Hoy es el gran reset de las inversiones

Lo que haya ocurrido antes del 1 de enero ya es irrelevante. Así se reacciona consciente o inconscientemente tras el cambio de año. Veamos por qué

Foto:

El contador vuelve a cero. Solo se tendrá en cuenta lo que suceda a partir de hoy. Lo que haya ocurrido antes es irrelevante. Así se reacciona consciente o inconscientemente tras el cambio de año. Veamos por qué.

El nuevo ejercicio conlleva un reseteo automático de las tablas que informan de la evolución de los activos financieros (acciones, índices, fondos, divisas, etc) en los medios de comunicación. Esa información es la que se suele utilizar para elaborar las noticias. Por lo tanto, gran parte de las alusiones a las rentabilidades se refieren al ejercicio natural en curso. Excluyendo los artículos que se publicarán este mes de enero relativos a 2016, la mayoría referencias temporales de los titulares a partir de ahora serán “en 2017”, “desde enero”, “este año”, etcétera.

Por otro lado, los inversores prefieren utilizar períodos que partan de un punto fijo para valorar las rentabilidades de los activos. El rendimiento de los últimos 3 meses, 12 meses o 3 años se calcula contra un valor inicial que cambia cada día. Puede apreciarse el activo y que la rentabilidad en estos períodos disminuya porque aumente más la cotización contra la que se compara (de hace justo 3,12 ó 36 meses).

La rentabilidad en el año suele ser la única que se publica que parte de un punto fijo. Por ello, no es de extrañar que lo primero (único habitualmente) que preguntan los ahorradores para valorar una inversión sea ¿cuánto lleva en el año?, tanto si es enero como diciembre. Normalmente tienen en la cabeza la rentabilidad de los índices y otros activos ese ejercicio para poder comparar.

Además, para los fondos de inversión hoy se vuelve a empezar en los rankings, en los bonus de los gestores y en la comisión sobre resultados que cobran muchos de estos productos. Es cierto que hay rankings plurianuales, pero la atención se centra en los anuales. Las comisiones sobre resultados pueden devengarse o no, pero el cálculo final y pago se realiza anualmente.

En conclusión, evaluamos los activos por la rentabilidad en el ejercicio en curso aunque la naturaleza de la mayoría de las inversiones no tenga nada que ver con esos períodos. No tiene mucho sentido que cada vez que la Tierra dé una vuelta al Sol volvamos a situar en el mismo punto todos los activos financieros. De esta manera no podremos juzgar sus resultados a largo plazo.

Les deseo lo mejor para el año 2017 en lo personal y en lo profesional. Espero que en ninguno de ambos aspectos tengan que empezar de cero.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios