La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Las peras y las manzanas en la nueva Educación para la Ciudadanía

Por fin los libros de texto de nuestros hijos van a llamar a las cosas por su nombre, al pan, pan y al vino, vino, como
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Por fin los libros de texto de nuestros hijos van a llamar a las cosas por su nombre, al pan, pan y al vino, vino, como dijo el presidente Mariano Rajoy para anticipar la política de transparencia que va a aplicar a su forma de gobernar, aunque a la primera ocasión que ha tenido nos haya metido la reforma del IRPF por el culo (utilizo la expresión en la acepción popular de engañar, incordiar o molestar).

    El PP, fiel a su programa electoral, va a sustituir la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (aprobada en 2006) por otra que se va a llamar Educación Cívica Constitucional, que aunque suena parecido no es lo mismo. Resuelve así un problema que viene de entonces, de cuando la Iglesia, las asociaciones de padres católicos y el partido iniciaron una cruzada contra algunos contenidos de la asignatura, fundamentalmente los que aludían a la educación sexual y al matrimonio entre peras y manzanas que, como bien dijo la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, no se pueden sumar (“las manzanas no son peras. Si se suman una manzana y una pera nunca puede dar dos manzanas”, sic).

    Las manzanas se casan ahora con las peras desde su libertad para elegir con quien quieren compartir su vida. ¿Dónde está el mal? Educación para la Ciudadanía se limitaba a constatar una realidad, aunque no todos los manuales aludían al matrimonio entre homosexuales, pero para la derecha y la Conferencia Episcopal la asignatura tenía un sesgo muy determinado que pretendía conducir la voluntad de los niños y moldear sus conciencias. El arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, advirtió entonces de su riesgo: “Los centros que impartan esta asignatura colaborarán con el mal”.

    Los detractores convocaron manifestaciones, se declararon objetores de conciencia para con la nueva asignatura y recurrieron a los tribunales. El Tribunal Supremo les quitó la razón en 2009 con una sentencia que decía que sus contenidos no atentaban contra los principios morales y religiosos, y dejaba abierta la posibilidad de que los padres recurrieran algunos manuales concretos. El fallo está recurrido ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que aún no han resuelto.

    De la nueva asignatura desconocemos el temario, pero si la Conferencia Episcopal ha celebrado la decisión del Gobierno es que se ajusta a los criterios de la Iglesia, garante de la moral de quienes voluntariamente han elegido que sea su garante, y también de los que no. La Iglesia no adoctrina porque es dueña de la verdad revelada.

    Si la nueva asignatura va a llamar al pan, pan y al vino, vino, los libros de texto no deben dar lugar a dobles interpretaciones ni a equívocos. Los homosexuales son maricones (en verano maricones de playa), sarasas, invertidos, putos, bufarrones, manfloros y sodomitas. (Recomendable como lectura orientativa para los alumnos “Malena es un nombre de tango”, de Almudena Grandes, en la que uno de sus personajes dice lo que le sugiere esta perversión: “Yo es que es ver un maricón y darle una hostia, todo es uno”.

    Educación para la Ciudadanía se limitaba a constatar una realidad, aunque no todos los manuales aludían al matrimonio entre homosexuales, pero para la derecha y la Conferencia Episcopal la asignatura tenía un sesgo muy determinado que pretendía conducir la voluntad de los niños y moldear sus conciencias

    Con el mismo criterio formativo, las lesbianas son bolleras, bollacas, bollacatas, tortis, tortilleras, machorras y marimachos, y merecedoras también de otra hostia, aunque para ésta no he encontrado ninguna referencia literaria. Y no porque sean menos visibles son menos. Un personaje de “Mazurca para dos muertos”, de Camilo José Cela, explica así esta desviación: “…las mujeres estamos más solas que los hombres, por eso hay más tortilleras que maricas”.

    Los padres que durante años han criticado la asignatura de Educación para la Ciudadanía reclaman poder a educar a sus hijos según sus creencias. Están en su derecho. Como lo están quienes tienen conceptos morales distintos. El ministro de la cosa, José Ignacio Wert, explicó días atrás en la cadena SER las razones que han llevado al Gobierno a suprimir esta asignatura “partidista y sesgada” citando a los clásicos, en este caso los hermanos Carlos y Pedro Fernández Liria, Miguel Alegre y Miguel Brieva. Los cuatro publicaron en 2007 “Educación para la Ciudadanía. Democracia, Capitalismo y Estado de Derecho” (Akal), un ensayo crítico con la asignatura desde posiciones de izquierda, al que el titular de Educación recurrió como si fuera de texto.

    Abrió el ministro el libro al albur y leyó dos párrafos al azar. Les reproduzco por escrito el más breve por si no tuvieron ocasión de escucharle: “Los capitalistas son como ratones que corren en la rueda cada vez más deprisa” y que (les resumo) nos conducen a un abismo del que solo puede salvarnos el socialismo (un claro ejemplo de ataque al capitalismo que genera riqueza). Su Educación bla, bla, bla estará, dice, “libre de cuestiones controvertidas (…) y no será susceptible de adoctrinamiento ideológico”.

    Nunca terminé de entender la conveniencia de esta asignatura. La ciudadanía es educación, es observación del mundo que nos rodea para descubrir y aceptar la diferencia, aunque no la compartamos, lo que exige tolerancia y voluntad de diálogo. Son lecturas, son viajes… Desde estas ideas, que son las mías y no obligan a nadie, educo a mis hijos; no con la intención de imponer, sino de enseñarles a pensar para que formen sus propias opiniones. Nada hay más enriquecedor que la diferencia, que nos ayuda a comprender que no todos pensamos igual ni nadie está en posesión de la verdad absoluta, porque no existe.

    Mi propuesta es que prescindamos de todas las educaciones para la ciudadanía e incorporemos como asignatura troncal desde primaria el Estatuto de los Trabajadores. Esa sí que es una asignatura importante para el tiempo que vivimos. El único inconveniente es que el libro no podría pasar de hermano a hermano, porque son tantas las reformas laborales que obligan a una actualización permanente.

    Un problema aún más grave es que cuando las primeras promociones lleguen a la universidad es probable que la asignatura sea perfectamente prescindible porque para entonces los trabajadores carezcan de derechos y tengan solo obligaciones. Si es así, su falta de utilidad práctica será manifiesta y en este caso lo mejor es que lo que no sirve, que no estorbe.

    No crean que el tema me la refanfinfla porque en algunos párrafos haya recurrido a la ironía y la retranca, la verdad es que me la chinga mucho, pero hay debates que me parecen tan absurdos que mandaría a tomar por el orto a quienes los promueven.

    Posdata: No se alarmen ni por el vocabulario ni por algunas expresiones a las que he recurrido; están todas extraídas del “Diccionario sohez de uso del español cotidiano” de Delfín Carbonell Basset (Ediciones del Serbal). Me dirán que quién es el tal Delfín, y se lo explico: BA de la Duquesne University; MA de la University of Pittsburgh, Pensilvania (EE.UU); Doctor en Filología por la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Modern Language Association os America. Todo cultura.

    Hasta el propio fin de semana.

    #113
    Al igual que el otro día le solté el sermón al Sr Marc por escribir a la ligera sobre un país tan complicado como es Indonesia, hoy le felicito por este artículo. Quizás la información no es perfecta, pero versa sobre un tema que a mi me da auténtico pavor. La gente está loca por obtener rentabilidades que venzan la inflación, y ya no solo invierten su renta fija en bonos High Yield, es que directamente se la regalan a los mayores sinvergüenzas y piratas...que dudosamente le devolverán el principal y los intereses pactados.
    Con la cantidad de financiación que se podría obtener canalizando esa renta fija que languidece en España destinándola a proyectos realmente rentables [ Shale gas, actualización de infraestructuras hidráulicas, start ups...] Que asco de país.
    Ampliar comentario
    #112
    La diferencia del sistema financiero de Nigeria con un indice de corrupción mayor y las estadísticas esta muy falseadas y nadie quiere discutir sus datos. En cambio España esta sometida a una brutal extorsión obligándola e unas continuos test de stress de nuestro sistema financiero, unos test de stress a los que Francia y Alemania con su cajas quebradas se niegan. Estamos sometidos a un expolio para que los fondos buitre hagan su agosto con los activos del SAREB mientras nuestro gobierno de papanatas acepta cualquier humillación de Europa y de EEUU . Somos los primos de Europa sonreímos dócilmente mientras expolian nuestro país...
    La salvajes provisiones a las que obligan a nuestro sistema financiero garantiza la muerte de más empresas, y más desempleo, mientras nos cuentan bonitas historietas sobre los esfuerzos del gobierno para crear empleo..
    Ampliar comentario
    #111
    2 Uy si, magnifico. La pena es que el catalán este que lo escribe se hace la lía un picho con las cifras y cuando las desglosa [o mas bien las traduce de alguno de los enlaces que nos proporciona] pone indistintamente 400 millones o 400.000 millones, siempre de $.

    Que un financista desparrame diciendo que cómo se puede despilfarrar 350.000 millones de $ en la construcción de un edificio , El Centro de Convenciones de Kigali, cuando en realidad son 350 millones es.......verdaderamente FANTASTICO.

    Claro que, como las fuentes que copia no están en catalán, sino en inglés, y los comentarios en la página del Presidente KAGAME, tampoco están en catalán, sino en inglés y/o en swahili, pues Marcos, Marquitos, aquí Marc para los amigos, nos depone un articulo que parece escrito por la traduccion sonora del apellido del Presidente ruandes.

    Podria firmarli como Marquitos Kagame. O así.
    Ampliar comentario
    #110
    Fantástico artículo y muy interesante.

    Bien por los países africanos, hacen bien en aprovechar esta locura colectiva en la que están instalados los bancos centrales.
    Ampliar comentario
    #109
    Pones los tipos de interés cercanos al 0%,y así los intereses de la impagable deuda de los estados,es mas llevadera;pero,a cambio,no se aprovecha la coyuntura para reducir ésta.
    Luego, los inversores tienen que sacar rentabilidad a sus ahorros,por lo que no tienen otro camino que montar una burbuja bursátil o,invertir, en esos países africanos comentados;entre otros muchos mas despropósitos.
    Pero a la economía real no llega el dinero;y,el poco que llega [porque tampoco casi nadie se atreve a invertir],es, a un interés de dos dígitos.
    No hace falta ser un lince para saber como acabara todo el castillo de naipes.
    Estallido bursátil,defaul y quitas o impagos en las deudas publicas y,una recesión de caballo,a nivel mundial y para varios lustros.
    Pero, mientras tanto,siguen empeñados en inyectar dinero y mas dinero barato,que solo beneficia,a corto plazo,a la banca y a los estados;mientras que será, la futura ruina de los ciudadanos[por su perdida de valor;y el consumo representa mas del 60% del PIB];mientras que el problema de fondo sigue sin resolverse.
    Ampliar comentario
    #108
    Sinceramente, un centro de convenciones de 350 mil millones de $ me parece una barbaridad, bueno, me parece no, lo es. Y el que lo ha escrito sufre de un anumerismo galopante porque de solo leerlo debería rechinarle hasta el ojete.
    Ampliar comentario
    #107
    Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
    Ampliar comentario
    #106
    Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
    Ampliar comentario
    #105
    Pues a mí me parece que los créditos rápidos al 10% o más tienen enormes ventajas.

    Para los que lo van a solicitarlos les da la enorme oportunidad de meditar profundamente si hay que contratarlo o mejor lo dejamos pasar.

    Para los que no los solicitamos, nos evita tener que pagar en el futuro a bancos quebrados.

    En definitiva, a ver si algunos empiezan a aprender despues de 6 años de crisis, que cuando te dan un crédito para tus gastos, no sólo no te has hecho rico, sino que acabarás siendo más pobre.
    Ampliar comentario
    #104
    Mejor nos callamos que si y a pesar de estos intereses, contraprestación del 1,75%, no ganan dinero ..... habrá que pedir otro rescate para salvar a estos ruinosos empresarios y entonces ¿que pasará
    Ampliar comentario
    #103
    103 Si yo también he llegado a la conclusión que la palabra tolerancia dicha por el psoe tiene una nueva acepción, debe ser aquello del problema de comunicación, para ellos el significado es aguantate con lo que te estoy diciendo y no protestes, que yaaa ...veremos... mañaaana.

    Si algo no funciona se debe corregir desde el primer momento y es desde la planificación conjunta en asociación de ciudadanos o electores y políticos para evitar que la corrección sea lo antes posible, concepto que no es nuevo pero que a los del psoe no les he escuchado nunca con su tolerancia e integración.

    La democracia representativa no ha funcionado, tenemos que ser más activos los electores durante los cuatro años de mandato hay que estar encima con un ¿Que hay de lo que dijimos?¿Y esto para cuando?
    Ampliar comentario
    #102


    En cambio Zapatero les metió por cojones su reforma a los funcionarios y a los pensionistas se la metio por la pension.

    Ampliar comentario
    #101
    101 Nunca se puede decir, de este agua no beberé ni este cura no es mi padre.
    Ampliar comentario
    #100
    90.
    con todos mis respetos pero se me sale un poco anticuado.

    vamos a aplicar las ideas del 50%.

    del 6 para mas, seriamos los menos.

    6-7-8-9-10 ... todo obsoleto.
    Ampliar comentario
    #99
    97.
    felicitado,
    aunque se retracte.

    esto por si acaso.

    pero la intuicion dice que no se va a retractar.
    Ampliar comentario