El Nasdaq en máximos de 11 años y no, no es burbuja

Al cierre de este post el Nasdaq sube cerca del 1%, vuelve a romper máximos de 11 años tras superar los 2.950 enteros y se aproxima

Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Al cierre de este post el Nasdaq sube cerca del 1%, vuelve a romper máximos de 11 años tras superar los 2.950 enteros y se aproxima a esa frontera de los 3.000 cuya ruptura, en noviembre de 1999, dio paso a cuatro meses de locura que llevaron al selectivo por encima de los 5.000 puntos.

Engordar para morir. El estallido de la burbuja puntocom, muy ligada a las inversiones y decisiones de política monetaria vinculadas al “efecto 2000”, llevó a la referencia tecnológica a los 1.200 enteros dos años y medio más tarde, en octubre de 2002. Una caída de techo a suelo superior al 75%.

Tras una recuperación lenta que le condujo hasta los 2.800 en marzo de 2007, la abrupta irrupción de la crisis financiera le hizo revisitar los 1.300, 24 meses más tarde. Una contracción muy ligada a la ausencia de financiación y al colapso del mercado de capital riesgo. Y vuelta a empezar.

Desde entonces la recuperación ha sido fulgurante -no en vano ha más que doblado su valor en los últimos tres años- y ha superado con creces a otros índices del mundo desarrollado. Hasta el punto de que algunos se preguntan si no nos encontramos ante una nueva etapa de excesos que culminará como otras anteriores.

La respuesta es no.

En primer lugar porque la subida se está produciendo en un momento de aversión generalizada al riesgo por lo que no es fruto de un proceso de euforia irracional sino más bien lo contrario, pese a la acumulación de buenas noticias micro (Bloomberg, Stocks least love since 80s, 06-02-2012).

De hecho, y entramos en la segunda consideración, los volúmenes bursátiles tampoco acompañan y no se ha producido con los nuevos máximos un aumento significativo de los mismos que oscilan alrededor de los 500.000 millones de dólares diarios, el nivel medio del último año.

En tercer término porque las valoraciones no son, ni mucho menos, disparatadas llegando a estar, en el caso de Apple, por debajo de la media del S&P500, alrededor de 11 veces contra 13 del selectivo. Hay un factor de abundancia de tesorería que el mercado se niega a valorar (Barron´s, Just too much money, 30-01-2012). Pero también da la sensación de que se está concretando todo aquello que los inversores anticiparon hace más de una década y que se está produciendo con prudencia, ponderando o incluso exagerando el riesgo de modelos de negocio como el del gigante de la manzana, mayor firma por capitalización del mundo (FT, Apple selling cheap, 30-01-2012).

Solo el aterrizaje de compañías como Zynga, Netflix, Groupon y ahora Facebook alteran tal statu quo valorativo, pero apenas hay dinero persiguiendo estos valores como prueban sus erráticas trayectorias tras las respectivas OPVs. De los 7 mayores componentes del Nasdaq, la más cara es Qualcomm a 16 veces beneficios estimados 2012. Incluye también a Oracle, Cisco, Microsoft, Intel… En un mundo de ganadores y perdedores (Barron´s, A profit parade that´s leaving everyone behind, 06-02-2012), de ellos dependerá el futuro del indicador y, de momento, los resultados avalan las ratios.

Además, y cuatro, la situación financiera de buena parte de sus integrantes es saneada. Solo la firma de la manzana atesora cerca de 100.000 millones de dólares en liquidez. Si le unimos las cinco anteriores y Google, suman caja equivalente al 10% de la capitalización del índice. Ups.

Esta bonanza colectiva tiene dos implicaciones, recompras de acciones aparte: una fiebre adquisitiva de firmas más pequeñas que ayudan a los grandes como el buscador a cubrir nichos de mercado, por una parte, y que cada vez cobre más visos la posibilidad de que paguen dividendo, pese a la restrictiva fiscalidad a las rentas del capital que acaba de proponer Obama en Estados Unidos, del 15% al 39,6% para ingresos por este concepto superiores a 250.000 dólares, por otra (WSJ-Heard of the Street, Tax threat won´t unlock corporate cash, 15-02-2012).

Hay algunos autores que, de hecho, califican de forma exagerada el Nasdaq, o más en concreto a algunos de sus componentes, como el nuevo mercado value una vez analizadas su cuota de mercado, su capacidad de generar flujos y su potencial para retribuir al accionista. Estamos sin duda ante la concreción en bolsa del nuevo paradigma, el triunfo de la economía virtual frente a la apalancada e híper regulada actividad real.

Los analistas técnicos fijan la siguiente resistencia en los 3.120 enteros y advierten de la necesidad previa de una fase de consolidación. Desde principios de febrero está en zona de sobrecompra. Ya saben que el momentum es condición suficiente, siendo la necesaria, desde nuestra modesta opinión, que los fundamentales acompañen. Y es el caso. Aún así, un 13% en mes y medio –que cae al 4,5% interanual-, solo superado por el Dax y el Hang Seng, invita a pensar en una corrección. ¿Oportunidad de compra? Ustedes mismos.

Buen fin de semana a todos.

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
198 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC