El gran chollo político para la oposición de izquierdas es Bárcenas, sin duda. Es el que marca la agenda no sólo del PP sino muy especialmente de PSOE, IU, ERC y UPyD. Están en su derecho de blandir al extesorero como arma arrojadiza. ¡Faltaría más!

Luego está el implacable, serio y riguroso Pablo Ruz que viene realizando una instrucción exhaustiva sobre las finanzas del PP, en base a los inexportables e indigeribles Bárcenas y Correa, amén de toda la retahíla de personajes dentro del partido de la derecha.

Resulta que el 14 de agosto pasado, cuando Cospedal deponía en calidad de testigo ante la mencionada señoría, el abogado de la acusación popular (Mariano Benítez de Lugo, veterano en estas lides), y el abogado de la acusación por IU, Enrique Santiago, antiguo aspirante a ser coordinador general de Izquierda Unida y defensor del alcalde de Seseña Manuel Fuentes (acusado de corrupción), insistieron en preguntar a la secretaria general por los 200.000 euros de presunta comisión en Toledo a cuenta de Sacyr por una contrata de basuras.

Ruz impidió las repreguntas por haber de por medio personas aforadas e incluso advirtió a Santiago con tomar medidas contra él si desobedecía sus órdenes. El abogado, militante del PCE, se las tuvo también tiesas con Cascos hasta el punto de que el asturiano, encolerizado ante el interrogatorio e informado del perfil político del letrado, le preguntó a su vez si era miembro de la KGB o algo parecido.

El hecho es que a la salida del testimonio de María Dolores de Cospedal venía la segunda parte. Los medios que preguntan y no ponen reparos judiciales a las respuestas. Benítez de Lugo arremetió sin piedad con el instructor por no haberle dejado zaherir a la presidenta castellano-manchega con la famosa (o presunta) comisión toledana de la que informó (presuntamente) Bárcenas.

El ataque directo del letrado de la acusación hizo torcer el gesto a más de un comentarista que asistía en directo a la deposición en plena calle Prim del veterano abogado socialista.

¿No era Ruz garantía de llegar hasta el findelacita? ¿Conoce Benítez de Lugo algún cambio sustancial en la determinación de don Pablo por llegar hasta el final de los legajos?

¡Qué canícula! ¡Qué temporas!