La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

TINTA DE VERANO

Julio Iglesias está resfriado

La voz rota, como afónico, en medio de sonido demencial, de feria de Regional Preferente coqueteando con el descenso. Frank Sinatra está resfriado, tituló Gay Talese

La voz rota, como afónico, en medio de sonido demencial, de feria de Regional Preferente coqueteando con el descenso. Frank Sinatra está resfriado, tituló Gay Talese en Esquire (abril de 1966). Julio Iglesias no sufría síntomas gripales, pero lo grave es que lo parecía. Llegó a La Malagueta, la plaza de toros de Málaga, apenas cinco horas después que el Parlament prohibiera la fiesta en Cataluña. Deseaba convertir esta actuación (asistieron 7.000 personas, 200 entradas sin vender) en la más sobresaliente del verano. Lo intentó. No lo consiguió. Ni de lejos.

Alfonso de Salas busca las entradas. El ex presidente de Unidad Editorial, ahora mandamás de El Economista, ofrece al reportero señales de su amistad con Iglesias: “Es socio de mi bodega”, confirma. De Salas, como el empresario Pedro Trapote, Gunilla Von Bismarck o Nuria Fergó, acceden al coso por la puerta Vip, la número 4. La Puerta Grande de la plaza, también llamada Manolo Segura. Mocito feliz, ese individuo gordinflón que ofrece ¿simpatía?, da la bienvenida a esta cala de famosos. No acoquina los ciento y pico euros (195 la más cara, 48 la más barata) para ver el concierto en el ruedo. Los gráficos están hartos de que chupe cámara sin parar.

El escenario de la gira Starry Night, el título de su tercer álbum en inglés (1990), se sitúa en el lado Este del albero. Diminutas linternas amarillas, rosas y verdes sustituyen a los mecheros. Con diez minutos de retraso, apagan las luces. Julio Iglesias canta. Mejor escrito, lo intenta. Los altavoces están cascados. Con los sonidos agudos no hay problemas. Los graves y los medios se han esfumado. “La prueba de voz se hace en vacío, cuando entran 7.000 personas, el público absorbe más de la mitad del sonido. Como no es estridente en su música, no va a meter toda la caña. Hace falta que el técnico ajuste los volúmenes. A la cuarta no hubo más quejas”.  Se siguió oyendo mal.

Cuando toma el micrófono (en todo momento con la mano izquierda), cierra siempre los ojos, como si rezara en un monasterio cartujo. “Buenas noches, Málaga; buenas noches, España. Parece que hace dos siglos que no cantaba en mi Málaga queridísima”. La última vez fue en 1989. Teresa, una granadina que ejerce de espontánea, le regala un ramo de flores. “¿Has venido con tu marido?”, pregunta. Ella se queda 20 segundos al lado del escenario. Julio la invita a despedirse. Teresa no se decide. Suena duro, pero lo pronunció exactamente así: “Te puedes ir a casa”.

Miranda Rinjsburguer y sus hijos (en la fila 22) escuchan más piropos localistas. “Aquí he pasado momentos inolvidables”. Los murmullos se transforman en gritos. “¿Se escucha bien?”, interroga. “¡¡¡No!!!”, contestan en el gallinero. Suben el sonido. Juega con el botellín de agua mineral. “A ver, Málaga; a ver, Andalucía”.

Carolina, colombiana, de 20 años, de pinta alegre y superpop, es una de las tres chicas del coro. Otra es brasileña. La de en medio, que guarda un similar parecido a la estrella de televisión Oprah Winfrey, es estadounidense y actuó el martes, saliendo desde el público, en el concierto de Bobby Mcferrin en el teatro Cervantes. Trabajando al mediodía en un asador de pollos de Écija tendría más fresquito: luce un vestido de terciopelo rematado con mangas largas.

“Sobran la mitad de los músicos”

Julio Iglesias, que llegó a la plaza a las 16.30 horas para ensayar, se quita la chaqueta. Lleva un chaleco oscuro, al igual que su traje. No conserva moreno de Punta Cana, ni de Miami vice. En Ojén lo ha tomado, pero no tanto como el que lucía en las fotos promocionales de los noventa “¡Qué calor hace!”. Otro sorbo de agua mineral. La compañera periodista apunta: “Sobran la mitad de los músicos”.

Anima a bailar, se coloca la mano en plan Napoleón Bonaparte. Canta muy poco. Ahora habla. Recuerda a la selección española de fútbol, Rafa Nadal, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, Alberto Contador, Fernando Alonso, el equipo de baloncesto y “todo lo español”. Otra vez la orgía de exclamaciones: “¡Campeones, campeones! ¡Oe, oe, oe!”, grita el público. Y él apostilla: “Nuestro país tiene resonancia en el mundo entero y eso nos hace profundamente grandes”.  

En el tendido 7 una chica morena traduce al inglés todo el parlamento del cantante. Su amigo le tendría que pagar como si fuera una ex superdirectiva de Lehman Brothers. Julio Iglesias estira, estira y estiraaaa su discurso. Glorifica al tango. “Es como hacer el amor de pie”. “Muchos periodistas titularán así mañana”, vaticina. Una señora apunta sin tapujos: “¿Por qué no me lo hace a mí? [¿el amor? ¿por qué lo llama así cuando quiere decir sexo?]”.

Bromeó con su edad. Ahora 49, luego 51. No alcanzó los 60. Y eso que ya roza los 70 (en septiembre cumple 67). El otoño del seductor, como relató David Gistau en la crónica del concierto-cena del hotel Las Dunas de Estepona de agosto de 2008. Surgió el nombre del padre, el doctor Julio Iglesias Puga, secuestrado por ETA en diciembre de 1981. Papuchi, como le bautizó la prensa cardiaca, le acompañaba por la Alameda y la calle Larios de Málaga. También por la playa de La Carihuela (Torremolinos). Iglesias hijo con bastón y soñando con esa “gota de ánimo” que le quedó cuando el prometedor portero del Real Madrid se recuperaba de una lesión gravísima que le cortó de raíz el triunfo en la hierba del Bernabéu. Aún sufre las secuelas (continuos dolores de espalda).

“Me ha defraudado”

Hace 17 años Alicia Arias acababa de dar a luz a su hija. Su pasión melódica no le impidió dar el pecho al bebé e irse corriendo al concierto de Julio, donde jamás faltan los clásicos Manuela o De niña a mujer, esas canciones que rememoran vinilos de la infancia compartidos con abuelos, padres, titas y primos. “El sonido es malo, parece que está ronco; arriba no se oye nada”, admite, tras expresar el disgusto a sus compañeras de cuarto de baño. Arias ha acudido a 12 actuaciones del cantante y refleja que esta es “la peor”. “Me ha defraudado”, remata. Su hija le toma el brazo, como si le recriminara que hablara con el periodista, y se van de nuevo la dos al tendido. De la misma opinión que Alicia son las treintañeras Patricia y Mónica, aunque enseguida lo olvidan: “Nos vamos, que está sonando ¡Me va, me va, me va!”.

Antes del final está a medio segundo de mojarse en política: “Las crisis son nuestras y nosotros las arreglamos”. Ahora en italiano y luego en inglés (“me han recomendado que no lo haga mucho”) una versión de Always on my mind (original de Elvis Presley, aunque quien la resucitó fueron los chicos de la tienda de animales domésticos, los Pet Shop Boys). Interpreta La vida sigue igual (con esta pieza ganó el Festival de Benidorm) y Agua dulce, agua salá.

A las 11.45 da las gracias. Y como le siguen gustando las mujeres (no paró de mirar las curvas de la dulce Carolina) y el vino (le chifla también la ensaladilla rusa del restaurante Frutos de Los Álamos), acaba con Soy un truhán, soy un señor. Se quita la corbata. Encienden las luces. Son las 12 de la noche. Ni un triste bis. Apunto frases del público: “Que salga aquí con el bombero torero para divertirnos”. Otras van a lo suyo: “Espérate, gordi, que vamos a ver salir a los famosos”.

Un amigo que fue al concierto porque su mujer es fan convencida de Julio me regala titulares para la Tinta: “Canta con gramola”. “Julio Iglesias canta en mono, se le olvidó el estéreo”. “Cállate, a mí me gusta porque es un artista, español y taurino. Tiene una elegancia y un carisma…”, responde su esposa. Tras saludar a políticos y otros personajes, salió a las 1.15 horas en una ranchera familiar negra matrícula de Miami. No la conducía. Iba de copiloto. Se despidió con besos. Cincuenta personas le esperaban.

Ya en su finca Ojén y tras rechazar la habitación reservada en el hotel Málaga Palacio, brindó junto a un ejército de asesores, nannys y amigos de la Costa con un vino pata negra. Como Sinatra, con quien cantó en 1986 en Palm Springs (California), Julio Iglesias está resfriado.

Más en www.agustinrivera.com y twitter.com/agustinrivera