Miércoles, 17 de julio de 2013

La Pasionaria argentina y su cachorro marxista

15/04/2012 TAGS  >

Argentina

138
Enviar
130
102
 
0
Menéame
Imprimir

Se llama Axel Kicillof. Nació en 1971 y se presenta en público como “el presente y el futuro” de la Argentina. No es un cualquiera ni un fanfarrón. Ni mucho menos un ignorante o un indocumentado. Fue profesor de la Universidad de Buenos Aires -donde presentó una tesis doctoral sobre Keynes que mereció el premio extraordinario de Facultad- y actualmente es número dos del Ministerio de Economía. Pero es, sobre todo, el ojito derecho de la presidenta argentina, y en torno suyo se ha construido una leyenda en el país.

Kicillof  manda gracias a su solvencia intelectual. Aunque también a su capacidad para estar siempre en la sombra, incluso cuando daba órdenes en Aerolíneas Argentinas. El ministro Soria todavía recuerda una reunión con su colega de Economía, Hernán Lorenzino, en la que éste miraba de soslayo a su lugarteniente para pedir su aprobación o medir su respuesta gestual a la conversación. Kicillof se había colocado en su segundo plano en la reunión, pero su mirada no dejaba lugar a dudas sobre quién mandaba.

Nunca se pone corbata y conserva intacto su aspecto de estudiante rebelde forjado en caóticas asambleas de la UBA. Y lo que es todavía más importante. Es el autor intelectual -estamos ante uno de los economistas más sólidos de su generación- de un proceso político de indudable calado que devuelve a la Argentina al centro del debate internacional. Pero no por sus aportaciones a la ciencia económica, sino por recuperar la figura de la ‘expropiación forzosa’ para hacer política. Sin duda, una estrategia suicida en mundo globalizado, pero útil a efectos de consumo interno de la política.

Kicillof no es ni un desarrapado ni un radical de medio pelo que esgrime argumentos trasnochados. Es, sin duda, el líder más carismático de La Cámpora, una agrupación juvenil alentada y financiada por Néstor Kirschner y ahora presidida por su hijo Máximo, que le ha situado en el centro del poder. Y el ‘caso Repsol’ es, en este sentido, sólo el movimiento táctico de una pieza en el tablero argentino

Es polemista y ha descalificado en público a quienes han escrito que es hijo de un psicoanalista y nieto de un rabino originario de Odessa. Incluso ha negado que sea marxista. Él, simplemente, reivindica de la figura de Keynes desde un ángulo radical.  ‘Son los fantasmas de la derecha’, ha dicho. Al tiempo que ha dejado bien claro que ‘ese desparpajo de las clases dominantes se está acabando’.

Argumentos trasnochados

Kicillof no es, desde luego, un desarrapado o un radical de medio pelo que esgrime argumentos trasnochados. Es, sin duda, el líder más carismático de La Cámpora, una agrupación juvenil alentada y financiada por Néstor Kirschner y ahora presidida por su hijo Máximo, que le ha situado en el centro del poder. Y el ‘caso Repsol’ es, en este sentido, sólo el movimiento táctico de una pieza en el tablero argentino.

Si se consuma el asalto a la petrolera hispano-argentina, vendrán detrás otras multinacionales en aras de recuperar ese concepto manido hasta la extenuación como es la ‘soberanía nacional’. Y que en Argentina tuvo sus primeros episodios en los años 30 del siglo pasado, cuando comenzaron a operar los cambios que culminarían con la llegada al poder del general Perón una década más tarde.

De las nuevas corrientes políticas surgidas en ese periodo, el nacionalismo se convirtió en el discurso predominante a través de una publicación seminal: La Argentina y el imperio británico: Los eslabones de una cadena, de los hermanos Irazusta.

De aquel nacionalismo de primera hora surgió una corriente populista favorable a la nacionalización de la incipiente industria petrolífera.  Y fue Yrigoyen, un nacionalista moderado, quien puso en 1922 en manos de un general con dotes de mando la dirección general de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Aunque no en régimen de monopolio, como hizo en España el general Primo de Rivera.

La experiencia anterior había sido nefasta. Pese a que ya en 1907 se habían descubierto ricos yacimientos en la Patagonia, el país seguía importando crudo de EEUU y México a través de la Standard Oil, poco interesada en aumentar la producción de hidrocarburos autóctonos. Como no podía ser de otra manera, la opinión pública bonaerense desplegó toda su hostilidad contra el capital extranjero, en particular contra la petrolera de los Rockefeller, fiel aliada de una oligarquía corrupta y decadente. Aunque su delito, sobre todo, era ser estadounidense, porque mientras tanto, y por la puerta de atrás, quien hacía negocios era la británica Royal Dutch Shell.

Imperialismo económico

El antinorteamericanismo no procedía sólo de las clases medias o del Partido Radical, sino también de los ricos hacendados que tenían que pagar elevadas cantidades por materias primas que estaban en su propio país. O de los exportadores de las pampas y de los partidos conservadores, hartos de tanto imperialismo económico.

Cámbiense las palabras Standard Oil por Repsol y EEUU por España, y se entenderá mucho mejor lo que le espera a las inversiones españolas en Argentina si prospera el asalto a Repsol. De ahí la importancia de lo que está en juego. El nacionalismo económico ha vuelto a prender en la región, y aunque lo más fácil sea echar la culpa a CFK y aledaños ideológicos, lo cierto es que la diplomacia española debe estar lista para que no le birlen a Repsol las joyas de su corona.

Cámbiense las palabras Standard Oil por Repsol y EEUU por España, y se entenderá mejor lo que le espera a las inversiones españolas en Argentina si prospera el asalto a Repsol. El nacionalismo económico ha vuelto a prender en la región, y aunque lo más fácil sea echar la culpa a CFK y aledaños ideológicos, lo cierto es que la diplomacia española debe estar lista para que no le birlen a Repsol las joyas de su corona. Pero sin sobreactuar, como los malos actores

El estar listos no significa, sin embargo, sobreactuar ante la opinión pública como ha hecho el ministro Soria, que como un mal actor ha querido aprovechar sus cinco minutos de gloria para lanzar una soflama tan desproporcionada como patética. Los intereses de España son los de España, y no los de una empresa privada, por muy grande que sea, aunque se llame Repsol. Esa respuesta excesiva  -sobre todo cuando 400 grandes empresas operan el país- sólo ayuda a dar argumentos a quienes hablan de neocolonialismo español en el cono sur.

Es evidente, sin embargo, que España tiene que actuar, pero ofreciendo soluciones y no problemas. Y en este sentido, parece razonable pensar que la única salida posible, como ha dicho la senadora Eugenia Estenssoro, hija de un antiguo presidente de YPF, es provocar un nuevo equilibrio de fuerzas en el consejo de la petrolera. Aumentando el peso del Estado argentino a costa de la participación de la familia Eskenazi, quien increíblemente adquirió su participación en la petrolera con un préstamo de la propia Repsol.

Este reequilibrio accionarial necesariamente obligaría a Repsol a pactar tanto su política de dividendos como de inversiones, y de esta manera se apagaría un incendio que ninguna de las dos partes debe alentar. La presencia de personajes como Kicillof en la partida da a entender que no se trata de un grupo de aventureros, sino de políticos bien formados con una estrategia definida.

Una salida no pactada -algo que desde luego no es fácil con un Gobierno populista y demagogo como el de CFK- perjudicaría a los dos países, pero sobre todo al resto de empresas españolas que operan en la región.

Los vientos del nacionalismo económico no han dejado de soplar, y es mejor peinarlos con cordura que con palabras gruesas que sólo enfangan el terreno.

Precisamente, el escenario en el que mejor se desenvuelven gobiernos como los de Cristina Fernández, que ya sólo puede acudir a los sentimientos nacionales para hacer política económica. Al fin y al cabo, lo que importa a los argentinos no es de quién es la petrolera, sino que el tanque esté lleno al mejor precio posible.

138
130
102
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

138

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

138mabaro 22/04/2012 | 13:04

Muy de acuerdo con usted. En España nos pierden las formas, no es momento de bravuconadas ni de burlas, como ocurre en la tele. Ayer, en el Gran Debate de Telecinco, ridiculizaban a la Presidenta de Argentina, elegida democráticamente, como acotó un argentino del público. La llamaron, "esta señora". Mal, muy mal. Hicieron un resumen de sus tratamientos estéticos y encima, Jordi, reía. Así no se gana una batalla y menos la guerra. Sentí verguenza.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

137opr 17/04/2012 | 11:39

Os agitan el señuelo de la Pasionaria y el marxismo y entráis al trapo muy bravos, pero el peronismo no es comunista, es fascista.

El caso es que por muy populista, demagógica y ladrona que sea la Kirchner, no pienso hacerle el juego a Repsol. El dinerito que pagó YPF lo sacó de exprimirnos a los españolitos para colocar a , empresarios de cajas de ahorro como Bufrau, abogados del estado como Lezo Mantilla, ingenieros funcionarios como Sanz Mendiola, y etc, etc. Mirad quién manda en Repsol, telefónica, La Caixa o Bankia ¿Esta gente son empresarios? ¡Venga ya! Opositores y politiquillos. Estos jamás se han jugado sus cuartos para montar ni un chiringuito de playa. Pero viven a todo tren gracias a nosotros.

Por cierto, Repsol [Campsa] fue una nacionalización de Primo de Rivera para ¡defender la soberanía económica nacional-española!

Y en general: el problema no es que el Estado español quiebre, el problema es que antes de que quiebre nos lo quitarán todo.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

136cpmt 16/04/2012 | 22:51

A PERRO CAIDO LAS PULGAS ATACAN... eso es lo que le esta pasando a Espana con esta mentecata ignorante de Cristinia K. argentina. Se aprovecha del mal estado del pais, pensando que no va a hacer nada [como hicieron los otros] ni vamos a pelear y luchar por lo nuestro.... habrá consecuencias ya que como el bumerán, volverá a picarle a ella.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

135cpmt 16/04/2012 | 22:51

A PERRO CAIDO LAS PULGAS ATACAN... eso es lo que le esta pasando a Espana con esta mentecata ignorante de Cristinia K. argentina. Se aprovecha del mal estado del pais, pensando que no va a hacer nada [como hicieron los otros] ni vamos a pelear y luchar por lo nuestro.... habrá consecuencias ya que como el bumerán, volverá a picarle a ella.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

134tocap 16/04/2012 | 22:29

Ese fulano al que aluden es un jodido teórico de pizarra, cuando tuvo que demostrar con resultados sus teorias en aerolineas argentinas ya dejó clara su valía, un mierda. Los argentinos se tienen que poner las pilas de una vez [como los españoles] ahora solo les falta un Lenin pampero.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Quise ser periodista para viajar; pero al final algo debió fallar y he acabado siendo una especie de tecnócrata del periodismo económico. No me quejo. Ello me permite aprender todos los días y contar lo que sucede. Sin apriorismos y sin necesidad de echar mano de los célebres espejos deformantes que colgaban del Callejón del Gato, y que tanto asombraban a Valle-Inclán. Nací en Madrid en el mismo año en que Bardem estrenó Calle Mayor y soy Licenciado en Ciencias de la Información. He escrito un par de libros sobre el capitalismo español -Los Nuevos Amos de España y Dinero Fresco- y he trabajado en radio, televisión y prensa escrita. Y al final he descubierto que Internet es todo eso y algo más. Carlos Sánchez es Director adjunto de El Confidencial.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios