La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Esto empieza a dar miedo, mucho miedo, ‘miedísimo’

Da miedo, da mucho miedo, da… ‘miedísimo’. De verdad que no estamos siendo conscientes de lo que se está cocinando ahí fuera y del peligroso papel que
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Da miedo, da mucho miedo, da… ‘miedísimo’. De verdad que no estamos siendo conscientes de lo que se está cocinando ahí fuera y del peligroso papel que están jugando los bancos centrales en el sostenimiento artificial de unas economías desarrolladas que apenas conservan su pulso vital. Su acción está provocando que se retrase el necesario desapalancamiento del sector privado y, sobre todo, público en esas sociedades; está impidiendo, con sus efectos, que se ejecuten de forma diligente reformas imprescindibles para la sostenibilidad de muchos estados; y está aumentando las desigualdades entre los ciudadanos, ayudando a la rauda desaparición de lo que en su día fue, para muchas naciones, una próspera clase media.  

    La incapacidad de nuestros gobernantes nos ha llevado a aceptar el rol estelar de estas instituciones casi como única tabla de salvación. Una decisión basada en una supuesta racionalidad en su acción, sobre la base del mandato que tienen asignado: control de precios y, en algunos casos como la FED, creación de empleo. Sin embargo, hace tiempo que los BBCC han entrado en la dinámica irracional que caracteriza a la política convencional, hasta el punto de socavar su principio más sagrado: la independencia. La mayor expansión monetaria de la historia apenas ha tenido un impacto en crecimiento e inflación en las naciones en que con más agresividad se ha aplicado (hay que tener en cuenta en Japón el impacto en su primer semestre de 2012 de la reconstrucción del país tras el tsunami). Sirvan de ilustración gráfica a tan taxativa afirmación estos dos cuadros de J.P. Morgan pertenecientes al informe al que hice referencia en el post del miércoles.  

      




    El aumento de sus balances hasta niveles inauditos en términos de porcentaje sobre los respectivos PIB regionales, o el mantenimiento de forma sostenida en el tiempo de tipos de interés reales negativos, poco ha ayudado al ciudadano de a pie, asfixiado por la presión fiscal y el peso de sus deudas. Por el contrario, ha dado alas a la economía financiera en aquellos estados que cuentan con autonomía monetaria, tal y como refleja la disparidad de retornos a la que hicimos referencia en el Valor Añadido del martes. Rentabilidades insólitas -por lo bajas- en algunos activos de renta fija y bolsas como las estadounidenses, entre otras, tocando máximos históricos son buena prueba de ello. Todo está relacionado, quod erat –gráficamente a continuación- demonstrandum.

     



    El fenómeno de represión financiera está propiciando que unos acaparen riqueza mientras otros son cada día más pobres: el caldo de cultivo histórico de cualquier revolución social. Además, en la medida en que perdura, los bancos centrales convierten en estructurales las distorsiones que, con esta acción, generan en los mercados y que afectan a la correcta formación de precios y a su transparencia. Pero da igual, ahí siguen los gobernadores erre que erre, siempre dispuestos a ir un paso más allá en su particular locura, sabedores de que ni siquiera disparan con pólvora del rey, al no existir sustento físico a los fondos virtuales -pero comúnmente aceptados como medio de pago, unidad de cuenta y depósito de valor- que manejan. Ojalá no llegue el día en que al emperador se le vea cómo está: desnudo. Será el principio del fin.

    Si Draghi advertía ayer, en la conferencia posterior al anuncio del mantenimiento de los tipos de interés de la zona euro en el 0,75%, que podría aceptar créditos empresariales como garantía para dar financiación adicional a los bancos –disparatado paso de anómalo trader de renta fija soberana a preparado gestor de riesgos privados, toma ya, como si no les hubiera enchufado todavía suficiente-, en su estreno como gobernador en el Banco de Japón, Haruhiko Kuroda anunciaba medidas sin precedentes en el país para tratar de sacar a la economía local de la atonía por la que transita desde hace casi dos décadas. Entre otras cosas, propone doblar la base monetaria en los próximos dos años, mediante compras de bonos públicos y privados y activos ligados al sector inmobiliario por un importe equivalente al 15% del PIB, a fin de que la inflación llegue al 2% en dos años. ¡A un miserable 2%! Demasiado wasabi para tan poca soja…

    El revelador cuadro es del Servicio de Estudios de Bankia. 



    Todo el sistema fiduciario en el que nos desenvolvemos financieramente, se basa en un principio esencial: la confianza en que el banco emisor puede hacer frente a las responsabilidades que asume con cada billete que imprime, en la certeza de que hará frente a su compromiso de pago. En la medida en que el dinero en circulación se dispara irracionalmente, dicha seguridad se va desvaneciendo. Lo que abunda se devalúa. Así ha ocurrido con el yen, que se desplomó en cuanto el BoJ dio a conocer esta nueva vuelta de tuerca hace veinticuatro horas. Una batalla más, por cierto, en la guerra de divisas que se viene desarrollando desde hace meses y que tiene a las naciones emergentes entre sus principales damnificados. Veremos a ver qué pasa cuando del exceso como causa de la depreciación se pase al recelo de los tenedores de activos en esa moneda como motivo de su venta.

    ¿Puede quebrar un banco central? Esta cuestión nos la planteamos ya en julio de 2008 de la mano de Willem Buiter.  La teoría dice que no dada su ilimitada capacidad a priori para seguir financiándose. Pero es una falacia. Porque en la medida en que su acción se centra en soportar una financiación pública cada vez mayor (de la que los responsables últimos son los ciudadanos con sus impuestos o, toquemos madera para no ser Chipre, con sus ahorros), su destino queda asociado al de aquel a quien sostiene, pudiendo sufrir pérdidas que al final han de ser sufragadas por los contribuyentes, nuevo palo en la cerviz. Además, si de su acción se derivan procesos hiperinflacionarios que conduzcan a un empobrecimiento colectivo hasta el límite de la miseria, cosa frecuente en un pasado no tan lejano, no habrá razón para su existencia al haber fracasado en su doble misión, crecimiento y empleo. No todas las quiebras son financieras. Las más peligrosas son las morales. De eso algo sabemos en España. Y de eso pueden empezar a saber no muy tarde los Carney, Bernanke y compañía.

    Lo dicho, da miedo, mucho miedo, ‘miedísimo’.

    Buen fin de semana a todos.

    #550
    Coincido, mucho miedo da esta situaci
    Ampliar comentario
    #549
    Lo que la gente no termina de entender es la diferencia entre dinero y cr
    Ampliar comentario
    #548
    Lo unico que ha quedado claro es que las inyecciones de liquidez se estancan en los mercados financieros y no llegan a la economia real. Conclusion: mientras los lobbies financieros sigan teniendo influencia sobre los gobiernos, estos fondos siempre acabaran siendo desviados hacia el mismo sitio [ya sean fondos de inversion especialistas en deuda soberana o programas de &034;reactivacion&034; de los flujos del credito]. Se fomenta a nivel mundial lo que ha ocurrido en la sociedad estadounidense: La creacion de super-ricos a costa de los dramas ajenos.
    Ampliar comentario
    #547
    58 Estos PLANIFICADORES Y ARROGANTES MAJADEROS al frente de sus GOSPLAN [que est
    Ampliar comentario
    #546
    Se ha puesto de moda utilizar el tama
    Ampliar comentario
    #545
    Crisis provocada por los BBCC, una m
    Ampliar comentario
    #544
    Ay Mc. Coy
    Ampliar comentario
    #543
    14 ... unos creen en los reyes magos, otros en los brotes verdes y el &034;hemos hecho los deberes&034;. Ampliando a 36, no mirando hacia atr
    Ampliar comentario
    #542
    55 has leido inflacion en mi comentario? creo que no he hablado de ella...

    Sin consumo no sube la inflaci
    Ampliar comentario
    #541
    51 la inflaci
    Ampliar comentario
    #540
    Ejemplo de lucha reaccionaria: La man
    Ampliar comentario
    #539
    La variable que define la opini
    Ampliar comentario
    #538
    Entiendo que un banco central no puede quebrar, ya que en caso de necesidad le da a la maquina de hacer billetes como hace el americano, pero en ese caso creo que provocar
    Ampliar comentario
    #537
    48 Esa todav
    Ampliar comentario
    #536
    Ya que pisit
    Ampliar comentario