El comportamiento de FCC tras la colocación de la autocartera el pasado 8 de julio (ver post del 9 de julio ‘¿Podrá FCC contagiarse de la subida de las bolsas?’) marcó el inicio de un giro alcista en su cotización que lo ha conducido a la velocidad del rayo a la zona de resistencia estructural situada en los 14,60 euros.

Si bien es cierto que el análisis de precios, a corto plazo, no solo no indica la existencia de figuras de agotamiento, sino que incluso sugieren continuidad alcista, no deja de ser cierto que el 14,60 representa el primer gran mínimo decreciente del tramo de grado mayor bajista que se inició en abril de 2011. Además, se aprecian divergencias de RSI y la estructura del mismo sugiere la posible construcción de un Hombro Cabeza Hombro (aún no confirmado con la ruptura de la línea clavicular).

Por otro lado, el análisis de ondas de Elliott sugiere que el tramo alcista de la segunda mitad de agosto que se produjo tras la ruptura de los máximos de septiembre del año pasado (línea verde horizontal), se ajusta a lo que podría ser la onda 5 del movimiento alcista iniciado a finales de junio. Por último, hay que resaltar que la cotización se ha alejado mucho de todas las medias, lo que eleva la probabilidad de que, cuanto menos, se pueda entrar en un proceso lateral que podría moverse entre la resistencia a la que se está haciendo referencia y el máximo de septiembre de 2012 (12,00).

Todo ello indica que el riesgo de mantener posiciones largas en este entorno empieza a ser demasiado arriesgado. Por ello, es un momento idóneo para recoger beneficios. Los más agresivos podrían incluso arriesgarse a iniciar tímidas posiciones largas, las cuales deberían cerrar si aparece un cierre consistente por encima del amago alcista de ayer (14,95) e incrementar en el caso de que se confirme la estructura de techo del RSI a la que se ha hecho referencia con la intención de recoger beneficios lo más cerca de 12,00 que se pueda.