Sigue esta sección:

Palabras en el Quicio

El secuestro del Congreso

El presidente del Congreso, Jesús Posada, parece un hombre andariego. Intuyo que prefiere caminar a coger el coche oficial. Probablemente sufra de estar tantas horas sentado,
Fecha
Tags

    El presidente del Congreso, Jesús Posada, parece un hombre andariego. Intuyo que prefiere caminar a coger el coche oficial. Probablemente sufra de estar tantas horas sentado, sin estirar las piernas, como haría por sus paisajes de Soria. Pasea a veces por el patio del Congreso. O por el Paseo del Prado, si ha concluido ya una de las sesiones maratonianas a las que nos somete.

    Ayer mismo comenzamos un pleno ordinario a las nueve de la mañana y, sin pausa para comer, continuamos con otro extraordinario, para acabar sobre las siete y media de la tarde. Todos los asuntos que debatíamos eran de extraordinaria relevancia: desde la ratificación del Mecanismo Europeo de Estabilidad -que pese a su irrelevancia mediática marcará nuestras vidas durante unos años- hasta la reforma laboral, pasando por la ley de estabilidad presupuestaria o la amnistía fiscal. Nuestra dedicación estaba justificada. Pero resulta inevitable comparar la jornada de ayer con la del martes: sumidos en plena crisis de deuda, acosados por la Comisión Europea y los mercados, discutíamos como en un plácido balneario sobre las selecciones deportivas vascas.

    Cuando puede, el presidente Posada camina para estimular la irrigación del sistema circulatorio. Sería demasiado revelador de la decrepitud del régimen el que la tercera autoridad del país sufriera el síndrome de la clase turista. Camina con tranquilidad, al contrario que Rajoy, cuya afición al ciclismo le inspiró sin duda la escapada del pelotón periodístico que protagonizó en el Senado. El problema del país reside, sin duda, en esos distintos andares. Rajoy aprieta el paso y marcha con prisa. Posada pasea lento, a menudo con las manos a la espalda, circunspecto. Rajoy quiere llegar; Posada ya ha llegado. Ninguno de los dos sabe adónde. Y en ellos se plasma la absoluta desorientación del país.

    La idea de medir la productividad en cantidad y no en calidad resulta genuinamente española. No importa que estemos debatiendo sobre las selecciones vascas. La clave reside en calentar el escaño

    Aunque el caminar de Rajoy ha sido la noticia de la semana, a mí me llama la atención el de Posada. Maneja la Cámara con la misma parsimonia que imprime a sus andares alguien que no tiene prisa. Está convencido de que las sesiones interminables dan buena imagen de los diputados: así los ciudadanos creerán que trabajamos mucho, piensa. La idea de medir la productividad en cantidad y no en calidad resulta genuinamente española. No importa que estemos debatiendo sobre las selecciones vascas. La clave reside en calentar el escaño.

    Posada camina sin rumbo porque no va a ningún lugar, pero no está despistado sino que, como los genuinos paseantes, no tiene destino. No ha de llegar a ningún sitio, por ejemplo, la dignidad de la Cámara o su independencia, porque no cree estar prestando un servicio al país, sino al Gobierno.

    Ayer nos secuestró, por orden del bipartidismo. Antes Montoro le había hecho señas de que dejara explayarse a la última oradora: el duopolio negociaba alguna enmienda y les interesaba retrasar la votación. Después Alfonso Alonso subió a la presidencia para decirle que dictara un receso: el duopolio seguía parlando en el último minuto de lo que no ha pactado en semanas. Al concluir la última votación, Posada nos anunció una pausa de “minutos” que se alargó más de media hora.

    Algunos diputados del PSOE y del PP empezaron a patear y armar bullicio ante el retraso, demostrando hasta qué punto en esos grupos grandes, el diputado de a pie no tiene ni idea de lo que se cuece. Los jefes los llamaron al orden. Posada salió a pasear. Y allí estuvimos todos, retenidos, a la espera de que el duopolio concediera la venia al presidente para que votáramos. Si esto fuera un país serio, el presidente de la cámara no aceptaría que nadie le dijera a qué hora se vota. Defendería la institución antes que los intereses partidistas. Pero claro, en un país serio, la tercera autoridad del país no camina sin rumbo. Y si lo hace, no se nota tanto, porque al menos la primera y la segunda saben a dónde vamos.

    Palabras en el Quicio
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #26
    Compartir
    1 Pues sí, un artículo insustancial. Y además, creo que aderezado con alguna mentirijilla. ¿O acaso debemos creer que a los diputados se les obliga a estar sentados desde las nueve de la mañana hasta las siete y media de la tarde sin concederles pausa ni para comer?

    No me creo nada.

    /En el país de las Naranjas
    Ampliar comentario
    #25
    Compartir
    Todo lo que se le ocurre decir sobre el pleno del Congreso es que se sintió secuestrada. ¿Puede entender las quejas del ciudadano de a pie de que lleguen al Congreso personas como usted -y hay muchas-?

    Pareciera que no se enteró del alcance y motivo del receso pues concluye que fue secuestrada.

    En una cosa no le falta razón; y es demasiados diputados -entre ellos usted- pintan menos en el Congreso que... No saben de qué va esa guerra [función].

    Sabrá que con frecuencia los juicios son suspendidos -por días, por minutos, por...- para que las partes intenten llegar a un acuerdo. Y jamás se ha visto que un Juez haya impedido esto. El Juez, al igual que el Presidente del Congreso, dirige el debate, ellos no debaten ni intervienen en su contenido. Y si los dos grupos mayoritarios solicitaron un receso para intentar un acuerdo, sería para colgar al Presidente del Congreso que no accediera a ello.

    ¿Tan difícil es de entender esto?

    Lo bueno de disponer de una diputada novata y periodista es que sacan su pensamiento y vemos que hay debajo del sombrero.

    Visto lo visto, terminaremos por exigir que la condición de diputado sea por oposición.
    Ampliar comentario
    #24
    Compartir
    estimada periodista y diputada.
    para cerrar la jornada de trabajo de hoy, le voy a pedir que estudie y mande a estudiar el problema de la prostitucion en la peninsula iberica.

    El articulo del N.Y.Times se titula &039; IN SPAIN, WOMEN ENSLAVED by a BOOM in
    BROTHEL TOURISM &039;. Parece ser que los autores estudiaron el asunto desde distintos angulos.

    FRANCINA VILA, Bacelona&039;s councilor for women said . ... but now they go to brothels.
    it&039;s another form of entertainment for them.

    ellos son &039; the pack &039; que yo traduzco com un intermedio entre manada y jauria.
    es un articulo que produce monumental cabreo en el lector.

    mi cabreo va contra la situacion que parece tener caracteristicas ABOMINABLES,
    NO CONTRA EL ARTICULO que parece estar bien documentado.

    citan tambien a Luis C de BACA, a cargo de la oficina para monitorear y combatir
    el trafico de personas.

    por favor reciba mis mas distinguidos saludos como imbecil impenitente.
    Ampliar comentario
    #23
    Compartir
    Soledad018

    Pues yo creo que la señora Lozano trabaja mucho mas que la mitad de la mitad los diputad@os del PP y del Psoe, de los que hay honrados y que dimiten por aburrimiento, sin embargo reconozco que no tanto como usted en estos foros.

    saludos.

    Ampliar comentario
    #22
    Compartir
    estimada periodista.

    a traves de la tv, de los periodicos y de las fotografias he llegado a pensar que en la pewninsula iberica hay un problema muy serio de prostitucion

    aunque no he estudiado el problema personalmente me gusta certificarme.

    hace tiempo saliamos tarde de la segundo funcion del teatro y nos gustaba pasear
    por las calles.

    en una esquina a lo lejos se veia una pareja de policia en uniforme.
    se me acerco una mujer y me pidio que le dejase cogerse de mi brazo porque si caminaba sola se la iban a llevar a la comisaria por prostitucion. aunque habia cierto peligro
    le preste esa ayuda minima y no paso nada.
    no hubo intercambio de dinero ni de favores.
    venia de un baile donde podia encontrar clientes.
    entoces habia casas de putas y casas de citas y prostitucion de lujo en la gran via. enfrente de Chicote, EL ABRA o algo asi.

    ganarse la vida prostituyendose es una desgracia.
    seguiremos con el Times intentando llamar la atencion de la diputada-periodista hacia este tema.

    soy tan imbecil que pienso que las prostitutas vivian mejor en los tiempos de franco.
    Ampliar comentario
    #21
    Compartir
    Lo que esta claro es que España no es un estado de derecho porque no hay separación de poderes. El legislativo evidentemente depende del ejecutivo debido a que el presidente del gobierno, con mayoría absoluta en el Congreso, es el Secretario General del PP, algo parecido ocurre con el PSOE. El poder judicial depende del legislativo al ser este el que propone a los miembros de aquel incluido el TC.Las listas para la elección de Diputados son cerradas de manera que no hay forma de poder elegir libremente a las personas independientemente de los partidos, para colmo este sistema proporcional es nefasto e injusto al tener mas valor un voto en Gerona que en Valencia.Los españoles no podemos elegir libremente a nuestro jefe del estado, que fué puesto a dedo por un dictador y despues nos lo colaron en la Constitución sin que jamas haya sido cuestionado porque no hemos podido elegir libremente la forma política del estado ya que de no haberse aprobado esta Constitución se hubiese aprobado otra con monarquía incluida. No elegimos al presidente del gobierno,ni a los de las nefastas y ruinosas CCAA, ni a los alcaldes..Asi pues, no me extraña que el Presidente del Congreso obedezca al PP
    Ampliar comentario
    #20
    Compartir
    A la Sra. [ o Srta.] Lozano, darle una vez más mi enhorabuena por un excelente artículo. Siempre es bienvenido un soplo de aire fresco que nos deje ver,aunque sólo por unos minutos y siempre a través del prisma de otra persona, lo que en realidad ocurre ahí dentro.
    En cuanto a los que Can t see the forest for the trees .... ¿Qué quieren que les diga, señores? Así nos va. No voy a decir que tengamos lo que nos merecemos, puesto que no nos dejar elegir a nuestros representantes, pero visto lo visto, dada la cantidad de materia gris que se adivina despues de leer los comentarios de una mayoría un tanto ..... ¿ rancia ?, uno se empieza a preguntar si merecería la pena..... Si tenemos remedio.
    Aquí tenemos a alguien que nos explica, de primera mano, cómo se las juegan ahí dentro, y ya sale la basca meando fuera del tiesto. Que si yo trabajo diez horas, que si los andares de Posada no me interesan, que si la han secuestrado un día y se queja, clase privilegiada no acostumbrados a trabajar, tiquismiquis, el otro con la prostitución de cataluña, [cuando al españolito le interesa más turismo sexual en Cuba], y un sinfín de comentarios sin desperdicio...
    Sigue..
    Ampliar comentario
    #19
    Compartir
    La única respuesta de alguien que parece haber entendido el artículo es de 11 pernanbucano y 13 patidifusa. El resto..... qué quieren que les diga. Lo que yo me pregunto es si la Sra. [o Srta.] Lozano fuese del PP, ¿habría tanta animadversión? Lo que ocurre es que a esa pregunta no se le enciontrará respuesta, puesto que esa gentuza está ocupada haciendo.... lo que la Sra. [O Srta.] Lozano ha descrito. Absolutamente NADA, esperando instrucciones del jefe.
    Ampliar comentario
    #18
    Compartir
    22 No se lo tome usted a mal, pero vaya una estupdez! Ese artículo fue publicado en el New York Times, y lo leí el mismo día que salió, pues un amigo me envió el link. El artículo en sí es un caso de libro de prensa amarilla. Elucubraciones, hechos sin contrastar, dimes y diretes, y un amor inconmensurable por &034;construir tópico destructivo&034; hacia los españolitos. Y ese periódico, señores es una bazofia, que entre otras cosas se nutre de periodistas de El País. A eso periódico estaba yo suscrito hasta los atentados de madrid, cuando por falta de staff en España, decidió hacerse un oráculo del señor Rubalcaba y &034;los españoles se merecen un gobierno que no les mienta&034;. En ese momento les envié un correo y cancelé mi suscripción. Osea que un poquito de por favor...
    Ampliar comentario
    #17
    Compartir
    estimada periodista.
    su articulo de hoy es de una banalidad o vanalidad absoluta.

    le voy a dar una clave de regalo.

    1-Human Trafficking.
    2-Prostitucion.
    3-Spain.
    4-Women y GIRLS.

    y le recomiendo a su grupo que lea lo que los americanos encontraron en el periodismo de investigacion.

    se fueron a la JUNQUERA-FIGUERES-BARCELONA.
    Ampliar comentario
    #16
    Compartir
    Supongo que este artículo está escrito por una periodista, si es así tendrá que volver al cole. Si no lo es, qué osadía escribir enseñando sus vergüenzas o desvergüenzas. Este Pais era serio hasta que llego el mono Chito que lo convirtió en titiritero, tercermundista y expoliado, además de abundantes estómagos llenos y agradecidos. Supongo que no cobrará por lo que le publican.
    Ampliar comentario
    #15
    Compartir
    ¡ Uff! ¡ Qué cansada vida la de un diputado en el Congreso para lo que ganan y las prebendas vitalicias que obtienen!

    ¿ Sabe esta Sra. diputada lo que es trabajar de verdad, en cualquier oficio?.

    ¡ Ay, pena, penita, pena!
    Ampliar comentario
    #14
    Compartir
    14

    Me imagino que depende de como sea de pasiva, dónde sea y el número.

    Cuando los 15M, con las bendiciones laicistas de Zapatero, tomaron Sol no estaban autorizados, creo recordar, y se les excusaba con que era algo espontáneo [y un jamón con chorreras... claro que desde que en 2004 los móviles de Ferraz convocaran &034;de forma espontánea&034; a la gente ante las sedes del PP en jornada de reflexión, todo vale]. Y ya estamos que la legislación nos la pasamos por el arco del triunfo porque lo hacemos sin violencia. O se juntan 300 y se sientan en medio de la calzada [elija entre calle principal, accesos de grandes ciudades o de zonas concretas de una ciudad] y que se jodan los demás.

    Pues ya está bien de tocar las narices.
    Ampliar comentario
    #13
    Compartir
    &034;Si esto fuera un país serio, el presidente de la cámara no aceptaría que nadie le dijera a qué hora se vota. Defendería la institución antes que los intereses partidistas.&034;

    Si a la opinadora le interesara más España [el Estado, este país ¿se orienta ya?] en vez de su opinión del buen funcionamiento del Congreso de los Diputados, otro gallo nos cantaría. A mí me parece razonable que se pida un poco de tiempo a fin de conseguir consensos si son posibles.
    Ampliar comentario
    #12
    Compartir
    Ganar la jubilación del Congreso es muy cansado.
    Pobrecita mía, descansa hija, descansa.
    Ampliar comentario