¿Por qué un inversor siempre pierde dinero con los ETFs de petróleo?

Estos fondos no siguen en ningún caso el valor de contado de la materia prima. Se basan por el contrario en la convergencia entre el valor futuro y el esperado

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Autor
Tiempo de lectura6 min

Hablábamos la semana pasada en el artículo aquí publicado, 'Y así sucedió el apocalipsis financiero', de la falta de soporte real del dinero Fiat y de los riesgos que conllevaba la situación económica actual frente a este problema.

La energía, como elemento absolutamente necesario para el funcionamiento de cualquier sociedad moderna, como bien medible y con un valor económico real, es el contrapunto al dinero Fiat y, por qué no, debería ser la base para un futuro sistema monetario con peso específico, como en el pasado lo fue el basado en el oro.

Bien es sabido que el oro siempre ha sido el valor refugio por antonomasia, pero en sentido estricto, necesario necesario no es, y tampoco se puede disfrutar de él si no es por el valor que se le atribuye subjetivamente.

Si buscáramos otro valor refugio, y en este caso relacionado con la energía como base económica, hablaríamos del petróleo. No pretendo entrar en una reflexión profunda entre las energías renovables y las no renovables o 'negras' como las basadas en los combustibles fósiles. Personalmente creo que el lector reflexivo habrá llegado a la conclusión que el famoso Mix Energético es por el momento absolutamente necesario, al menos durante nuestra generación. Para los incrédulos y más 'verdes', solo les lanzaré la siguiente pregunta abierta. ¿saben ustedes cuántas centrales 'alternativas' tendríamos que construir en España para alimentar un parque automovilístico compuesto por el 50% de coches eléctricos?

Estoy seguro que cuando he hablado de petróleo como valor refugio a más de uno se le 'habrán abierto las carnes'. Debo explicarme; es por todos conocidos que el valor refleja en los últimos tiempos unos vaivenes importantes ya que entre otras cosas, está sometido a diferentes tensiones complejas (en números gordos, el Brent cayó un 35% en 2015 para luego recuperarlo en 2016. En el año llevamos fluctuaciones del +-10%). En cuanto a las tensiones, tenemos, por un lado, el exceso de producción que pretende limitar la OPEP (su próxima reunión es el 25 de mayo en Viena). Por otro lado, Trump (con la reciente luz verde a la construcción de importantes oleoductos desde Canadá y Alaska) y otros países no OPEP que, como grandes petroleros, solo les interesa producir y tienen unos costes de producción moderados. Por si esto no fuera suficiente, el 'fracking' está ahí y con unos precios del barril WTI (West Texas Intermediate) por encima de los $40 aproximadamente, pone la maquinaria a funcionar.

Por tanto, cuando me refiero a petróleo como valor refugio, lo que quiero decir es que, como materia prima básica, tiene un valor seguro, con un 'stop' comprobado en plena crisis económica global en $28 el barril Brent y con el siguiente valor añadido. ¿Cómo se comportaría el petróleo ante una contingencia militar más o menos global? Me temo que esta hipótesis no es nada descartable, ¿verdad? ¿Y ante los desastres naturales? Con esta última reflexión creo que ya todos nos hemos puesto en lugar.

Si les he convencido de la importancia de invertir en petróleo, la pregunta siguiente es cómo hacerlo. Hace un tiempo, la inversión directa en petróleo y productos derivados la podían llevar a cabo únicamente las instituciones financieras junto con los 'traders' y las propias compañías petroleras, pero actualmente, todos los inversores podemos acceder a esta materia prima gracias a los ETFs (fondos cotizados).

Si tomamos este tipo de instrumentos, por su volumen de negociación e importancia, obtenemos estas alternativas:

ETF

United States Oil Fund

USO

United States Brent Oil Fund

BNO

DB Oil Fund

DBO

S&P GSCI Crude Oil Tot Ret Idx ETN

OIL

United States 12 Month Oil

USL

  • USO: es el ETF del petróleo más popular; este fondo analiza el seguimiento en los contratos de crudo WTI para el próximo mes, con un intercambio de 8,5 millones de veces cada día.

  • BNO: este fondo tiene una estrategia similar a la USO, con la diferencia que ofrece una exposición a los futuros del crudo Brent.

  • DBO: ofrece exposición a múltiples contratos de futuros del WTI.

  • OIL: este ETN invierte en futuros del WTI, así como en bonos del Tesoro a corto plazo para ofrecer una de las metodologías más singulares del mercado.

  • USL: el fondo invierte en 12 contratos diferentes de WTI al mismo tiempo con el fin de proporcionar una visión a largo plazo sobre la 'commodity'.

Como ya sabrán, estos ETFs se basan en contratos derivados negociados en los mercados de futuros. Y ahí es donde viene el lío. Estos fondos no siguen en ningún caso el valor de contado de la materia prima. Se basan por el contrario en la convergencia entre el valor futuro y el esperado. Aquí entran en juego los conceptos de 'Contango' y de 'Backwardation'. 'Contango' cuando el precio del siguiente futuro está por encima del actual y 'bacwardation' exactamente, al contrario.

En este punto recomiendo encarecidamente el artículo publicado en este medio por Javier Molina '¡El contango nos es un baile!'. Y es que no tengo claro si es un baile o no, pero estoy seguro de que la música de la materia prima subyacente no la sigue como debiera.

Nada mejor que ver un gráfico para entender esa problemática. Si tomamos el petróleo WTI spot y lo comparamos con los 3 ETFs más contratados, tomando como referencia el último año, los datos hablan por sí solos. Mientras que el WTI spot sube un 23%, el USO cae un 4%, el BNO sube un 1% y DBO se revaloriza un 4%. Nada que ver.

Las causas de esas divergencias, que llevarían a muchos inversores a perder dinero (o no ganar) mientras que el activo de referencia subió más de un 20%, son las comentadas anteriormente y justo es lo que debe asumir en caso de querer operar con este tipo de activos. Si luego, por temas de diversificación le conviene, eso es otro tema que usted debe considerar. A la vista del volumen negociado por el USO, algo no cuadra en esta ecuación.

Como conclusión. ¿Por qué no existe un instrumento financiero que tenga como subyacente directo la materia prima energética? Parece obvio por lo expuesto anteriormente, el sentido económico e incluso el potencial como valor refugio de dicho instrumento.

Históricamente el problema ha estado en los costes de almacenamiento de los productos que hacen inviable la titulización de las materias primas energéticas, a diferencia de los metales preciosos cuyos costes de almacenamiento son comparativamente muy inferiores. Y de ahí precisamente surgieron los ETFs y su exposición indirecta.

¿Y si a pesar de todo hubiera una solución?

*Agustín Muñoz, C.O.O, R-Fintech Plc. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y máster en Dirección y Administración de Empresas. Ha sido responsable del departamento de I+D+i en una reconocida consultora especializada en ingeniería civil. Actualmente trabaja en el sector 'fintech', impulsando el lanzamiento de productos financieros innovadores.

Tribuna Mercados

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios