¿Cómo ganar con las subidas de tipos de interés?

Con los fondos de duración negativa: se benefician de las subidas de tipos y pierden si los tipos bajan

Foto: La presidenta de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, Janet Yellen, en las pantallas de la bolsa de Nueva York. (EFE)
La presidenta de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, Janet Yellen, en las pantallas de la bolsa de Nueva York. (EFE)

Este mes se ha registrado en la CNMV el fondo Caixabank RF Duración Negativa y al menos otra gestora nacional está en trámites para sacar otro producto similar.

Se trata de fondos de renta fija que mediante la utilización de derivados (opciones, futuros o swaps) se comportan de manera inversa a la mayoría de fondos de renta fija al variar los tipos de interés. Los fondos de renta fija tradicional se aprecian cuando bajan los tipos y se deprecian cuando suben. Aquellos con duración negativa se benefician de las subidas de tipos y pierden si los tipos bajan.

A la hora de invertir en estos productos conviene tener en cuenta tres aspectos: 1) qué derivados utilizan, 2) cuánta duración negativa tienen y 3) cómo invierten la liquidez. Los derivados utilizados son importantes para saber qué bonos (riesgo de crédito) han vendido. No es lo mismo, tener una posición vendida de bonos americanos, alemanes, españoles o italianos. Ni el punto de partida (nivel absoluto de tipos) es el mismo ni tendrán el mismo comportamiento a futuro.

A la hora de invertir aquí hay que tener en cuenta: qué derivados utilizan, cuánta duración negativa tienen y cómo invierten la liquidez

La duración negativa indica la sensibilidad a los tipos de interés. El concepto es el mismo que el de duración tradicional, pero con impacto inverso en el precio. El fondo de Caixabank tendrá una duración media de -2,5 años según su folleto y la duración del fondo que está en trámite de aprobación comentan que rondará los -7 años. El segundo fondo se apreciará más si suben los tipos pero también tendrá mayor volatilidad.

El tercer aspecto a considerar es cómo invierten la liquidez. Los derivados requieren que una pequeña parte del dinero se deposite como garantía. El resto del dinero queda disponible para invertir. El fondo de Caixabank comprará renta fija pública y privada. La duración positiva que aporten los bonos se compensará con mayor posición abierta en derivados.

No obstante, la liquidez también se puede invertir en otros activos. Es el caso de Avantage Fund, el fondo que dirijo. Es un fondo mixto flexible con una duración negativa de 3,5 años respecto al patrimonio total. Tiene una exposición a renta variable cercana al 70%, un 1% depositado en garantías por los futuros de bonos vendidos y el resto debería de estar renta fija.Sin embargo, como inversor me niego a que una parte de la cartera reste estructuralmente rentabilidad al fondo. Por ejemplo, si invirtiese en bonos de Iberdrola a 5 años obtendría una rentabilidad del 0,35%, insuficiente para pagar la comisión de gestión del 0,80%. En la situación actual de tipos prefiero realizar una estrategia market neutral en esa parte de la cartera.

El bajo nivel absoluto actual de tipos, el aumento de la inflación, las previsibles subidas de la Reserva Federal son buenas razones para esperar depreciaciones de los bonos El riesgo de invertir con duraciones negativas es que los tipos sigan bajando. Para muestra un botón. Desde la constitución de Avantage Fund en 2014 la posición vendida de bonos alemanes ha restado rentabilidad al fondo. Es decir, habría tenido mayor rendimiento sin ella. No obstante, creo que a futuro contribuirá positivamente.

Muchos están comprando deuda alemana con rentabilidades muy negativas por el miedo a una ruptura de la eurozona. Esperan que en esa situación se convierta a marcos alemanes y éstos se aprecien respecto al resto de monedas europeas. Sin embargo, incluso en ese hipotético escenario, Alemania no redenominaría su deuda a su nueva divisa porque le saldría más caro devolverla y no estaría obligada a ello. Pagaría en marcos el contravalor de la cesta de divisas que sustituya al euro (ECU2 o similar). Es decir, quienes compran bonos alemanes con tipos negativos también perderían en caso de ruptura de la eurozona.

Por otro lado, el bajísimo nivel absoluto actual de tipos, el aumento de la inflación, las previsibles subidas de tipos de la Reserva Federal y la deriva proteccionista de la política internacional son buenas razones para esperar depreciaciones de los bonos. No es necesario que suban los tipos oficiales. Basta con que aumenten las rentabilidades de la deuda a largo plazo para obtener plusvalías en fondos con duración negativa.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios