Qué se mueve por Wall St.

2013... ¿Vuelta a la normalidad?

El discurso de ayer del presidente del BCE, Mario Draghi, pivotó hacia el optimismo y esto originó que se desatará la euforia en varias plazas europeas.
Fecha
Tags

    El discurso de ayer del presidente del BCE, Mario Draghi, pivotó hacia el optimismo y esto originó que se desatará la euforia en varias plazas europeas. Draghi puso énfasis en que los mercados financieros están recuperando paulatinamente la normalidad, si bien esta recuperación no se está trasladando a la economía real.

    La constatación de una significativa mejoría de la confianza en los mercados, al tiempo que las expectativas de inflación se mantienen “firmemente ancladas”, permiten augurar una recuperación gradual de la eurozona a finales de 2013 a medida que se vaya produciendo “un contagio positivo” a la economía real.

    El mantenimiento (por unanimidad) de los tipos de interés en el 0,75% y el convencimiento por parte del BCE de que la tasa de inflación armonizada se situará este año por debajo del 2% son datos muy a tener en cuenta. Sin embargo, pese a un evidente avance hacia la normalización de los mercados financieros, el alza generalizada de las bolsas, la entrada de depósitos en los bancos de países periféricos, el descenso de la volatilidad y la propia reducción del balance del propio BCE es demasiado pronto para cantar victoria, y ese es el motivo de que el BCE no se plantee la retirada de ninguna de sus medidas de estímulo.

    No puedo estar más de acuerdo. Mientras estos avances no se reflejen en la economía real sería una temeridad retirar las medidas adoptadas o dejar de estar extremadamente vigilantes. El pleno empleo no forma parte del mandato del BCE -como sí sucede con la FED- pero sí la estabilidad de precios. Draghi defendió que los actuales niveles de desempleo cuentan con un elevado componente estructural sobre el que la política monetaria no puede hacer mucho y cree firmemente en que garantizar la estabilidad de precios contribuye a un crecimiento sostenible como base para la creación de empleo.

    Y en esto último no estoy muy de acuerdo. Lo estoy, como no puede ser de otro modo, en que el pleno empleo no es un mandato del BCE, pero de ahí a que la tasa de paro no sea preocupante para la institución media un abismo. “Como no es mi trabajo, me despreocupo”. Se puede pensar, pero jamás decirlo en público.

    Defender que el componente es estructural y que no puede hacer casi nada, me da qué pensar y se me ocurre un ejercicio. Pensemos que somos los Estados Unidos de Europa y en el mandato del presidente de nuestro banco central sí está el mandato del pleno empleo, ¿seguiría siendo estructural? ¿No podrían hacer nada?

    Con absoluta seguridad los tipos no estarían en el 0,75% me inclino a pensar en que estarían muy próximos a 0% y, desde luego, tomarían medidas para que esas “mejoras” redundarán en la “economía real”, que es la que “realmente crea trabajo”. Y creando trabajo la estabilidad de precios es más fácil de trabajar y vender, porque a un parado de larga duración de poco o nada le sirve que le digan que no tiene trabajo pero hay estabilidad de precios.

    Tras las declaraciones de Draghi, el euro subió con fuerza frente al dólar americano. Estoy absolutamente seguro que a Estados Unidos no le preocupa en exceso la debilidad en este momento de su divisa y, quizás (a lo mejor me equivoco), a nuestro sector exportador (en el que tenemos puestas nuestras miras) le preocupa un poco más.

    Es un problema de prioridades…..