¿Depósitos a plazo fijo con algo de rentabilidad?

La rentabilidad que se nos ofrece por los depósitos está en función de lo que el banco en concreto quiere pagar

Foto: (Corbis)
(Corbis)

Algo está cambiando en el panorama general de los tipos de interés. Las hipotecas que se conceden en nuestro país han experimentado, en los últimos meses, alzas tanto en el tramo a tipo fijo como en el variable. Lo comentaba aquí Elena Sanz hace no muchos días y destaca que 3 de cada 10 firmas, se hacían a tipo fijo. Justo las que más están experimentando esta variación.

Así mismo, hemos visto que el bono a 10 años español ha seguido ese mismo camino. De estar por debajo del 1% en septiembre de 2016, a cotizar a tipos del 1,88% este viernes pasado. Nada mal este movimiento si se ha aprovechado vía cortos en bonos. Malo para sus fondos de renta fija de duración larga.

Si a este ruido local le añadimos la reciente subida de tipos por parte de la Fed, que ha colocado el tipo de referencia de los Fed Funds en el rango 0,75-1%, la pregunta que uno empieza a hacerse es si pronto tendremos depósitos a plazo fijo al 1% o 2%.

Y la respuesta, sintiéndolo mucho, es que no. No espere nada por sus euros, ni siquiera por sus dólares, pues van a seguir dándole cero intereses por todos esos ahorros. El proceso que uno piensa puede haber empezado en Estados Unidos, de regreso a la rentabilidad por nuestros depósitos a plazo, será lento y no falto de incertidumbre. Y si lo pasamos a Europa, donde aún no estamos ni pensando en el cambio de ciclo de los tipos, más difícil se pone.

La rentabilidad que se nos ofrece por los depósitos está en función de lo que el banco en concreto quiere pagar. Este instrumento le cuesta dinero a la entidad que lo oferta, y ante un alza de tipos a corto como la que han vivido en Estados Unidos, lo primero que quiere hacer el banco es aumentar su margen de beneficios y no captar un dinero que, de otro lado, no necesita. De esta forma, ese aumento de tipos se traslada al lado de los préstamos que se conceden, pero no a la parte que se renumera. Fíjese como, pese a que son 3 las alzas de tipos en USA desde el fin de los QE, allí se sigue pagando el 0% por el dinero a plazo fijo.

De otro lado y como le decía, el banco no necesita nuestros ahorros para ejecutar su negocio financiero. Los datos en España del importe existente en depósitos y efectivo (pese a estar renumerado al 0%), no ha dejado de crecer desde 2009 y pese a sufrir una pequeña caída con respecto a 2 años antes, alcanza el 43% del total ahorro financiero de las familias (unos 850.000 millones de euros a 2016). Eso ha provocado que el ratio LTD, que mide la liquidez del banco a través de la relación entre los depósitos de los que dispone con respecto al volumen de créditos concedidos, no haya dejado de caer en los últimos años y demuestra esa cada vez menor necesidad de nuestro dinero por parte de los bancos. Gráfico fuente Statista.

Ese mismo ratio LTD para Estados Unidos, que puede ser el espejo para ver los tiempos de cara a un aumento de los tipos de interés en los depósitos en euros, está en el 70% cuando hace una década era del 90%. Allí necesitan aún menos el dinero de los ahorradores.

De este modo, las alzas en los tipos a corto se utilizan por el banco para incrementar sus beneficios. Y más tras los años que han tenido de resultados muy reducidos. Se trata de recuperar el margen perdido y hasta que no se produzcan nuevos incrementos (se esperan entre 2 y 3 en 2017 en USA) y la demanda de los clientes, acostumbrados ya a no recibir nada por sus ahorros, empiece a presionar, la vuelta a los depósitos se me antoja aún lejana.

Me temo que, para los próximos años en España, seguiremos viendo las mismas tendencias de asignación de ahorros. Se seguirá ganando el 0% mientras se ayuda a los bancos a aumentar sus márgenes pues, dadas las suscripciones realizadas el año pasado, eso es lo que han escogido los depositantes (fuente: Inverco). Más de un 65% del dinero colocado en productos garantizados y monetarios, tristemente, no le darán ni un céntimo. Si añadimos el efecto de la inflación, la rentabilidad real será negativa.

Así las cosas, ese aumento de tipos en Estados Unidos provoca un aumento inmediato en las hipotecas, un aumento en los tipos de descubiertos y de las tarjetas de crédito del próximo mes, un aumento en los préstamos de consumo y para la compra de coches en el próximo trimestre y, mientras unos sueñan con volver a los depósitos a plazo fijo del 1%, la triste realidad es que eso no lo veremos en varios años y que el efecto inflación se irá comiendo lo hasta ahora ahorrado. En el caso de Europa, póngale aún unos años más.

Aprender a Invertir

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios