La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

AENA, Iberia y la destrucción del mejor activo de España

Tiempos viejos, tiempos salvajes para la industria aeroportuaria en España. Al proceso de saneamiento de Aena, propietaria de las infraestructuras, con objeto de mejorar su rentabilidad
Autor
Tags
    Tiempo de lectura8 min

    Tiempos viejos, tiempos salvajes para la industria aeroportuaria en España. Al proceso de saneamiento de Aena, propietaria de las infraestructuras, con objeto de mejorar su rentabilidad de cara a una posible venta, se une la crisis que atraviesa Iberia, compañía de bandera que acumula pérdidas operativas ejercicio tras ejercicio desde hace ya cinco. No es de extrañar. Ya lo dijo Sir Richard Branson al comprar Virgin Airways: ‘¿Qué se necesita para llegar a ser millonario? Ser multimillonario y adquirir una aerolínea’. Proféticas palabras, oráculo de inversor.

    Ambos procesos participan de una serie de características comunes: llegan tarde, se están gestionando inadecuadamente, no van a solucionar los problemas de fondo y, sin embargo, sus consecuencias para la consideración de España como centro de transporte internacional van a ser notablemente… negativas con importantes implicaciones para el conjunto del país. 

    Por partes:

    El problema de Iberia, y su solución, ya fueron apuntados por su actual presidente en última junta antes de la fusión, allá por 2010 (lea aquí el discurso del primer ejecutivo en la Junta Ordinaria de 2 de junio de 2010 en el que se aprobaron las cuentas de 2009). Solo que no se pusieron en marcha, con la severidad que hubiera sido necesaria, debido a la excusa de un proceso de consolidación con British Airways que multiplicaría las sinergias de ingresos y costes. Unas previsiones que suponían el triunfo de la esperanza sobre la experiencia probada de uniones anteriores como la de KLM y Air France, que data de 2004 y que operativamente sigue sin levantar cabeza debido, entre otros factores, a la falta de cumplimiento de las proyecciones de ahorro conjunto que se apuntaron cuando su integración

    Mientras, Aena participaba de los peores atributos de las empresas públicas, con un control del gasto inexistente y la rentabilidad como criterio subsidiario a la operatividad y la necesidad de satisfacer el ego populista del mandatario de turno local.

    Llegan, por tanto, tarde y el retraso en implantar las necesarias medidas correctoras dificulta aún más su saneamiento actual. No en vano, estos años perdidos han venido acompañados, en ambos casos, de un severo deterioro de su posición financiera.

    En el caso Aena, la primera medida significativa, más allá del ajuste de plantilla y de limitar el uso horario de determinadas instalaciones, ha sido subir las tasas a las compañías. Esa iniciativa ha contribuido adicionalmente a la caída del tráfico aéreo, ya mermado por la crisis, hasta el punto de que la utilización de Barajas, según los últimos datos, se sitúa al 50% de su capacidad. Sobra toda la T-4 auxiliar para que lo puedan visualizar. No solo eso, al caer el tráfico disminuyen los pasajeros y con ellos los ingresos comerciales en un momento en el que, precisamente, se han sacado a concurso las concesiones de tiendas. A menor facturación, menor interés inversor. ¿Necesario? Sí por ser las más bajas de Europa. ¿Ahora? No. Error de bulto de José Manuel Vargas. Con lo fácil que habría sido gobernar REE. 

    Por su parte, la firma presidida por Antonio Vázquez ha errado en los tiempos y en vez de anunciar el nacimiento de Iberia Express –tercer intento tras Vueling y Clickair, menuda gestión tan pelotuda- de modo simultáneo a la restructuración global de la empresa, ha anticipado su lanzamiento, adelantando la conflictividad con los distintos colectivos profesionales y multiplicando las referencias de negociación. Es como si los planes directores y los directores de los planes no se llevaran demasiado bien y fruto de tal desconcierto es una deriva estratégica, cuando menos, extraña en cuanto al timing de las decisiones.

    La gestión no está siendo la mejor del mundo, que se diga, al menos en términos de oportunidad. Da la sensación que falta algo de análisis previo y que hay premura y una cierta precipitación en su ejecución.

    Todas las compañías aéreas de Estados Unidos están o han estado quebradas y en Europa acabará ocurriendo otro tanto de lo mismo. La última en unirse al club ha sido la escandinava SAS, gracias entre otros factores al agujero que le dejó la prematura muerte de Spanair (Financial Times, SAS tops European airline critical list, 13-11-2012). A los factores de competencia se une la vulnerabilidad ante las reivindicaciones de sus profesionales o la subida estructural de los precios del crudo, que drena aún más unos márgenes de por sí estrechos (Valor Añadido, Diez fueron diez las plagas que terminaron con Spanair, 30-01-2012). Sin embargo, hay operadores que ganan dinero. ¿Cuál es entonces el problema? Se reduce a un concepto muy en boga en nuestros días: el llamado 'legacy', esto es: el sostenimiento de una estructura salarial y operativa más propia de cuando Iberia o cualquier otra sociedad de bandera disfrutaban de una condición cuasi monopolística que del entorno actual. De ahí que, probablemente, la racionalización planteada sea insuficiente y tenga que ir aún más allá de lo apuntado inicialmente. Agárrense los machos. Por cierto, muy interesante el cuadro comparativo de costes que incluye esa info del FT sobre el particular (Financial Times, Legacy airlines struggle amid competition, 19-11-2012), así como el reportaje del WSJ sobre el ‘turnaround' de Delta -en quiebra entre 2005 y 2007- y las vías que ha usado para volver a ser rentable (WSJ, Delta flies new route to profits: older planes, 15-11-2012).

    En el caso de AENA, el problema es igualmente de sobre dimensionamiento y elefantiasis a todos los niveles. Lo que verdaderamente necesita para intentar llegar a un umbral de rentabilidad razonable y sostenible en el tiempo es la eliminación de aquellas infraestructuras inviables a través, cuando sea posible, de su oportuna reconversión; la maximización del retorno en las que permanezcan vivas, siempre primando el tráfico por encima de lo demás (superando el hándicap del diseño poco business friendly de muchas construcciones recientes); el adelgazamiento organizativo a la mínima expresión y la reducción de la enorme deuda que pesa sobre su balance para lo que resulta inevitable la privatización selectiva de algunos aeropuertos. Se han acabado las maniobras de distracción, como la de los controladores, y llega la hora de la verdad, pese al indudable coste para determinados políticos de ajustes imprescindibles de capacidad.

    En la medida que los gestores se dejen engatusar  por el tan español 'nadar y guardar la ropa', los problemas de fondo permanecerán. Se necesita verdadera destrucción creativa ejercida con la máxima responsabilidad.

    ¿Por qué? 

    Tanto la caída del tráfico en España derivada del incremento de los costes de estancia de las operadoras impulsada por Aena, como sobre todo la disminución de rutas con salida y/o destino a nuestro país fruto del plan propugnado por IAG como matriz de Iberia tienen enorme trascendencia a la hora de que se pueda considerar al aeropuerto nacional de referencia, en este caso Barajas, como hub internacional y, por ende, como canal de derivación de rutas hacia destinos interiores o de las islas. Obviamente le penalizaría, tal y como ya le pasó a Alitalia con el romano Fiumiccino, cuando se tomaron decisiones drásticas que afectaron a su operatividad, o a Swiss con Zurich, aunque esta última ciudad está volviendo a ganar predicamento. El impacto que esto tiene en términos de programación de vuelos, actividad derivada de escalas y visitas de corto plazo y, por ende, en consumo y riqueza no es ni mucho menos baladí. Más bien al contrario. 

    Estamos ante dos modelos de corporación sustancialmente distintos: uno público, al que los españoles exigen que no consuma ni un euro más de sus impuestos, y otro privado, en el que los accionistas de referencia han dicho basta. Sin embargo, no se trata de un problema particular o administrativo. Hay mucho más en juego: el que España esté en el mapa con la importancia que se merece o no. Se está jugando con fuego. De ahí la dificultad de conciliar el interés de Aena e Iberia con el del conjunto del estado. A corto plazo, 2014 at best en el caso de Iberia, puede que el retorno de ambas empresas vuelva a números negros. Pero, ¿a qué precio? Se hace más perentoria que nunca la acción del ejecutivo a la hora de establecer unas salvaguardas que no den la puntilla a una de nuestras principales fuentes de ingresos sin interferir innecesariamente en los procesos actualmente en curso. 

    Pero, mientras Willie Walsh como máximo responsable de la fusionada y el propio Vargas han mantenido ya contactos para coordinar sus respectivas, sangrantes y probablemente imprescindibles acciones, Ana Pastor pide tiempo, Báñez maquillaje de despidos, Soria conservar ingresos turísticos y De Guindos le ha cargado el mochuelo a García Legaz. Viva la coordinación. Cuando se despertó, la muerte anunciada se había consumado. Ojalá que no.

    Así están las cosas y así se las estamos contando.

    #33
    11 Creo que no te has enterado de nada. Estan desmantelandolo todo, han cerrado o cierran en diciembre todas las lineas de largo alcance... Los
    Ampliar comentario
    #32
    No soy experta en la materia, vaya esto por delante,pero hasta donde llegan mis informaciones Iberia ganaba dinero y la B.A.estaba en quiebra.Tras la fusi
    Ampliar comentario
    #31
    22 Y esas empresas que mencionas que nos van a traer los turistas, d
    Ampliar comentario
    #30
    4 Todav
    Ampliar comentario
    #29
    Ya est
    Ampliar comentario
    #28
    Antes se decia !QUE PIENSEN ELLOS! Ahora se dice !QUE GESTIONEN ELLOS!-los de fuera-.Empresas que debieron evolucionar tecnologicamente como SEAT -por citar un ejemplo- se vendi
    Ampliar comentario
    #27
    QUE CORTOS DE VISTA SON USTEDES LOS CENTRALISTAS FANATICOS DEL hub ESPA
    Ampliar comentario
    #26
    15 claro que fue un negocio redondo,en un pais que a las 24 horas de pulirse sus tabacos,saco una Ley prohibiendo fumar en sitio publicos.

    Ampliar comentario
    #25
    17 ...totalmente de acuerdo.Su paja mental es de un funcionario sin funciones especificas.

    De empresas ni le suena,ni las olio ni las espera.
    Ampliar comentario
    #24
    20

    ..el turismo seguira,y seguira fluyendo,mientras Espa
    Ampliar comentario
    #23
    El conflicto pol
    Ampliar comentario
    #22
    Despues de leer el art
    Ampliar comentario
    #21
    La informaci
    Ampliar comentario
    #20
    Y lo
    Ampliar comentario
    #19
    16 pisitos hace una buena descripci
    Ampliar comentario