BCE, ¿cómo volver a la normalidad?

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, debería dar señales de qué medidas tienen intención de retirar primero y cuáles después

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (EFE)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (EFE)

Bajadas de tipos a cero, barra libre de liquidez a corto y a largo plazo (LTROs), compras de activos (QE), tasa de depósito negativa, etc. La última crisis financiera unida a la ausencia de inflación han llevado a la autoridad monetaria de la eurozona por caminos desconocidos hasta la fecha.

Ahora la economía crece, genera empleo, aumenta el crédito y se incrementan las expectativas de inflación. Parece que es el momento de decidir qué camino seguimos para volver. Esta tarde Mario Draghi debería dar señales de qué medidas tienen intención de retirar primero y cuáles después.

Desde niños hemos aprendido el enorme poder que tienen los castigos (recompensa negativa) y premios (recompensa positiva) para hacer cambiar conductas. Como adultos los seguimos aplicando esperando conseguir el mismo efecto en otras personas (políticas retributivas, política monetaria, política fiscal, acuerdos comerciales, etc).

En economía, empresas e inversiones, hay dos aspectos que cobran especial importancia: la creatividad y la generación de confianza

Los castigos (o amenazas) suelen ser más fáciles de implantar rápidamente y normalmente generan resultados a corto plazo. Los premios (motivaciones) por el contrario son más complejos de idear, sus resultados tardan más en llegar y sus efectos positivos duran mucho más tiempo.

Además, en economía, empresas e inversiones, hay dos aspectos que cobran especial importancia: la creatividad y la generación de confianza.

Veamos cómo utilizamos nuestra creatividad. Cuando nos amenazan con un castigo buscamos la manera de hacer lo necesario para evitar o disminuir su efecto negativo. Después de darle muchas vueltas, habitualmente descubrimos cómo sortear el castigo sin cambiar la conducta que quería modificar quien nos lo impuso. En el caso de los premios es distinto. Si están bien diseñados, trataremos de conseguirlos desarrollando habilidades que nos permitan beneficiarnos al máximo de ellos.

Generar confianza es el segundo aspecto clave. Cuando se consigue, las personas mejoran su conducta aunque no haya ni premio ni castigo. A todos (niños, adultos y empresas) los incentivos (recompensas positivas) nos generan mucha más confianza que los castigos (negativos).

Volviendo a la disyuntiva del BCE. Debería comenzar retirando las medidas-castigo, como la tasa de depósito negativa. Es una penalización a la liquidez improductiva de los bancos. Deben ser las entidades financieras las que decidan dar crédito porque lo crean conveniente para ellas. En un entorno de crecimiento económico como el actual lo sano es que esto ocurra sin que sea necesaria ninguna medida de este tipo. Por otro lado, sería saludable y generaría confianza que los tipos de interés fueran bajos pero positivos en todos los plazos. El nivel actual de la tasa de depósito (-0,40%) lo impide.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios