Lunes, 22 de julio de 2013

Irene Lozano

PALABRAS EN EL QUICIO

El cuento de la Monarquía se acabó

10/05/2013 TAGS  >

Monarquía

81
Enviar
126
105
 
0
Menéame
Imprimir

Un rey campechano; un príncipe enamorado de una plebeya; una infanta licenciada, la primera de España, y trabajadora, faltaría más, que acudía a fichar a diario, como todos. El retrato resultante reflejaba el triunfo de la humildad, el amor y el trabajo, lo que cualquiera querríamos para nuestra propia familia.

Era una monarquía normal: había sustituido la afectación añeja por un sutil encanto, ni tan cercano como para difuminar ese indispensable halo de glamour ni tan lejano como para parecer de otro mundo. Habían logrado el magnetismo de las estrellas mostrando una naturalidad minuciosamente aprendida y una gran satisfacción en el cumplimiento del deber. Fue un trabajo muy profesional, de enorme pulcritud. Y una vez concluido, sobrados de confianza en sí mismos, enterraron El Príncipe de Maquiavelo: el pueblo los quería y no habría necesidad de hacerse temer en los siglos venideros. Ese pueblo, además, se sentía identificado con ellos, porque la historia había cuajado: aquella monarquía que mostró ser democrática en el 78 y en el 81, era además demócrata. Demócrata de espíritu, demócrata de mezclarse con plebeyos, demócrata de fichar, demócrata de enseñar las bragas como las enseña cualquier mujer un día ventoso y desapacible. En fin, esa cosa culta y europea de la igualdad de derechos; ese "a sus pies" y un "no, por Dios".

¿Y si hubiéramos comprado demasiado cuché y ahora viéramos que una monarquía moderna y demócrata ha de ser transparente y estar limpia de corrupción?Consiguieron la proeza narrativa de darle verosimilitud a esa fabricación, aun con todos los elementos en contra. El más obvio, el conceptual: transmitir que la familia más excepcional del reino es idéntica a las demás requiere violentar mucho la lógica. Pero la eficiencia de los profesionales del departamento comercial de Zarzuela lo logró. Pues sí, pues sí, iban confirmando los grandes propagandistas de la prensa: son como nosotros.

Un buen día, la realidad se puso dura. Y la degradación fue llegando paulatina. Los negocietes del yerno, un socio avispado, unas firmas del secretario, asentimientos implícitos, correos electrónicos... Y el nombre de la infanta, socia también en aguas turbias, involucrado en una meticulosa instrucción judicial, con los consabidos titulares de prensa.

Ese pueblo confiado y por días hasta orgulloso de su monarquía conoció súbitamente la cercanía de la familia a los elefantes de Botsuana y las sedicentes princesas europeas. ¿Y si hubiéramos sido unos lilas? ¿Y si ese cuento de que una monarquía demócrata empieza en una princesa plebeya fuera una inmensa impostura? ¿Y si hubiéramos comprado demasiado cuché y ahora viéramos que una monarquía moderna y demócrata ha de ser transparente y estar limpia de corrupción?

Quedaban un par de oportunidades más para poner a prueba nuestra credulidad: la imputación de la infanta y la ley de transparencia. De la transparencia sabemos que se negocia en secreto: mal augurio. En cuanto al asunto judicial, ya vamos viendo cómo se enfoca cuando la realidad se pone difícil: ese jueguecito de la igualdad de derechos y tal está muy bien, pero la broma ha llegado demasiado lejos. ¡Imputar a una infanta! ¿Qué os habíais creído? Vuelvan las bragas y otras distracciones de alta sociedad. El cuento se acabó.

81
126
105
 
0
Menéame

LA OPINIÓN DE LOS LECTORES

81

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

81lo que hay que ver 11/05/2013 | 20:37

¡¡¡¡MUY BIEN LOZANO!!!!, un magnifico articulo, aunque cuando se dice la verdad, no hay respuesta posible en contra y la familia de los Bourbones y Urdangarin, nada pueden decir al respecto, en cuanto a enseñar las bragas por el viento, tan distinguidas damas, es harto difícil, ya que llevan faldas con contra peso para el viento y si no pantalones, que se lo pregunten al Principito, me refiero lo de los pantalones.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

80yotelodigo 11/05/2013 | 20:07

#78 QUE COSAS DICES DESESTIMADO GONZALOWSKY.


Las cosas que dices amigo Gonzalowsky, son inadmisibles. La monarquía fue siempre feudo de minorías y no mucho mas que eso.
La República siempre estuvo del lado de las mayorías y tuvo ambiciones progresistas y de bien para España y todos los pueblos que la componen

Republicanos son aquellos que piensan en presente y en futuro. En el caso actual quieren darle un carácter moderno al Estado actual.
Saben que la educación es llave principal para compararse mejor con los paises mas avanzados de Europa, entre otras cosas.

La monarquía en España nunca termina de funcionar, en cambio, por que, como se ve cae irremediablemente en la corrupción y la mentira oficial como ocurre en esta época que un dia será analizada y denominada "el de la Transición donde primaban trinquetes y mamandurrias a mas no poder".









#78 CERO PARA GONZALOWSKY.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

79don lucio 11/05/2013 | 15:39

IRENE PATINO.
SE CAYO
NO CAZO UN ELEFANTE
NO SE ROMPIO LA CADERA
TODO CON ACENTO EN LA 0.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

78Gonzalowsky 11/05/2013 | 12:45

Es curioso, en un país que hasta ayer tarde estaba a rebosar de supuestos juancarlistas y no monarquicos,yo no soy en absoluto juancarlista,pero sí estoy convencido,sin entusiasmo,de que la monarquia se adapta a España mejor que la república. No quisiera haber tenido a un Tierno Galvan,o tener ahora a un Felipe Gonzalez como mi presidente.Un rey no procede de ninguna región concreta de España,eso es una gran ventaja.Un rey no tiene un pasado político que le lastre, más ventaja todavía.Un rey,puesto el caso,no tiene que darse prisa[5 o 6 años]para enriquecerse,Gran ventaja.La expresión “el Rey de España”o“The king of Spain” o“Der König von Spanien”,tiene en el exterior resonancias históricas y un empaque explotable que nunca tendría un presidente de la republica.En un momento de crisis o vacío de poder la figura del rey es garantía de continuidad, en principio no debe tener “querencias”. Son consideraciones prácticas, lo sé, pero ahí están. Además,el sostenimiento de uno u otro creo que nos costaría aproximadamente lo mismo. Otra cosa es la desastrosa dinastía borbónica,pero eso,que es muy cierto, y creo que sólo se salvan por los pelos Carlos III y Alfonso XII , requriría mas espa

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

77Muerca1111 11/05/2013 | 12:42

Muy bien tu artículo Lozano, pero empieza a cumplir con tu deber, y háblanos abiertamente aquí y en el congreso de los diputados de todas las corrupciones del rey, empezando por la colección de pintura duque de hernani que robó impunemente, obligando a funcionarios a falsificar archivos, para tapar su robo, luego de las comisiones de petroleo, luego de las comisiones ladronas que cobra a los grandes empresarios, luego exigirle que haga público su patrimonio y que explique de donde lo ha sacado, luego que informe de una vez por qué no pago los impuestos de la herencia de su padre que estaba en Suiza, porque si calla al respecto, diciendo desde hace más de un mes que está "acopiando información" es que NO LOS PAGÓ. Eso es lo que tienes que hacer Lozano, aquí y en el congreso de los diputados y si no lo haces, NO CUMPLES CON TU DEBER.

Acceso al comentario Acceso al comentario #  Responder 0

Aseguran que soy diputada, pero yo digo que trabajo como diputada nacional de UPyD.Soy ensayista de vocación y periodista de profesión, aunque cada día tiene su afán y ahora mi prioridad es representar a los ciudadanos. Concibo esta columna como parte de esa triple calificación, si es que Standard&Poor’s no me la rebaja. He publicado varios libros, he trabajado para una larga lista de medios de comunicación y hasta he recibido algún premio. Mi biografía exhaustiva, en www.irenelozano.com y mis gorjeos, en @lozanoirene.

CONÉCTATE A LA ACTUALIDAD

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN
BoletínUrgentes
Las más, patrocinado por Caja Mar

ANÚNCIATE BOLETÍN
Nov
2012
1ª Edición
2ª Edición
L
M
X
J
V
S
D

HEMEROTECA

Mostrar Calendarios