Gintónic, tabaco, armas y juego... así se gana en bolsa con tu incoherencia y amoralidad

Aunque muchos convendremos que jamás compraríamos empresas cuya actividad no nos guste, resulta que se trata de una parte del mercado cuya evolución en bolsa no ha ido nada mal

Foto: Militares rusos desminan el este de Alepo en Siria. (EFE)
Militares rusos desminan el este de Alepo en Siria. (EFE)

En la búsqueda de mayor diversificación o de sectores que puedan ofrecer cierto posicionamiento defensivo, con el objetivo de lograr cierta descorrelación con los índices clásicos, uno puede bucear en la infinidad de acciones, ETF o fondos que justo ofrecen ese tipo de alternativa al inversor. Y aunque muchos convendremos que jamás compraríamos empresas cuya actividad no acabe por gustarnos, resulta que se trata de una parte del mercado cuya evolución en bolsa no ha ido nada mal y ha dado a sus accionistas, tanto en momentos de caídas como de alzas, rentabilidades mayores a muchos índices.

Me refiero a las llamadas 'sin stocks', que son empresas cuyo negocio podría ser catalogado como inmoral o sin ética alguna. Se trata de esas compañías que aprovechan muchas de las debilidades humanas para ganar dinero y que, podríamos decir, no benefician en nada a la sociedad. Sectores como el de armas, alcohol, juego o tabaco son los principales componentes de este tipo de activos que no por no citarlos dejan de existir. Y de rentar a sus accionistas.

Fíjese en la evolución, tanto en precio como en 'total return', comparando el S&P500 (ETF) con el VICEX fund (fondo que solo invierte en esas empresas). En los últimos 13 años, mientras que el 'total return' del S&P ha dado un 229% de rentabilidad, el fondo ha proporcionado a sus inversores un 289%. Si vemos cómo se ha comportado en la crisis de 2009, el S&P caía un 14% en ese periodo y el fondo ganaba un 16%.

Si lo medimos ahora contra el Russell 2000 buscando mayor representación, los niveles de rentabilidad son ligeramente inferiores (305% del Russell con dividendos) en esas mismas fechas anteriores; pero, de nuevo, observando lo sucedido en 2009, la caída del Russell fue del 3,37% (frente al alza del 16% del VICEX).

Los inversores en ese tipo de acciones y fondos argumentan que se trata de buscar activos que evolucionen de forma independiente al resto de la economía. De hecho, en momentos de incertidumbre, el comportamiento —como hemos visto arriba— es mucho mejor que el resto de mercado. Son empresas que cuentan con altas barreras de entrada, una demanda que no cesa en momentos de crisis (o menos que en otros bienes), de altos márgenes y que suelen ofrecer una buena rentabilidad por dividendo, como muestra el 'total return' (aproximadamente un 117% de la rentabilidad viene vía retribución al accionista en esos 13 años de cálculo).

Si nos centramos en valores concretos tipo, la mayor cervecera del mundo (BUD); Diageo (DEO), que es el mayor productor de alcohol prémium; la empresa de casinos MGM (MGM); una de las mayores tabaqueras mundiales como es Philip Morris (PM); una especie de red de cabarets que se llama Rick’s (RICK), y un fabricante de armas como es Sturm Ruger (RGR), fíjese en las rentabilidades con dividendos de cada una de ellas, frente a lo proporcionado por el S&P. Lo de las armas y los casinos se sale hasta de la gráfica.

Sin embargo, para muchos inversores, como decía, este tipo de activos se coloca en la parte amoral de la inversión. Ya no hablamos de la especulación como tal, que merece un artículo propio, sino de destinar nuestros ahorros a beneficiarnos de los dramas ajenos, pues muchos de esos negocios van contra la salud, la capacidad económica de los consumidores o la vida misma en el caso de las armas.

Y lo que acaba por rematar el 'mix' de sensaciones sobre la materia es que justo el que una parte de los inversores no quieran saber nada de esos sectores conforma una de las ventajas, al presentar mayores oportunidades de las que se pueden beneficiar los menos recelosos. Se hacen menos análisis sobre esas empresas, tienen menor cobertura y pueden producirse mayores discrepancias sobre las que sacar partido.

Así las cosas, cuando esta noche se tome el gintónic mientras de fondo se comentan en la TV las noticias sobre Siria, le moleste el humo del cigarro de su compañero y sueñe con acertar los números de la lotería, decida si hay coherencia en sus inversiones, pues de eso precisamente se trata todo esto de invertir. Coherencia, conocimiento y buen juicio.

Buen fin de semana.

Aprender a Invertir

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios