Un 30% del capital con un 30% de descuento: la entrada del Estado en CM-Bancaja

Uno, que tiende a ser mal pensado, desconfía como regla general de los Hechos Relevantes que se publican a última hora de una víspera de Puente.

Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Uno, que tiende a ser mal pensado, desconfía como regla general de los Hechos Relevantes que se publican a última hora de una víspera de Puente. Cuánto más cuando su anuncio coincide con un conflicto laboral, como el de los controladores, que amenaza con acaparar la atención del conjunto de la sociedad. De ahí que no pude por menos que enarcar las cejas cuando un buen amigo banquero me puso sobre la pista de la constitución del Banco Financiero y de Ahorros por parte de Caja Madrid, Bancaja y las otras 5 entidades integrantes de su SIP, noticia dada a conocer el viernes 3 a las 19.30 de la tarde. Tenía que haber gato encerrado. Y lo hay.

    Por una parte se encuentra la dimensión ética del asunto que gira alrededor de dos ejes: el marcado carácter político del nuevo Consejo de Administración, que ahoga cualquier esperanza de un cambio de sesgo en la gobernación de la institución de acuerdo con el requisito de mayor profesionalidad exigido por el Banco de España, y la continuidad de unos equipos gestores, a nivel dirección general, en cuyo haber se encuentra el dudoso mérito de solicitar cerca de 4.500 millones de ayuda pública para asegurar la supervivencia de las firmas que han gobernado, gobiernan y gobernarán. Para este viaje, no hacían falta tantas alforjas, ¿no creen? Menudos cuatro meses de negociaciones tan poco aprovechados, del 30 de julio a ahora. Poca ayuda prestan Rato y Olivas a la mejora de la credibilidad del subsector cajas en los mercados con este paripé, la verdad.

    Desde un punto de vista técnico, llama la atención la constitución del nuevo Banco con un capital inicial de 18 millones de euros, si bien adicionalmente el Hecho Relevante señala que “en virtud de acuerdo adoptado en el día de hoy por la Junta General de Accionistas de la Sociedad Central, el Derecho de Mutualización ha sido aportado al Banco mediante el correspondiente aumento de capital con aportación no dineraria suscrito por las Cajas en proporción a su porcentaje de participación en el Banco. El aumento de capital se ha realizado por un importe total de 11.405.000.000 euros que se corresponde con el valor del Derecho de Mutualización, tal y como ha indicado el experto independiente nombrado por el Registro Mercantil de Valencia mediante la emisión del correspondiente informe” (página 9).

    Si lo he entendido bien, esto quiere decir que un tercero (¿quién?) ha valorado el Derecho de Mutualización del 100% de los beneficios de las siete entidades (tal y como se define en las págs. 6 y 7), en 11.405 millones de euros, resultado de traer a valor presente su proyección futura. Una cantidad que se sitúa sustancialmente por debajo de la suma de recursos propios de las entidades integrantes que, a 30 de junio de este año, importaba 16.204 millones de euros. Implícitamente, por tanto, se está valorando el nuevo grupo a 0,70x valor contable o un descuento del 30% sobre el valor en libros. ¿Por qué? Enseguida volveremos sobre ellos aunque para los inversores en deuda de las distintas entidades ésta es una información suficientemente relevante como para que la CNMV pidiera y publicara el mencionado informe. Vamos, digo yo.

    Adicionalmente se señala en la pág. 13 que “La Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (el “FROB”) acordó apoyar financieramente el proceso de integración de las Cajas mediante el compromiso de suscripción de participaciones preferentes convertibles por un importe de 4.465 millones de euros (las “PPC”).”  Y en la página 15 se dice que “Las PPC serán convertibles en acciones del Banco Financiero y de Ahorros, exclusivamente a instancias del FROB, en los supuestos previstos en el acuerdo de la Junta General”. Pues bien, de acuerdo con la Norma Octava del Acuerdo de la Comisión Rectora del FROB de 27 de julio de 2010, esto significa que al vencimiento de esta deuda (5 años ampliables a 7) o en cualquier momento anterior a instancias del FROB, siempre que vea en peligro el recobro de lo entregado, éste puede pedir la conversión de su financiación en recursos propios por el porcentaje que corresponda en el momento de la conversión. Vaya, vaya.

    Unamos cabos. Cabe concluir que si el FROB va a aportar antes de fin de año 4.465 millones de euros en forma de PPC al Banco Financiero y de Ahorros; si el patrimonio neto de esta entidad en la actualidad es de 18 + 11.405 = 11.423 millones de euros frente a los 16.204 millones del balance de las firmas integrantes del SIP (¿tan poco dinero van a ganar en el futuro por/pese al FROB?); si es el resultado de traer a valor presente sus beneficios futuros por lo que sólo variaciones de la prima de riesgo y/o de los resultados pueden alterar sustancialmente esa cifra, podemos concluir que se ha abierto la puerta para que el Estado se haga con un 28% de Caja Madrid-Bancaja (incluida la ampliación de capital necesaria para la conversión) a un 30% de descuento. Está por ver si es ésta la regla general que se va a seguir en el resto de las fusiones frías. Pero, siendo malos, ¿no será la manera española de replicar el modelo de banco malo el exigir de partida un descuento sustancial respecto al valor real de la inversión que se ha de acometer con fondos de la Administración? Me pregunto.

    Buena semana a todos.

    Más en http://twitter.com/albertoartero y en la cuenta de Alberto Artero en Facebook.

    Valor Añadido
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    21 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios