Sigue esta sección:

Perlas de Kike

Las arriesgadas apuestas de un “hedge fund” llamado Austria

Maastricht, qué gran invento. Ahí fue donde empezó todo. Los Gobiernos, llenos de buenas intenciones, decidieron establecer unos criterios para garantizar la supervivencia de la moneda
Fecha

Maastricht, qué gran invento. Ahí fue donde empezó todo. Los Gobiernos, llenos de buenas intenciones, decidieron establecer unos criterios para garantizar la supervivencia de la moneda única. No solo no funcionó como esperaban, además sirvió como pistoletazo de salida en una carrera de hacerse trampas al solitario; véase cómo Grecia ocultó su déficit público gracias a unos swaps con Goldman Sachs, o cómo Italia gastó hoy lo que deberá pagar mañana con una artimaña parecida por parte de sus autoridades locales. Todos los Gobiernos usan swaps, pero solo algunos acaban en el disparadero por sus malas prácticas. Ahora es el turno de Austria

Año 2001, Maastricht apremia, hay que introducir medidas para cumplir con el déficit previsto, así que en uno de los “Lander” de Austria acuerdan, entre otras cosas, mejorar la gestión de la deuda por medio derivados como son los “Interest Rate Swaps”. Nada raro, muchos lo hacen, la diferencia es que Salzburg, conocido por ser la cuna de Mozart, será portada dentro de unos años en la prensa del país. Todo comienza en el año 2002 cuando una joven promesa de 30 años conocida como “Monika R.”, contratada dos años atrás, se convierte en la responsable de gestionar el presupuesto y la carga deudora con los nuevos instrumentos acordados. “La deuda se reducirá con mis medidas” lo resumía ella.
 
Esos nuevos instrumentos se formalizan en la llamada “Autorización de transacciones con empresas e instituciones” en donde  Monika R obtiene poderes para operar con opciones, warrants, futuros, swaps, FRAs, IRS u “otros derivados exóticos”. Es decir, todo lo que desee con una única limitación, en dichos contratos deben firmar además de ella o bien Christian M, otra persona del departamento, o bien Eduard Paulus, Director Financiero y su jefe directo. Al poco tiempo Salzburg ya está ahorrando millones de euros y la fama de la nueva jefa del departamento presupuestario comienza a extenderse. Dicen de ella que es joven, guapa e inteligente; la chica perfecta que vive un sueño.
 
Una trayectoria increíble que a partir de ahí empezaría a menguar. En 2006 Othmar Raus, CFO a nivel provincial, comienza a vigilar las posiciones con derivados y a contar con los servicios externos de Bancos de Inversión y expertos para acotar los riesgos. Aunque todo parece ir bien en 2007 el nuevo CFO y firme candidato a Ministro de Finanzas, David Brenner, da orden de limitar la exposición. No sabemos el motivo, pero sí sabemos que en 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers Edward Paul es informado, por uno de los bancos que ejerce como contraparte en los derivados, de que es necesario aportar colateral por unas pérdidas potenciales de unos 30 millones de euros. El sueño comienza a desvanecerse.
 
No se quedan ahí las alarmas, en 2009 la Corte de Auditores advierte de los peligros existentes con los derivados en Salzburg donde existen “altos volúmenes y riesgos asumidos sin informar lo suficientemente al respecto, en gran medida con fines especulativos”. Se recomienda cambiar la estrategia de financiación y reducir riesgos, puesto que contabilizan unos 1.7 mil millones de euros en contratos. No obstante nada se hace hasta 2012 cuando Eduard Paulus y David Brenner deciden limitar los poderes de Monika R, relevándola de sus tareas y obligándola a “tomarse unas vacaciones”. A partir de ahí las investigaciones internas hacen que el sueño de la chica modelo se convierta en pesadilla.
 
Monika por algún motivo no se había ido de vacaciones en los últimos 6 años, pero una vez lo hizo (por obligación) los sapos y culebras comenzaron a aparecer. Si bien está en los juzgados y será la justicia quien determine la realidad de lo sucedido, las acusaciones apuntan a que Monika usó fondos de la OeBFA, también conocida como Austrian Federal Financing Agency, que iban destinados a vivienda social, y por tanto con un tipo de interés preferencial, para especular con derivados de forma propia. Algunas fuentes apuntan a que el dinero aportado por los contribuyentes habría sido usado para especular con productos ligados a los bonos soberanos islandeses, si bien no hay información oficial al respecto.
 
Por lo que se ha dado a conocer existirían unas transacciones “A” controladas y auditadas, que servirían a los honestos propósitos acuñados en 2001, y unas transacciones “B” de carácter personal que conseguiría falsificando las firmas de “Christian M” o “Eduard Paulus”. Los primeros serían unos 50 contratos de derivados y los segundos, los “B”, 253 contratos de derivados que no aparecerían en los registros ni tendrían documentos oficiales. Las pérdidas se estiman ya en 340 millones de euros, y las carreras de Eduard Paulus y la del que aspiraba a ser futuro Ministro de Finanzas, David Brennen, han terminado. Además se convocarán elecciones en los próximos meses, dado que las ramificaciones afectan a todo el Gobierno.
 
Por si fuese poco, el representante de la Agencia de Auditores ha alertado esta semana según publica Reuters que “Salzburg case could be just the tip of an iceberg and that ticking time bombs worth billions may lurk in local authorities' opaque finances”. Teme que Salzburg sea la punta del Iceberg de unas pérdidas de miles de millones dada la opacidad de las finanzas locales. En otras palabras, los Landers austriacos, que en teoría solo contarían con 8.2 mil millones de euros en deuda, podrían haberse comportado como auténticos “hedge funds” y tendrían en sus balances millones en derivados con valor desconocido. No es extraño que ahora el debate nacional de Austria sea si deben prohibir dichas prácticas o no. Claro que, al menos el cumplimiento de Maastricht ha sido bastante bueno, no se consuela el que no quiere.
Perlas de Kike
Comparte en:
Sigue esta sección:
#11
Compartir
6 no veo inconveniente en utilizar un anglicismo mientras los interlocutores se entiendan. saludos
Ampliar comentario
#10
Compartir
Muchas gracias a todos por los comentarios.

6 Lo tendré en cuenta Dani fue un maltrato involuntario.

Un saludo.
Ampliar comentario
#9
Compartir
&034;Collateral&034; del ingles se traduce al castellano como &034;garantia&034;. La palabra colateral en espaniol no tiene ese uso que quiere darle el autor. Ya se sabe que la gente de las finanzas disfruta maltratando nuestra lengua, pero algunos no nos resignamos y continuaremos corrigiendoles.
Ampliar comentario
#8
Compartir

Siempre se ha dicho que no tomar vacaciones es un mal sintoma
Ampliar comentario
#7
Compartir
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#6
Compartir
Como siempre, excelente columna.

Warren Buffet, el famoso inversor, dijo que el mercado de derivados es un infierno en el que es muy fácil entrar pero del que casi es imposible salir.

Los swaps [sobre todo los de tipo de interés, cuando no existía el euro y el riesgo cambiario estaba mucho más extendido], dentro del casi infinito mundo de los derivados, son más viejos que la tuna.

Su riesgo potencial e implícito solía ser fácilmente discernible [si existía una contrapartida reconocida y solvente y que no podía endosar el riesgo a terceros].

El problema de los derivados es su regulación, y que son consecuencia del ingenio y creatividad de las mejores mentes del planeta. Ahora mismo, en la mente de cientos de algunos, se están creando derivados nuevos.

Es imposible regularlo. Imposible.

Toda inversión con apalancamiento es una locura. De eso hablaba en el fondo Buffet. El problema de algunos derivados es que ni se conoce [ni se puede llegar discernir por un departamento de auditoría] su grado de apalancamiento.

Es cómo jugar al póker con el dinero prestado de un usurero/mafioso al 10% mensual. Como pierdas, ya sabes que por lo menos te romperá las piernas.

Ampliar comentario
#5
Compartir
Estos tiempos son ideales par filmar &034;financial thrillers&034;

Ampliar comentario
#4
Compartir
Son fundamentales estas colaboraciones para saber realmente en que panorama nos movemos. Son descorazonadoras, pero debemos evitar la postura del avestruz y no negarnos a enfrentarnos a ellas.

La irresponsabilidad financiera no ha sido solo cuestión de bancos y asociados de la nueva ingeniería económica; ha contado con la complicidad activa de numerosos responsables de las instituciones públicas. Incluso de Bancos Centrales, como el nuestro.

Plantea problemas muy serios para salir de la crisis, porque si ya la economía real registra dificultades de difícil encaje, que todavía no se conozca el alcance pleno de los desórdenes financieros en el sector público nos aboca a que tengamos que cuestionárloslo todo. Y con tanta oscuridad y encubrimiento no se atisba por donde podrán llegar las soluciones.
Ampliar comentario
#3
Compartir
3

Muy oportuno su apunte.

Y recordemos también como Jesús echó a los mercaderes del templo.


-
Ampliar comentario
#2
Compartir
Y tambien dijo Cristo que &034; hay que dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios&034;.
Si no recuerdo mal la Banca Vaticana tuvo sus problemillas.
Ampliar comentario
#1
Compartir
¿Nadie se atreve a firmar este artículo de &034;opinión&034;?
Ampliar comentario