La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

El Rey abdica para salvar a la Monarquía de la crisis institucional

El Rey comunicará su propósito de abdicar y transmitir la jefatura del Estado a su hijo, el Príncipe de Asturias
Foto: El Rey don Juan Carlos, en una imagen de archivo (i.c.)
El Rey don Juan Carlos, en una imagen de archivo (i.c.)

Mariano Rajoy ha anunciado esta mañana, en declaración institucional, un hecho inédito en la joven democracia de este país: el propósito del Rey Juan Carlos de abdicar y transmitir la jefatura del Estado a su hijo, el Príncipe de Asturias, de conformidad con lo previsto en el artículo 57, 1º y 2º de la Constitución. Fuentes consultadas por este diario, atribuyen al nuevo escenario político español dibujado tras las elecciones al Parlamento Europeo del pasado 25 de mayo la decisión de Don Juan Carlos que venía siendo barajada en la Zarzuela desde hace más de año y medio, como informó El Confidencial el 22 de febrero del pasado año (El Rey baraja ya su abdicación).

Después del accidente del Rey en Botsuana hace poco más de dos años (Historia de cómo la Corona entra en barrena de 15 de abril de 2012), que motivó una inédita petición de perdón de Don Juan Carlos y con los avatares del proceso judicial penal que se sigue contra su yerno, Iñaki Urdangarin, imputado por varios delitos y en el que podría ser procesada por blanqueo de capitales y delito fiscal su hija menor, la infanta Doña Cristina, Don Felipe ha venido adquiriendo un protagonismo en el que se ha sostenido la Corona (La Operación Don Felipe, en marcha de 19 de abril de 2012). La misión del heredero ha consistido en suplir -hasta donde constitucionalmente ha sido posible- las ausencias del Rey motivadas por sus recurrentes problemas de salud de los que el Jefe del Estado ha aparecido más recuperado en los últimos meses.

El Rey entrega a Mariano Rajoy el documento de la abdicación (Twitter: Casa Real)
El Rey entrega a Mariano Rajoy el documento de la abdicación (Twitter: Casa Real)

No obstante, la situación del Rey, en términos políticos y sociales, y pese a su esfuerzo y al de su entorno, no ha remontado (Rescatar la Corona, de 24 de mayo de 2014) como lo demostrarían los sucesivos barómetros de Centro de Investigaciones Sociológicas. Desde 2011, la institución es suspendida por los ciudadanos. Entonces alcanzó una calificación del 4,89. La nota bajó en 2013 hasta el 3,68 y apenas repuntó (sólo a un 3,72) en 2014, pese a la mayor actividad institucional del Rey y a su gran exposición pública con motivo del fallecimiento del ex presidente Suárez el pasado 23 de marzo y sus viajes a Marruecos, Portugal y países árabes y su presencia en distintos eventos como la final de la Champions en Lisboa el pasado 24 de mayo. La Reina y el Príncipe de Asturias, sin embargo, acaparan mayor simpatía y popularidad que Don Juan Carlos

Las razones que el año pasado parecían aconsejar la abdicación del Rey, lejos de haberse diluido se han transformado en perentorias debido, por una parte, a la esterilidad de los esfuerzos de la Zarzuela por mejorar la visibilidad y popularidad del Jefe del Estado, y, por otra, a la fortísima crisis del sistema político y al deterioro social por el que atraviesa España, que se ha agudizado con los resultados de las elecciones europeas del pasado 25 de mayo.

La permanencia de Don Juan Carlos en la Jefatura del Estado ha venido sustentándose en el consenso del Partido Popular y del PSOE, pero los comicios europeos han dejado tocado el bipartidismo (la suma de ambos partidos no alcanzó el 49% de los votos) y sumido a los socialistas en una crisis que se ha cobrado ya la pieza del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que cederá su cargo el 20 de julio en un Congreso extraordinario del partido en el que se prevé que sean elegidos dirigentes de generaciones sin vinculación vital y afectiva a la transición y mucho más inclinados a las tradicionales tesis republicanas de la izquierda que conectarían especialmente con los segmentos más jóvenes. El 7 de abril del pasado año, en un macrosondeo de El País, el Rey perdía 32 puntos de aceptación respecto de otro anterior de las mismas características, debido al rechazo de los votantes del PSOE y de los jóvenes. Los menores de 34 años otorgaban al Jefe del Estado un nota muy negativa (-41), mientras que el mayor respaldo al monarca se registraba entre los mayores de 55 años.

Los pésimos resultados del PSOE (23%), muy próximos al desplome, y los muy malos del PP (sólo el 26% de los sufragios), con la emergencia de fuerzas políticas de claro signo republicano (IU, Podemos y, en menor medida, UPyD), proyectan un legislativo en la próxima legislatura que podría fragilizar aún más de lo que está la Corona y a su titular. A estas circunstancias se añade el muy posible procesamiento de la infanta Doña Cristina en el caso Nóos que podría ser confirmado por la Audiencia de Palma, lo que supondría sentar en el banquillo al yerno y la hija del Rey y al secretario de las infantas, Carlos García Revenga.

Este escenario de inmediato futuro hubiera alcanzado al monarca en una dinámica de progresiva debilidad -en este cuadro no hay que olvidar la apuesta independentista de Cataluña en donde Esquerra Republicana superó en la europeas a CiU convirtiéndose en la primera fuerza política de la comunidad- que comprometía a Don Juan Carlos pero también a la institución. De ahí que, como han apuntado intelectuales como Santos Juliá, “la transmisión en vida de la Corona puede ser el principio de una recuperación de confianza bajo su nuevo titular”. La abdicación se configura así como un movimiento institucional histórico para reforzar la Monarquía parlamentaria e iniciar una nueva etapa política con la Jefatura del Estado en la persona de Don Felipe de Borbón, que el pasado 30 de enero cumplió 46 años.

La abdicación del Rey se produce, además, en el contexto en el que se desenvuelven monarquías parlamentarias europeas como la de Holanda y Bélgica. En Enero del pasado año, la reina Beatriz renunció en favor de su heredero el príncipe Guillermo (1967), lo mismo que en julio hizo el rey de los belgas, Alberto II que resignó su cargo en su primogénito Felipe (1960). Ambas monarquías, así como la británica, han superado en años anteriores fortísimas crisis que los nuevos titulares de la Corona han logrado eludir renovando la institución y evitando que prosperasen los pequeños pero activos grupos que cuestionaban la Monarquía. Lo mismo podría suceder en España con la abdicación de Don Juan Carlos, que ha culminado uno de los reinados más largos y fructíferos de nuestra historia y al que la democracia española le debe su padrinazgo e impulso.


#249

mira,yo no sé que edad tienes ahora...yo tenía 15 años en 1978..no voté la Constitución...pero soy consciente de que en aquel momento la única forma de estado democrática posible era la monarquía parlamentaria..Franco dejó bién atado que tras el no hubiese una república...es muy injusto que digas que la principal obsesión del rey Juan Carlos fuese ceñir la corona a cualquier precio...eso es incierto...tuvo bastante tiempo para convertirse en un rey absoluto, precisamente porque habia sido designado por Franco, y no lo hizo...quiso desde su primer discurso ser el rey de todos los españoles.Con respecto a la Constitución,por supuesto que fué elaborada por unas Cortes constituyentes elegidas por el pueblo ¡y con mucho trabajo!..Adolfo Suárez se tuvo que enfrentar ahí a toda la "vieja guardia " franquista,es verdad que en ningún momento  se le preguntó al pueblo por la forma de gobierno...pero es que entonces era el mal menor,ahora es posible plantear eso...¿monarquía ó república?,....el problema de la república en España es que se la ha adjudicado la izquierda radical que confunde forma de estado democrático que es lo que es la República con una dictadura de izquierdas.

 

Ampliar comentario
#248

Nadie os impide celebrar ese referendum...lo único que pasa es que se requiere previa reforma de la Constitución pq en su art.1 dice :"la forma del estado es la monarquía parlamentaria"...como ves no se comtempla la república así que la consulta sería inconstitucional...pero tiene arreglo...proponed la reforma...el PPSOE está dispuesto...y luego haced la consulta...con respecto a "inundar la calle de banderas republicanas" te recuerdo que podeis hacerlo gracias precisamente a esa Constitución a la que tanto despreciais...y hablando de democracia..yo soy de izquierdas..pero ante todo demócrata...y no me gustan los radicalismos...y en España los radicales de izquierda se han adeñuado del concepto de república...no estoy dispuesta a apoyar a gente que confunde una forma de estado democrático con    una ideologia radical de izquierdas...me da miedo... así que me quedo con el "hijísimo" a dedo como tú dices.

Ampliar comentario
#247

 

Ampliar comentario
#246

Debemos asumir que el poder es republicano y que la representación, en este país, es monárquica.

Desde el punto de vista publicitario, la monarquía ha sido un chollo para los españoles, puesto que por ella nos conocen fuera y por ella saben que España existe (además de por Nadal, Alonso y la roja). Pero Nadal, Alonso y la roja pasarán al recuerdo mientras que la monarquía puede seguir haciendo que España exista fuera de nuestra fronteras, con algo tan simple como la asistencia de familia real a la boda de otra familia real. Si a ello sumamos la atracción de inversiones, de capitales y la generación de industria gracias a las intervenciones del rey en otros países, como la venta de submarinos y otros tipo de barcos, ave en Arabai, metros en otros países asiáticos, etc., podemos decir que la monarquía ha hecho más por este país que, por ejemplo, los políticos que tanto la denostan y que tanto piden la república.

Quizás han cojeado demasiado con el tema de la crisis. Deberían haberse implicado más y haber bajado más a la calle. Eso les hubiera dado mejor imagen y, teniendo como ejemplo, a conocidos como Lady Di, deberían haberse espabilidado más.

Ampliar comentario
#245

A quien ha hecho polvo con lo de la abdicación ha sido al Pablo Iglesias de Podemos. Estaban que aplaudían con las orejas de tanta publicidad y de tanto verse en los medios de información y ahora llega este borbón de los cojones a estropear el negocio, porque les ha barrido de un plumazo. Ahora sí que van odiar a los borbones.

Ampliar comentario
#244

Es legitimo estar ahi por ser hijo, que merito tiene el preparao, eso es democracia.

Ampliar comentario
#243

Cuanto antes de vayan mejor para todos los españoles de bien, la monarquía es una imposición y no hay derecho a que una familia nos averguence  como subditos y  la denominación de reino, no soy subdito de nadie ni mi pais es un reino, desgraciadamente es un cortijo con muchos manijeros y caciques. y corruptos.

Ampliar comentario
#242

Dilbert, me vas a perdonar, yo comentaba que Don JC no ha sido oportuno y que la foto de mañana (de dentro de un rato ya ) en toda la prensa mundial va a ser la manifestacion ilegal (no autorizada) que ha tomado la puerta del Sol de Madrid bien pertrechado de banderas no constitucionales. Pendona decía por que para mi esa chusma embravecida no es el pueblo, es una ínfima proporción de él y no puede ser que 1.500 persionas se otorguen el papel de "representantes del pueblo". Me parece estupendo que se cuestione la continuidad de la monarquia, de hecho soy el primero que piensa que es una institución trasnochada y que no han sabido dinamizar y modenizar. Don Felipe no ha hecho los deberes y ahora le toca hacer la reválida. Pero no así. Si esos chusmosos repugnantes que gritan enfrente mi casa enarbolasen la bandera con el águila de los reyes católicos y las consignas que vocearean fueran otras seguramente os acojonaria mas, pero yo lo veo igual, una algarada callejera donde se han dado cita los descontentos para conculcar los derechos que tenemos los demas ciudadanos de poder decidir en paz lo que queramos hacer con nuestro país (al que algunos todavía llamamos con orgullo patria) sin que no tenga que aleccionar un partido mayoritario, un profesor de politicas sospechosamente financiado por un régimen totalitario sudamericano o una chusma gritona haciendo una asamblea que pretende representar a todos en la puta calle. Esto es una democracia y lo que se pretenda hacer tendra que hacerse en tiempo y en forma y con votos en unas urnas, no a gritos y en la calle, quemando contenedores, amenazando a las personas de a pié. Este país no puede volver a caer en errores pasados. Si el pueblo habla debe hacerlo en las urnas, no en la puerta del sol y deben votar millones, no 3.000 resentidos. Si de verdad esto os parece representativo y respeteble tenemos un enorme problema. Esto en cualquiier pais civilizado tiene un nombre muy feo. Y da mucho miedo. Aqui os parece respetable e incluso profilactico. hay que escuchar al pueblo. Sobre todo cuando le repesentan 1.500 vándalos tomando la calle y quemando contenedores. Esta todo dicho.

Ampliar comentario
#241

No soy monárquico, pero sí que e de reconocer que gracias al ex rey tenemos dicha democracia actual, buena o mala pero la tenemos. Podíamos seguir en una dictadura monárquica, impuesta por un dictador.
Pero fue quien dio los primeros pasos para la transición de la dictadura a la democracia de este país.
Pero tenemos unos partidos y un parlamento elegido por los propios  ciudadanos, abriendo al pueblo su libre elección.
Estoy de acuerdo en los que dicen que, nos lo fue impuesto por el dictador del régimen anterior, sin haberlo elegido los propios ciudadanos.
Dicho esto, tanbien quiero decir que tenemos derecho los ciudadanos a elegir democráticamente, si queremos una Monarquía, una Republica o un  Federalismo. 

 

Ampliar comentario
#240

¿Y cuál es el inconveniente en realizar ese referéndum? ¿Queremos o no queremos zanjar la cuestión de una buena vez?

 

Si gana la Monarquía, el Heredero (y sucesora) tendrá más legitimidad ante los ciudadanos de la que nunca le podría dar la gastada Constitución del 78.

 

Si gana la República, se adopta, y punto.

 

En los dos supuestos, ya sea con la nueva forma política del Estado o con la reafirmación de la vigente, se podría aprovechar para realizar reformas imprescindibles en la Constitución que no se abordan hoy precisamente para no abrir el melón de la Corona.

 

En cualquier caso, el Estado gana.

 

En el 78 no se podía, pero ahora sí. Salgamos de dudas. Que se pregunte a los ciudadanos y amén.

Ampliar comentario
#239

 

El sistema que usted expone con todo detalle, como la república francesa, me parece el menos malo de todos los sistemas. Tampoco está mal el alemán, en un país de más de 65 millones de habitantes  que ha sido arrasado de forma brutal durante la segunda G.M. y que ha resurgido de sus cenizas a base de esfuerzo y trabajo;  que en el pasado mantuvo numerosas guerras en el imperio austro-húngaro,  que sabe de sangrías humanas y jóvenes como pocos. Eso sí, países ambos mucho más cultos y con una mentalidad más evolucionada y cívica que nosotros . Y todo éso, ¿ por qué ? porque en Francia y Alemania las leyes se promulgan para ser cumplidas a rajatabla, tanto en la enseñanza desde las escuelas y colegios hasta en todos los aspectos fiscales y jurídicos.

¿Qué podemos esperar de una España donde hay tanta división de opiniones, separatismo, odio ancestral, envidias, incultura y mentalidad de hacer el vago, de trabajar lo menos posible y gastar lo que no se tiene, entre otras perlas? no diego que franceses y alemanes sean el sumum de la perfección, pero en un país donde las Leyes están únicamente para adornar el escaparate, vamos de c**lo.

Así es y así se lo hemos contado ......

 

Ampliar comentario
#238
En respuesta a guanaboh

Seguramente tenga razón. La arrogancia es muy mala consejera.

Ampliar comentario
#237

 Era de esperar, estamos vivos.

Ampliar comentario
#236
En respuesta a paisano

No me ha entendido. Que no es que renuncie al trono, sino que sea fuera del trono donde tenga lo que le gusta. Off de record, como hacen en todos los sitios y en todos los tiempos.

 

Y no se repocha a Letizia su origen, nadie dice que no pueda haber matrinomios morganáticos, sino su pasado personal y una ideología que, como poco, no parece apropiada ni coherente con ser reina de España.

Ampliar comentario
#235
En respuesta a paisano

Por eso mismo. Juan Carlos I no está sometido a la reina consorte. Felipe VI me da que sí.

 

Y en cuanto a la tradición, la monarquía española tiene más antiguedad y un linaje más solero que la inglesa con diferencia. Lo que pasa es que ésta última vende bien gracias a Hollyvood y es más recargada y exhibicionista en su pompa, de la misma manera que a su devoto pueblo le gusta el papel pintado y los sombreritos con flores.

 

Además en Inglaterra, como monarquía teocrática, la reina es la jefa de la Iglesia anglicana, mientras en España contamos con el Papa.

Ampliar comentario