Notebook

Sobre el marasmo actual de España

El pasado 27 de marzo se cumplieron los cincuenta años del fallecimiento de Gregorio Marañón quien, con Ortega y Pérez de Ayala, fundó la Agrupación para

El pasado 27 de marzo se cumplieron los cincuenta años del fallecimiento de Gregorio Marañón quien, con Ortega y Pérez de Ayala, fundó la Agrupación para la Defensa de la República, de la que tuvo que abjurar como el propio Ortega –“no es esto, no es esto”— pero que resultó ser uno de los grandes intelectuales españoles del siglo pasado. Releyendo las dimensiones de la obra de Marañón –qué decir de la de Ortega y Gasset—y listando las obras de otro hombre de letras y pensamiento que acaba de marcharse –Miguel Delibes, el escritor de la castellanía y de la introspección novelada del alma española–, se llega a la triste conclusión de que el hoy de España hay que leerlo en la descripción de estos clásicos porque no ha habido generación intelectual que los sustituya. Y en esa tarea, pocos –acaso ninguno— como el bilbaíno Miguel de Unamuno, cuyos ensayos siguen siendo –lo mismo que muchos textos de Marañón y Ortega— auténticas candelas que barren la oscuridad de la vida española presente.

“Atraviesa la sociedad española honda crisis; hay en su seno reajustes íntimos, vivaz trasiego de elementos, hervor de descomposiciones y recombinaciones, y por de fuera, un desesperante marasmo”, escribía en 1895 Unamuno en su ensayo El marasmo actual de España. Y añadía como si de nuestro país  hoy se tratase que “los unos adoran lo tozudo y llaman constancia a la petrificación; los otros plañen la penuria de caracteres, entendiendo por tales hombres de una pieza. Nos gobierna, ya la voluntariedad del arranque, ya el abandono fatalista”. No se quedaba ahí e insistía el catedrático de Salamanca que “se dilata por toda nuestra actual sociedad española una enorme monotonía, que se resuelve en atonía, uniformidad mate de una losa de plomo de ingente ramplonería”. Y remacha: “Es un espectáculo deprimente el del estado mental y moral de nuestra sociedad española (…) es una pobre conciencia colectiva homogénea y rasa. Pesa sobre todos nosotros una atmósfera de bochorno; debajo de una dura costra de gravedad formal se extiende una ramplonería comprimida, una enorme trivialidad y vulgachería”.  Continua Unamuno perfilando, como si de ahora se tratase, las características de la sociedad española diciendo de ella que “no hay corrientes vivas en nuestra vida intelectual y moral; esto es un pantano de agua estancada (…) bajo una atmósfera soporífera se extiende un páramo espiritual de una aridez que espanta”.

Los partidos, la juventud y la Prensa

Unamuno no era condescendiente tampoco con los partidos políticos de su época – ¿podrían aplicarse sus palabras a los que ahora tenemos?— al  afirmar en este ensayo que “nada (…) tan estúpido como la disciplina ordenancista de los partidos políticos. Tienen éstos sus ilustres jefes, sus santones, que tienen que oficiar de pontifical en las ocasiones solemnes, sea o no de su gusto el hacerlo, que descomulgan y confirman y expiden encíclicas y bulas; hay en ellos cismas, que resultan ortodoxias y heterodoxias y celebran concilios”.

Lo que el más universal de los bilbaínos escribe de la juventud podría proclamarse perfectamente contemporáneo: “Los jóvenes tardan en dejar el arrimo de las faldas maternas, en separarse de la placenta familiar y cuando lo hacen derrochan sus fuerzas más frescas en buscarse padrino que les lleve por esta sabana de hielo”.

¿Y de la crisis económica? El ensayista la aborda así: “la pobreza económica explica nuestra anemia mental; las fuerzas más frescas y juveniles se agotan en establecerse (…) pocas verdades más hondas que la de la que en la jerarquía de los fenómenos sociales los económicos son los primeros principios, los elementos (…) y no es nuestro mal la pobreza cuanto el empeño en aparentar lo que no hay”.

Arremete Unamuno contra los periódicos como se podría hacer –de hecho sucede— en nuestros días: “Es esta Prensa una verdadera balsa de agua encharcada, vive de sí misma; en cada redacción se tiene presente, no el público, sino las demás redacciones; los periodistas escriben unos para otros, no conocen al público ni creen en él. La literatura al por menor ha invadido la prensa, y aun de los periodistas mismos los mejores no son sino más o menos literatos de cosas leídas. La capacidad indígena de ver directa e inmediatamente y en vivo el hecho vivo, el que pasa por la calle, se revela en la falta de verdaderos periodistas”.

Y termino las citas –podría seguir con ellas— con una escalofriante y sentenciosa: “Es una desolación; en España el pueblo es masa electoral y contribuible. Como no se le ama, no se le estudia y como no se le estudia, no se le conoce para amarle”.

A esta situación denominaba Unamuno el “marasmo actual de España” en junio de 1895. El bilbaíno fue siempre un hombre un tanto taciturno y pesimista, pero de una esplendorosa lucidez. Sus ensayos –La agonía del cristianismo, La tradición eterna, La casta histórica de Castilla y otros—son retratos que han  devenido perennes sobre la idiosincrasia española. En tiempo de crisis –de marasmo—hay que retrotraerse a los hombres de la generación del 1898 y de 1927 y lamentarnos de que hoy, en España, no haya intelectualidad que hayan tomado el testigo de ese enorme patrimonio de ideas y pasiones, de pulsiones y reflexiones, de las que España necesitaría en abundancia para diagnosticar qué nos pasa y por qué nos pasa. Porque, como escribió Ortega, “nos pasa que no sabemos lo que nos pasa”, más allá de observar las mismas cosas que Unamuno vio y trató de conjurar. Sin embargo, el marasmo –en medio de un pesimismo general que nuestro presidente tiene por antipatriótico— tiene parentesco con el de hace ciento quince años.

#219
Compartir
Si el frenazo preocupa, espere a ver lo que va a ser la caída....
Ampliar comentario
#218
Compartir
Si el frenazo preocupa, espere a ver lo que va a ser la caída....
Ampliar comentario
#217
Compartir
Esta España de rodríguez, está hecha un asquito, casi tan grande como su presidente. No hay líderes, ni en política, literatura, medicina, actores...etc. Sólo nos queda el futbol, la telebasura y una juventud que no respeta nada, ni promete futuro.

Los sociatas, se comprometieron en llevarnos a hacer puñetas, y creo que lo van a lograr!!
Ampliar comentario
#216
Compartir
114 Menipo. Espléndida actualización de cuatro siglos de historia en quince líneas.
A Falcata le vendría bien estudiar este sistema.
Ampliar comentario
#215
Compartir
59 amigo Espadachín:

59 Amigo Espadachín:
Le felicito popr su entrada, pero creo que se toma Ud. la Historia un opoco com o si fuera de plastilina. Hay muy buenos e interesantes libros sobre esas épocas.









to
Ampliar comentario
#214
Compartir
214 ... es que a este hombre le gusta decir muchas tonterías, ya lo ves duda que franco fué un criminal.
Ampliar comentario
#213
Compartir

Me estaba yo preguntando si tan amigos son de subir los impuestos nuestros políticos, como ellos dicen &034;igual que Europa&034;.

Por que no se van a hacer política a Suecia a ver si les aguantan los suecos por ejemplo.
Ampliar comentario
#212
Compartir
213 PJCM; ¿Que tendrá que ver?.
Se lo tendré que agradecer a mis padres que tuvieron la paciencia de esperar y asumir el coste que supuso durante 6 años y a mi mismo que me lo impuse como un deber.
Pero en absoluto a quien lo expide, el Ministro de Educación y Ciencia en nombre del S.E. el Jefe del Estado.
El otro ya fue en Democracia y con el PSOE en el Gobierno.
¿Que tendra que ver?.
Ampliar comentario
#211
Compartir
211 Y a pesar de todo, con el criminal Franco pudo cursar dos carreras universitarias.
Ampliar comentario
#210
Compartir
algunas veces algunos de los muchachos que os prodigais en estos foros, os poneis demasiado pesados y casi siempre meando fuera del tiesto.

pero bueno, esto no es malo; se practica un poco el ingenio, se refrescan ideas y sobre todo se aprovecha el tiempo que uno dispone, sólo pasa que muchas veces lo que escribís no tiene demasiado interés, salvo para vosotros
Ampliar comentario
#209
Compartir
210 Taraza; &034;Y tu culo un futbolín&034;.
La figura de Franco solo puede verse grande dentro de &034;un contexto&034; de asesinos, criminales y gentes amorales y sín escrupulos.
Uno, que vivió 25 años de su existencia en &034;el contexto&034; franquista.
Ampliar comentario
#208
Compartir
208
Hace casi 35 años que murió Franco... Por lo tanto, todos los &034;burros&034; menores de 40 años, son &034;burros&034; ya democráticos...
Los &034;burros&034; de la época de Franco eran bastante menos &034;burros&034; que los &034;burros&034; actuales.
¿Cuántos años tienes...? Supongo que no tantos como para poder juzgar la época franquista...
Franco no se metía con los intelectuales, ni con los no intelectuales: únicamente actuaba contra quiénes querían echarle del sillón para sentarse ellos.
Colocando a cada cual en su contexto histórico, y valorando según los parámetros de cada época, los políticos actuales hacen enorme, inmensa, la figura de Franco...
Ampliar comentario
#207
Compartir
202 me parece que Vd no lee, o no comprende mis posts. En Cat, hay una mayoria social que piensa como yo, normalmente silenciosa, grupos sociales [ en plural] que no coinciden con la lengua materna de cada uno, ni con donde vive, ni con su estatus social
El problema de tolerancia lo tiene el españolismo, no nosotros.
Sobre la acepcion Asno, la cual pienso seguir usando cuando convenga, esta especialmente dedicada a aquellos [ numerosos] que en este foro se dedican a difamar y a insultar asi que sale un tema &039; catalan&039;
buen domingo
Ampliar comentario
#206
Compartir
Se agradece que nos recuerden a esos intelectuales de hace cien años. Ellos intentaron hacer de España algo digno.
Pero aquel intento de traer Razón, Ilustración y Justicia se truncó con la asonada franquista y sus 40 años de penumbra intelectual.
El paréntesis franquista concluyó con la transición en lo político pero en lo social menos y aún muestra sus secuelas en el españolismo rancio de banderazo en la Castellana, pandereta en el cerebro y la TV, enemigo de la periferia y amigo de la Conferencia Episcopal más reaccionaria de Europa [véase la influencia del Opus]etc
El resultado a sido que nos hemos entregado a la nueva cultura de masas de un Occidente que se ha vaciado de valores en el último medio siglo, sustituyéndolos por el mero mercantilismo, la ética de la competencia [económica, jamás intelectual] y el horror por la reflexión y por las disciplinas humanísticas [en primer lugar la filosofía, convertida en objeto de museo].
La consecuencia es esta juventud cutre, consumista y burra [perdón: inculta].

En España ha llovido sobre mojado: a la España que describía Unamuno se le ha sumado la estulticia moderna del Imperio Holywood y de la game
Ampliar comentario
#205
Compartir
205 ELCOZ: Veo además que para utilizar su nuevo nick ha sido invitado por EC. Como supongo que quien autoriza nuevos accesos no se chupa el dedo asumo que ya no les parece mal que venga Ud. por aquí a meter sus cuñas publicitarias.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios!
Ampliar comentario