La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

El secuestro del Congreso

El presidente del Congreso, Jesús Posada, parece un hombre andariego. Intuyo que prefiere caminar a coger el coche oficial. Probablemente sufra de estar tantas horas sentado,
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    El presidente del Congreso, Jesús Posada, parece un hombre andariego. Intuyo que prefiere caminar a coger el coche oficial. Probablemente sufra de estar tantas horas sentado, sin estirar las piernas, como haría por sus paisajes de Soria. Pasea a veces por el patio del Congreso. O por el Paseo del Prado, si ha concluido ya una de las sesiones maratonianas a las que nos somete.

    Ayer mismo comenzamos un pleno ordinario a las nueve de la mañana y, sin pausa para comer, continuamos con otro extraordinario, para acabar sobre las siete y media de la tarde. Todos los asuntos que debatíamos eran de extraordinaria relevancia: desde la ratificación del Mecanismo Europeo de Estabilidad -que pese a su irrelevancia mediática marcará nuestras vidas durante unos años- hasta la reforma laboral, pasando por la ley de estabilidad presupuestaria o la amnistía fiscal. Nuestra dedicación estaba justificada. Pero resulta inevitable comparar la jornada de ayer con la del martes: sumidos en plena crisis de deuda, acosados por la Comisión Europea y los mercados, discutíamos como en un plácido balneario sobre las selecciones deportivas vascas.

    Cuando puede, el presidente Posada camina para estimular la irrigación del sistema circulatorio. Sería demasiado revelador de la decrepitud del régimen el que la tercera autoridad del país sufriera el síndrome de la clase turista. Camina con tranquilidad, al contrario que Rajoy, cuya afición al ciclismo le inspiró sin duda la escapada del pelotón periodístico que protagonizó en el Senado. El problema del país reside, sin duda, en esos distintos andares. Rajoy aprieta el paso y marcha con prisa. Posada pasea lento, a menudo con las manos a la espalda, circunspecto. Rajoy quiere llegar; Posada ya ha llegado. Ninguno de los dos sabe adónde. Y en ellos se plasma la absoluta desorientación del país.

    La idea de medir la productividad en cantidad y no en calidad resulta genuinamente española. No importa que estemos debatiendo sobre las selecciones vascas. La clave reside en calentar el escaño

    Aunque el caminar de Rajoy ha sido la noticia de la semana, a mí me llama la atención el de Posada. Maneja la Cámara con la misma parsimonia que imprime a sus andares alguien que no tiene prisa. Está convencido de que las sesiones interminables dan buena imagen de los diputados: así los ciudadanos creerán que trabajamos mucho, piensa. La idea de medir la productividad en cantidad y no en calidad resulta genuinamente española. No importa que estemos debatiendo sobre las selecciones vascas. La clave reside en calentar el escaño.

    Posada camina sin rumbo porque no va a ningún lugar, pero no está despistado sino que, como los genuinos paseantes, no tiene destino. No ha de llegar a ningún sitio, por ejemplo, la dignidad de la Cámara o su independencia, porque no cree estar prestando un servicio al país, sino al Gobierno.

    Ayer nos secuestró, por orden del bipartidismo. Antes Montoro le había hecho señas de que dejara explayarse a la última oradora: el duopolio negociaba alguna enmienda y les interesaba retrasar la votación. Después Alfonso Alonso subió a la presidencia para decirle que dictara un receso: el duopolio seguía parlando en el último minuto de lo que no ha pactado en semanas. Al concluir la última votación, Posada nos anunció una pausa de “minutos” que se alargó más de media hora.

    Algunos diputados del PSOE y del PP empezaron a patear y armar bullicio ante el retraso, demostrando hasta qué punto en esos grupos grandes, el diputado de a pie no tiene ni idea de lo que se cuece. Los jefes los llamaron al orden. Posada salió a pasear. Y allí estuvimos todos, retenidos, a la espera de que el duopolio concediera la venia al presidente para que votáramos. Si esto fuera un país serio, el presidente de la cámara no aceptaría que nadie le dijera a qué hora se vota. Defendería la institución antes que los intereses partidistas. Pero claro, en un país serio, la tercera autoridad del país no camina sin rumbo. Y si lo hace, no se nota tanto, porque al menos la primera y la segunda saben a dónde vamos.

    #25
    1 Pues sí, un artículo insustancial. Y además, creo que aderezado con alguna mentirijilla. ¿O acaso debemos creer que a los diputados se les obliga a estar sentados desde las nueve de la mañana hasta las siete y media de la tarde sin concederles pausa ni para comer?

    No me creo nada.

    /En el país de las Naranjas
    Ampliar comentario
    #24
    Todo lo que se le ocurre decir sobre el pleno del Congreso es que se sintió secuestrada. ¿Puede entender las quejas del ciudadano de a pie de que lleguen al Congreso personas como usted -y hay muchas-?

    Pareciera que no se enteró del alcance y motivo del receso pues concluye que fue secuestrada.

    En una cosa no le falta razón; y es demasiados diputados -entre ellos usted- pintan menos en el Congreso que... No saben de qué va esa guerra [función].

    Sabrá que con frecuencia los juicios son suspendidos -por días, por minutos, por...- para que las partes intenten llegar a un acuerdo. Y jamás se ha visto que un Juez haya impedido esto. El Juez, al igual que el Presidente del Congreso, dirige el debate, ellos no debaten ni intervienen en su contenido. Y si los dos grupos mayoritarios solicitaron un receso para intentar un acuerdo, sería para colgar al Presidente del Congreso que no accediera a ello.

    ¿Tan difícil es de entender esto?

    Lo bueno de disponer de una diputada novata y periodista es que sacan su pensamiento y vemos que hay debajo del sombrero.

    Visto lo visto, terminaremos por exigir que la condición de diputado sea por oposición.
    Ampliar comentario
    #23
    estimada periodista y diputada.
    para cerrar la jornada de trabajo de hoy, le voy a pedir que estudie y mande a estudiar el problema de la prostitucion en la peninsula iberica.

    El articulo del N.Y.Times se titula &039; IN SPAIN, WOMEN ENSLAVED by a BOOM in
    BROTHEL TOURISM &039;. Parece ser que los autores estudiaron el asunto desde distintos angulos.

    FRANCINA VILA, Bacelona&039;s councilor for women said . ... but now they go to brothels.
    it&039;s another form of entertainment for them.

    ellos son &039; the pack &039; que yo traduzco com un intermedio entre manada y jauria.
    es un articulo que produce monumental cabreo en el lector.

    mi cabreo va contra la situacion que parece tener caracteristicas ABOMINABLES,
    NO CONTRA EL ARTICULO que parece estar bien documentado.

    citan tambien a Luis C de BACA, a cargo de la oficina para monitorear y combatir
    el trafico de personas.

    por favor reciba mis mas distinguidos saludos como imbecil impenitente.
    Ampliar comentario
    #22
    Soledad018

    Pues yo creo que la señora Lozano trabaja mucho mas que la mitad de la mitad los diputad@os del PP y del Psoe, de los que hay honrados y que dimiten por aburrimiento, sin embargo reconozco que no tanto como usted en estos foros.

    saludos.

    Ampliar comentario
    #21
    estimada periodista.

    a traves de la tv, de los periodicos y de las fotografias he llegado a pensar que en la pewninsula iberica hay un problema muy serio de prostitucion

    aunque no he estudiado el problema personalmente me gusta certificarme.

    hace tiempo saliamos tarde de la segundo funcion del teatro y nos gustaba pasear
    por las calles.

    en una esquina a lo lejos se veia una pareja de policia en uniforme.
    se me acerco una mujer y me pidio que le dejase cogerse de mi brazo porque si caminaba sola se la iban a llevar a la comisaria por prostitucion. aunque habia cierto peligro
    le preste esa ayuda minima y no paso nada.
    no hubo intercambio de dinero ni de favores.
    venia de un baile donde podia encontrar clientes.
    entoces habia casas de putas y casas de citas y prostitucion de lujo en la gran via. enfrente de Chicote, EL ABRA o algo asi.

    ganarse la vida prostituyendose es una desgracia.
    seguiremos con el Times intentando llamar la atencion de la diputada-periodista hacia este tema.

    soy tan imbecil que pienso que las prostitutas vivian mejor en los tiempos de franco.
    Ampliar comentario
    #20
    Lo que esta claro es que España no es un estado de derecho porque no hay separación de poderes. El legislativo evidentemente depende del ejecutivo debido a que el presidente del gobierno, con mayoría absoluta en el Congreso, es el Secretario General del PP, algo parecido ocurre con el PSOE. El poder judicial depende del legislativo al ser este el que propone a los miembros de aquel incluido el TC.Las listas para la elección de Diputados son cerradas de manera que no hay forma de poder elegir libremente a las personas independientemente de los partidos, para colmo este sistema proporcional es nefasto e injusto al tener mas valor un voto en Gerona que en Valencia.Los españoles no podemos elegir libremente a nuestro jefe del estado, que fué puesto a dedo por un dictador y despues nos lo colaron en la Constitución sin que jamas haya sido cuestionado porque no hemos podido elegir libremente la forma política del estado ya que de no haberse aprobado esta Constitución se hubiese aprobado otra con monarquía incluida. No elegimos al presidente del gobierno,ni a los de las nefastas y ruinosas CCAA, ni a los alcaldes..Asi pues, no me extraña que el Presidente del Congreso obedezca al PP
    Ampliar comentario
    #19
    A la Sra. [ o Srta.] Lozano, darle una vez más mi enhorabuena por un excelente artículo. Siempre es bienvenido un soplo de aire fresco que nos deje ver,aunque sólo por unos minutos y siempre a través del prisma de otra persona, lo que en realidad ocurre ahí dentro.
    En cuanto a los que Can t see the forest for the trees .... ¿Qué quieren que les diga, señores? Así nos va. No voy a decir que tengamos lo que nos merecemos, puesto que no nos dejar elegir a nuestros representantes, pero visto lo visto, dada la cantidad de materia gris que se adivina despues de leer los comentarios de una mayoría un tanto ..... ¿ rancia ?, uno se empieza a preguntar si merecería la pena..... Si tenemos remedio.
    Aquí tenemos a alguien que nos explica, de primera mano, cómo se las juegan ahí dentro, y ya sale la basca meando fuera del tiesto. Que si yo trabajo diez horas, que si los andares de Posada no me interesan, que si la han secuestrado un día y se queja, clase privilegiada no acostumbrados a trabajar, tiquismiquis, el otro con la prostitución de cataluña, [cuando al españolito le interesa más turismo sexual en Cuba], y un sinfín de comentarios sin desperdicio...
    Sigue..
    Ampliar comentario
    #18
    La única respuesta de alguien que parece haber entendido el artículo es de 11 pernanbucano y 13 patidifusa. El resto..... qué quieren que les diga. Lo que yo me pregunto es si la Sra. [o Srta.] Lozano fuese del PP, ¿habría tanta animadversión? Lo que ocurre es que a esa pregunta no se le enciontrará respuesta, puesto que esa gentuza está ocupada haciendo.... lo que la Sra. [O Srta.] Lozano ha descrito. Absolutamente NADA, esperando instrucciones del jefe.
    Ampliar comentario
    #17
    22 No se lo tome usted a mal, pero vaya una estupdez! Ese artículo fue publicado en el New York Times, y lo leí el mismo día que salió, pues un amigo me envió el link. El artículo en sí es un caso de libro de prensa amarilla. Elucubraciones, hechos sin contrastar, dimes y diretes, y un amor inconmensurable por &034;construir tópico destructivo&034; hacia los españolitos. Y ese periódico, señores es una bazofia, que entre otras cosas se nutre de periodistas de El País. A eso periódico estaba yo suscrito hasta los atentados de madrid, cuando por falta de staff en España, decidió hacerse un oráculo del señor Rubalcaba y &034;los españoles se merecen un gobierno que no les mienta&034;. En ese momento les envié un correo y cancelé mi suscripción. Osea que un poquito de por favor...
    Ampliar comentario
    #16
    estimada periodista.
    su articulo de hoy es de una banalidad o vanalidad absoluta.

    le voy a dar una clave de regalo.

    1-Human Trafficking.
    2-Prostitucion.
    3-Spain.
    4-Women y GIRLS.

    y le recomiendo a su grupo que lea lo que los americanos encontraron en el periodismo de investigacion.

    se fueron a la JUNQUERA-FIGUERES-BARCELONA.
    Ampliar comentario
    #15
    Supongo que este artículo está escrito por una periodista, si es así tendrá que volver al cole. Si no lo es, qué osadía escribir enseñando sus vergüenzas o desvergüenzas. Este Pais era serio hasta que llego el mono Chito que lo convirtió en titiritero, tercermundista y expoliado, además de abundantes estómagos llenos y agradecidos. Supongo que no cobrará por lo que le publican.
    Ampliar comentario
    #14
    ¡ Uff! ¡ Qué cansada vida la de un diputado en el Congreso para lo que ganan y las prebendas vitalicias que obtienen!

    ¿ Sabe esta Sra. diputada lo que es trabajar de verdad, en cualquier oficio?.

    ¡ Ay, pena, penita, pena!
    Ampliar comentario
    #13
    14

    Me imagino que depende de como sea de pasiva, dónde sea y el número.

    Cuando los 15M, con las bendiciones laicistas de Zapatero, tomaron Sol no estaban autorizados, creo recordar, y se les excusaba con que era algo espontáneo [y un jamón con chorreras... claro que desde que en 2004 los móviles de Ferraz convocaran &034;de forma espontánea&034; a la gente ante las sedes del PP en jornada de reflexión, todo vale]. Y ya estamos que la legislación nos la pasamos por el arco del triunfo porque lo hacemos sin violencia. O se juntan 300 y se sientan en medio de la calzada [elija entre calle principal, accesos de grandes ciudades o de zonas concretas de una ciudad] y que se jodan los demás.

    Pues ya está bien de tocar las narices.
    Ampliar comentario
    #12
    &034;Si esto fuera un país serio, el presidente de la cámara no aceptaría que nadie le dijera a qué hora se vota. Defendería la institución antes que los intereses partidistas.&034;

    Si a la opinadora le interesara más España [el Estado, este país ¿se orienta ya?] en vez de su opinión del buen funcionamiento del Congreso de los Diputados, otro gallo nos cantaría. A mí me parece razonable que se pida un poco de tiempo a fin de conseguir consensos si son posibles.
    Ampliar comentario
    #11
    Ganar la jubilación del Congreso es muy cansado.
    Pobrecita mía, descansa hija, descansa.
    Ampliar comentario