La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Obituario sobre el periodismo

No tiene uno claro del todo si el periodismo se ha muerto, como sostienen algunos, o si se encuentra estable dentro de la gravedad. Pudiera ser

No tiene uno claro del todo si el periodismo se ha muerto, como sostienen algunos, o si se encuentra estable dentro de la gravedad. Pudiera ser también que, a cuenta de la revolución tecnológica y de la nueva concepción del negocio, estemos asistiendo a una redefinición del oficio, en el que los periodistas han dejado de ser aquellos individuos que observaban el mundo y se implicaban en su transformación para convertirse en instrumentos de un espectáculo multimedia cuyo único requisito es el de ser rentable. Lo seguro es que la profesión atraviesa su particular crisis, aderezada aquí con una polarización salvaje que, salvo excepciones, tiene al gremio dividido en dos trincheras irreconciliables.

 

Yendo a lo general, ocurre hoy lo mismo que denunciaba hace diez años Kapuscinski. Los grandes medios han construido su propio mundo en el que la realidad no se refleja sino que se acomoda. No interesa tanto contar lo que pasa como evitar que la competencia se adelante, y debido a ello, es habitual que determinados acontecimientos reciban la atención de un ejército de reporteros mientras que otros hechos a priori relevantes queden en las tinieblas del apagón informativo, ya que de lo que no se habla no existe. “Los medios de comunicación -decía el polaco- se mueven en manadas, como rebaños de ovejas; no pueden desplazarse de forma aislada. Por eso, sobre todo lo que se nos cuenta leemos y escuchamos las mismas informaciones, las mismas noticias”.

 

El problema se plantea con aquellas noticias que se niegan a aceptar la lógica de esta realidad prefabricada. Sucedió en junio del año pasado con motivo de la ya olvidada revolución verde iraní y su icono, la joven Neda, que se murió mirando a la cámara y cuyo rostro contemplamos en YouTube. De hecho, en un principio, no se pudo comprobar la veracidad de esas imágenes por la sencilla razón de que los periodistas brillaban por su ausencia y los que se encontraban en el país aludían a la férrea censura informativa de las autoridades para encogerse de hombros.

 

Aquellos sucesos, que llegaban a Occidente gracias al testimonio de ciudadanos iraníes en la blogosfera, no hacían sino certificar el calamitoso estado de la profesión. Si un panadero de Teherán podía servir en Twitter o Facebook la información que al día siguiente recogerían los principales medios de comunicación, ¿para que eran precisos los periodistas? Más a más, si la censura iraní era el cerco inexpugnable del que se hablaba, ¿por qué las redes sociales sí ofrecían imágenes diarias de lo que estaba sucediendo? ¿No era a los periodistas a los que se pagaba para eso, aún a costa de arrostrar el riesgo de la expulsión, la cárcel o, incluso, la muerte?

Los periodistas tendrán que empezar a proporcionar una información y un conocimiento que no sea accesible por otras vías, y de formas más útiles y relevantes para su público

 

Premonitoriamente, apenas un par de meses antes, Robert G. Picard, reputado consejero y analista del modelo económico en el que se sustentan los medios informativos, había pronunciado una conferencia en Oxford de la que se hizo eco The Christian Science Monitor y en la que sostenía abiertamente que los periodistas merecían ganar poco ya que su creación de valor era más bien escasa. Según destacaba Picard, el trabajo periodístico está tan estandarizado que un ciudadano vulgar corriente puede desempeñar funciones similares. Esto es, podía dar noticias, hablar con expertos, determinar su relevancia, incluir audio, fotos y vídeos y hacer accesible dicho contenido al mundo o distribuirlo dentro de su red social. Y todo ello, por supuesto, gratis et amore. ¿Para qué va a pagar una empresa por algo que puede conseguir a coste cero?

 

Picard hacía algunas recomendaciones: “Para que sea posible crear ese valor, (los periodistas) no pueden seguir informando de la forma en que tradicionalmente lo ha venido haciendo o limitarse a hacer un refrito con noticias que ya han aparecido en otros canales. Deben añadir algo novedoso que aporte valor. Tendrán que empezar a proporcionar una información y un conocimiento que no sea accesible por otras vías, y de formas más útiles y relevantes para su público”.

 

Bien, podíamos estar de acuerdo en que determinadas actividades de la función periodística podían ser desempeñadas con mayor o menor fortuna por gente ajena a la profesión, pero siempre habría informaciones que exigirían el concurso del profesional, especialmente cuando se trataba de asuntos que podrían englobarse dentro del llamado periodismo de investigación. Ese consuelo existía hasta que llegó Wikileaks y lo puso todo patas arriba.

 

Lo de Julian Assange merece una reflexión profunda, porque si algo pone de relieve sus filtraciones en masa de documentos sobre la guerra de Irak  o Afganistán es que los grandes medios del estilo de The New York Times o The Washington Post, por no hablar de sus émulos españoles, han perdido incluso ese monopolio sobre lo exclusivo con el que antes contaban. Assange no es periodista ni Wikileaks es The Guardian por lo que hay que suponer que si alguien pone en sus manos un volumen semejante de información sensible es porque existe una fuerte desconfianza hacia los medios tradicionales y, por extensión, hacia sus redactores. Si la información es un simple espectáculo -¿no presentaron las televisiones como un espectáculo la difusión del vídeo del helicóptero norteamericano ametrallando a civiles en Bagdad adelantado en Wikileaks?-, ahora hay quien decide estrenar la obra en un teatro distinto.

 

Por referirnos a temas más cercanos, la represión marroquí de los campamentos de El Aaiún podría dar lugar a una tesis doctoral sobre nuestra propia crisis. Antes de ser reprimidos a sangre y fuego por Marruecos, varios miles de saharauis habían levantado durante semanas sus tiendas en el desierto para protestar por sus condiciones vida. Las televisiones y periódicos españoles no vieron interés alguno en la noticia, cuando perfectamente podían rellenar sus páginas o sus emisiones debatiendo sobre si Belén Esteban tendría el tirón electoral que le auguraban las encuestas.

 

Y el medio se convirtió en mensaje

 

A nadie se le ocurrió, por tanto, desplazar a la zona a sus enviados especiales, algo que no debía de ser tan difícil cuando varios activistas de ONG sí habían logrado establecerse en el campamento. Sólo después de que se desencadenara la represión en el Aaiún se tuvo noticia de los intentos frustrados de periodistas por llegar a la capital de Sahara y sus protestas porque Marruecos anulaba sus reservas de avión. Lo que, sin duda, representaba un fracaso colectivo fue presentado como un éxito por la cadena Ser, que alardeaba esta semana de haber logrado burlar el cerco de Marruecos: “Saludos desde El Aaiún. Nos disponemos a informar”, decía Angels Barceló. En realidad había poco de lo que informar, ya que Marruecos había completado sin testigos su represión. Eso sí, la emisora ha podido convertirse en noticia ya que la presencia de sus periodistas duró menos que un caramelo a la puerta de un colegio antes de ser invitados a tomar un avión de regreso.

 

Volvamos a Kapuscinski: “No existen especialistas en ningún campo. El periodista es simplemente uno al que trasladan de un lugar a otro, según las exigencias de la cadena televisiva. Pero más importante que esto es que los medios de comunicación, la televisión, la radio, están interesados no en reproducir lo que sucede, sino en ganar a la competencia. En consecuencia, los medios de comunicación crean su propio mundo y ese mundo suyo se convierte en más importante que el real”. Espléndido apunte para el obituario de la profesión.

#42
Compartir
No te quejes Escudier, no es un problema de opinión política. Si te molestases en leer a tu compi Casado, comprenderías que si vosotros mismos os dedicais a la demagogia, los lectores se ven en el derecho de practicar el tiro al blanco [al tonto]. Teneis tan poca credibilidad que el personal se rie de vosotros.
Ampliar comentario
#41
Compartir
En primer lugar aclarar que nunca ha habido ni habrá ninguna profesión que no dependa del ser rentable. Y segundo y principal decir que nunca antes el periodismo había caido en el fanatismo y vulgaridad en la que se encuentra actualmente. En cada noticia, en cada reportaje y en cada comentario se notan a la legua uno intereses ideológicos que a la larga no son otra cosa que intereses económicos camuflados. Habrá que rezar una oración por un gremio de siempre EXCESIVAMENTE temido y respetado.
Ampliar comentario
#40
Compartir
Efectivamente &034;no interesa contar lo que sucede&034; sino manipular las noticias en beneficio del amo que paga...Porque se paga y mucho.S
Ampliar comentario
#39
Compartir
El periodismo tipo lou grant murió con las grandes agencias: ya da igual ver el telediario de la una, que de la 3 que de la cinco, mismas noticias.
Es curioso como hoy día, cuando un acceso a internet tiene el tamaño de un mobil, no se transmitan noticias desde el sahara o desde los barcos turcos por poner un ejemplo. ¿quien capa las comunicaciones? Dudo que marruecos tenga ese poder.
Ampliar comentario
#38
Compartir
Me ha gustado muchísimo poque me parece una análisis lúcido de la situación. Hoy sobre periódicos y también sobre periodistas figura un lastre muy difícil de solventar, y es que como las cosas van mal, dependen de las subvenciones que el poder les da. El dinero que reciben es de todos los españoles, pero quien se lo da es el poder, y este reparte en función de cercanías ideológicas, y esto inevitablemente conduce a una autocensura con relación al poder que impide que se expliquen con total libertad. En Internet, por ejemplo, escribimos gente que seguramente lo haremos peor, que muchas veces nos equivocaremos, pero escribimos desde una libertad de no tener que agradar a nadie. Esto es una ventaja con respecto a los profesionales. Leo varios periódicos de papel a diario y muchos de Internet, hay gente libre, que critica al que se lo merece, tanto periodistas como blogueros, pero también hay cantidad de gente que da la sensación de recibir &034;algo&034; por hacerse el ciego, y esto los lectores lo percibimos cuando alguien trata de justificar lo injustificable. Confío en que el periodismo de papel no se derrumbe y podamos seguir con la agradable tarea de abrir el periódico.
Ampliar comentario
#37
Compartir
Me ha gustado muchísimo poque me parece una análisis lúcido de la situación. Hoy sobre periódicos y también sobre periodistas figura un lastre muy difícil de solventar, y es que como las cosas van mal, dependen de las subvenciones que el poder les da. El dinero que reciben es de todos los españoles, pero quien se lo da es el poder, y este reparte en función de cercanías ideológicas, y esto inevitablemente conduce a una autocensura con relación al poder que impide que se expliquen con total libertad. En Internet, por ejemplo, escribimos gente que seguramente lo haremos peor, que muchas veces nos equivocaremos, pero escribimos desde una libertad de no tener que agradar a nadie. Esto es una ventaja con respecto a los profesionales. Leo varios periódicos de papel a diario y muchos de Internet, hay gente libre, que critica al que se lo merece, tanto periodistas como blogueros, pero también hay cantidad de gente que da la sensación de recibir &034;algo&034; por hacerse el ciego, y esto los lectores lo percibimos cuando alguien trata de justificar lo injustificable. Confío en que el periodismo de papel no se derrumbe y podamos seguir con la agradable tarea de abrir el periódico.
Ampliar comentario
#36
Compartir
Excelente artículo, señor Escudier...y muy oportuno.
Ampliar comentario
#35
Compartir


¿Quieren un ejemplo de &034;los periodistas&034; que viven comodios hablando de su mina de oro?..ahi lo tienen al Sr Miralles,dandole consejos al PP para que exija a Fraga que se explique de por que dijo lo que dijo del terrorismo del Gal y de F Gonzalez.¿Quien se quedara con la ultima pepita?
Ampliar comentario
#34
Compartir
Señor Escudier, un artículo muy lúdico para que nos entretengamos. Al grano casero con un ejemplo de nuestro periodismo. Se convirtió ya hace muchos años en el 2
Ampliar comentario
#33
Compartir
Sr. Escudier: El periodismo empezará a levantar cabeza el día en el que los foreros empiecen a leer los artículos antes que los comentarios al mismo.
Cuando consigan eso, es que han hecho un verdadero examen de conciencia, han tenido dolor de corazón por lo hecho hasta la fecha,han decidido corregirse[propósito de enmienda],han comentado públicamente sus errores[ decir los pecados al etc.,]y con ello, no hace falta que cumplan ninguna penitencia.
Cuando escriban varios artículos en los que al leerlos nadie los pueda identificar con lo escrito hasta el momento bajo esa firma...[ hoy podría ser el primero ]... ganarán credibilidad , prestigio y admiración[ siempre que tengan contenido].
Ampliar comentario
#32
Compartir
35 totalmente de acuerdo.Hasta ahora,asi ha sido en España
Ampliar comentario
#31
Compartir
La redifinición de este oficio pasa por las cosas sencillas que han complicado y tergiversado por motivos económicos ustedes mismos. Pasa por informar con objetividad e independencia, con hechos y datos reales, no ocultando o conservando información que beneficie a unos y perjudique a otros en una programación sincronizada. Ni tecnología ni gaitas varias, su profesión es hoy en día la prostituta de la oligocracia y sus partidos. El periodismo en este país no cambiará sus vicios, seguirá sirviendo a sus amos oligárquicos porque tienen que comer, simplemente.
Ampliar comentario
#30
Compartir
18 Hola Galleg
Ampliar comentario
#29
Compartir
Estupendo Sr. Escudier, ahora solo falta que ud. empiece a formar parte de la solución en vez del problema.
Ampliar comentario
#28
Compartir
¿Tiene usted espejos en su casa, Escudier? Pues mírese en ellos: verá un tumor maligno para la que dice es su profesión. Y de los agresivos.
Ampliar comentario