La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Armas españolas en Egipto

Cuando tuvo lugar el golpe de Estado militar en Egipto el pasado 3 de julio, quedó de manifiesto la debilidad del músculo civil de aquella sociedad.

Cuando tuvo lugar el golpe de Estado militar en Egipto el pasado 3 de julio, quedó de manifiesto la debilidad del músculo civil de aquella sociedad. El Baradei representaba esa sociedad liberal y democrática, como ya he escrito en alguna ocasión. Su dimisión como vicepresidente, a causa de las matanzas llevadas a cabo por Ejército y policía, constituye el peor augurio: la constatación de que el débil músculo civil desiste ante el enfrentamiento por el poder de sus elementos inciviles, tanto religiosos como militares. En el fuego cruzado, la población. Ella pone los muertos, como siempre.

La transición egipcia ha descarrilado, pero al margen de cómo desde fuera se pueda contribuir políticamente y de cómo reaccione la Unión Europea, hay algo que el Gobierno español puede y debe hacer con carácter inmediato. El año pasado se realizaron cuantiosas ventas de armamento a Egipto por parte de empresas españolas, lo que en la jerga administrativa se llama “material de defensa, otro material y productos y tecnologías de doble uso”. En total, las exportaciones sumaron 50 millones de euros, tal como recoge el informe de Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso, que el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, desgranó en el Congreso hace un par de meses.

El año pasado se realizaron cuantiosas ventas de armamento a Egipto por parte de empresas españolas. En total, las exportaciones sumaron 50 millones de eurosLa legislación española para el control de la venta de armamento obliga a la administración a autorizar las operaciones de exportación de armamento. Esas licencias se otorgan siguiendo criterios bastante rigurosos, pues la ley, con sus aspectos mejorables, resulta bastante exigente, y sobre todo contiene una dimensión preventiva que el Gobierno debía haber activado el mismo día del golpe de Estado. Las matanzas recientes redoblan las razones para hacerlo, porque en el citado informe figuran también exportaciones autorizadas el año pasado por valor de 90 millones de euros. Esto significa que se han autorizado licencias para vender armas hasta un máximo de esa cantidad, no que las exportaciones hayan tenido ya lugar. Y eso es lo primero que debemos saber.

En su artículo 8, la Ley 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso, obliga a la administración a revocar o suspender licencias ya concedidas cuando el material pueda ser empleado en “acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos”.

Si algún acontecimiento justifica una revocación de las licencias, es una masacre como la del día 14 de agosto, más aún porque se suma al goteo de actos represivos ocurridos en las semanas posteriores al golpe, que ya se habían cobrado varias decenas de muertos. El Gobierno debe hacerlo no sólo para presionar al Ejército egipcio, sino porque le obliga la ley española y los tratados internacionales de comercio de armas de los que nuestro país es signatario. 


#15

Senora ,  las armas son para matar ,  si alguien te dijo que eran para feir huevos te engano!...  Si vendes armas  lo que haga el cliente con ellas es asunto suyo , no tuyo,excepto sin son armas de destruccion masiva,encuyo caso necesitas la aprobacion del tio Sam . Si no se las vendes  tu , se las vendera otro .

Ella pensara... pues que se las venda otro!... no seremos nosotros! ... si seran otros ,  pero  llegara un dia en el que seran ustedes  quien tengan que pagar las facturas. ,a no ser que  esten pensando morirse antes de que vengan los cobradores... que yo creo que ese es el plan,aguantar  con credito hasta que esa generacion infame muera.

 

Ampliar comentario
#14

No se ni me importa si lo que dice la articulista coincide con lo que diga la ley española sobre exportación de armas. Estoy tan acostumbrado a ver jilipolleces ( o se dice gilipolleces de Gil y pollas SL ) plamadas en leyes españolas y demás normativa, que lo que diga la ley va siendo ya algo ajeno al desenvolmimiento de la sociedad. A quien coños se le ocurre vender armas si no es para matar. Y resulta que cuando alguien les da el fin para el que sirven ¿quieres que se las quiten o las devuelvan?. Valiente contrasentido (payasada legal en su caso). Si así fuera quién cojon es´soltaría la pasta para llevarse armas. Cuando alguien compra armas ya no las devuelve si las ha pagado. Así nos luce el pelo a España y a los españoles en los últimos tiempos, con argumentos hipócritas, que solo los tontos nos creemos. Cuéntale ese argumento a los Americanos, a los Ingles o a los impresentables de Gibraltar, por no decir franceses e Israelies. A veces pienso que esa candidez de los periodistas no puede ser natural, sino pagada.

Ampliar comentario
#13

Lamentandolo mucho, me temo que tengo que estar de acuerdo con algunas opiniones expresadas en los comentarios anteriores, Hitler nos ha demostrado que la mayoría no siempre tiene razón, y menos aún el derecho de sojuzgar a las minorías, en el caso de Egipto los hermanos musulmanes no respetan derechos básicos de las minorías (religiones diferentes o el colectivo de mujeres), es lamentable que la única solución para muchas situaciones sea la fuerza, la violencia, las armas, mas lamentable aún es que aún no hayamos llegado como especie a una convivencia pacífica y a una colaboración en beneficio de todos y de nuestro entorno. ¿Quien tiene razón? desde luego no la tienen quienes no respetan a las minorías, y tampoco la tienen quienes pretenden apoderarse del poder en beneficio propio o de un colectivo especifico en detrimento de los demás.

Ampliar comentario
#12

Egipto, como tantos paises del Tercer Mundo, no puede ser juzgado con ojos del S. XXI. Necesitarán su tiempo, sus revoluciones y sus guerras, mientras avanzan hacia el progreso. Quienes somos nosotros, ejemplos de qué, para decirles lo que está bien o mal.

 

Dejemos que soluciones sus problemas e intervengamos lo menos posible.

Ampliar comentario
#11

Pero señora  ¿nos la vamos a coger a estas alturas con papel de fumar?

 

¡Vamos! aquí las fábricas de armas son eso: FABRICAS DE ARMAS, NO DE CHUCHES.

 

Y EL QUE COMPRA ARMAS ES PARA USARLAS. Cómo lo vaya ha hacer es otra cosa.

 

EL BARADEI no era más que el hombre de EEUU en Egipto. Y eso a muchos egipcios -y no egipcios- no les cuela. ASI QUE EL PROBLEMA NO ES QUE EL EX DE LA AGENCIA ATÓMICA HAYA DIMITIDO, SINO QUE SE PRESTÓ ENSEGUIDA A JUGAR AL GOLPE MILITAR (Y NO FUE PRESIDENTE DEL GOBIERNO DEL GOLPE PORQUE NO LE DEJARON SUS COLEGAS EGIPCIOS)

 

El islamismo fundamentalista es la segunda arma de Occidente (especificamente de USA) para que los régimenes nacionalistas en los países árabes (poco amigos de israel y además con la intención descarada de modernizar sus sociedades- a lo bruto, aveces, sí- y de que les dejen de timar con el petróleo) Y así han caído Irak, Libia, Libano hecho unos zorros, Siria y ahora egipto. Alimentar las hordas fanáticas ha sido fácil. El resultado: el caos. ¿A quién beneficia el caos? Ustedes ya son mayorcitos para responder a esa pregunta.

 

El panarabismo ha tenido en Occidente su mayor enemigo: cuestión de intereses. Y se ha vendido armas a quienes previamente se ven en peligro bélico. Punto.

 

Sólo los emiratos serviles, pieza de sostén de los intereses occidentales, se mantienen lejos de los conflictos; y, a pesar de ello, compran armamento en cantidades ingentes.¿una forma de pagar al jefe? Vaya ud a saber.

 

Y ahora result a que la Irene se nos escandaliza.

Más escandalizados no tendría que tener la política exterior de nuestros socios... bueno: de NUESTROS JEFES, amos y señores ya se sabe.

 

 

k

Ampliar comentario
#10

 Su homilía de hoy quedaría bien hasta en la boca del Papa, pero creo que el gobierno  debería exigirle a usted, que se reúna con los sindicatos de las fábricas de armas, y se lo esplique bien clarito el motivo de los despidos, por lo demás tiene usted muy buen corazón, o ¿cinismo?    

Ampliar comentario
#9

Por si mismas, las armas no promueven conflictos; son los hombres quienes las manejan y las emplean. Y son los hombres quienes promueven los conflictos.

 

Por ello, me parece deporable este articulo, denunciando la venta de armas españolas, que -una vez más- trata de socavar la industria española.

 

¿Acaso piensa la articulista, que si España no vendiera armas, los egipcios se quedarían sin ellas?. Claro que no, serían otros paises los que se las venderían.

 

¡¡¡Ya está bien de buenismo en las espalas de los trabajadores de estas industrias!!!. Sabemos hacer armas, se hacen, para qué las emplean no es de la incumbencia del que las vende.

Ampliar comentario
#8

Desde que comenzaron los conflictos de la llamada "primavera árabe", a mí me ha llamado la atención la absoluta ineptitud de los llamados "medios de couminación"  a la hora de informar sobre lo que estaba sucediendo.

Porque informar significa, en estos temas ANALIZAR para contar no solo lo que pasa, sino también los orígenes del problema (y no solo el tópico de una dictadura, por otra parte habitual en estoa paises) y también las posibilidades de futuro de esa complicada situación.

Al final, nos encontramos con los "plumillas" de siempre, que nos cuentan que hay muchos tiros y muchos muertos, pero que terminan inclinándose por los que están en la calle (aunque sean violentos).Lo mismo les da cuál sea su signo y que ayer miismo los vituperaran.

Ello no se llama información, se llama desinformación por no llamarla INEPTITUD,

Ampliar comentario
#7

Irene Lozano, esta vez se ha metido en un jardin con demasiadas espinas.Las armas las ha utilizado el hombre desde los tiempos  prehistoricos. Las armas y su utilizacion son necesarias, para que exista el Estado. Por lo tanto la fabricacion y venta de armas es completa-mente racional y legitima. El problema no son las armas, el problema es la violencia. Que el Estado que tiene y que debe ser el unico que posea el monopolio de las armas, del Poder y de la fuerza, es completamente racional y legal. Que en muchas ocasiones El Estado se extralimite en el uso del Poder, de las armas y de su fuerza, ¿ pues podemos criticarlo y poner en duda su legitimida ?.

Pero lo que no se puede admitir, ni permitir,  ni justificar de ninguna de las maneras, es que las calles sean tomadas por unos ciudadanos e impedir que otros, puedan hacer uso de las mismas.. El Estado no solamente esta legitimado para ejercer la fuerza, sino que ha de estar preparado y organizado para imponerse por la fuerza a aquellos ciudadanos que utilizan las calles, para fines diistintos, para las que estan concebidas ( que los ciudadanos vayan y vengan a su trabajo, se paseen o vayan y vengan a hacer sus compras ).

 

El Problema de Egipto es similar al de otros muchos paises, donde no hay democracia. Donde unos dirigentes alientan a millones de ciudadanos a salir a la calle, para derribar a un gobierno e imponerse ellos a continuacion como Poder Absoluto ( este es el problema y esto es lo que hemos de impedir los que pensamos democraticamente ) En Francia cientos de miles de ciudadanos salieron a la calle, impusieron la Revolución, guillotinaron a los Reyes y a miles de sus partidarios y al final se acabo con Napoleon ejerciendo el Poder Absoluto. En Rusia Lenin saco a la calle a cientos de miles de ciudadanos, se acabo con el Zar y a unos cuantos miles de sus partidarios y al final Lenin y su Partido comunista tuvieron el Poder Absoluto. Pensemos en la Alemania de 1930, cuando el Partido Nazi ya era capaz de sacar a la calle a cientos de miles de ciudadanos. No hubiera sido mejor para Alemania y para la Humanidad, que el Estado Aleman, hubiese ahorcado a 50 o 500 o 5.000 de dirigentes del partido Nazi y que hubiese prohibido a todos los partidos politicos sacar a la calle a los ciudadanos, para hacer sus reclamaciones y nos hubiesemos ahorrado que 15 años despues terminada la 2ª Guerra Mundial contabilizaramos mas de 50 millones de muertos y un coste economico inconmensurable de contabilizar.

 

Convenzace Irene Lozano el problema no son las armar, su fabricacion y su venta, el problema lo son los Flautistas de Hamelin ( dirigentes politicos) que salen a las calles a tocar sus flautas ( predicar, mitinear o manifestar ) y arrastran a las ratas ( a las masas ) a que les sigan, para que al final estos flautistas de hamelin ( dirigentes politicos obtengan el Poder Absoluto ) y esto hay que impedirlo, utlizando las armas si fuera preciso, como lo es actualmente en Egipto.

 

La Politica no se puede permitir que se haga en la calle, hay que hacerla en las sedes de los partidos y organizaciones sociales,y estar organizados de tal forma que todos los ciudadanos tengan la misma igualdad y posibilidad de hablar, oir y preguntar.

   

Ampliar comentario
#6

Sra Lozano,no quiera ser mas papista que el papa. España y su industria del armamento,igual que la alemana,francesa,sueca y america venden donde pueden y aquien paga,lo demas Sr Lozano es jugar al gilipollas mientras los demas lo hacen como buenos empresarios y mejores negociantes.

 

¡¡No olvide que tenemos 6 millones de parados¡¡¡

Ampliar comentario
#5
En respuesta a viajeroa3

El problema es que aqui se opina y se escribe conla optica de la hoz y el Martini desde la playa y con los  valores occidentales como bandera, sin darse cuenta que aquellos no quieren razonar absolutamente nada, les han prometido 17 virgenes en el paraiso y acumulan agravios muchos auto inflingidos...pero agravios al fin. que quieren descargar con alguien, no importa quien.

 

Y ese quien es Europa, no nos quede duda...vienen a por nosotros.

Ampliar comentario
#4

Ya empezamos con las chorradas progres, ahora resulta que el gobierno será responsable de las muertes en Egipto, a ver si la Irene se pone a joder a Seat y Ford por las muertes en carretera.

 

Estamos de verano...chorradas las justas

Ampliar comentario
#3

Irene, no te das cuenta que en Egipto nos estamos jugando el principio de la  I Guerra Mediterránea. Algunos muy simples, o muy manipuladores, llamásteis La Primavera Árabe, a lo que era más una voluntad europea que una realidad árabe.

La democracía y la sociedad civil en la mayoría de los países  islámicos es practicmanee nula. Mientras que los totalitarios, radicales  y asesinos islamistas están muy organizados y cuentan con ingentes cantidades de dinero occidental para financiarse.

 

Se quiera o nó el modelo para derrotar al islamismo está en Argelia. Argelia, como Egipto estuvo a punto de caer en manos de los islamistas y las muertes  fueron masivas. El que haya leído al excomandante del ejercito argelino,  con seudónimo Yamina Khadra, sabe bien lo que sucedía. Morías por todo. Hasta el punto de poner de moda la frase: SÍ HABLAS MUERES, SÍ CALLAS MUERES, LUEGO,  HABLA Y MUERE.

Si en Egipto se derrota al islamismo y Túnez y Marruecos lo consiguen aparcar  podemos tener décadas de paz en el Mediterráneo.

No deseo la muerte de nadie, ni siquiera de los islamistas. Lo malo es que yo no desee la muerte de nadie. Lo malo es que hay millones de personas que no les importa morir por acabar con nuestra forma de vida y volver a una NEGRA EDAD MEDIA.

Espero que los árabes, con nuesta ayuda,  consigan acabar con los islamistas. No va en ello nuestra existencia.

Saludos.

 

Ampliar comentario
#2

El problema no son las armas, que hasta una piedra puede serlo. El problema es que el ejército haya tenido que recurrir a ellas para evitar que el largo brazo de la teocracia iraní, con el apoyo de los Hermanos Musulmanes, implantase una dictadura religiosa y la sharia. 

 

Para el régimen iraní, cercado y presionado, poder controlar el estrecho de Suez sería una forma de aliviar la presión que sufre.

 

Dejémonos de tonterías con lo de las armas y no caigamos en la equivocación de mirar el dedo cuando el sabio señala la luna.

Ampliar comentario
#1

¿Armas españolas en Egipto? Y francesas, inglesas, italianas, estaunidenses, iranies y de cualquier punto del planeta.  El negocio de la venta de arma es  negocio, ni muy ético, ni muy estético, pero lucrativo, y estamos para como para dejar  perder una via de negocio por muy mal que se vea.  Las armas cuando se venden a cualquier estado se piensa que son para la defenderse, no para masacrar un pueblo, pero es que las armas como se suele decir las carga  el diablo.

Ampliar comentario