La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

JP Morgan, la ballena varada de Wall Street

JP Morgan Chase & Co es el mayor “dealer” de derivados del mundo, pero incluso a los peces grandes las cosas les salen mal de vez
JP Morgan Chase & Co es el mayor “dealer” de derivados del mundo, pero incluso a los peces grandes las cosas les salen mal de vez en cuando. De hecho este artículo va sobre lo que algunos conocen como la “London Whale” (la ballena londinense), una apuesta infructuosa que hizo perder más de 6 mil millones de dólares a la entidad, y que dejó al descubierto una operativa sobre la que actualmente se sitúan los focos de la justicia. ¿Cómo es posible que “el mejor banco del mundo” en la gestión de riesgos ocultase pérdidas, falsease modelos y no cumpliese con sus obligaciones ante las autoridades?
 
Año 2005, se crea en el interior de la división “Corporate – Private Equity” de JP Morgan un departamento con el objeto de invertir los excesos de tesorería existentes. En dicho departamento se sitúa a Ina Drew, quien previamente habría realizado actividades similares comprando activos como la deuda pública, deuda corporativa con alta calificación crediticia o MBS. Sin embargo, a diferencia de su anterior mandato, en esta ocasión se valora la posibilidad de poder operar también con derivados para servir como cobertura de la “exposición cíclica” a la que se enfrenta el banco, y también para cubrirse ante “tail events” o “cisnes negros”, eventos altamente improbables pero con altas pérdidas potenciales.
 
Es así como en el año 2006 se permite a la unidad invertir en derivados sintéticos. Algo llevado a cabo a pesar de que dicho exceso de tesorería estaba compuesto por los ahorros de sus clientes, quienes involuntariamente e indirectamente estaban operando con derivados. Los resultados son tan satisfactorios, unos 170 millones de dólares en beneficios hasta finales de 2007 frente a la baja rentabilidad de la deuda pública, que se crea una subdivisión específica para tal fin conocida como SPC o “Synthetic Credit Portfolio. Es ahí donde se produce un cambio sustancial, de la “cobertura” se pasa a la “búsqueda del beneficio”.
 
Los primeros movimientos al respecto podemos enmarcarlos con “la crisis de las subprime” cuando se toma la decisión de posicionarse para beneficiarse de los importantes defaults que ocurrirían posteriormente en el mercado “high yield”, mercado al que algunos llaman basura por situarse en él las empresas con peor calificación crediticia. En ningún momento se avisó al regulador de dicho cambio en la operativa aun debiendo hacerlo, quizá porque posteriormente se anunciaría el cierre de su “propietary trading” para cumplir con la regla Vocker a la vez que las operaciones propias proseguían bajo el paraguas del SPC y su supuesta inversión del exceso de reservas y coberturas.
 
Entre 2008 y 2011 la exposición neta salta de los 4 mil a los 51 mil millones de dólares, pasando así a operar con importantes cantidades en índices como el CDX.NA.IG, el CDX.NA.HY (índices de CDS de Norte América en activos con Investment Grade y High Yield respectivamente) así como sus respectivos en Europa con el índice iTraxx. Se posicionan correctamente ante eventos como la quiebra de General Motors o la crisis de la Eurozona, si bien la mayor gesta se produce sin duda en el índice CDX.NA.HY11, producto lanzado en el año 2008 y con vencimiento en el año 2011, que pagaría enormes contraprestaciones si un determinado número de empresas hacían default.
 
El trader jefe de SPC, Iksil, se puso corto cuando faltaban solo dos compañías para que el High Yield 11  diese el premio gordo. Era noviembre de 2011 y nadie esperaba que dos defaults se produjesen antes de acabar el año, había una empresa llamada Dynegy que se ponía en duda pero no dos, por lo que la estrategia de los hedge funds fue comprar protección para dicha compañía y doblar apuestas en contra de Iksil. El 7 de noviembre Dynegy cayó. El 29 de noviembre lo hacía también American Airlines. JP Morgan se embolsa más de 400 millones y la leyenda de Iksil empieza a crecer.
 
 
A pesar de los éxitos cosechados, desde la cúpula del banco se percibe una mejora en las condiciones macroeconómicas a finales de 2011, especialmente por el LTRO del BCE, lo que provoca que se dé orden de reducir las operaciones del SPC y a su vez los activos ponderados por riesgo (APR) necesarios. Se plantean como objetivo reducir 25 mil millones de APRs en el departamento antes de finalizar 2012, lo que desencadena un encendido debate dentro de la entidad. De hacerlo como se plantea, vendiendo rápidamente los activos, costaría como mínimo 400 millones de dólares… y además ¡por qué parar de ganar dinero!
 
Ina Drew, quien lidera el departamento, no es del todo reacia a reducir los APR, lo que le preocupa más es que le carguen todas las pérdidas del proceso a ella. Es por ello que se acuerda una reducción de los APR que no haga aflorar las pérdidas. Y por si fuese poco el 19 de enero de 2012 un nuevo evento inesperado condiciona el debate, Kodak quiebra. De beneficiarse de los principales defaults pasan a perder 50 millones por dicho suceso, lo que para algunos es una señal clara de que es demasiado pronto para desmantelar el SPC. Es por ello que, sin pasar por alto el objetivo de reducir los APR, teniendo en cuenta a su vez que no deben aflorar las pérdidas, se busca también seguir beneficiándose de los defaults.
 
En un primer momento Iksil plantea un nuevo modelo para determinar los APR llamado “Core Credit Book RWA”, denominado por algunos como el “shadow model”, que reduce a la mitad el capital necesario debido a los APR. A su vez, para evitar las pérdidas, se propone una venta “oportunista” de las posiciones, esto es, de forma no inmediata. Pero finalmente Iksil llega a la conclusión de que la mejor forma de cumplir con todos los objetivos es aumentar los “largos”, así la exposición neta disminuye y por tanto los APR, las pérdidas no tienen porque aparecer y siguen beneficiándose por eventos como los de Kodak. ¡Una gran solución!
 
El problema de dicha solución es que convierte al SPC en un “monstruo” cada vez más y más grande y más y más arriesgado, ¡y eso que al principio decían que solo hacían coberturas! La exposición bruta alcanza el 18 de enero de 2012 los 278 mil millones en el IG9, los 115 mil millones en el HY10 y 11, y los 90 mil millones de dólares en el iTraxx. La exposición neta total es de 159 mil millones. La estrategia podría haber funcionado pero sus posiciones cortas pierden dinero mucho más rápido de lo que los largos lo ganan. Enero termina con 100 millones en negativo y los nervios afloran.
 
Iksil se queja amargamente de la poca liquidez del mercado y cree que el resto de traders conocen sus posiciones. En febrero y marzo las pérdidas se repiten, los indicadores de riesgos saltan uno tras otro, pero son reiteradamente “reajustados” para que dejen de hacerlo. Hasta que finalmente a finales de marzo se toma la decisión de dejar defender la posición: “put phones down and stop trading” ordena Drew a los traders de SPC. La suerte está echada.
 
 
En abril la posición de Iksil sale en la prensa y es bautizado como la “London Whale”, pero las pérdidas son ya masivas y no hay vuelta atrás, en un solo día tras la publicación de dicha noticia pierden 412 millones. En total 6.2 mil millones de dólares en 2012, y eso teniendo en cuenta que algunos activos se traspasaron al “Banco de Inversión” por lo que las verdaderas pérdidas nunca aflorarán. Además de eso en el SPC distorsionó las valoraciones de sus derivados, que contablemente deben ser valorados diariamente por su “valor razonable”, pasando de usar un valor medio del “bid-spread” a otras medidas más favorables, incluso fuera de dicho rango. Las diferencias suponían 432 millones a 16 de marzo de 2012.
 
En resumen, se saltaron la correcta valoraciones de sus derivados, trataron de usar modelos que bajasen artificialmente sus APR, usaron sus excesos en depósitos para realizar apuestas en productos complejos y de alto riesgo, dijeron que iban a cerrar su “propietary trading” pero a su vez seguían teniendo posiciones propias en el mercado sin decirlo,  se saltaron los límites asignados por métodos como el VaR alzando los niveles de riesgo cuando eran perforados, no comunicaron a los reguladores ni a los inversores información que debería haber sido facilitada… No pudiendo dictar sentencia mientras los hechos no se prueben, parece que Carl Levin se va a poner las botas.
 
#11
7 Hola Pepe. Mi visión de la historia se basa simplemente en lo publicado por las autoridades norteamericanas [último enlace del artículo]. No obstante es posible que existan detalles interesantes no mencionados o inexactitudes, si es así estaría encantado de saber más al respecto de este caso.

Un saludo.
Ampliar comentario
#9
supongo q este artículo se escribe pq iksil tiene q declarar, a lo mejor se cae de un avión como dice kaiser
Ampliar comentario
#8
Se equivoca usted en varias partes y su vision de la historia no se ajusta totalmente a la realidad.
Pero una cosa queda clara de todas formas, que Ina y Jamie &034;y yo mas&034; Dimon, no supiese nada de las posiciones no se lo cree nadie. Ya es hora de que se vaya a casita este ultimo.
Ampliar comentario
#7
Pues no es la primera vez que JP &034;cierra&034; el prop trading...para seguir haciéndolo con otro paraguas. Cuando era el solo pues bueno...allá ellos y sus clientes que sabían de sobra dónde estaban parados. una casa de especulación. Lo malo es cuando se fusiona con Chase que tiene multitud de clientela &034;final&034;, es decir ahorradores puros y duros que nada quieren saber de inversiones de riesgo [o de tanto riresgo, al menos]. Pero bueno, nada pasará, para eso está la FED, su maquinkita de hacer dinero y su voluntad de comprar todo tipo de activos enguarrados. ya sabemos: too big to fall...
Ampliar comentario
#6
Seria interesante hacer un analisis del impacto en el global del sistema financiero el hecho que estos no abandonaran sus actividades en los derivados.... quizas es mas importante que las perdidas derivadas a unos anyos mas tarde ... ;]
Ampliar comentario
#5
2 Claro que merece la pena, pero no es fácil de digerir.

Los CDS son productos complejos y relativamente novedosos.

Me sonaba que algunos estaban prohibidos.

Reticencias CDS

Un saludo.
Ampliar comentario
#4
Muy interesante y muy bien documentado.
Lo que da miedo es cuántos Iksil quedan aún en la banca de inversión. Para mi este artículo es una muestra más de que &034;han cambiado las reglas del juego, pero no los jugadores&034;. Iksil hizo lo que se esperaba que hiciera, ganar mucho dinero aprovechando nuevas &034;oportunidades&034; nacidas al amparo de una situación de crisis y de un banco buscando nuevas fuentes para maximizar beneficio. JP hizo lo que esperaban sus directivos y accionistas: apurar al máximo, incluso ocultando información para tratar de evitar una pérdida cada vez más latente. Lo que se espera institucionalmente de la banca [los accionistas, sus dividendos; los directivos sus bonus] no coincide con lo que se &034;vende&034; públicamente [fuentes de crédito para la economía], y es lógico. Los directivos de la banca siguen siendo los mismos que en 2005 y su objetivo tampoco ha cambiado
Ampliar comentario
#3
1 Si existe gente, aunque sea poca, para quienes el artículo merezca la pena, entonces mi objetivo habrá sido cumplido. Gracias :]
Ampliar comentario
#2
Muy interesante artículo Sr. Vazquez. lo van a entender muy pocos, pero es una perla.
Ampliar comentario
#1
rollo tan cansino el de los políticos, no he podido acabar de leerlo.

No se hagan líos

Del debate no se debe esperar NADA.

NO hablarán de como el PSOE se vendió y desmontó la industria en lo s 80 y 90.

NO hablarán de como volver a reedificar esa industria y sus mercados orientándola a la exportación

NO hablarán de la limpieza de enchufados e inútiles que hay que hacer y como desmontar un chiringuito del que han vivido millones

NO hablarán de la necesaria reforma educativa

NO hablarán de lo que quiere la inmensa mayoría de la gente: una limpieza a fondo y sin miramientos. Al que tenga que ir a la cárcel pues hala, al que tengan que embargar lo mismo y a los enchufados a la calle.

Y sobre todo no hablarán de por qué en España la clase empresarial y la política falla y es, sencillamente porque España les importa un huevo y van a lo suyo. No es como Francia, Alemania o USa que miran por lo de casa, cuidan su industria etc etc, aqui se venden por una foto.
Ampliar comentario