Miércoles, 10 de julio de 2013

Irene Lozano

PALABRAS EN EL QUICIO

Se les averió el sentido común

20/04/2012
84
Enviar
100
107
 
0
7
Imprimir

Al presidente del Gobierno le gusta equiparar la economía familiar y la economía nacional. Presumiendo de sentido común, suele asegurar que el Estado no puede permitirse gastar más de lo que ingresa, como tampoco lo puede hacer una familia. Presentada con ese envoltorio de lo razonable, la analogía parece una obviedad, pero es una falacia. Primero, porque la macroeconomía no se puede trasponer a la pequeña administración familiar con esa ligereza. Segundo, porque las familias sí se endeudan, de lo contrario no podrían adquirir un bien como la vivienda. Tercero, porque gastar no es lo mismo que invertir y si nadie hubiera invertido en carabelas, Colón aún estaría esperando para zarpar hacia América. Por último, no está de más recordar que la mayor parte de la deuda española es privada -de familias y empresas- y no pública: no conviene dar ejemplo con un mal ejemplo.

La que urge formularse es si han de pagar medicinas los pensionistas o se deben suprimir las diputaciones

El debate sobre el copago farmacéutico se nos presenta ahora también falseado, pretendiendo hacernos creer que hemos de elegir entre la opción del Gobierno -que paguen más medicinas los jubilados con mayor pensión- u otra peor, temible, inenarrable: que todos acabemos apoquinando para ir a la consulta del médico, a las urgencias o al quirófano. Con esos terrores, a cualquiera le dan la razón.

No se trata de cambiar la respuesta -y decir “no” al copago farmacéutico sin más-, sino de modificar la pregunta, algo mucho más complicado. La que urge formularse es si han de pagar medicinas los pensionistas o se deben suprimir las diputaciones. Dicho en toda su extensión: si preferimos eliminar el gasto superfluo y duplicado del Estado, antes de mencionar siquiera la Sanidad. Si queremos acabar con el gasto en amigantes y el tinglado del poder bipartidista, antes de considerar recortes en Educación. Si no sería más razonable perseguir de verdad el fraude fiscal, antes de suprimir la inversión en I+D+i.

La elección parece tan obvia que produce sonrojo escribirlo. Pero ante la evidencia de que el sentido común no le alcanza a Rajoy, se lo pongo en su lenguaje: cualquier familia en sus cabales vendería un coche y compartiría el otro antes de racionarle las aspirinas a la abuela con la coartada de que sufre jaquecas por encima de sus posibilidades. No se pueden dejar intactos los grandes problemas, mientras se obliga a los ciudadanos a pagar más para recibir cada vez menos, hasta que lleguemos a pagar todo a cambio de nada.

84
100
107
 
0
7

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

84

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

84Pionero 21/04/2012 | 22:21

#62 A las mezquitas y otros varios...¿se lo quitamos o lo mantenemos?

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

83Pionero 21/04/2012 | 22:19

#60 Muy bien, caro, barato, mediopensionista...

...pero los particulares y empresas pueden acceder a ese mercado financiero si pasan el debido estudio de riesgo.

España, como país, no tiene esas opciones. Sólo tiene la opción [BCE y FMI aparte] de emitir sus bonos e ir a la jungla de los inversores a ver que tal la tratan...y a un coste considerable que significa que todo lo que se endeude y todo lo que no se fíen de ella supondrá más pago de intereses y como consecuencia, menos posibilidad de gasto en sanidad, becas, carreteras, etc etc

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

82rido eleonora 21/04/2012 | 20:28

Lo de las prioridades en el gasto no lo quieren entender los políticos del signo que sea, con poder. Prefieren hacerse los locos porque, sencillamente, viven de mantener situaciones absurdas en estos difíciles tiempos como las mentadas Diputaciones, TVs y demás organismos, prescindibles para el común de los mortales menos para ellos. En esto es en lo que hay que insistir una y otra vez, porque de lo contario veo que conseguirán llevar al huerto a gente que aun no ha caído en el detalle que mientras le van quitando beneficios sociales la clase política sigue sin apretarse el cinturón.
En cuanto a que no es lo mismo una economía casera y otra del Estado les diré que no es lo mismo, pero en esencia, si lo es: no se debe gastar mucho más –hasta 3 % de déficit y 60 % de Deuda- que lo que se ingresa, porque si es así lo tienes que pedir prestado y te lo prestarán en función de tu aval; si no lo tienes, o te clavan a intereses, o simplemente no te prestarán. Parece mentira que todavía estemos discutiendo esta simpleza que hasta un niño pequeño entendería.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

81Eleanor Rigby 21/04/2012 | 17:46

#64 creo que le falta uno, el Europeo que tambien financiamos aunque unos mas que otros, especialmente los teutones.
Ah the lonely people...

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

80observando 21/04/2012 | 15:45

Irene, como siempre, exagera usted todo lo que no venga de la izquierda, esa facción politica que reparte nuevos derechos a crédito. Como usted bien sabe, el copago ya estaba establecido para medicamentos y, como está probado por el imparable crecimiento del gasto farmacéutico, no han bastado las medidas de contención tomadas por anteriores gobiernos. Así que algo más había que hacer. En este pais nuestro, de lo gratis siempre se ha abusado, y se abusará.

Y, por ejemplo, parece usted no tener ni idea de la labor de las Diputaciones. Son más efectivas en su demarcación provincial, para la mejora de infraestructuras y servicios rurales que las consejerías de las Juntas, se lo puedo asegurar. Aquí en Andalucía, el sectarismo practicado a fondo por los sucesivos gobiernos socialistas, ha sido funestamente selectivo con muchos municipios de otro color politico. !Qué hubiera sido de ellos sin una Diputación no socialista!

Pero, claro, la polémica no ha surgido hasta que en PSOE ha perdido el poder en muchos ayuntamientos y, en consecuencia, en muchas diputaciones. Ahora sí que se cuestiona su utilidad, en lugar de cuestionar los costes de estructura politica de las Juntas. Piense.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Aseguran que soy diputada, pero yo digo que trabajo como diputada nacional de UPyD.Soy ensayista de vocación y periodista de profesión, aunque cada día tiene su afán y ahora mi prioridad es representar a los ciudadanos. Concibo esta columna como parte de esa triple calificación, si es que Standard&Poor’s no me la rebaja. He publicado varios libros, he trabajado para una larga lista de medios de comunicación y hasta he recibido algún premio. Mi biografía exhaustiva, en www.irenelozano.com y mis gorjeos, en @lozanoirene.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios