¿De dónde saca el depauperado euro pa’ tanto como destaca?

Resulta sorprendente la relativa fortaleza del euro frente al dólar en un momento en el que abiertamente se cuestiona, cada vez por más analistas, su supervivencia
Autor
Tiempo de lectura3 min

Resulta sorprendente la relativa fortaleza del euro frente al dólar en un momento en el que abiertamente se cuestiona, cada vez por más analistas, su supervivencia como moneda única. Si las turbulencias de finales de 2011 le llevaron del 1,45 de finales de agosto  al 1,30 al cierre del ejercicio, en 2012 se mantiene incluso con una ligera apreciación contra el billete verde al transitar, en estos momentos, en los alrededores del 1,315.

Los que habíamos anticipado un deterioro adicional este año, de la mano de vicios propios y virtudes ajenas, nos hemos estrellado con la realidad. Poco ha importado la condición de refugio de Estados Unidos, la mejora de sus perspectivas económicas o el buen comportamiento de sus activos financieros. El dólar no tira. Menos aún los sucesos en Italia o España, tanto Monti, Monti tanto, así como la quita a los acreedores privados griegos. Tampoco la venta masiva de euros por parte de la mayoría de los bancos centrales en los últimos doce meses (FT, Central Banks snub Euro Assets, 17-04-2012; la evolución se puede seguir aquí).

¿De dónde saca el euro pa´ tanto como destaca?

Dos han sido las interpretaciones más recientes que he leído sobre el particular: 

José Luís Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, apunta al pago en dólares por parte del FMI de los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, cuya conversión en euros habrían originado un excepcional flujo comprador que habría minimizado la caída, especialmente en marzo.

El siempre irreverente Zero Hedge, en una serie muy interesante de posts que se inicia con éste, advierte que la causa principal puede hallarse en una liquidación masiva de activos en dólares por parte de los bancos europeos con tres objetivos: reducir el tamaño del balance, forma de compensar la imposibilidad de captar capital para mejorar sus ratios de solvencia si no es a derribo; reducir su dependencia de la financiación en esa divisa al mantener una parte, lo que alivia la presión sobre el Cross Currency Swap, actualmente a niveles de 57,5 frente a los más de 100 de noviembre de 2011 (VA, Nadie habla del CCS, verdadera bandera roja del euro, 22-11-2011); y hacer frente, con su repatriación, a las mayores exigencias de colateral por parte tanto de algunos bancos centrales como de las cámaras de compensación (FT Alphaville, Collateral withdrawal symptoms, 10-04-2012).

Ambas interpretaciones son coyunturales y síntomas de debilidad que no de confianza. En cualquier caso, cuestiones coyunturales.

Solo la vuelta del debate sobre el techo fiscal en Estados Unidos que cuestione su solvencia soberana, o el pago de una nueva ronda de liquidez por parte de la Reserva Federal, posibilidades ambas bastante plausibles, podrían evitar el previsible desplome del euro.

Por si acaso, y para concluir un post inusualmente corto al que me obligan unas mermadas condiciones físicas, aquí unos niveles técnicos a vigilar, gentileza de los analistas técnicos de Citigroup: 1,3037 como base de la figura hombro-cabeza-hombro que el EURUSD viene formando desde principios de año. 1,3004 como soporte principal con objetivo, en caso de ruptura, de 1,25. Ahí queda eso.

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
124 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC