La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Desahucios, la muerte como exageración

Se ha escrito mucho en los últimos días sobre la ‘oleada’ de muertes que ha supuesto el ejercicio por parte de los bancos de su derecho
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Se ha escrito mucho en los últimos días sobre la ‘oleada’ de muertes que ha supuesto el ejercicio por parte de los bancos de su derecho al desahucio, en que por cierto se basa buena parte de la seguridad jurídica que acompaña a la financiación hipotecaria en España. Sin duda alguna, cualquier óbito conmueve, pero no hay que olvidar que siempre han existido suicidios de deudores, por una parte, y que estadísticamente la cifra es absolutamente residual en comparación con los préstamos con garantía de inmuebles que hay concedidos en el país, por otra. Algunos, por tanto, están tomando la excepción como norma con objeto de manipular a la opinión pública. Y sería muy peligroso para nuestra credibilidad como nación tomar la parte por el todo para cargarnos un sistema que nadie cuestionaba cuando a todos nos iba bien. Memoria histórica selectiva, se llama esto.

    Igual que la ley establece una serie de mecanismos a favor del arrendador cuando el arrendatario no paga el alquiler, la norma fija que en caso de que un adquirente no pueda abonar las cuotas de la casa que ha comprado, esta vuelva a manos del que le ha dado el dinero para comprarla. El derecho constitucional a una vivienda digna tiene sus límites. Y no está dentro de los mismos que alguien pueda habitar un hogar cuyo servicio financiero se encuentra por encima de sus posibilidades. No lo olvidemos. Por tanto, el desahucio no debería ser demonizado porque no es sino una manifestación más de la necesidad del cumplimiento de las obligaciones recíprocas que mana de todo contrato. Incluso la ‘dación en pago’, que muchos presentan como alternativa, es una suerte de desahucio, solo que en este caso la deuda queda zanjada de manera excepcional. Estamos hablando de lo mismo.

    Lo que nos lleva de cabeza a las raíces del problema, que no están en la salida forzosa de sus habitantes de una residencia habitual, sino en la responsabilidad universal por las deudas que consagra nuestro derecho civil, los agujeros de un sistema extraordinariamente garantista pero notablemente ineficiente en la salvaguarda de los intereses del débil, clausulados que permiten a la banca mantener la usura aún en pleno siglo XXI, costes de ejecución al alza que ahondan el problema o tasaciones y subastas notariales a la baja que terminar por hundir a los deudores. Centrarse en las consecuencias, en general, y en sus aristas más dramáticas, en particular, es pretender reparar la casa por el tejado cuando su deterioro se encuentra en los cimientos.

    En efecto, ese ‘del cumplimiento de sus obligaciones responderá el deudor con todos sus bienes presentes o futuros’ del 1.911 del Código Civil, que figura en la gran mayoría de los créditos como norma, debería situarse como excepción de tal manera que la responsabilidad quede restringida al bien objeto de la financiación, salvo pacto en contrario. La contratación de medidas edulcorantes, como seguros para el supuesto de impago sobrevenido, sigue beneficiando a la entidad financiera y supone un coste añadido al del hipotecario. No importa que con este radical cambio se desincentive esta actividad. Si no hubieran existido los barros de las facilidades pasadas, muchos de los lodos actuales no habrían aflorado. 'Subirán los tipos, bajarán los fondos concedidos', nos dicen (Valor AñadidoQuerida Espe, así no: devolver las llaves sin más no vale, sorry, 11-05-2011). Hágase. Debería quebrarse, mejor antes que después, la locura de que sea una referencia a 12 meses como el euríbor la usada para compromisos de pago mensual a 25 años. Su uso generalizado contribuyó a que la burbuja se retroalimentase. Eliminar esta condición de universalidad permitiría además que aflorara el dinero negro de aquellos endeudados que no desean tener nada a su nombre ante el temor a ser ejecutados.

    Sorprende igualmente la apelación por parte de muchos de los damnificados a la existencia de cláusulas abusivas o desconocidas en las hipotecas que en su día firmaron. Alguien no ha hecho bien su trabajo: el demandante de fondos, el oferente, el intermediario o el doble fedatario público, notario y registrador. Porque si de algo peca nuestro sistema es de garantista, al existir la obligación legal de que el contenido de estos créditos sea leído en presencia de las partes con especial identificación de las condiciones. Aun así, se han firmado intereses de demora cercanos al 30% (echen las cuentas en las cifras manejadas en el extraño suicidio de Eibar) o costes de reclamación y ejecución disparatados que ahora provoca que los afectados se lleven las manos a la cabeza (Valor Añadido, Así se ejerce la usura en la España del siglo XXI, 28-06-2011). El establecer un cuestionario en el que el prestatario ha de reconocer y firmar ante quien corresponda su explícita aceptación de cada uno de los puntos del contrato que puede condicionar su futuro, se hace más perentorio que nunca.

    En esa misma línea se engloba el sistema de avales que lleva de manera subsidiaria a que alguien pierda su vivienda como consecuencia de haberla aportado como aval para alguna operación de financiación empresarial o personal. En ese caso, además, muchas veces la subasta notarial permite al banco o a la caja adjudicarse el inmueble a precio de derribo y sobre tasaciones actualizadas a la baja, lo que hace que se una, a la tragedia de una iniciativa que por hache o por be no ha funcionado, la pérdida adicional de la mayor reserva de riqueza privada de los ciudadanos, como es la propia casa. Es de entender en estos supuestos la desesperación ya que, a la hora de cerrar la operación, puede más la esperanza de que las cosas van a salir bien sobre la posible experiencia que luego se materializa. Domicilios cuyo pago se había completado ya tiempo atrás, salen del patrimonio ante la impotencia de sus titulares. Es necesario algún tipo de mecanismo disuasorio o limitador.

    Dicen los que saben que el derecho va siempre por detrás de la realidad social que persigue ordenar. De ahí que en el caso que nos ocupa resulte ciertamente perentorio legislar para solventar los efectos más perniciosos de la legislación financiera e hipotecaria actual. Sin embargo, eso no puede suponer pasar por encima del principio de seguridad jurídica que es el que da credibilidad a un país como Estado de derecho. Sobre la base de la prioritaria negociación individual entre morosos y bancos como forma de resolver los conflictos, se han de regular aquellos factores que han conducido a esta situación: no financiar al que no puede pagar, no exigir más que el valor del bien más unos intereses razonables de demora con un cap temporal, no permitir que nada se firme sin un conocimiento exhaustivo e individualizado de las condiciones, no hacer del desahucio un negocio y establecer a sensu contrario, por ejemplo, que la venta del inmueble adjudicado se destine en primera instancia a cancelar la deuda de quien no pudo pagar, y así sucesivamente.

    La tentación de la retroactividad es enorme, pero créanme, de hacerse, sustituiremos la desgraciada muerte de algunos desesperados, que ojalá se hubiera evitado, por la colectiva como nación digna de cualquier consideración jurídica y digna de inversión. Y es lo último que conviene a día de hoy.

    Buena semana a todos.  

    Valor Añadido
    #104
    Compartir
    El estado de adolescencia perpetua al que se ha sometido a la sociedad espa
    Ampliar comentario
    #103
    Compartir
    100 Lo has clavado.
    El objetivo de toda esta campa
    Ampliar comentario
    #102
    Compartir
    A ver si entiendo a los que est
    Ampliar comentario
    #101
    Compartir
    98 Pues si, en estos a
    Ampliar comentario
    #100
    Compartir
    El caso de la suicida del Pais Vasco contiene algunas cosas que no termino de comprender, seguramente por falta de informaci
    Ampliar comentario
    #99
    Compartir
    El pufo es enorme, y nadie sabe donde habr
    Ampliar comentario
    #98
    Compartir
    La daci
    Ampliar comentario
    #97
    Compartir
    94

    Al que no tiene NADA y le quitan una vivienda por la que no ha pagado NADA, vuelve a donde estaba, a no tener NADA. Lo que no puede ser es que los jetas, aprovechados, caraduras, espabilidados y listillos tengan una casa por la cara, mientras que los responsables, los pagadores, los esforzados y los cumplidores obtengan esa vivienda de manera justa y correcta. Parece mentira que haya que decir lo evidente.
    Ampliar comentario
    #96
    Compartir
    Lamento profundamente que opine de esa forma, con todos mis respetos, a su forma de ver el problema, con la que no estoy nada de acuerdo. No solamente se suicidan las personas quedan marcadas para todo el resto de su vida.
    Los bancos deber
    Ampliar comentario
    #95
    Compartir
    90

    Vete tu al carajo. Se nota que lo digo es cierto viendo como fastidia a cuatro memos como tu.
    Ampliar comentario
    #94
    Compartir
    81

    pues si juan espa
    Ampliar comentario
    #93
    Compartir
    90

    los suyos son argumentos razonados y ponderados donde los haya.
    Ampliar comentario
    #92
    Compartir
    80 Vete con esa mierda de panfleto al carajo.
    Ampliar comentario
    #91
    Compartir
    Es la primera vez que encuentro desenfocado un art
    Ampliar comentario
    #90
    Compartir
    In the world there are many bastards like you but I think you are the biggest.
    Ampliar comentario