Ahora tiene una segunda oportunidad de entrar en bolsa

No cometan de nuevo el error que les dejó fuera. No escuchen a los tertulianos que les dijeron que venía el fin del mundo. No lean los tuits sobre la explosión de alguna burbuja

Foto: Bolsa de Nueva York. (EFE)
Bolsa de Nueva York. (EFE)

Mucha gente se ha perdido la subida excepcional que han tenido los mercados desde que salieron de la última crisis. Afortunadamente, quienes no han aprovechado esta subida todavía tienen una segunda oportunidad de participar en un movimiento alcista que todavía tiene recorrido.

No cometan de nuevo el error que les dejó fuera. No escuchen a los tertulianos que les dijeron que venía el fin del mundo. No lean los tuits de quienes anuncian todos los años la explosión de alguna burbuja. Por supuesto que habrá burbujas. Y por supuesto que explotarán. Está en la naturaleza de los mercados. Pero todavía no. Y ya han perdido ustedes una de las mejores ocasiones que han existido para ganar dinero invirtiendo en renta variable.

Evidentemente el margen de beneficio de quien entre ahora es mucho menor que el que ha obtenido quien no hizo caso a los profetas del apocalipsis. Ahora se trata sólo de mejorar la rentabilidad de la cartera con una posición moderada en renta variable, no de hacerse rico. Pero, con los tipos de interés al 0%, esta segunda oportunidad será la que le permita obtener ese 'plus' de rentabilidad sobre lo que dan los depósitos o la renta fija.

Las elecciones francesas eran el gran escollo para que la bolsa europea retomara su tendencia alcista. Como si fueran el tapón de una botella, impedían que se reflejara en las cotizaciones la mejora de la economía europea, que, esta vez sí, deja atrás la recesión. Marine le Pen podría haber ganado la primera vuelta si hubiera abandonado su propuesta de salir del euro y de la Unión, pero en la segunda lo va a tener muy difícil porque se ha convertido en un referéndum sobre ambas cuestiones y los franceses todavía no están preparados para el 'Frexit'.

Los agoreros también decían que una victoria de Donald Trump hundiría los mercados. No tuvieron en cuenta ni por un segundo que venía con un plan económico cuyo objetivo inequívoco era y es el crecimiento. Bajadas de impuestos, construcción de infraestructuras, eliminación de regulaciones, aumento del gasto en defensa, etc. Muy probablemente los efectos secundarios sean negativos a largo plazo, y no sólo para el medio ambiente, sino para la economía en general, porque se generarán excesos que se pagarán en el futuro. Pero esto no significa que se tenga que quedar usted sentado mirando mientras suben las bolsas al ritmo en que se implementa el programa.

Recientemente hemos asistido a la mayor demostración de fortaleza que ha dado el mercado en los últimos tiempos y casi nadie se ha enterado. Como lo que genera seguidores en las redes sociales, lo que vende libros y, en definitiva, lo que llama la atención son las malas noticias, creo que soy de los pocos que se ha hecho eco de este hecho: la Reserva Federal de los Estados Unidos -la Fed- anuncia que tiene intención de reducir su balance, es decir, el QE, pero a la inversa, y los mercados no sólo no se inmutan sino que alcanzan nuevos máximos. Incluidos los bonos, que eran los que iban a explotar primero, seguidos de la bolsa, claro. Analizo el tema en profundidad en mi próximo informe gratuito de mercados y lo hice también en el artículo 'Increíble: la Fed recoge velas y el cielo no se cae sobre nuestras cabezas', así que no me voy a extender, pero permítanme que les recuerde lo mal que reaccionó el mercado cuando hace años la Reserva Federal de los Estados Unidos insinuó que iba, no ya a reducir su balance, sino simplemente a dejar de comprar. Y miren lo que ha hecho ahora: subir. Hay que escuchar más a los mercados y menos a los tertulianos. Con esta respuesta al anuncio de la Fed el mercado nos está diciendo que está fuerte. Y que está preparado.

Por supuesto que hay riesgos. Los que conocemos –Corea del Norte o que la Fed vaya demasiado rápido, por ejemplo – y los que no conocemos. Esto es la renta variable señores, siempre hay riesgos. Y por eso habrán visto que, salvo que se trate de un inversor agresivo y con capacidad de reacción porque esté bien asesorado, he insistido en que el inversor medio debe limitarse a tomar posiciones moderadas que ayuden a mejorar su rentabilidad global, no pretender dar un pelotazo.

Gestionar una cartera recuerda a conducir un coche: tienes que aprovechar las rectas y reducir en las curvas y no al revés. Realmente no sabes cuándo vienen unas u otras , tienes que acelerar o frenar en función de lo que te vas encontrando. Pero, como en la carretera, tienes un mapa. Y señales. Sabes si estás en zona de rectas o de curvas. En mi modesta opinión, ahora vienen rectas y sugiero que disfruten del viaje. Ya habrá tiempo de darle la razón a los agoreros profesionales.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios