Carta abierta de Koala Capital a sus inversores

Como cada inicio de año, redacto una extensa carta a todos los inversores de Koala Capital Sicav sobre el devenir de los acontecimientos de los mercados

Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Como cada inicio de año, redacto una extensa carta a todos los inversores de Koala Capital Sicav sobre el devenir de los acontecimientos de los mercados financieros internacionales en 2011 y nuestra visión y estrategia para el 2012. En la carta detallamos también las 10 mayores posiciones en nuestra cartera y las nuevas acciones compradas para el año 2012, así como los errores que hemos cometido en 2011. Ya publicamos la carta del 2009 y la del 2010.

    En el capítulo final del documento incluimos una alerta o recomendación excepcional sobre la inversión en productos financieros durante los complicados tiempos actuales.

    Aquí tenéis algunos extractos de la carta:

    Vemos dos grandes riesgos económico-financieros para los próximos años:

    1. Problemas de renovación de deuda pública y de bonos bancarios. En 2012, especialmente en los primeros cuatro meses del año, vencen-amortizan el mayor volumen de bonos en muchos años, especialmente en Italia, Francia, España y Grecia. En 2011, los bancos europeos no pudieron renovar la totalidad de los bonos que vencían y el BCE cubrió esta diferencia equivalente a unos 100.000 millones euros. En 2012, los bancos, tienen vencimientos por una cifra de 802.000 millones euros, por lo que la inyección neta reciente de unos 200.000 o 300.000 millones de euros por parte del BCE solo cubre parcialmente sus necesidades. En cuanto a la deuda pública, Francia, Italia y España tienen vencimientos de bonos por unos 700.000 millones euros, un 50% de los cuales vencen en los cuatro primeros meses del 2012.

    2. Fuerte reducción de los estímulos fiscales de la mayoría de los países occidentales para el 2012 y ejercicios siguientes, especialmente en los países anglosajones como Estados Unidos e Inglaterra. En los últimos años Estados Unidos ha gastado, de promedio, un 10% anual más de lo que ha ingresado, cifra insostenible a medio plazo. La celebración de elecciones en noviembre de 2012 podría condicionar a que esta expansiva política fiscal norteamericana se mantenga durante este año, aunque el nerviosismo de los mercados financieros es cada vez mayor.

    Además, existen importantes obligaciones futuras de pensiones y seguridad social, y tal como explica Jeff Gundlach, "el mundo las quiere pero nadie quiere pagarlas".

    En la carta describimos al detalle como protegemos la cartera de activos, nuestra estrategia para navegar en un entorno macro muy complejo y de grandes riesgos:

    Tenemos establecidos varios diques de contención o defensa en la cartera de Koala Capital Sicav ante el complejo y peligroso panorama financiero global general y el de la Zona Euro en particular.

    Pero en un entorno como el actual, monetariamente tan cambiante, hay un escenario en parte descontrolado pero al mismo tiempo alcista para los mercados:

    Pero hay un posible escenario que sería muy alcista para el precio de las acciones, materias primas y otros activos globales. A nivel macroeconómico hemos visto por primera vez al Banco Central Europeo (BCE) inyectar cantidades billonarias al sistema bancario europeo, sumándose a la política de la Fed norteamericana y otros bancos centrales. A la vista de los enormes vencimientos de bonos bancarios y deuda publica en 2012, podríamos ver inyecciones de un volumen muy superior al de los últimos años. Estas inyecciones artificiales o “impresión de dinero”, podrían finalmente alterar muy significativamente los precios de los activos.

    Y finalmente incluimos al final de la carta de 13 páginas una recomendación excepcional para todos los ahorradores/inversores de cualquier producto financiero:

    Recomendación excepcional sobre la inversión en productos financieros:

    Vivimos tiempos excepcionales, con situaciones excepcionales y riesgos excepcionales. Muchos de los productos financieros de ahorro, que históricamente podían considerarse de riesgo muy bajo o casi inexistente, son actualmente productos de medio-alto riesgo y en determinados casos sin liquidez.

    Los graves problemas de balance de las entidades financieras han contribuido a la comercialización agresiva de productos con apariencia de poco riesgo. El ahorrador conservador puede sentirse engañado al tener en realidad un alto riesgo de impago total o parcial y, especialmente, por una inexistente liquidez, muy necesaria en los tiempos que corren.

    Pero no solo los productos financieros sencillos han aumentado su riesgo. Un gran número de productos financieros más complejos comercializados en estos últimos años pueden en un futuro verse afectados por algunos acontecimientos intrínsecos a su entidad o bien por riesgos sistémicos de un mundo financiero totalmente interconectado. La quiebra de un bróker, de un banco o de un hedge fund puede afectarte colateralmente, poniendo en peligro tus ahorros.

    Más que nunca vivimos tiempos peligrosos. Es una época donde debemos priorizar la conservación patrimonial invirtiendo en productos sencillos y, sobre todo, transparentes. No es el momento de experimentar con productos de alto riesgo o complejos. Ya habrá tiempo en el futuro de asumir riesgos, pero aún no es el momento. Quizá esta decisión pueda reducir la rentabilidad de vuestros ahorros o, incluso, no obtener rentabilidad en 2012, ya que los tipos de interés no superan el 1% en la mayoría de países occidentales.

    Elegid un depósito bancario antes que un activo bancario que os ofrezca más rentabilidad. Elegid un Fondo de inversión o sicav antes que un producto estructurado. Elegid renta fija que os ofrezca un rendimiento menor por ser de una empresa poco endeudada antes que un bono de alta rentabilidad. No es el momento de cometer errores. Los productos de más riesgo pagan mayor rentabilidad, este es un principio universal inquebrantable. En todos los productos financieros o proyectos financieros ruinosos, quienes lo comercializaban explicaban que ellos rompían esta regla de oro, ofreciendo mayor rentabilidad con menor riesgo. Todos ellos han caído y los nuevos también caerán.

    Es más sencillo de lo que parece: si no entendéis completamente el producto financiero que os están proponiendo, no invirtáis en él. Con esta sencilla decisión podéis evitar muchas pérdidas y ansiedad tanto vuestra como de vuestras familias en los complicados años venideros.

    En 1998 quebró el Long Term Capital Management (LTCM), un gran hedge fund que convulsionó el sistema entero. Para entender lo inexplicable que fue esa quiebra, nos remitimos a Warren Buffet:

    "Viendo a los 16 gestores del Fondo Long Term Capital Management (LTCM), sería imposible encontrar a otro grupo de 16 personas con más inteligencia (IQ) en Estados Unidos trabajando juntos en una oficina. Además eran 16 financieros con un excelente currículum pero en resumen: quebraron"

    "Eran gente honesta, pero para ganar un dinero que no tenían ni necesitaban, arriesgaron el que si tenían y necesitaban y esto es imprudente.”

    En nuestra opinión, conviven en el mundo financiero actual muchos casos como el LTCM en multitud de productos financieros. Son productos construidos con demasiado apalancamiento para beneficio propio del que los diseña, pero que traslada el riesgo al cliente final.

    El mundo no se acabará pero muchos inversores y ahorradores pueden perder mucho dinero si no se protegen.

    A quien tenga la paciencia de leerse las 13 páginas de la carta entera, puede encontrarla aquí:

    Carta Koala Capital Sicav año 2011 y perspectivas y estrategia para el 2012, para los inversores-accionistas.

    El Abrazo del Koala
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    27 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC