La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Japón y el manga monetario: crear dinero para nada

“The Bank of Japan’s huge bet by boosting quantitative easing won’t turn the economy around and is instead sending the nation toward default” Takeshi Fujimaki
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    “The Bank of Japan’s huge bet by boosting quantitative easing won’t turn the economy around and is instead sending the nation toward default” Takeshi Fujimaki

    Esta semana se ha hablado mucho de la decisión del Banco de Japón de multiplicar su deuda para estimular la economía y comentaban algunos analistas en la tertulia de la CNBC que les sorprendía la “reacción tímida” a tan fantástica decisión. Un conocido blog (Macro Man) lo llama “el gas de la risa japonés”, porque crea una falsa ilusión de felicidad. Yo lo llamo Manga monetario, en honor a los magníficamente fantásticos e inverosímiles cómics del país nipón.

    En mi opinión, los defensores de esta política se encuentran con dos problemas: la evidencia del fracaso de los experimentos de las últimas décadas y, sobre todo, que si el resto de países se lanzan a la misma locura, los efectos colaterales serán simplemente impredecibles. En cualquier caso, el “experimento” lo pagará usted.

    A las políticas de estímulo salvaje se las adorna siempre de un objetivo “social”, casi benefactor. “Es por su bien”. “Sin ellas hubiera sido peor”. Pero son profundamente injustas, anti-sociales y, lo más importante, ineficaces. Excepto para el que parte, reparte y se lleva la mejor parte. Los estados y bancos.

     

    Algunos dicen que deberíamos hacer lo mismo. ¿Por qué? 

    La explicación simple es que asumen que, si se imprime dinero, se inunda de liquidez el sistema, se estimula la economía productiva, el ahorro se ve forzado a reinvertir, mejora la situación de deuda del país, baja el coste de la deuda de las empresas, se reduce el paro y se evita la deflación. ¡Qué maravilla! Todo a la vez. El bálsamo de Fierabrás. No hay que cambiar el modelo económico de baja productividad, ni el gasto ni las ineficiencias. Con devaluar y estimular vale. ¿No? No, porque no ocurre.

    España, un país que vivió las desastrosas devaluaciones competitivas de los años 90, debería saberlo. Un país que hundió su economía y se puso al borde de la quiebra “estimulando” desde el gasto entre 2007 y 2011 debería ser prudente y aprender de su historia. Pero no. Nos gusta Japón, pero sin Mitsubishi.

    Los datos en Japón son contundentes y nos deberían llevar a calibrar muy cuidadosamente los cantos de sirena de la solución fácil. 

     

    Tras muchos trillones gastados y años de aplicar las políticas que algunos quieren para la UE:

    - Japón alcanzará una deuda sobre PIB del 245% en 2013 según el FMI, subiendo por sexto año consecutivo. El riesgo de impago, curiosamente, se ha disparado entre febrero y abril, aunque aún sea bajo.

    - El gasto público es insostenible. Las necesidades de financiación del país superan el 60% del PIB en 2013, comparado con un 25% en EEUU. La deuda pública japonesa supera en veinticuatro veces a los ingresos fiscales del país.

     

    - El déficit comercial alcanza un record de 64.000 millones de euros. Esto es importante porque el principal socio comercial de Japón es China, y la decisión de atacar monetariamente de manera tan agresiva puede suponer un tiro por la culata si China reacciona. Japón, además, importa 87,3 millones de toneladas de gas y 3,6 millones de barriles al día de petróleo, que paga en dólares. Devaluar el yen sólo supone crear inflación en su factura energética. Lo comido por lo servido.

    - El paro no ha bajado, manteniéndose en la media de 2003-2012. De hecho, ha subido del 3,83% al 4,42% entre 2007 y 2013.

    Me centro aquí en los informes de Credit Suisse “Japan Implications” y de DBS Group “Japan: Gauging the QE Impact” y verán qué cantidad de cosas les recuerdan a nuestros países.

    El Banco de Japón ha llevado políticas expansivas desde 2001, pues bien:

    No aumenta el crédito. En Japón, como pueden ver en el grafico inferior, el crédito se ha estancado a niveles de 2003 y lo acapara el estado –deuda pública- y los mega-conglomerados. 

     

    Las bolsas reaccionan ante el principio de las políticas, como el que lanza una piedra al agua. Pero su efecto es cada vez menor. Parece que sube el volumen, pero el líquido es el mismo. Por supuesto, la bolsa japonesa ha subido un 28% en lo que va de año, pero enmascara un más modesto 13% en dólares. Al final, lo que importa son si los sectores tienen bajo crecimiento y baja rentabilidad. 

     

    - Se sostiene a las industrias de baja productividad. Devaluar y estimular perpetúa los modelos poco competitivos y saca dinero del bolsillo del ahorrador, solo para que esos sectores puedan mantener su actividad unos años más, pagar algo de impuestos e intentar sostener un gasto público enorme. 

     

    - Añádale a esta combinación una pirámide de población que el propio primer ministro considera “insostenible”. Es una bomba de relojería sobre un sistema de pensiones y gasto público insostenible.

     

    Vamos… El camino que lleva la UE.

    Entonces, ¿por qué se hace? Fácil, déjenme decirles dónde está el dinero de los japoneses. En depósitos y moneda, un 56% del total. Los japoneses ahorran. Mucho. Hay que meter la mano en ese bolsillo… devaluando. Pero los japoneses, igual que los europeos, no invierten más. El gran problema es que la velocidad del dinero –que refleja la actividad económica- sigue cayendo a pesar de la liquidez salvaje. Se queda todo en bonos de estados y bancos extremadamente endeudados. La desconfianza del consumidor y del empresario no se disipa manipulando las variables monetarias porque la mayoría teme que detrás vienen shocks de deuda y subidas de impuestos.

    Japón, el 'Hedge Fund' de una sola apuesta.

    La economía japonesa es extremadamente dependiente del ciclo económico global –el doble de correlación de beneficios empresariales a la producción industrial global, comparado con EEUU o Reino Unido- y genera unos márgenes muy bajos. Varias de sus grandes empresas obtienen rentabilidades muy por debajo de su coste de capital. Exportan, pero no generan casi ingresos fiscales -por los bajos márgenes- para sostener un estado hipertrofiado y una población envejecida.

    La decisión del Banco de Japón es como un enorme especulador endeudado decenas de veces con una sola apuesta: que Japón volverá a exportar con rentabilidad y a generar ingresos fiscales suficientes a costa del resto del mundo. Esa apuesta es exactamente la de todos los países de la OCDE que sigo. Solo que mucho más apalancada. Hecha con el dinero de las generaciones futuras. Claro que puede tener algunos beneficios sobre los demás:

    - Al comprar deuda de países europeos, bajan las primas de riesgo, pero puede tener un problema: las propias necesidades de financiación del estado japonés.

    - Que los ahorros de los japoneses, buscando huir de la devaluación, vayan a proyectos y acciones o bonos globales, europeos en particular. Pero el riesgo es que ese dinero falso, como el de los QE, se queda en activos de riesgo financieros a corto plazo, no va a inversiones productivas reales a largo.

    Y una desventaja. Al apreciarse el resto de las monedas, Japón busca rascar del barril de las exportaciones de los demás. Pero eso no es un problema si el resto compite en calidad y tecnología, no en coste de productos de bajo valor añadido. Precisamente esa competencia es la que ha desbancado a Japón de muchos podiums exportadores.

    Las consecuencias de seguir la política monetaria japonesa son claras:

    - Las deudas de los países no se reducen, se disparan. Con más dinero, gastan más, dejan de reformar y mantienen modelos improductivos.

    - Se vuelve, como en 2001, a incentivar la toma de riesgo financiero excesivo, pero en un momento en que los bancos, empresas y familias están aún muy endeudados, lo que puede llevar a shocks superiores en economías aún muy frágiles.

    Y, por supuesto, igual que al Japón de las dos décadas perdidas, veríamos que los grandes problemas no cambian y no se reforma. Entonces, Japón perdería su apuesta y no sólo seguiría en una situación insostenible, sino aún más débil.

    Si Europa y EEUU quieren ganar esta carrera a Japón, lo peor es cerrar los ojos y pisar el acelerador a ver quién se despeña en la siguiente curva. Lo mejor es aprovechar esa liquidez y burbuja de activos financieros que se pretende crear –si se crea- para reformar, ser más competitivos y reducir gastos. Por eso estoy totalmente de acuerdo con la postura de Alemania y Finlandia en la Unión Europea y defiendo no participar en el concurso de “a ver quién se endeuda más y hace impago primero”. Si no tengo razón, estaremos mejor de cualquier manera. Y si tengo razón, no seremos el tonto que se queda con el palillo más corto en el reparto del “tú quiebras”. Buen fin de semana.

    #41
    No veo por ninguna parte el problema de los Japoneses, es una naci
    Ampliar comentario
    #40
    La pol
    Ampliar comentario
    #39
    37
    Dices insultar,te la trae floja con tal DE COBRAR

    esta claro que del bufetillo de influencias aceptas lo que sea con tal de COBRAR

    Esta claro que siempre hubo clase los HONESTOS ylos CHUPAS

    ! A disfrutar sin i portar como
    Ampliar comentario
    #38
    11 para conseguir actividad se necesita que esta sea rentable, para que sea rentable un factor importante es que no te metan la mano en el bolsillo con los impuestos, para tener impuestos adecuados se necesitan unas cuentas saneadas y contenci
    Ampliar comentario
    #37
    no es por nada amigo, pero las frases Es por su bien . Sin ellas hubiera sido peor son las mismas que escuchamos con las politicas neoliberales del &034;austericidio&034;. tiene usted hemeroteca de sobra que lo certifica. al final va a ser que las dos hijas son del mismo padre, y los que se fastidian somos los parias.
    Ampliar comentario
    #36


    Uno de las grandes falacias del mundo econ
    Ampliar comentario
    #35
    36

    Queda muy feo eso de ir insultando a la gente.

    En efecto, del Club de Campo. Mira:

    El que la saca del bunker soy yo y el que espera en el green es Conthe, que lo sepas.

    Ampliar comentario
    #34
    35

    Cabroncete irrespetuoso,de cu
    Ampliar comentario
    #33
    34

    Perdona, no sab
    Ampliar comentario
    #32
    33

    Me va a dar algo porque eres de los lobos solitarios vestido de corderillo

    Ampliar comentario
    #31
    32

    Tomate la pastilla que te va a dar algo.

    Conthe no es ni m
    Ampliar comentario
    #30
    Mensaje eliminado por incumplir las normas de la Comunidad.
    Ampliar comentario
    #29
    El Sr. Lacalle en este tema de la expansi
    Ampliar comentario
    #28
    25

    ---lo jodido es cuando te los regalan o los compras con dinero mangaooooo de tus asesoriamientos oficialistas.Cuando los compra con el tuyo propio,ganado honestamente te los cuestionas POR CAROS.

    Los otros forman parte del freee total
    Ampliar comentario
    #27
    JAPON Y SU DEUDA - Breve explicaci
    Ampliar comentario