La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Las arriesgadas apuestas de un “hedge fund” llamado Austria

Maastricht, qué gran invento. Ahí fue donde empezó todo. Los Gobiernos, llenos de buenas intenciones, decidieron establecer unos criterios para garantizar la supervivencia de la moneda

Maastricht, qué gran invento. Ahí fue donde empezó todo. Los Gobiernos, llenos de buenas intenciones, decidieron establecer unos criterios para garantizar la supervivencia de la moneda única. No solo no funcionó como esperaban, además sirvió como pistoletazo de salida en una carrera de hacerse trampas al solitario; véase cómo Grecia ocultó su déficit público gracias a unos swaps con Goldman Sachs, o cómo Italia gastó hoy lo que deberá pagar mañana con una artimaña parecida por parte de sus autoridades locales. Todos los Gobiernos usan swaps, pero solo algunos acaban en el disparadero por sus malas prácticas. Ahora es el turno de Austria

Año 2001, Maastricht apremia, hay que introducir medidas para cumplir con el déficit previsto, así que en uno de los “Lander” de Austria acuerdan, entre otras cosas, mejorar la gestión de la deuda por medio derivados como son los “Interest Rate Swaps”. Nada raro, muchos lo hacen, la diferencia es que Salzburg, conocido por ser la cuna de Mozart, será portada dentro de unos años en la prensa del país. Todo comienza en el año 2002 cuando una joven promesa de 30 años conocida como “Monika R.”, contratada dos años atrás, se convierte en la responsable de gestionar el presupuesto y la carga deudora con los nuevos instrumentos acordados. “La deuda se reducirá con mis medidas” lo resumía ella.
 
Esos nuevos instrumentos se formalizan en la llamada “Autorización de transacciones con empresas e instituciones” en donde  Monika R obtiene poderes para operar con opciones, warrants, futuros, swaps, FRAs, IRS u “otros derivados exóticos”. Es decir, todo lo que desee con una única limitación, en dichos contratos deben firmar además de ella o bien Christian M, otra persona del departamento, o bien Eduard Paulus, Director Financiero y su jefe directo. Al poco tiempo Salzburg ya está ahorrando millones de euros y la fama de la nueva jefa del departamento presupuestario comienza a extenderse. Dicen de ella que es joven, guapa e inteligente; la chica perfecta que vive un sueño.
 
Una trayectoria increíble que a partir de ahí empezaría a menguar. En 2006 Othmar Raus, CFO a nivel provincial, comienza a vigilar las posiciones con derivados y a contar con los servicios externos de Bancos de Inversión y expertos para acotar los riesgos. Aunque todo parece ir bien en 2007 el nuevo CFO y firme candidato a Ministro de Finanzas, David Brenner, da orden de limitar la exposición. No sabemos el motivo, pero sí sabemos que en 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers Edward Paul es informado, por uno de los bancos que ejerce como contraparte en los derivados, de que es necesario aportar colateral por unas pérdidas potenciales de unos 30 millones de euros. El sueño comienza a desvanecerse.
 
No se quedan ahí las alarmas, en 2009 la Corte de Auditores advierte de los peligros existentes con los derivados en Salzburg donde existen “altos volúmenes y riesgos asumidos sin informar lo suficientemente al respecto, en gran medida con fines especulativos”. Se recomienda cambiar la estrategia de financiación y reducir riesgos, puesto que contabilizan unos 1.7 mil millones de euros en contratos. No obstante nada se hace hasta 2012 cuando Eduard Paulus y David Brenner deciden limitar los poderes de Monika R, relevándola de sus tareas y obligándola a “tomarse unas vacaciones”. A partir de ahí las investigaciones internas hacen que el sueño de la chica modelo se convierta en pesadilla.
 
Monika por algún motivo no se había ido de vacaciones en los últimos 6 años, pero una vez lo hizo (por obligación) los sapos y culebras comenzaron a aparecer. Si bien está en los juzgados y será la justicia quien determine la realidad de lo sucedido, las acusaciones apuntan a que Monika usó fondos de la OeBFA, también conocida como Austrian Federal Financing Agency, que iban destinados a vivienda social, y por tanto con un tipo de interés preferencial, para especular con derivados de forma propia. Algunas fuentes apuntan a que el dinero aportado por los contribuyentes habría sido usado para especular con productos ligados a los bonos soberanos islandeses, si bien no hay información oficial al respecto.
 
Por lo que se ha dado a conocer existirían unas transacciones “A” controladas y auditadas, que servirían a los honestos propósitos acuñados en 2001, y unas transacciones “B” de carácter personal que conseguiría falsificando las firmas de “Christian M” o “Eduard Paulus”. Los primeros serían unos 50 contratos de derivados y los segundos, los “B”, 253 contratos de derivados que no aparecerían en los registros ni tendrían documentos oficiales. Las pérdidas se estiman ya en 340 millones de euros, y las carreras de Eduard Paulus y la del que aspiraba a ser futuro Ministro de Finanzas, David Brennen, han terminado. Además se convocarán elecciones en los próximos meses, dado que las ramificaciones afectan a todo el Gobierno.
 
Por si fuese poco, el representante de la Agencia de Auditores ha alertado esta semana según publica Reuters que “Salzburg case could be just the tip of an iceberg and that ticking time bombs worth billions may lurk in local authorities' opaque finances”. Teme que Salzburg sea la punta del Iceberg de unas pérdidas de miles de millones dada la opacidad de las finanzas locales. En otras palabras, los Landers austriacos, que en teoría solo contarían con 8.2 mil millones de euros en deuda, podrían haberse comportado como auténticos “hedge funds” y tendrían en sus balances millones en derivados con valor desconocido. No es extraño que ahora el debate nacional de Austria sea si deben prohibir dichas prácticas o no. Claro que, al menos el cumplimiento de Maastricht ha sido bastante bueno, no se consuela el que no quiere.
#11
6 no veo inconveniente en utilizar un anglicismo mientras los interlocutores se entiendan. saludos
Ampliar comentario
#10
Muchas gracias a todos por los comentarios.

6 Lo tendré en cuenta Dani fue un maltrato involuntario.

Un saludo.
Ampliar comentario
#9
&034;Collateral&034; del ingles se traduce al castellano como &034;garantia&034;. La palabra colateral en espaniol no tiene ese uso que quiere darle el autor. Ya se sabe que la gente de las finanzas disfruta maltratando nuestra lengua, pero algunos no nos resignamos y continuaremos corrigiendoles.
Ampliar comentario
#8

Siempre se ha dicho que no tomar vacaciones es un mal sintoma
Ampliar comentario
#7
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#6
Como siempre, excelente columna.

Warren Buffet, el famoso inversor, dijo que el mercado de derivados es un infierno en el que es muy fácil entrar pero del que casi es imposible salir.

Los swaps [sobre todo los de tipo de interés, cuando no existía el euro y el riesgo cambiario estaba mucho más extendido], dentro del casi infinito mundo de los derivados, son más viejos que la tuna.

Su riesgo potencial e implícito solía ser fácilmente discernible [si existía una contrapartida reconocida y solvente y que no podía endosar el riesgo a terceros].

El problema de los derivados es su regulación, y que son consecuencia del ingenio y creatividad de las mejores mentes del planeta. Ahora mismo, en la mente de cientos de algunos, se están creando derivados nuevos.

Es imposible regularlo. Imposible.

Toda inversión con apalancamiento es una locura. De eso hablaba en el fondo Buffet. El problema de algunos derivados es que ni se conoce [ni se puede llegar discernir por un departamento de auditoría] su grado de apalancamiento.

Es cómo jugar al póker con el dinero prestado de un usurero/mafioso al 10% mensual. Como pierdas, ya sabes que por lo menos te romperá las piernas.

Ampliar comentario
#5
Estos tiempos son ideales par filmar &034;financial thrillers&034;

Ampliar comentario
#4
Son fundamentales estas colaboraciones para saber realmente en que panorama nos movemos. Son descorazonadoras, pero debemos evitar la postura del avestruz y no negarnos a enfrentarnos a ellas.

La irresponsabilidad financiera no ha sido solo cuestión de bancos y asociados de la nueva ingeniería económica; ha contado con la complicidad activa de numerosos responsables de las instituciones públicas. Incluso de Bancos Centrales, como el nuestro.

Plantea problemas muy serios para salir de la crisis, porque si ya la economía real registra dificultades de difícil encaje, que todavía no se conozca el alcance pleno de los desórdenes financieros en el sector público nos aboca a que tengamos que cuestionárloslo todo. Y con tanta oscuridad y encubrimiento no se atisba por donde podrán llegar las soluciones.
Ampliar comentario
#3
3

Muy oportuno su apunte.

Y recordemos también como Jesús echó a los mercaderes del templo.


-
Ampliar comentario
#2
Y tambien dijo Cristo que &034; hay que dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios&034;.
Si no recuerdo mal la Banca Vaticana tuvo sus problemillas.
Ampliar comentario
#1
¿Nadie se atreve a firmar este artículo de &034;opinión&034;?
Ampliar comentario