El conflicto de intereses tras la cortina del default griego

Poco a poco están saliendo a relucir las verdaderas intenciones detrás de cada país u organismo que hace declaraciones relacionas con el actual problema griego, el

Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Poco a poco están saliendo a relucir las verdaderas intenciones detrás de cada país u organismo que hace declaraciones relacionas con el actual problema griego, el cual podría terminar en algún tipo de “credit event” por lo que hay mucho en juego. Es curioso que hace algo más de un año simplemente se intuían “problemas” y ahora la sombra del default sobrevuela las cabezas de la Eurozona, pero en ese corto período de tiempo se ha hablado largo y tendido sobre lo que cada cual cree que debe pasar, por lo que ya podemos hacernos una idea de los intereses existentes.

    A mi juicio hay que partir de la base de que ninguna decisión “es buena”, entendiendo dicha definición como que en ningún caso vamos a salir todos ganando. Además ya tenemos un perdedor seguro, que es el pueblo heleno, por lo que se trata de encontrar la solución “menos mala”. De ahí que se plantee abiertamente la reestructuración de la deuda, las quitas, los aumentos de plazos y diversos instrumentos similares, porque si bien en condiciones normales esto es lo último deseable en el caso griego parece inevitable.
     
    La parte mala es obvia, el sistema financiero puede enfrentarse a una fuga de capitales ante el temor a abandonar la zona euro, lo que puede precipitar intensos problemas en el sistema financiero y en última instancia amenazar cualquier clima empresarial en el país. Y sin negocios no hay futuro. Claro que aún teniendo eso en cuenta si se plantea no es por gusto, una deuda pública tan disparatada no tiene más opción, y cuanto antes pase mejor para evitar la “bola de nieve” creciente de los intereses que hacen imposible cualquier salvación.
     
    Partiendo de esta base vamos a ver por donde tiran los distintos implicados en sus comentarios, y junto con los datos conocidos tratar de establecer que intereses tienen detrás de lo que está pasando, que en algunos casos no es lo mejor para Grecia sino para ellos mismos claro.
     
    BCE
     
    Los medios alemanes se han encargado de que no pasase desapercibida la exposición del Banco Central Europeo a los países periféricos. Desde Alemania se prefiere la reestructuración y las continuas pegas puestas desde Frankfurt no han gustado, así que se optó por el plan B; el mediático.
     
     
    Según los últimos informes la exposición a Grecia Irlanda, Portugal, Italia y España sería de 443.600 millones de euros, por lo que las reestructuraciones darían al traste con su capital y tendría que ser rescatado. Simplemente una quita importante en Grecia dejaría el balance tambaleando. Cuando el BCE se niega a las reestructuraciones, ¿piensa en los griegos, en él, o en los bancos que siguen débiles? ¿Teme de alguna forma no ser rescatado y que el euro esté en peligro?
     
    ALEMANIA
     
    Al principio disimulaban sus intenciones hasta el punto de que parecía que no estaban interesados en que Grecia hiciese nada raro con su deuda, de hecho es posible que fuese así porque parte de su sistema financiero está expuesto los periféricos y hay dudas sobre su solvencia. La cuestión es que hoy por hoy muestran claramente lo que quieren, sea de forma directa o vía indirecta por los medios, el resumen es “pagar cuánto menos mejor”. Eso provoca dudas sobre si Alemania quiere seguir en el euro siendo seguramente quien cargue con la mayor parte del rescate. Incluso hay quien piensa, y seguramente no le falte razón, que Merkel tiene en sus manos salvar el euro o su carrera. Una decisión difícil. La última propuesta es la de aumentar el plazo de maduración de los bonos en 7 años, a mi juicio buscando el consenso, y es que en algún momento algo habrá que hacer.
     
    SISTEMA FINANCIERO EUROPEO
     
    Gracias a la política del BCE los bancos han conseguido minimizar sus riesgos y vender activos expuestos a los periféricos, práctica especialmente llevada a cabo por Francia y Alemania. ¿Están ya preparados para sufrir algunas pérdidas? A tenor de lo visto en Alemania parece que sí, y cobra más fuerza una reestructuración suave como la comentada en el punto anterior compartiendo las pérdidas con el sector privado. No obstante a Francia no se le ve convencida, el BCE sigue insistiendo en que esto es más grave de lo que nos pensamos y la última novedad ha sido decir que “si no hay reestructuración en Grecia es por culpa de la banca”. Palabra de Olli Rehn. Además en Alemania no está muy contentos con la metodología del “Stress Test”, y eso que ya se ha retrasado su publicación…
     
    ESTADOS UNIDOS
     
    Claro que en todo este lio hay una mano que está pasando totalmente desapercibida y creo que no debería, y es la de Estados Unidos. Si bien las deudas están principalmente repartidas entre miembros de la Eurozona, hay algo que podría preocupar bastante al otro lado del Atlántico. Observen la siguiente gráfica:
     
     
    En ella puede verse que, si bien la banca europea es acreedora de las deudas de los periféricos, Estados Unidos tiene una exposición distinta pero igualmente importante; sus entidades financieras y aseguradoras poseen numerosos derivados como los CDS y si hay problemas esto puede provocarles un roto importante. Ahora es cuando resultan interesantes esos comentarios de Morgan Kelly asegurando que uno de los motivos para rescatar a la banca irlandesa fueron las presiones de Timothy Geithner. Además tenemos a  Obama asegurando que el impago sería "un desastre". ¿Casualidad?
     
    Mismo parece que aquí el futuro de los griegos es en realidad lo que menos importa…
    Perlas de Kike
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    15 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios

    ºC

    ºC