Ahorre 10 años y olvídese de la pensión

Empezar pronto a ahorrar es el mejor regalo que uno puede hacerse. No se trata de apartar una cantidad de dinero grande, sino de hacerlo lo antes posible y de forma eficiente

Foto: Foto: Corbis.
Foto: Corbis.

El incremento del gasto de pensiones retributivas, la caída de la tasa de empleo y el incremento de la pérdida de poder adquisitivo en España han provocado un déficit del sistema de la Seguridad Social del 1,7% en 2016. Si a este problema de corto plazo le añadimos el incremento de la población en edad de jubilación, gracias a que se vive más años, todos nos preguntamos si podrá mantenerse este sistema, y cómo los cambios que veremos nos terminarán afectando. ¿Quedarán fondos para cuando nos toque jubilarnos?

Es en este contexto que todos debiéramos adelantarnos y actuar en consecuencia a través del ahorro. Un tópico que suena bien pero que no parece fácilmente ejecutable. Si bien es verdad que las claves pasan por seleccionar muy bien el activo a utilizar y el tipo que podemos obtener, el principal problema radica en la no toma de decisiones al respecto. Es decir, la inactividad nos cuesta dinero y el no hacerlo pronto, aún más.

De este modo, pensando en jubilarnos a los 65, el ahorrar durante 10 años cuando tenemos 25 es mejor que hacerlo desde los 35 hasta los 65. Eso se debe al efecto del interés compuesto (y al temporal). Empezar pronto a ahorrar es el mejor regalo que uno puede hacerse a sí mismo. No se trata de conseguir apartar una cantidad de dinero grande, sino de hacerlo lo antes posible y de forma eficiente.

El interés compuesto consiste en reinvertir siempre las ganancias obtenidas para que generen más intereses. De ese modo, si tenemos un activo que paga un 3% a un año, con 1.000 euros se obtendrán 1.030 euros. Estos 1.030 se reinvierten a ese mismo 3%, lo que genera que tengamos 1.060,90 euros al segundo año. A los 10 años, los 1.000 euros iniciales a ese tipo de interés serán 1.343,92. Para que vea este efecto, si le pregunto cuánto tiempo tardaría en doblar su capital a un tipo compuesto del 10%, la respuesta intuitiva parecería ser 10 años. Sin embargo, bastarían siete años, dada la reinversión de intereses que se haría.

Pensando en jubilarnos a los 65, el ahorrar durante 10 años cuando tenemos 25 es mejor que hacerlo desde los 35 hasta los 65

Tomemos a dos ahorradores que destinan 2.000 euros al año a un fondo índice de bajas comisiones. La rentabilidad media anual es del 6,25%. El primero aporta ese capital durante 10 años, de los 25 hasta los 35, y reinvierte el resultado hasta la edad de jubilación (65). Acumulará un capital de 174.690 euros. En el gráfico podemos ver que la inversión crece hasta los 10.000 euros de aportación y que el resto es generado por el interés compuesto.

El otro invierte desde los 35 hasta los 65 años aportando 2.000 euros cada año. Esto es, un total de 60.000 euros. Si tomamos el tipo del 6,25% y lo reinvierte de igual forma, obtendrá a los 65 años un capital de 168.960 euros, es decir, algo menos que el primero caso.

Está claro, por tanto, el efecto del ahorro temprano en el capital final que se puede obtener. De igual forma, estaré de acuerdo con usted en que conseguir un 6,25% neto de inflación y comisiones no es tarea sencilla. Y que, si tomamos tasas menores, los números cambian. Pero si observamos activos como el Ibex 35 desde su creación (25 años), la rentabilidad con dividendos está sobre el 9%. La inflación media, sobre el 3,8%. En el caso del S&P500, la rentabilidad de los últimos 30 años, sobre el 10% con inflación por debajo del 3%, sin considerar el tipo de cambio. Y aunque son muy pocos, existen fondos de inversión que, en los últimos 20 años, han dado rentabilidad media por encima del 10%.

Así las cosas, y pese a que no seamos capaces de obtener un tipo tan alto por nuestras inversiones, se debería empezar a invertir con independencia de la cantidad, lo antes posible. Reinvertir los intereses (por pocos que estos sean) es necesario para optar a un incremento natural del patrimonio. Permanecer en mercado, ajeno a los ciclos bajistas, igualmente obligado desde este punto de vista. La historia demuestra cómo a largo plazo, el estar comprado en mercado ha sido mucho más rentable que jugar a corto plazo. No es nada fácil hacerse rico, pero si reinvertimos el interés generado y pensamos en el largo plazo, será algo más factible.

Aprender a Invertir

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios