La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

La mayor falsificación de dinero de la historia

La Alemania nazi usó un arma mortífera en la II Guerra Mundial que casi hunde Inglaterra y a los aliados. La falsificación masiva de millones de
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    La Alemania nazi usó un arma mortífera en la II Guerra Mundial que casi hunde Inglaterra y a los aliados. La falsificación masiva de millones de billetes de libras esterlinas y de dólares norteamericanos.

    Una guerra se puede perder de muchas formas, pero la más clara es por la parte económica y la Alemania nazi, al no poder invadir Inglaterra ni Estados Unidos, trató de hundirlas inundándolas de billetes falsos.

    El objetivo de Alemania con esta estrategia era provocar graves problemas económicos con un incremento de la inflación, a la vez que minar la confianza internacional en la moneda del imperio británico en el comercio internacional.

    Obviamente, falsificar moneda también le servía a Alemania para conseguir recursos a coste cero para pagar a sus espías, a sus confidentes, importar material militar, alimentario e industrial. Difícilmente en una época de escasez provocada por la II Guerra Mundial podía diseñarse una operación más positiva para Alemania y negativa para el bando de  los aliados.

    El plan fue ideado y dirigido por el Mayor de las SS, Bernhard Krüger, un antiguo ingeniero textil con línea directa con Himmler, entre 1942 y 1945. Los alemanes buscaron en sus registros policíacos a todos los expertos falsificadores judíos y los concentraron, los separaron del resto de prisioneros -lo que obviamente les salvo la vida-, les dotaron de un nivel de vida aceptable y les proporcionaron los mejores medios industriales, tanto maquinaria como el mejor papel moneda de una empresa alemana. Su único objetivo era conseguir billetes falsos prácticamente perfectos e indetectables.

    Este equipo de 142 prisioneros judíos fue llevado a principios de 1942 cerca de Berlín, al campo de concentración de Sachsenhausen, para trasladarles posteriormente al campo de Auschwitz. Se le llamo “operación Krugër o Bernhard”.

    A finales de 1943 aproximadamente, se imprimían al mes un millón de billetes y muchos de ellos fueron transferidos al cuartel general de las SS, en el antiguo hotel cerca de Merano, en los Alpes italianos, para ‘lavarlos’ pagando con ellos las importaciones de todo tipo de bienes, espías y confidentes.

    Hay quien explica que los alemanes pagaron la liberación del dictador Benito Mussolini en 1943 con estos billetes falsos, pero no se ha podido demostrar con ninguna evidencia clara.

    El Banco de Inglaterra tuvo constancia por primera vez de la existencia de estos billetes en 1943 y reconoció que fue “la falsificación más peligrosa que nunca había visto”.

    En 22 de febrero de 1945 consiguieron dar con la técnica exacta y las planchas para imprimir el primer billete de 100 dólares. La oficina principal del Reich ordenó parar y desmantelar todas las imprentas para evitar que fueran descubiertas por los aliados ya cerca del final de la guerra.

    En abril de 1945 Sachsenhausen fue evacuado ante el avance aliado. Se estima que para entonces las imprentas habían producido 8.965.080 de billetes, con un valor de  134.610.810 de libras. Se consideraron las mejores falsificaciones nunca antes realizadas, siendo muy difícil o casi imposible de detectar.

    Se falsificaron billetes de  5, 10, 20, y 50 libras. Se estima que el total de billetes emitidos equivalían a nada menos el 15% de todos los billetes de libras esterlinas en circulación en la época.

    En la evacuación de Sachsenhausen todo el equipo y maquinaria fueron trasladados a las cuevas que se ubicaban cerca del campo de concentración de Ebensee, en Austria. Las órdenes eran claras: esconder las imprentas y matar al equipo de 142 expertos falsificadores para no dejar rastro. Pero la complicada logística en la fase final de la guerra les salvó la vida a todos. El campo Ebensee fue liberado el día 6 de mayo de 1945 por las fuerzas armadas norteamericanas. El judío eslovaco Adolf Burger, unos de los prisioneros del equipo de falsificadores, sería quien escribiría con detalle sus memorias explicando esta increíble historia.

    Se ha sabido que las órdenes de las SS eran matar a los falsificadores para no dejar ningún rastro a los aliados. Todos ellos lo sabían, pero siguieron falsificando ya que era la única forma que tenían de conseguir ganar tiempo para que llegara un milagro como finalmente se produjo. Salvaron su vida gracias a las prisas de la retirada nazi. Aquí finalizó la “operación Krugër o Reinhard”.

    El Mayor de las SS, Krüger, huyó a Suiza con algunas libras esterlinas encima, supongo yo, junto a una mujer. Fue detenido por los ingleses y siempre negó la operación, que no pudo probarse en juicio. Logró así librarse de la condena, volvió a su vida normal e, irónicamente, trabajó para la empresa alemana que proporcionaba el papel especial para imprimir billetes. Murió en 1989.

    En esta página se pueden encontrar varios de los documentos históricos sobre este sorprendente relato del que también se ha hecho eco el cine. La película “Los falsificadores” o Die Fälscher (The Counterfeiters), del año 2007, es una producción austriaco-alemana que relata con todo detalle esta increíble historia. El protagonista es el falsificador judío, Salomon 'Sally' Sorowitsch, el mayor experto del grupo de falsificadores de élite de Sachsenhausen. Dudo que en la historia económica moderna existiese un grupo tan amplio de expertos falsificadores y con todos los medios necesarios como lo fue este.

    Es muy buena la escena en la película en la que un militar alemán de incógnito viaja a Zurich para ingresar los billetes falsos en su cuenta bancaria, en Sachsenhausen, para comprobar su validez. Tras la respuesta afirmativa del banquero suizo una vez analizados, el alemán, con mucha sangre fría, le comenta: “Ya sé que usted acaba de comprobarlos, pero le pediría a su banco un análisis más profundo de estos billetes, ya que tengo ciertas dudas sobre su procedencia”.

    El banco revisó más a fondo los billetes y la contestación fue que eran billetes totalmente válidos y de curso legal. Imaginaros la celebración del grupo de 142 prisioneros cuando reciben la noticia que han creado una obra maestra de la falsificación. Su vida dependía de la calidad de sus falsificaciones.

    Ruzowitsky, el director del film, consultó estrechamente con Adolf Burguer todo el guión de la película que relata la Operación Bernhard.

    En 1959, unos buzos descubrieron millones de libras en billetes en el fondo del lago austriaco de Toplitz, cerca de Ebensee, donde se ocultaron las imprentas y los billetes. Muchos de los billetes continuaron circulando libremente por Inglaterra, y el Banco de Inglaterra se vio obligado con los años variar el formato de muchos billetes hasta que pudo finalmente sustituirlo por nuevos billetes.

    Parece pues, que en 1943 también se inyectaba dinero artificial a la economía europea, igual que ocurre hoy con los bancos centrales. La diferencia es que entonces el dinero llegaba a la economía real y en cambio hoy en día se queda en el sistema bancario.

    #13
    Muy buena y didactica descripción de lo que es el &034;papel moneda&034;. Felicidades al periodista por el articulo.
    Ampliar comentario
    #12
    Querido Marc
    Excelente artículo. Dos comentarios:

    Creo que te equivocas cuando dices que el dinero que crean los bancos centrales no circula. Por supuesto que circula.

    Con el dinero nuevo, los bancos [SAN, BBVA, POP...] compran deuda pública. Con la deuda pública el Estado paga a los funcionarios y pensionistas. Los funcionarios y pensionistas cobran su &034;nomina&034; en una sucursal bancaria. El dinero no sale del sistema bancario nunca, pero sí circula. Por eso tenemos inflación con paro al 22% y depresión económica, y la cosa va a ir a más.

    Dos: Resulta llamativo que lo que se ideó como un arma terrible contra el enemigo [crear moneda para destruir la libra y el dolar y sumir a Inglaterra y EEUU en el caos económico] se nos ofrezca ahora como la solución contra todos los males. Me parece que se imprime dinero para salvar a los bancos y a los políticos y los ciudadanos vamos a sufrir de lo lindo con sus experimentos monetarios.

    Un abrazo.
    Ampliar comentario
    #10
    Joder y si hiciéramos lo mismo con el EURO se acabaría la crisis y que le dieran por culo a Alemania!

    Ampliar comentario
    #9
    Pedazo de artículo sobre una película histórica... de lo que solo aporta como reflexión el úitlmo párrafo....

    &034;Parece pues, que en 1943 también se inyectaba dinero artificial a la economía europea, igual que ocurre hoy con los bancos centrales. La diferencia es que entonces el dinero llegaba a la economía real y en cambio hoy en día se queda en el sistema bancario&034;

    pero precedido de un parece... es lo mismo dinero artificial que dinero falso Sr. articulista...????
    Ampliar comentario
    #8
    Los nazis querían hundir la economía inglesa y la norteamericana... ¿A quien quieren hundir la FED y el BCE con esta liquidez? ¿a China?
    Ampliar comentario
    #7
    Los nazis querían hundir la economía inglesa y la norteamericana... ¿A quien quieren hundir la FED y el BCE con esta liquidez? ¿a China?
    Ampliar comentario
    #6
    Joooope con la LOGSE, hizo estragos:
    .....el Banco de Inglaterra se vio obligado con los años ha variar el formato....

    Corrijan &039;ha variar&039; por favor, hace daño a la vista !!!!
    Ampliar comentario
    #5
    &034;La Alemania nazi usó un arma mortífera en la II Guerra Mundial que casi hunde a Inglaterra ...&034;. De nada.
    Ampliar comentario
    #4
    Heroe? Defensor de los trabajadores?, Pero si los trabajadores no han hecho otra cosa que perder derechos desde que se legalizaron los sindicatos de &034;clase&034;. Comunista y defenosor de los trabajadores, eso es totalmente incompatible. Donde más han sufrido los trabajadores, donde menos derechos laborales y economicos han tenido los trabajadores han sido en los paises comunistas. Claro que Camacho aspiraria a un puesto en la nomenklatura, con derecho a dacha, a tiendas especiales con todo tipo de artinulos para los miembros de la nomenklatura, etc.

    Derechos los trabajadores los tenían con Franco y los sindicatos verticales [Tan buena era su legislación laboral que ahora le llaman las leyes &034;paternalistas&034; del franquismo] que no podían ser despedidos, y si eeran despedidos y el juez declaraba el despido injusto el trabajador tenía derecho a ser readmitido, derecho a pensión con dos años cotizados, deredho a año y medio de paro con seis meses trabajados, y muchos etc. más. Todos esos verdaderos derechos se han perdido desde que los sindicatos fueron legalizados. El derecho a ser readmitido lo eliminaron los sindicatos a cambio de ventajas en la eleccion de representantes.
    Ampliar comentario
    #3
    2

    Totalmente de acuerdo. Yo también apostaría a que en el próximo &034;artículo&034; de Sindy Que-pedo, dicho propagandista alucinado y abducido nos dirá que vió al señor Camacho comiendo en tal o cuál restaurante, que se vestía en el sastre más caro de Londres, o alguna otra falacia por el estilo...volverá a sacar su eslogan favorito &034;la doble moral de la izquierda&034;, o usará al señor Camacho para intentar cargarse a los sindicatos alegando &034;que diferencia entre el señor Toxo, los sindicatos subvencionados y el señor Camacho&034;...O peor aún, nos repetirá el texto que perpetró con ocasión del fallecimiento del señor Saramago.

    Proveniendo de semejante individuo, podemos esperar cualquier villanía.
    Ampliar comentario
    #2
    3 Ja Ja ja...esta Vd. hoy sembrado.
    Ampliar comentario
    #1
    Sí, Marcelino aborecería ser un heroe, pero los heroes, los de verdad, lo son a pesar de ellos.
    Ampliar comentario