada -algo que desde luego no es fácil con un Gobierno populista y demagogo como el de CFK- perjudicaría a los dos países, pero sobre todo al resto de empresas españolas que operan en la región.

Los vientos del nacionalismo económico no han dejado de soplar, y es mejor peinarlos con cordura que con palabras gruesas que sólo enfangan el terreno.

Precisamente, el escenario en el que mejor se desenvuelven gobiernos como los de Cristina Fernández, que ya sólo puede acudir a los sentimientos nacionales para hacer política económica. Al fin y al cabo, lo que importa a los argentinos no es de quién es la petrolera, sino que el tanque esté lleno al mejor precio posible.

#134
Muy de acuerdo con usted. En España nos pierden las formas, no es momento de bravuconadas ni de burlas, como ocurre en la tele. Ayer, en el Gran Debate de Telecinco, ridiculizaban a la Presidenta de Argentina, elegida democráticamente, como acotó un argentino del público. La llamaron, &034;esta señora&034;. Mal, muy mal. Hicieron un resumen de sus tratamientos estéticos y encima, Jordi, reía. Así no se gana una batalla y menos la guerra. Sentí verguenza.
Ampliar comentario
#133
Os agitan el señuelo de la Pasionaria y el marxismo y entráis al trapo muy bravos, pero el peronismo no es comunista, es fascista.

El caso es que por muy populista, demagógica y ladrona que sea la Kirchner, no pienso hacerle el juego a Repsol. El dinerito que pagó YPF lo sacó de exprimirnos a los españolitos para colocar a , empresarios de cajas de ahorro como Bufrau, abogados del estado como Lezo Mantilla, ingenieros funcionarios como Sanz Mendiola, y etc, etc. Mirad quién manda en Repsol, telefónica, La Caixa o Bankia ¿Esta gente son empresarios? ¡Venga ya! Opositores y politiquillos. Estos jamás se han jugado sus cuartos para montar ni un chiringuito de playa. Pero viven a todo tren gracias a nosotros.

Por cierto, Repsol [Campsa] fue una nacionalización de Primo de Rivera para ¡defender la soberanía económica nacional-española!

Y en general: el problema no es que el Estado español quiebre, el problema es que antes de que quiebre nos lo quitarán todo.
Ampliar comentario
#132
A PERRO CAIDO LAS PULGAS ATACAN... eso es lo que le esta pasando a Espana con esta mentecata ignorante de Cristinia K. argentina. Se aprovecha del mal estado del pais, pensando que no va a hacer nada [como hicieron los otros] ni vamos a pelear y luchar por lo nuestro.... habrá consecuencias ya que como el bumerán, volverá a picarle a ella.
Ampliar comentario
#131
A PERRO CAIDO LAS PULGAS ATACAN... eso es lo que le esta pasando a Espana con esta mentecata ignorante de Cristinia K. argentina. Se aprovecha del mal estado del pais, pensando que no va a hacer nada [como hicieron los otros] ni vamos a pelear y luchar por lo nuestro.... habrá consecuencias ya que como el bumerán, volverá a picarle a ella.
Ampliar comentario
#130
Ese fulano al que aluden es un jodido teórico de pizarra, cuando tuvo que demostrar con resultados sus teorias en aerolineas argentinas ya dejó clara su valía, un mierda. Los argentinos se tienen que poner las pilas de una vez [como los españoles] ahora solo les falta un Lenin pampero.
Ampliar comentario
#129
No creo que Brufau tuviese mucho margen de maniobra. Simplemente han enviado a la policía a robar. Ante eso poco se puede hacer.

Lo curioso es que habrá en España muchos willys Toledos que aplaudirán la decisión ya que toda expropiación de empresas es de izquierdas y que además echarán la culpa a repsol oaAl capitalismo mundial cuando dentro de un año haya desabastecimiento o inflación galopante en Argentina.

No me he leído todos los comentarios pero seguro que hay alguno así.
Ampliar comentario
#128
Bueno el mal ya está hecho.O el Brufeau no supo manejar la situación y controlar la visión sociopolítica del asunto o bien la maniobra es una prueba de fuerza por parte del régimen peronista.En mi opinión el Banquero debió de ser más sensible hacia lo social y nacional e invertir más dinero en la explotación de los yacimientos que controla y no cegarse en las ganancias.Piénsese que el costo del barril en extracción esta en 20 dólares y su recorrido hasta la venta llega a 50 dólares.Pero ya se sabe en manos de este banquero Brufeau las cosas no podían de ningún modo ser favorables si no se trataba con corderos.Y los corderosa estallaron.Y ahora qué?. Pues ahora hay que apoyarle, no a él claro sino a las empresas españolas.Y hay que ir a todas, guste o no guste, a todas.¡Vamos Mariano, que eso es la guerra!, despierta ya!
Ampliar comentario
#127
Bueno,a estos señores de Miramar Capital Marbella yo no les conozco, pero se que son una empresa de asesoramiento financiero debidamente registrada en la CNMV con el numero 52. Y que tienen oficinas en Madrid, [Torre Picasso] Marbella [Ricardo Soriano] y Malaga. Por lo tanto deben de ser una empresa seria y solvente. Ademas sus analistas escriben en Expansion,Cotizalia,ect,,,
Ampliar comentario
#126
Coincido plenamente en que la actuación estelar del ministro Soria días atrás fue patética. Esa tremenda salida de pata de banco le deja muy tocado como ministro.
Hay que hacer menos comedia y actuar con más eficacia.
Ampliar comentario
#125
De momento, el Señor Obama y los lideres americanos a la manga de ladrones, le han parado los pies. Si hubiéramos estado con Zp o algún otro gobierno corrupto-socilista , nos quitan hasta las calzas.
Ampliar comentario
#124
¿TAN PRONTO TE SEDUJO EL SR.GARZON?.
Ampliar comentario
#123
No estoy de acuerdo esta no es Pasionaria esta es o por lo menos era &034;GUERRILLERA&034;, confirmado por informes Argentinos.Haber si la ehcan pronto por el bien de todos y sobre todo de los Argentinos que no se que hacen para sacar a esta especie,
CLARO QUE EL PUEBLO ESPAÑOL TAMBIEN SACO A ESTE &034;ZAPATERO&034;.
Ampliar comentario
#122
En definitiva, que este brillante economista [si es que a algún keynesiano se le pueda tratar de brillante] y rebeldillo adolescente eterno, es el culpable de la ruina de Argentina.
Por cierto, Mr. Sánchez, otra vez ha dejado salir a sus fantasmas personales ¡eh?
Ampliar comentario
#121
121, Los Esquenace adquirieron el 25% de YPF, compañía Peterson,bajo ayuda prestataria por parte de Repsol.El Sr. Enrique Esquenaze, presidente, y el Sr. Brufeau se llevan de maravilla y sonríen juntos cosa que no ocurre con sus antiguos protegidos los Kichsner.Parece ser que la nueva Evita se inclina ahora hacia una alianza con los Borghemini que no hacen ascos a la penetración en el mundo petrolífero.
Los Esquenaze no tendrían problemas en el pago de la deuda si no se produce una estatalización de la compañía.
Repsol,el Sr. Brufeau, quiere hablar, está dispuesto a ceder pero de momento ha movilizado a Europa entera.Le bastan con 8000 millones de dolares para no tener pérdidas pero él sabe que su mayor pérdida sería el no participar en la explotación del yacimiento de la Vaca Muerta.Y fíjense como actúa este pájaro de Brufeau: con respecto a Guinea el tipo se desplazaba de incógnito con Moratinos a ver al dictador y pretendía rendirle honores en el Congreso de los Diputados.Ahora negocia vender a lukooil el 30% de Repsol.
Ampliar comentario
#120
111

Señor, ya podría haber hablado de sus propios intereses que al tenerlos más cerca seguramente los conocerá mejor, y no hablar de los míos ya que a mi no me conoce usté de ná.

Yo no tengo acciones de la Repsol y la gasolina la pongo donde me peta señor. Algunos sitios los tengo vetados pero porque los litros que ponen por allí deben de tener menos de 1.000 cc -o me lo parece a mi- pero éso no depende de la compañía suministradora señor, sino del dueño de la gasolinera.

No, no me pregunte que no sé andendarán los inspectores de la cosa.

Mire, yo no sé si el presidente de la Repsol lucirá mantilla y peineta por ahí, pero si fuese tan española como dicen su gasolina sería más barata que la de las demás compañías, oiga, que no sé si será así, pero el hecho es que con los impuestos lo redondean todo y el precio es el mismo.

¿A ver si no?.

Total que entiendo que la Repsol, puede que por ser española, resulte que pague más impuestos que la BP, la ELF francesa.

Aquí mi web

Ampliar comentario